HomeCULTURASMÚSICAEl milagro de Sinéad O'Connor

El milagro de Sinéad O’Connor

Publicado el

por Brenna Moore  

Cuando el 26 de julio de 2023 se supo la noticia de la muerte de la talentosa cantante irlandesa Sinéad O’Connor, en medio del dolor y la conmoción circularon historias de su actuación más famosa.

Hace treinta y un años, después de una inquietante interpretación de la canción “War” de Bob Marley, O’Connor rompió una fotografía del Papa Juan Pablo II en televisión. “Lucha contra el verdadero enemigo”, dijo, en referencia al abuso sexual clerical. Después, durante meses, fue prohibida, abucheada y burlada, descartada como una rebelde enloquecida más allá de los límites.

Las conmemoraciones posteriores a su muerte, sin embargo, proyectan la protesta bajo una luz muy diferente. Su actuación en Saturday Night Live ahora se considera “vigorizante”, escribió el crítico pop del New York Times, y “un llamado a las armas para los desposeídos”.

Las actitudes hacia el catolicismo, el sexo y el poder son muy diferentes hoy que en 1992, ya sea en Nueva York o en el Dublín natal de O’Connor. A los ojos de muchas personas, la credibilidad moral de la Iglesia Católica en todo el mundo se ha derrumbado y la confianza en las instituciones religiosas de cualquier tipo está en su punto más bajo. El abuso sexual, que alguna vez se discutió solo en susurros, ahora comienza a hablarse abiertamente.

Hoy me sumo al coro de voces que dicen que O’Connor se adelantó décadas a su tiempo. Pero dejándolo así, nos perdemos algo profundo sobre la complejidad y profundidad de su imaginación religiosa. Podría decirse que Sinead O’Connor fue una de las artistas más sensibles espiritualmente de nuestro tiempo.

Soy una académica del catolicismo en la era moderna y durante mucho tiempo estuve interesada en esas figuras (poetas, artistas, buscadores) que deambulan por los márgenes de su tradición religiosa. Estos hombres y mujeres están insatisfechos con los principales centros de poder religioso, pero, sin embargo, se sienten atraídos por algo indeleblemente religioso que alimenta las fuentes de su imaginación artística.

A lo largo de su vida, O’Connor desafió las etiquetas religiosas y exploró múltiples religiones. La exquisita libertad de su música no se puede desligar de ese algo trascendente que siempre persiguió.

Más en New York Diario:  Rapada

Rescatar a Dios de la religión

A menudo se piensa en la religión como tradiciones discretas: instituciones en las que alguien está dentro o fuera. Sobre el terreno, rara vez es tan simple.

La Iglesia Católica tenía un fuerte control sobre la sociedad irlandesa cuando O’Connor crecía, una “teocracia”, la llamó en entrevistas y en sus memorias, Rememberings, y durante muchos años pidió más responsabilidad por la crisis de abuso clerical. Pero también estaba abierta en su amor por otros aspectos de la fe, aunque a menudo de manera poco ortodoxa. Tenía un tatuaje de Jesús en el pecho y seguía criticando a la iglesia mientras aparecía en televisión con un collar de sacerdote.

Diez años después de su actuación en SNL, O’Connor tomó cursos en un seminario en Dublín con un sacerdote dominico católico, el reverendo Wilfred Harrington. Juntos leyeron a los profetas de la Biblia hebrea y los Salmos: escrituras sagradas en las que la voz de Dios se manifiesta en formas más oscuras, melancólicas y humanas.

Inspirada por su maestro, hizo el magnífico álbum Theology, dedicado a él. El álbum es una mezcla de algunas de sus propias canciones inspiradas en la Biblia hebrea, como “If You Had a Vineyard”, inspirada en el Libro de Isaías; y “Watcher of Men”, que se basa en la historia bíblica de Job, y otras pistas que esencialmente son versiones cantadas de sus salmos favoritos.

En una entrevista de 2007 en la estación de radio WFUV, de la Universidad de Fordham, O’Connor dijo que esperaba que el álbum pudiera mostrar a Dios a las personas cuando la religión misma había bloqueado su acceso a Dios. Era una especie de “rescatar a Dios de la religión”, de “sacar a Dios de la religión”. En lugar de predicar o escribir, dijo, “la música es la pequeña forma en que hago eso”, y agregó: “Lo digo como alguien que tiene mucho amor por la religión”.

Más en New York Diario:  Pedagogía del hip-hop

Lectura de los profetas

Al hacerlo, se situó en la larga línea de la tradición profética misma.

El libro del gran pensador judío, el rabino Abraham Joshua Heschel, Los profetas, comienza con esta frase: “Este libro trata sobre algunas de las personas más inquietantes que jamás hayan existido”. Una y otra vez, la Biblia muestra a los profetas, los profetas que inspiraron Theology, montando fuertes ataques contra la hipocresía y la falta de sinceridad en sus propias comunidades religiosas, y no con cortesía ni calma.

Para muchos católicos horrorizados, la aparición de O’Connor en SNL y sus muchas otras críticas a la iglesia eran una blasfemia o, en el mejor de los casos, simplemente arrojar piedras desde fuera de la iglesia para llamar la atención. Otros fanáticos, sin embargo, lo vieron como una condena profética. No era solo una crítica del abuso infantil, sino de la compasión profesada por los niños por parte de los funcionarios de la iglesia: devociones santurronas mientras encubrían el abuso.

Al mencionar esto y mucho más, O’Connor a menudo fue vista como perturbadora: no solo el incidente de la foto del Papa, sino su androginia, su cabeza rapada, su franqueza en torno a sus propias luchas con la enfermedad mental. Pero para muchos admiradores, como deja en claro el documental Nothing Compares, todo esto demostró que ella era libre y, como los profetas de antaño, sin vergüenza y sin miedo a provocar.

Del rasta al Islam

La imaginación religiosa de O’Connor era mucho más que una relación compleja con el catolicismo. La religión en torno a O’Connor era ecléctica e intensa.

Más en New York Diario:  Un filisteo musical

Estaba profundamente influenciada por las tradiciones rastafari de Jamaica, que describió como “un movimiento espiritual antirreligioso pero enormemente pro-Dios”. Consideraba el primer álbum de Sam Cooke con Soul Stirrers como el mejor álbum de gospel jamás realizado. Contó entre sus héroes espirituales a Muhammad Ali, y se convirtió al Islam en 2018, cambiando su nombre a Shuhada ‘Sadaqat.

Sin embargo, la visión de O’Connor no estaba fragmentada, como si estuviera persiguiendo constantemente partes y piezas. El milagro de Sinéad O’Connor es que todo concuerda, de alguna manera, con las palabras de una artista que se niega a mentir, a ocultar o no decir lo que piensa.

Cuando se le preguntó sobre la espiritualidad, O’Connor dijo una vez que prefería cantar sobre eso, no hablar de eso, como lo hace en tantas canciones, desde su canto luminoso de la antífona, un himno mariano cantado en los servicios de Pascua, hasta su álbum inspirado en el rasta, Throw Down Your Arms.

En “Something Beautiful”, una pista del álbum Theology, O’Connor le habla tanto a Dios como al oyente: “Quiero hacer/ Algo hermoso/ Para ti y de ti/ Para mostrarte/ Te adoro”.

De hecho lo hizo. Ser conmovidos por su arte es sentir una trascendencia, un vistazo al resplandor.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Sigue leyendo

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...