HomeENTORNOURBANISMOArquitectura hostil

Arquitectura hostil

Publicado el

por Robert Rosenberger

Si no tienes refugio y te arrestan por dormir afuera, ¿te castigan por algo que hiciste o por no tener hogar?

El 28 de junio de 2024, la Corte Suprema de Estados Unidos decidió 6-3 que la ciudad de Grants Pass en Oregón puede prohibir acampar, incluso si no hay camas de refugio gratuitas en el área. Los críticos argumentaron que esta política fue una forma de “castigo cruel e inusual”, en violación de la Octava Enmienda de la Constitución de Estados Unidos. Un tribunal inferior estuvo de acuerdo y dijo que es inconstitucional arrestar a personas por un comportamiento humano normal y necesario (dormir) si no hay otro lugar adonde ir.

Pero la decisión del viernes revocó ese fallo. Tales leyes no se consideran crueles, concluyó el tribunal, porque no están diseñadas para infligir “terror, dolor o deshonra”. Tampoco son poco comunes. Y criminalizan una acción, señala la mayoría, no la condición de persona sin hogar.

Sin embargo, los defensores de las personas sin vivienda argumentan que este tipo de leyes contra las acampadas efectivamente convierten a las personas sin hogar en un delito, y temían que una decisión de la Corte Suprema de revocar el fallo pudiera intensificar los esfuerzos de las ciudades para tratar a las personas sin vivienda como criminales.

Como profesor de filosofía que estudia las personas sin hogar, creo que es importante entender las prohibiciones de acampar como parte de esfuerzos más amplios para desplazar a las personas sin hogar. Las ciudades hacen muchas cosas para ayudar a las personas sin hogar, proporcionándoles de todo, desde refugios hasta despensas de alimentos. Sin embargo, las ciudades también utilizan una variedad de tácticas para sacar de la vista del público a las personas sin vivienda.

Quizás la más reveladora sea la “arquitectura hostil”, un tema central de mi investigación. Este término se utiliza a menudo para espacios públicos diseñados de manera que discriminan a poblaciones vulnerables específicas. Los ejemplos más comunes son objetos que presentan una barrera física para las actividades cotidianas de las personas sin vivienda.

Diseño hostil

Un ejemplo común son los picos que se añaden a las repisas para disuadir a las personas de inclinarse o sentarse. Sin embargo, dado que los picos suelen ser bastante notorios y su propósito es obvio, en ocasiones provocan controversia.

Más en New York Diario:  Las calles neoyorquinas podrían ser de otra manera

Otra forma de arquitectura hostil generalizada pero que llama menos la atención son los bancos que han sido rediseñados para que sean difíciles o imposibles de utilizar como espacios para dormir. Esto se logra a través de una variedad de esquemas de diseño que evitan que las personas se acuesten, desde asientos envolventes o divisores de asientos hasta reposabrazos.

Se pueden encontrar muchas otras obstrucciones físicas hostiles. Los botes de basura suelen estar equipados con diseños de capota, así como cajas externas con cerraduras incorporadas, para disuadir la recolección de basura.

Foto: Tara Valencia.

Otros diseños alteran el paisaje mismo. Se pueden colocar bolardos o cantos rodados para dividir los posibles espacios para acampar. Se pueden utilizar cercas para bloquear áreas protegidas, como pasos inferiores de autopistas.

El diseño hostil no siempre se trata de objetos; a veces también implica acciones. Se ha acusado a empresas e iglesias de rociar agua regularmente sobre posibles espacios para dormir, a veces mediante sistemas de rociadores automáticos. La contaminación acústica puede ser otra estrategia, poner música a todo volumen o sonidos molestos para despejar posibles lugares de holgazanería. Tal fue el caso de un parque en West Palm Beach, Florida, donde cada noche sonaba la empalagosa canción infantil “Baby Shark” junto a otras melodías infantiles.

La jurista Sarah Schindler sostiene que este tipo de diseños hostiles deberían reconocerse como una forma de regulación. Como ella dice, “la regulación a través de la arquitectura es tan poderosa como la ley, pero es menos explícita, menos identificable y menos familiar para los tribunales, los legisladores y el público en general”.

Al igual que la ley, la arquitectura hostil puede tener el efecto de regular los comportamientos de las personas. Pero a diferencia de la ley, los casos de arquitectura hostil no están sujetos a ningún tipo de supervisión oficial y a menudo pasan desapercibidos.

Más en New York Diario:  Desarrollo urbano de transición

¿Qué hay y qué no?

Una vez que aprendes sobre la arquitectura hostil, comienzas a ver ejemplos por todas partes. Pero quizás lo más importante es que también se empieza a notar la ausencia de ciertos artículos y servicios en los espacios públicos.

En lugar de añadir reposabrazos a un banco, éste se puede simplemente quitar. Se pueden quitar los árboles para evitar que las personas se queden a la sombra. Regiones enteras de las ciudades carecen de baños públicos, con opciones en establecimientos privados disponibles sólo para clientes que pagan. La investigadora del espacio público Cara Chellew ha llegado a referirse a estas cosas esperadas notoriamente ausentes como “servicios fantasma”.

La arquitectura hostil, sin embargo, es sólo la punta del iceberg. Justo debajo de la superficie está la variedad de leyes que apuntan a comportamientos particulares: almacenar artículos personales en espacios públicos, holgazanear, mendigar y vagancia. Existen leyes que prohíben sentarse o acostarse en público: las llamadas leyes de sentarse o acostarse. Las leyes contra las acampadas a menudo se aplican no sólo a las tiendas de campaña, sino también al uso de cualquier tipo de cobertura, como una manta.

Incluso dar comida a personas sin hogar está prohibido en algunas ciudades, si el individuo u organización no tiene un permiso.

Foto: Dean Moses.

El Centro Nacional de Leyes para Personas sin Hogar ha estado registrando el aumento de este tipo de leyes en todo Estados Unidos. En una revisión de 187 ciudades entre 2006 y 2019, el centro encontró un aumento del 78% en las leyes para sentarse y acostarse y un aumento del 103% en las leyes contra la vagancia, la holgazanería y la holgazanería. También hubo un aumento del 92% en las prohibiciones de acampar.

Más en New York Diario:  Tan cerca y tan desiguales

Las políticas informales también pueden servir como prohibiciones de facto contra las personas sin hogar, como cuando la policía presiona a las personas sin hogar para que se muden.

Muchos refugios, cuando existen, no están abiertos durante el día, lo que deja a las personas sin vivienda sin otra opción que holgazanear o seguir moviéndose durante todo el día.

En ocasiones, los propios refugios presentan obstáculos que disuaden a las personas de utilizar sus servicios, como patrones de discriminación contra los clientes LGBTQ+ o políticas que prohíben las mascotas.

Lo que está en juego

Por sí solas, muchas de estas leyes u objetos pueden parecer inobjetables, o al menos no gran cosa. ¿Cuánto debería importarnos un banco con reposabrazos o un parque con reglas que prohíban dormir?

Sin embargo, cuando se toman en conjunto, estas cosas pueden funcionar juntas para excluir por completo a las personas sin vivienda del espacio público. Ninguno de ellas convierte literalmente la falta de vivienda en un delito, pero a los ojos de los críticos, estas leyes y patrones de diseño tienen el mismo efecto.

La jueza Sonia Sotomayor, una de las tres que disintieron de la decisión de la mayoría en Grants Pass v. Johnson, planteó una idea similar. La prohibición de acampar en la ciudad castiga a las personas que se encuentran sin hogar, argumentó, dejando “a los más vulnerables de nuestra sociedad con una opción imposible: permanecer despiertos o ser arrestados”.

Conversation. Traducción: Tara Valencia.

Últimos artículos

Tratamiento facial para estatuas de piedra

por Melanie Marich En un día bochornoso y nublado de verano, un equipo de pasantes...

Fuera, Biden

por Emma Shortis Las grietas bajo los pies del presidente estadounidense Joe Biden continúan ampliándose. Si...

Una historia de la refrigeración de alimentos

por Angela Chen En la esquina de la mayoría de las cocinas hay una caja...

El puño de Donald Trump

por Roger J. Kreuz En los frenéticos momentos en que agentes del Servicio Secreto rodearon...

Nueva York según Paul Auster

por Ramón Espejo Romero Nueva York es la ciudad más icónica del siglo XX y...

Equidad lingüística en las escuelas

por Sunisa Nuonsy Me alegré cuando se supo, el mes pasado, que el Departamento de...

Un juicio a la contaminación acústica

por Joanne Silberner El pasado junio, un grupo de defensa del ruido, Quiet Communities, demandó...

Cómo determinar si una teoría conspirativa es falsa

por H. Colleen Sinclair Las teorías de conspiración están en todas partes y pueden involucrar...

Tu médico debe preguntarte por la calidad del aire que respiras

por Eve Andrews Una visita anual al médico a menudo implica cierto grado de mentira...

Primer debate presidencial 2024: Joe Biden derrotó a Joe Biden

por Mary Kate Cary Creo que Estados Unidos acaba de ver cómo se hacía historia. Al...

Primer debate presidencial 2024: mentirosos y confundidos

por Karrin Vasby Anderson Una de las primeras definiciones de buena oratoria que aprendí como...

El senador con la bola de nieve

por Dana J. Graef Mientras estaba en el pleno del Senado en Washington, D.C., en...

Serpientes en la ciudad

por Eve Andrews La gente pensaba que la serpiente vista en el parque era una...

La cultura cambia tan rápido que la evolución no puede alcanzarla

por Jose Yong Las investigaciones muestran que muchos de nuestros problemas contemporáneos, como la creciente...

Un enorme paso atrás

por Francis Provenzano La decisión de la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, de suspender...

Sigue leyendo

Tratamiento facial para estatuas de piedra

por Melanie Marich En un día bochornoso y nublado de verano, un equipo de pasantes...

Fuera, Biden

por Emma Shortis Las grietas bajo los pies del presidente estadounidense Joe Biden continúan ampliándose. Si...

Una historia de la refrigeración de alimentos

por Angela Chen En la esquina de la mayoría de las cocinas hay una caja...