HomeCULTURASMÚSICAJesucristo en Broadway

Jesucristo en Broadway

Publicado el

por Henry Bial

En los días previos al Domingo de Pascua, los cristianos de todo el mundo participan en la narración de la historia de los últimos días de la vida de Jesús, desde su entrada en Jerusalén hasta la Última Cena, y también su juicio, crucifixión y resurrección. Pueden caminar el viacrucis, un ritual procesional que marca puntos clave en la narración bíblica, asistir a un desfile o simplemente reunirse en la iglesia para los servicios religiosos.

Y algunas personas verán o escucharán Jesus Christ Superstar, el musical de rock de 1971 de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice. Jesus Christ Superstar: Live in Concert, de la NBC, con la estrella de R&B John Legend en el papel principal, se transmitió por primera vez el domingo de Pascua de 2018 y se volvió a emitir para la Pascua de 2020. El tour itinerante todavía sigue de gira.

Como detallo en mi libro Jugando a Dios: La Biblia en el escenario de BroadwaySuperstar es la adaptación de una historia bíblica de mayor éxito comercial en la historia de Broadway, con más de mil representaciones que abarcan múltiples producciones. En cierto modo, esto no es sorprendente. Las recreaciones eclesiásticas de escenas bíblicas fueron fundamentales para el desarrollo del teatro occidental, especialmente el “tropo quem quaeritis”, un diálogo del siglo X que recrea el momento en que supuestamente se descubre el cuerpo de Jesús desaparecido de la tumba. Dicho de otra manera, los cristianos vieron el drama como una forma apropiada de comunicar la historia de la pasión y resurrección de Jesús durante más de un milenio.

Sin embargo, algo sobre Superstar siempre pareció un poco improbable, y su descripción de la Semana Santa provocó controversia desde el principio. El compositor Lloyd Webber contó cómo los productores de Londres inicialmente consideraron el proyecto como “la peor idea de la historia”. Muchas audiencias religiosas vieron la obra con profunda desconfianza por lo que consideraron un enfoque irreverente, una teología cuestionable y su partitura influenciada por el rock and roll.

Más en New York Diario:  Vida y muerte de Tupac Shakur

Como profesor de teatro, veo a Superstar como un paso importante en la evolución del musical de Broadway, una ópera rock innovadora que allanó el camino para éxitos contemporáneos como Mamma Mia y Hamilton. Pero el estatus ahora canónico del musical era todo menos inevitable.

Jesús es genial

La actitud irreverente de la obra se resume en su canción principal, que combina un gancho coral altísimo (“Jesucristo, superestrella, ¿crees que eres lo que dicen que eres?”) con una serie de preguntas mordaces e irónicas a través de una melodía de rock: “¿Por qué elegiste un tiempo tan atrasado y una tierra tan extraña?”

Aunque está ambientada en la Jerusalén de hace 2000 años, la obra utiliza un lenguaje moderno, “Jesús es genial”, e imágenes modernas, como paparazzis que siguen a Jesús por las calles. Al representar a Jesús como una celebridad carismática cuya fama se sale de control, Superstar ofrece al público un marco contemporáneo para comprender la narrativa bíblica antigua. Esto está subrayado por letras conscientes de sí mismas que ofrecen comentarios sobre cómo se contaría la historia de la Pasión. Durante la escena de la Última Cena, por ejemplo, los discípulos de Jesús cantan: “Siempre quise ser un apóstol/ Sabía que lo lograría si lo intentaba/ Luego, cuando nos jubilemos, podemos escribir los evangelios/ Así que seguirán hablando de nosotros cuando hayamos muerto”.

Para los cristianos conservadores, tal paráfrasis alegre de las Escrituras puede haber sido ofensiva. Más preocupante, a los ojos de muchos líderes religiosos, fue la teología del musical. Superstar está estructurada de manera similar a una obra tradicional de la Pasión cristiana, que representa los últimos días de Jesús. Pero termina abruptamente con la crucifixión, omitiendo la resurrección, que está en el corazón de la historia de Pascua y del cristianismo mismo. Además, la obra insinúa una relación romántica entre Jesús y su partidaria María Magdalena, y otorga un papel destacado a Judas, el discípulo que, según los Evangelios, traicionó a Jesús; de hecho, podría decirse que Judas es el protagonista principal de la obra.

Más en New York Diario:  Pedagogía del hip-hop

Todo esto hizo que muchos líderes cristianos desestimaran el programa como una blasfemia. Otros argumentaron que, aunque bien intencionado, Superstar se centró demasiado en la humanidad de Cristo, con exclusión de su divinidad.

Mientras tanto, las organizaciones judías expresaron su preocupación de que la obra inspiraría antisemitismo, al perpetuar la idea de que los judíos son responsables de la muerte de Cristo. Un trío de sacerdotes judíos canta: “Este Jesús debe morir” y luego presiona a un Poncio Pilato reacio a crucificar a Jesús.

En 1971, este era un punto particularmente delicado para las relaciones entre judíos y cristianos. La idea de que el pueblo judío tenía una culpa colectiva por matar a Jesús había sido durante mucho tiempo parte de la retórica antisemita de líderes católicos como el reverendo Charles E. Coughlin. De hecho, no fue hasta 1965 que el Vaticano declaró oficialmente que “lo que sucedió en la pasión [de Cristo] no puede imputarse a todos los judíos, sin distinción, vivos entonces, ni a los judíos de hoy”.

Rebeldes del rock’n’roll

Aún así, la mayoría de las primeras objeciones a Superstar se debieron menos a su contenido y más a su forma. La mera idea de convertir la Biblia en un espectáculo de rock’n’roll ruidoso y llamativo a menudo se consideró una especie de sacrilegio. Como observaron el estudioso de la religión David Chidester y otros, los grupos cristianos conservadores históricamente se quejaron de la naturaleza superficial y amoral de la cultura popular estadounidense, con un disgusto particular por su música. Desde este punto de vista, las letras de rock abogan por el pecado, mientras que la naturaleza ruidosa, sensual y desenfrenada de la música lo alientan.

Más en New York Diario:  Un filisteo musical

Para tales críticos, Jesus Christ Superstar parecía representar una amenaza simplemente por yuxtaponer la narrativa sagrada de la Biblia con la atmósfera profana del concierto de rock.

Sin embargo, medio siglo después de su estreno, el musical ya no genera mucha polémica. El reconocimiento y aprecio de la humanidad de Jesús se volvió gradualmente más aceptable entre los cristianos estadounidenses, aunque sin excluir su divinidad. En comparación con las generaciones anteriores, es menos probable que la Generación X y los millennials lean las Escrituras y, por lo tanto, es menos probable que se preocupen por los puntos finos de la interpretación teológica.

Mientras tanto, la música rock está envejeciendo junto con sus fanáticos, mientras que el surgimiento de la megaiglesia estadounidense desdibujó la línea entre el concierto de rock y el servicio religioso, entre las celebridades y los líderes espirituales. Los instrumentos eléctricos, los disfraces llamativos, los reflectores y los micrófonos ya no se consideran irrespetuosos o incompatibles con la adoración.

Quizás lo más significativo es que las audiencias de hoy, tanto religiosas como no, simplemente pueden tener una mayor consideración por las llamadas superestrellas. Para muchas personas de la década de 1970, la comparación del musical de la deificación de Cristo y la idolatría de una estrella de rock era inherentemente despectiva, socavando el significado espiritual de Jesús. Sin embargo, hoy, en una era en la que Lady Gaga tiene seis veces más seguidores en Instagram que el Papa Francisco, podría decirse que el título, y el musical en sí, se lee como una forma más sincera de apreciación.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Maggie Tarlo

Últimos artículos

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Los textiles de Andy Warhol

por Mark Parker Las telas estampadas creadas por Andy Warhol durante las décadas de 1950...

La ruta del cambio climático

por Courtney Cecale En la década de 1980 el glaciar Pastoruri, en Perú, era uno...

Sigue leyendo

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...