HomeENTORNOAMBIENTEMayo sin cortar el césped

Mayo sin cortar el césped

Publicado el

por Peter Andrey Smith

En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow May (Mayo sin cortar el césped) a los Estados Unidos. Cada primavera, al renunciar temporalmente a cortar el césped y dejar que el césped residencial crezca con flores, los residentes podrían apoyar a las abejas y otros insectos polinizadores, afirmaron los defensores. De hecho, incluso dijeron que la práctica estaba respaldada por su propio estudio científico publicado.

Pero poco más de dos años después, los críticos descubrieron graves defectos en el trabajo realizado en Appleton y el estudio fue retirado formalmente.

Para Sara Stricker, fitopatóloga, fue otra señal de que el fanatismo contra el pasto salió mal. En la primavera de 2023, lanzó una campaña criticando a No Mow May, diciendo que el movimiento estaba equivocado y no cumplió con el valor previsto. Pero, dijo, la gente normalmente no quiere digerir la ciencia detrás de tal cosa: “Sólo quieren el hashtag rápido y un pequeño cartel con un pequeño ícono lindo que los haga sentir bien”.

En poco tiempo, la bandeja de entrada de Stricker se llenó de correos de odio. Por ejemplo, dijo que la acusaron de estar en el bolsillo de la industria. Stricker trabaja como coordinadora de comunicaciones y extensión para el Guelph Turfgrass Institute, en las afueras de Toronto, que cuenta con campos de investigación al aire libre con el propósito expreso de estudiar el material verde que cubre el césped, los campos deportivos y los campos de golf. Sostiene que solo estaba tratando de iniciar una conversación y reconoce que su institución recibe apoyo de fabricantes de productos químicos y de la industria del cuidado del césped, lo cual no es infrecuente en la investigación agrícola y hortícola. Pero, dijo, “ninguno de nosotros anda por ahí con cuernos de diablo diciendo: ‘Jajajaaaa, quiero matar algo hoy’. Todos estamos en esto porque nos gusta estar al aire libre, nos gusta hacer deportes, nos gusta la naturaleza”.

Stricker no había pedido exactamente una guerra relámpago sobre la biodiversidad. De hecho, alentó a las personas a plantar una gama más amplia de especies si querían ayudar a sustentar la vida silvestre (otros expertos han propuesto medidas similares). En un experimento descrito en GreenMaster, una publicación comercial para administradores de campos de golf canadienses, su instituto descubrió que era poco probable que No Mow May marcara una gran diferencia: en el transcurso del estudio de un mes, las parcelas sin cortar de pasto azul de Kentucky no soportaron sustancialmente más flores en comparación con las parcelas cortadas a dos pulgadas y media.

Pero ¿por qué los expertos en pasto, en un importante instituto de cultivo de pasto en América del Norte, se opusieron a algo tan aparentemente inocuo como No Mow May? Si algo tan simple como no cortar el césped durante un mes no contribuye mucho a la biodiversidad, entonces ¿qué prácticas de cuidado del césped (desde arrancar completamente el césped hasta plantar exuberantes praderas de flores silvestres) están respaldadas por datos e investigaciones?

Foto: Remi Muller.

Los céspedes representan uno de los paisajes más grandes y de más rápido crecimiento en los Estados Unidos. Estos ecosistemas (monocultivos hambrientos de agua y con un uso intensivo de energía) se extienden mucho más allá de la cerca, incluidas las medianas de las autopistas, los callejones sin salida y los parques de oficinas corporativas. De facto también existen céspedes bajo paneles solares, en campos de fútbol y en parques de la ciudad. En Estados Unidos, es una masa terrestre que, según algunas estimaciones, cubre un área aproximadamente del tamaño de Iowa.

El concepto de espacios bien cuidados y recortados se originó como un símbolo de estatus en Europa. Los colonizadores introdujeron pastos en un esfuerzo por replicar los lugares que abandonaron. En el siglo XVIII, los estadounidenses ricos comenzaron a cuidar el césped formal y mucho más tarde, particularmente a raíz de la industrialización y el desarrollo suburbano de la posguerra, las masas siguieron su ejemplo.

Más en New York Diario:  Así se adaptan las especies para sobrevivir en la ciudad

Pero en la década de 1980, el césped comenzó a perder su brillo a medida que organizaciones sin fines de lucro e individuos pedían cada vez más su erradicación. En 1989, el escritor Michael Pollan publicó un ensayo histórico, “¿Por qué cortar el césped?”, que describía indeleblemente el césped como “naturaleza purgada de sexo y muerte”. En algunos círculos, el césped ha llegado a ejemplificar una sensibilidad tísica. “En los últimos cincuenta años, poco a poco nos hemos ido perdiendo del amor por el césped”, informó The Washington Post en 2022. “Comenzaron a señalar despilfarro, desprecio, falta de armonía, homogeneidad, gentrificación, boomerismo zombi”.

Los imperativos para eliminar el césped abarcan una variedad de preocupaciones: gestionar el agua escasa, desarrollar la resiliencia climática, impulsar la biodiversidad e incluso apoyar la salud mental. Como dijo J. Leighton Reid, ecologista restaurador de Virginia Tech, cualquier cambio probablemente sea mejor que el status quo. “Casi no hace falta evidencia para decir que un césped tiene menor biodiversidad que un ecosistema nativo”, dijo. “Quiero decir, ese será inevitablemente el caso”.

¿Pero qué funciona realmente? Las soluciones rápidas de conversión de césped encuentran varios problemas en la práctica. Por un lado, la investigación agrícola y hortícola contemporánea a menudo se centra en la producción comercial a gran escala (las empresas privadas, como las que comercializan fertilizantes químicos y herbicidas, financian abrumadoramente la investigación y el desarrollo en los Estados Unidos). En contraste, el mantenimiento del césped ornamental recae en los profesionales (tanto aficionados como profesionales contratados) que aprenden de la experiencia y tienden a centrarse en lo que luce mejor. Los defensores también toman el asunto en sus propias manos, aunque no existe un método infalible para reemplazar el césped y transformarlo en un ecosistema más funcional.

Quizás el problema más obvio y más duradero sea el del césped mismo. Los pastos generalmente tienen una serie de métodos reproductivos y mecanismos de supervivencia que los hacen difíciles de erradicar. Como lo expresó Laura Jackson, directora del Tallgrass Prairie Center de la Universidad del Norte de Iowa, que lleva a cabo la restauración de praderas a gran escala: “Puedes clavar una estaca en su corazón, puedes ponerle ajo, puedes sacar la cruz de plata o lo que sea, y todavía tendrás esas cosas”.

Los viejos hábitos también son difíciles de erradicar. Cuando se trata de césped (caminar descalzo sobre una suave alfombra de hierba, la sensibilidad, la institución del cuidado del césped, toda la forma de pensar), la práctica parece indestructible. Y así, algunas personas encienden cortadoras de césped a gasolina mientras sus vecinos colocan carteles de “Mayo de no cortar” en sus céspedes que se han vuelto “salvajes”. Sin duda, tiene que haber un término medio.

Foto: Paul Felberbauer.

En los círculos ecológicos, existe un consenso sobre por qué el césped tradicional tal vez deba sufrir una alteración desde hace mucho tiempo, ya que los pastos monocultivos no sustentan mucha vida. En pocas palabras, los céspedes son engañosamente exuberantes: parecen verdes, pero no son figurativamente “verdes” en términos de sustentar un ecosistema funcional.

Un estudio sobre 159 patios residenciales en el área de Washington D.C. encontró que, incluso en los frondosos suburbios, un área rica en plantas con flores, el paisaje lleno de vegetación no nativa carecía de recursos para las aves. Estas especies de plantas no nativas sustentaban menos insectos que los que una querida especie de ave nativa, el carbonero de Carolina, come regularmente. En esencia, el paisaje suburbano sirvió como desierto alimentario para las aves.

Más en New York Diario:  ¿Y si convertimos las oficinas vacías en granjas urbanas?

De ahí el impulso para la conversión. Sin embargo, no está clara la mejor manera de hacerlo. Al observar los pastizales en Virginia, por ejemplo, un estudio de tesis de maestría sugiere que las flores silvestres nativas se establecieron de manera más consistente cuando el herbicida mató por completo el pasto existente (en lugar de sembrar las flores silvestres sin quitar el pasto). Otro estudio de doctorado encontró evidencia de que el nivel resultante de diversidad de plantas nativas en los pastizales restaurados representa un pálido facsímil en comparación con los pastizales que permanecieron relativamente intactos.

Reid, el ecólogo de restauración de Virginia Tech que supervisó estos estudios, dijo que no está seguro de qué tan bien se traducen los resultados, ya que los estudios se centraron en sistemas de producción postagrícola a gran escala. Pero una conclusión, dado que a las especies nativas les va mejor con menos competencia de los pastos, es que se trata de franjas claramente delineadas que separan espacialmente el pasto de las plantaciones nativas.

Entonces, no es que haya desacuerdo sobre el por qué. El césped podría beneficiarse de una mayor biodiversidad. Pero así es como debería suceder: desde mantillos para sofocar el césped hasta herramientas mecánicas para romper el césped y herbicidas químicos.

La falta de recomendaciones prescriptivas únicas no es sólo una cuestión de heterogeneidad del paisaje (las precipitaciones y el clima promedio en Virginia no son los mismos que, por ejemplo, el sur de California), sino también de favoritismo a nivel institucional. Los incentivos financieros se centran en la investigación relacionada con la producción comercial de alimentos; mientras tanto, Reid dice que no debería ser menos imperativo estudiar la conversión del césped con miras a la biodiversidad. Sin embargo, eso es poco probable. Su investigación, en parte, surgió de un esfuerzo por crear pastos que ayudaran a evitar que las vacas se enfermaran por comer pastos no nativos en el verano. “Si lo hubiéramos presentado como un estudio de transformación del césped”, dijo, “no creo que lo hubieran recibido tan bien como al presentarlo como un estudio de producción ganadera”.

En el Corn Belt, en el Tallgrass Prairie Center, Jackson, que proporciona semillas y asistencia técnica para plantaciones a lo largo de las carreteras públicas de Iowa, sostiene que los céspedes urbanos probablemente representan un error de redondeo en términos de, digamos, proporcionar sustento a las mariposas migratorias. “No tiene absolutamente ninguna importancia desde el punto de vista de las poblaciones de monarcas”, afirmó. “Desde un punto de vista político, desde el punto de vista de las personas que se preocupan por las monarcas, si eso se tradujera en acción política, sería fantástico, sería significativo. Pero desde el punto de vista de la calidad del agua o la cantidad de tallos de algodoncillo, no mueve nada en absoluto”.

Aún así, la investigación del instituto tiene algunos hallazgos potencialmente útiles. La investigación de Jackson sobre la siembra de algodoncillo (la planta huésped de las orugas monarca) en zanjas de carreteras con vegetación existente mostró resultados abismales sin aplicar herbicidas, como Roundup, antes de la siembra. “No se obtienen precisamente plantas”, dijo Jackson. “Usas Roundup una vez, obtienes algunas más y, si lo redondeas un par de veces, obtienes algunas más”.

Si bien Jackson agregó que ella personalmente prefiere no usar controles químicos, que están sumidos en controversia debido a sus efectos nocivos sobre el suelo, los insectos y la salud humana, las cantidades de herbicidas que se usan anualmente en la restauración de flores silvestres son pequeñas en comparación con los altos volúmenes rociados sobre cultivos como maíz y soja. La realidad es que queda poca pradera y no se está regenerando por sí sola. “Hemos causado mucho daño y no será fácil reparar ese daño”, afirmó.

Más en New York Diario:  Ya es posible el compostaje humano en Nueva York (pero es muy caro)

Jackson defendió la restauración y su consejo general para los demás fue simplemente subrayar la incertidumbre: “Se requiere mucha humildad en este negocio”.

Mientras tanto, Linda Chalker-Scott, profesora y horticultora urbana de extensión en la Universidad Estatal de Washington, sugirió que los herbicidas que matan el pasto sólo se utilicen como último recurso. Chalker-Scott tiene cierta reputación por desacreditar los “mitos hortícolas”. Su escepticismo inicial se despertó cuando estaba leyendo un libro de texto sobre paisajismo y se topó con algunas citas sospechosas: “Entonces fue cuando comencé a pensar: ‘Bueno, ¿de dónde viene esta información? Y luego la rastreé y dije: ‘Bueno, esto no es ciencia. Esta es sólo la experiencia anecdótica de alguien o de algún gurú, un experto autoproclamado que le dice a la gente qué hacer’”.

Generalmente advierte contra desenterrar pasto (elimina materia orgánica y altera el suelo) y es coautora de un estudio que encontró fallas al cubrir un jardín con cartón y otras láminas de mantillo para sofocar y matar la vegetación existente. En términos de reducir el movimiento de gases del suelo a la atmósfera y viceversa, dijo que el plástico negro (que mata las plantas no deseadas mediante la solarización y es utilizado por practicantes orgánicos) es peor que usar 30 centímetros de astillas de madera gruesas. Colocar mantillo sobre los pastos cuando están inactivos, dijo, “es la mejor manera de preparar el suelo para plantar, eliminar las malezas y mejorar y retener la labranza del suelo en gran medida”.

Chalker-Scott también dejó en claro que no pedía la eliminación total del césped. “No odio el césped. Me gustan los céspedes funcionales. Y los céspedes”, dijo, describiendo aquellos plantados con un rollo de césped, “no son funcionales”.

Foto: Petar Tonchev.

Quizás no haya ningún camino verdadero tallado en la hierba. Hace unos diez años, Nancy Shackelford, ecologista de la Universidad de Victoria, fue coautora de un artículo en el que se describen nueve principios para la restauración. “Hablamos mucho en ese artículo de 2013 sobre la resiliencia y los ecosistemas autosostenibles, como en ‘Saquen a los humanos de esto’. Y realmente ya no aspiro a eso”. Hoy, dijo, los planes mejor trazados involucran ecosistemas restaurados que la gente quiere mantener. “La restauración siempre se trata de valores. Siempre”, dijo. “Por lo tanto, no se puede sacar esa pieza humana de la restauración por mucho que se intente. No puedes fingir que es sólo por naturaleza”.

La ecología carece fundamentalmente de grandes teorías unificadoras, y su visión refleja un cambio mayor. Cuando el principal grupo de restauración, la Sociedad para la Restauración Ecológica, actualizó su manual, por ejemplo, la organización internacional de conservación describió la restauración tomando muchas formas. Cualquier paso parecía un buen primer paso, dijo Shackelford, e incluso lo que podría parecer una mera restauración simbólica del césped puede ser beneficioso. Aun así, dijo, la comunidad internacional a veces da a entender que un ecosistema restaurado puede y debe cuidarse solo.

Pero cada vez estaba menos segura: “De hecho, creo que los humanos tienen un papel que desempeñar en el cuidado de todos los ecosistemas. Es más o menos nuestro trabajo en este momento”.

Undark. Traducción: Mara Taylor.

Últimos artículos

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...

Cómo abrir una boca de incendios para refrescarte en Nueva York

por Imogen McNamara   A medida que el índice de calor se eleva a tres...

Acerca del insomnio y el mundo moderno

por Matthew Gwynfryn Thomas Probablemente pasarás unos veintiséis años de tu vida durmiendo. Pasarás otros...

Donald Trump nunca encajó en Nueva York

por Lincoln Mitchell En los últimos meses de su presidencia, Donald Trump atacó a Nueva...

El espectáculo de las protestas universitarias

por Danielle K. Brown Los movimientos de protesta pueden verse muy diferentes dependiendo de dónde...

Internet de los animales

por Hillary Rosner En la primavera de 2022, mientras realizaba una investigación para un libro,...

Las otras islas de Nueva York

por Russell Jacobs El otro día, fui hasta Pelham Bay Park para ver una masa...

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Sigue leyendo

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...