HomeENTORNOAMBIENTE¿Qué es una comunidad desfavorecida según el gobierno de Nueva York?

¿Qué es una comunidad desfavorecida según el gobierno de Nueva York?

Publicado el

por Emily Pontecorvo

En 2019, el estado de Nueva York aprobó una ley histórica para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de cada parte de su economía. Pero, para algunos, la parte más significativa de la legislación fue su enfoque en la justicia ambiental y la equidad. La ley, titulada Ley de Liderazgo Climático y Protección Comunitaria, requería que del 35 al 40 por ciento de los beneficios futuros de las inversiones estatales en energía limpia, eficiencia energética, vivienda, desarrollo de la fuerza laboral, transporte y reducción de la contaminación tendrían que servir a las “comunidades desfavorecidas”.

Esa disposición se inspiró en un programa similar en California y luego se convirtió en el modelo para un objetivo nacional llamado “Justicia 40”, que anunció el presidente Joe Biden cuando asumió el cargo. Pero Nueva York, y el gobierno federal, para el caso, no pueden ser responsables de esa promesa hasta que se aclare cómo se medirán los beneficios de las inversiones y se determine qué es exactamente una comunidad desfavorecida.

Mientras los funcionarios del estado de Nueva York trabajaban para aclarar la cuestión de los beneficios, un nuevo Grupo de Trabajo de Justicia Climática, compuesto por líderes de organizaciones comunitarias y de justicia ambiental de todo el estado, se encargó de decidir sobre los criterios para identificar a las comunidades desfavorecidas. Después de 18 meses de deliberación, finalmente llegaron a algunas respuestas.

En diciembre de 2021, Chris Coll, director del programa de equidad y asequibilidad energética de la Autoridad de Investigación y Desarrollo de Energía del Estado de Nueva York, informó al Grupo de Trabajo de Justicia Climática cómo las agencias estatales decidieron medir los beneficios. El anuncio, que se realizó durante la última reunión del grupo de trabajo del año, confirmó lo que muchos en la comunidad de justicia climática esperaban: si bien las agencias realizarán un seguimiento de los beneficios no monetarios de las inversiones relacionadas con el clima, solo contarán las inversiones directas —los montos reales en dólares de los gastos relacionados con el clima— hacia el cumplimiento de la meta del 35 al 40 por ciento.

“Esta es realmente una gran noticia”, dijo Elizabeth Yeampierre, directora ejecutiva de la organización UPROSE con sede en la ciudad de Nueva York y uno de los miembros del grupo de trabajo, durante la reunión. La frase “beneficios de las inversiones” había sido una fuente importante de frustración y escepticismo para los defensores de la justicia ambiental porque abrió la puerta para que el estado empleara todo tipo de contabilidad creativa para cumplir con el mandato del 35 al 40 por ciento. “Esto es material de estrella de rock”, dijo Yeampierre.

En la misma reunión, el grupo de trabajo votó unánimemente para seguir adelante con su propuesta sobre cómo identificar comunidades desfavorecidas, o DAC, que se publicó para comentario público y finalizará a finales de este año. Pero justo antes de la votación, los miembros continuaron cuestionando su propia propuesta, ilustrando las muchas compensaciones necesarias para reducir un concepto abstracto a una política practicable. Lo que está en juego para etiquetar a las comunidades como “desfavorecidas” no es solo monetario: la definición también determinará dónde prioriza el estado la reducción de la contaminación y las emisiones de gases de efecto invernadero.

El proyecto del grupo de trabajo involucró la creación de una nueva herramienta de mapeo que agrega datos sobre cada tramo censal en el estado. Si bien la legislación señaló amplias categorías de comunidades que la definición debería incluir (áreas agobiadas por la contaminación, áreas con altas concentraciones de residentes de bajos ingresos o personas de grupos históricamente marginados, áreas más vulnerables a los efectos del cambio climático), el grupo aún necesitaba decidir en qué datos basarse para identificar esas comunidades. Se decidieron por 45 “indicadores” o conjuntos de datos diferentes que miden cosas como los ingresos, la raza, el desempleo, la propiedad de la vivienda, la prevalencia del asma, la presencia de contaminantes del aire como el benceno, la proximidad a instalaciones contaminantes y los riesgos climáticos potenciales como inundaciones y calor extremo. Con base en estos datos, a cada distrito censal se le otorga una puntuación.

Más en New York Diario:  Todavía no le digas adiós a Riis Beach

Según el método propuesto, los distritos censales que obtengan un puntaje en el 27 por ciento superior en todo el estado, así como el 27 por ciento superior de los distritos censales fuera de la ciudad de Nueva York, serían designados DAC. Este sistema de dos partes está destinado a garantizar una distribución uniforme de los beneficios en todo el estado; de lo contrario, los DAC estarían muy concentrados en la ciudad de Nueva York. Además, los funcionarios de la Autoridad de Investigación y Desarrollo de Energía del Estado de Nueva York y el Departamento de Conservación Ambiental propusieron incluir a las poblaciones indígenas mediante la designación automática de 19 distritos censales que son reservas o tierras de propiedad tribal reconocidas por el estado. En general, este enfoque conduciría a que alrededor del 35 por ciento de todos los hogares en Nueva York sean etiquetados como DAC.

Pero mientras el Grupo de Trabajo de Justicia Climática se preparaba para votar para aprobar este método en diciembre, algunos miembros todavía estaban preocupados porque el sistema no lograba captar a todas las poblaciones adecuadas.

Por ejemplo, Yeampierre se sorprendió al ver que la lista final de indicadores no incluía las tasas de personas con diabetes, que se sabe que son desproporcionadamente personas de color y tienen un riesgo único durante las tormentas. “Vimos lo que sucedió tanto en el Golfo Sur como en Puerto Rico cuando hubo estos huracanes masivos, y lo que le sucedió a las personas que no tenían acceso a los alimentos que necesitaban ni a la insulina”, dijo en la reunión de diciembre.

Patrick Tomasso

Neil Muscatiello, director epidemiológico del Departamento de Salud, explicó que la diabetes era difícil de capturar en los conjuntos de datos existentes del Departamento de Salud, que principalmente rastreaban las visitas a la sala de emergencias y las hospitalizaciones. El equipo de Muscatiello sintió que los datos estaban incompletos porque algunos pacientes con diabetes son tratados en consultorios de atención primaria.

Más en New York Diario:  Todo se electrifica en el aire

A lo largo del proceso, el Grupo de Trabajo de Justicia Climática tuvo que lidiar con este tipo de limitaciones de datos. Varios otros indicadores que esperaban incluir, como la exposición infantil al plomo, las tasas de Covid-19 y las hospitalizaciones o muertes relacionadas con el calor, tuvieron que eliminarse porque simplemente no había datos confiables a nivel estatal o del censo, o no había datos en absoluto.

“Esto todavía está en forma de borrador, ¿verdad? Tenemos que publicar algo”, dijo al grupo Alex Dunn, un consultor contratado por el estado para guiar el proceso y hacer gran parte de la magia de datos detrás de escena. “Perfectamente imperfecto sigue siendo una realidad aquí”.

Otro problema que hizo que varios miembros del Grupo de Trabajo de Justicia Climática se sintieran incómodos fue que todavía había algunas comunidades que sentían que cumplían con todos los criterios para ser designados como DAC, pero de alguna manera no lo eran. Mirando un mapa de las secciones censales del DAC en Rochester, Abigail McHugh-Grifa, directora ejecutiva del Acelerador de Soluciones Climáticas de la región de Genesee-Finger Lakes, estaba perpleja. Algunas de las comunidades que estaban en el percentil 90 de vulnerabilidad socioeconómica y riesgos para la salud no aparecían. “Mirando los mapas y conociendo estas comunidades, simplemente no se siente bien”, dijo en la reunión de diciembre.

Este problema era algo inevitable, porque la Ley de Liderazgo Climático y Protección Comunitaria dirige al grupo a considerar las características socioeconómicas y de salud, así como las cargas ambientales. Una comunidad puede tener una población alta de residentes de bajos ingresos, personas de color o desempleo, pero si no está lo suficientemente cerca de fuentes de contaminación o peligros relacionados con el clima, es posible que no obtenga una puntuación lo bastante alta como para ser designada.

Eddie Bautista, director ejecutivo de la Alianza de Justicia Ambiental de la Ciudad de Nueva York, alentó a sus colegas a dar un paso atrás y recordar cuál era su tarea. “Si lo que esperábamos era que esta ley cubriera a todas las personas de color en el estado de Nueva York, nunca lo hará”, dijo en la reunión. “Nunca fue la intención de hacer eso, ¿verdad? Esto tenía la intención específica de llegar a las vulnerabilidades ambientales y climáticas de estas comunidades”.

Sin embargo, el grupo decidió trabajar en una solución parcial para garantizar que se hicieran inversiones para abordar las necesidades de energía limpia de los residentes de bajos ingresos, particularmente en las comunidades rurales. El borrador de la metodología especifica que, además de las secciones censales con la puntuación más alta, los hogares individuales cuyos ingresos sean inferiores al 60 por ciento del ingreso medio estatal también estarán bajo el paraguas del DAC. Teniendo en cuenta esa enmienda, alrededor del 50 por ciento de todos los hogares del estado serán designados como DAC.

Más en New York Diario:  Así afecta el cambio climático a la vida en Nueva York  

Definir los DAC de manera tan amplia podría abrir una lata de gusanos complicada para el estado, ya que dedicar del 35 al 40 por ciento de todas las inversiones en energía limpia a la mitad de los hogares del estado podría diluir severamente los beneficios del programa. Pero si se requiere que los programas que sirven a las comunidades y los programas que sirven a las personas alcancen el objetivo de gasto por separado, entonces los beneficios de las inversiones podrían distribuirse progresivamente, según lo previsto, en lugar de regresivamente.

En respuesta a las preguntas de Grist sobre los riesgos de definir los DAC de manera demasiado amplia, un portavoz del Departamento de Conservación Ambiental de Nueva York dijo: “Dado que la estructura de informes aún se está desarrollando, anticipamos poder desagregar el gasto en hogares individuales. Una vez que la definición y los criterios de los DAC se publiquen, proporcionaremos información adicional para ayudar a aclarar algunas de estas cosas también”.

Establecer un proceso para identificar comunidades desfavorecidas es solo el primer paso. Las agencias estatales aún necesitan crear sistemas para identificar, medir y rastrear beneficios e inversiones. Una estimación preliminar realizada con fines ilustrativos por la Agencia de Investigación y Desarrollo de Energía del Estado de Nueva York encontró que el estado gastó un total de alrededor de $3200 millones en inversiones de eficiencia energética y energía limpia basadas en el lugar en 2021. Con ese nivel de financiación estatal, el total destinado a los DAC podría ser un mínimo de $1120 millones por año.

En cualquier momento, el estado de Nueva York abrirá un período de comentarios públicos de 120 días sobre los criterios y el método para designar comunidades DAC. Los funcionarios de Nueva York también publicarán un mapa interactivo que permitirá a las personas ver qué comunidades serán designadas como DAC según los criterios preliminares y dónde se clasifican según varios indicadores. El estado también organizará sesiones de información pública y seis audiencias públicas antes de que el grupo de trabajo se vuelva a reunir para finalizar el proceso a finales de este año. El grupo de trabajo revisará los criterios del DAC y considerará modificaciones anualmente.

A nivel federal, las preguntas de qué significa “beneficios de las inversiones” y cómo se designarán los DAC aún están pendientes. La Oficina de Administración y Presupuesto está clasificando propuestas de veinte agencias diferentes sobre cómo implementarían Justice40, y se retrasó el desarrollo de una herramienta de mapeo para identificar comunidades desfavorecidas.

La semana pasada, Brenda Mallory, presidenta del Consejo de Calidad Ambiental, aseguró al Consejo Asesor de Justicia Ambiental de la Casa Blanca, un análogo federal del grupo de trabajo de Nueva York, que las actualizaciones llegarán pronto.

“Publicaremos el primer cuadro de mando anual de justicia ambiental para brindar responsabilidad sobre Justice40 y otros compromisos clave”, dijo.

Fuente: Grist/ Traducción: Walter A. Thompson

Últimos artículos

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Los textiles de Andy Warhol

por Mark Parker Las telas estampadas creadas por Andy Warhol durante las décadas de 1950...

La ruta del cambio climático

por Courtney Cecale En la década de 1980 el glaciar Pastoruri, en Perú, era uno...

Sigue leyendo

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...