HomeMIRADASÑUYORKYapa policial en los barrios de Nueva York

Yapa policial en los barrios de Nueva York

Publicado el

por Tara Valencia

Nunca había escuchado hablar de la yapa en Nueva York. Luego supe que “yapa” es un modismo de origen quechua, filtrado hace mucho a la mayoría del habla coloquial del sur de las Américas y, por su intermedio, filtrado también en el sur hispano de Estados Unidos. Pero nunca lo había oído en Nueva York. Hasta ahora.

Quizás nunca sepamos quién fue su autor. Quizás fueron fragmentos de colaboraciones dispersas. Un comentario gracioso que pegó. Como un meme, pero en la vida diaria. Yo lo oí por primera vez frente a una florería de la esquina de Tito Puente y la Tercera, en el East Harlem.

“Mira, viene la yapa”.

No era yo quien debía mirar pero de todos modos miré. Tengo ojos y todavía es gratis usarlos. La yapa era un patrullero policial. Bajaron dos oficiales. Querían hacer un arresto. Cualquier arresto. Que les demandara tiempo. Horas de trabajo. Ir hasta la comisaría. Hacer el papelerío. Burocracia.

Eso es la yapa. Al menos eso es la yapa ahora en Nueva York. Y es más intrincado de lo que parece.

El término proviene del comercio. Yapa es un añadido, un extra sin cargo, que se suma a los productos adquiridos durante una transacción. Como que compras un kilo de chocolate en una chocolatería y te regalan un bombón extra. Cuando le pregunté sobre la yapa a mi padre, que es español, no sabía de qué le hablaba. Mi madre, que es estadounidense de origen mexicano, tiene por definición más mundo. Sin desdeñar a mi padre ni a los españoles. Mi madre me dijo que ninguna buena verdulería al sur del río Bravo puede considerarse buena verdulería sin la práctica de la yapa. Le pregunté si con la compra te regalaban una manzana o una banana. Me dijo que más bien eran pequeñas verduras. Mi padre se lamentó profundamente de que los grandes supermercados hayan matado la ancestral práctica de la yapa. Mi madre le dijo que hasta dos minutos antes no sabía nada de la yapa. Mi padre dijo que eso no era cierto. Es un matrimonio de fake news.

La yapa policial es menos simpática. Y quienes terminarán pagándola, a la yapa, residen mayoritariamente en barrios negros y latinos de la ciudad. Todavía no escuché un equivalente a “viene la yapa” en inglés.

Más en New York Diario:  Historia de la Ñ

Antes de asumir el cargo, el año pasado, el alcalde Eric Adams se comprometió a reducir a la mitad el gasto en horas extra de la policía. Promesas de campaña. ¿Quién es peor, quien le cree o quien luego se sorprende de que le hayan dicho una cosa por otra? Ahora mismo, en su primer año de mandato, las horas extras de la policía no se redujeron a la mitad sino que están por romper el máximo histórico de la última década. El año fiscal termina el 30 de junio. La policía ya se excedió de su presupuesto de horas extras en casi 100 millones de dólares. Ya se gastaron 472 millones y se espera que el 30 de junio se hayan ido 740 millones en extras para la policía. Y nadie ve que el trabajo se esté haciendo mejor. Sólo que es más caro. Y que viene con yapa.

“Si la ciudad de Nueva York tuviera efectivo ilimitado, sería maravilloso permitir que los maestros trabajaran horas extras ilimitadas después de la escuela para ayudar a todos los niños a aprender a leer, o que los trabajadores sociales tuvieran turnos ilimitados para ayudar a asesorar a los neoyorquinos que luchan contra enfermedades mentales”, dijo Brad Lander, contralor de la ciudad, en un comunicado. “Pero a estas agencias no se les permite mostrar un total desprecio por su presupuesto de horas extra, y no podemos permitirnos que la policía de Nueva York lo haga año tras año”.

Las horas extras pueden ser un gran negocio para muchos policías. CityLab informa que muchos oficiales duplican su salario anual gracias a las horas extras. Lo cual, de nuevo, no sería terrible si se correspondería a un trabajo de seguridad sobresaliente o por lo menos eficiente. O si no se proyectara sobre el telón de recortes en escuelas y bibliotecas.

Más en New York Diario:  No me gustan los museos

Las horas extras significan muchas cosas. No solo salir a tocar la trompeta en el desfile de los perros salchichas. Significa también que los oficiales propician arrestos al final de sus turnos y que los sobrefacturan como parte de los 740 millones de este año. Y no buscan a grandes mentes criminales. Van por contravenciones menores, muchas veces destiladas de las políticas de gentrificación de los barrios, como la venta callejera de comestibles o el terrible delito de sentarte a beber una cerveza en la escalera de tu casa en una noche agradable de primavera.

Eso es la yapa, ahora, en los barrios latinos de Nueva York. Cuando la policía, al final de su jornada laboral, viene buscando complicarle la vida a alguien para duplicar su salario anual.

“Mira, viene la yapa”.

Pueden sumar la expresión a sus diccionarios de modismos de la lengua. Yapa significa policía neoyorquina en busca de plata gratis por horas extras.

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...