HomeENTORNODISEÑODel kitsch a Park Avenue: historia cultural del flamenco rosa de plástico

Del kitsch a Park Avenue: historia cultural del flamenco rosa de plástico

Publicado el

por Annie Dell’Aria

En 1957, un graduado de escuela de arte de 21 años llamado Don Featherstone creó su segundo gran diseño para Union Products, un fabricante de decoración de jardines y césped con sede en Massachusetts: un flamenco rosa tridimensional de plástico sostenido por dos delgadas patas de metal que podían clavarse en tierra blanda.

Los adornos de patos y flamencos de Featherstone se vendían en pares por 2,76 dólares y se anunciaron como “Plásticos para el césped”. Se hicieron populares y se ridiculizaron, simultáneamente, a fines de la década de 1950 y siguen siendo una especie reconocible de la cultura material estadounidense.

Featherstone murió en 2015, pero más de seis décadas después de que presentó su diseño, el flamenco rosado de plástico continúa adornando los jardines y hogares estadounidenses. Si bien muchos se apresuran a etiquetar el adorno de plástico como el epítome del kitsch, el flamenco en realidad ha tomado un vuelo bastante tumultuoso a través de un paisaje en constante cambio de gusto y clase.

Un producto de su tiempo

Los tres elementos básicos del adorno (material plástico, color rosa y el diseño del flamenco) tenían una relevancia particular a fines de la década de 1950.

El año 1957 fue el año del “Jailhouse Rock” de Elvis Presley y el Chevy del 57, de juguetes de plástico populares como el hula hoop de Wham-O y el Frisbee, todos íconos de la nostalgia de mediados de siglo. El final de la década de 1950 también fue testigo de la solidificación de una forma de vida suburbana impulsada por las mercancías, junto con una serie de nuevas ansiedades sobre la clase y el estatus.

En la era de la posguerra, los plásticos baratos, resistentes y versátiles se estaban convirtiendo en un material cada vez más popular para los productos comerciales producidos en masa, desde Tupperware hasta los teléfonos rotativos modelo 500.

El historiador del diseño Jeffrey Meikle analiza cómo se hizo referencia a esta era como “un nuevo rococó marcado por la extravagancia, el exceso y la vulgaridad”. Muchos críticos culturales y de diseño ridiculizaron el plástico por su capacidad para apartarse fácilmente de los principios de diseño establecidos, aunque los consumidores y los fabricantes mantuvieron la locura.

Más en New York Diario:  La enfermedad de la nostalgia

La moda claramente estaba disminuyendo en la década de 1960. En una famosa escena de El graduado, el actor Dustin Hoffman expresa su desilusión por el “gran futuro de los plásticos”.

Y luego está el color rosa. La historiadora de arte Karal Ann Marling explica que, en la década de 1950, el rosa se percibía como “joven, atrevido y omnisexual”. Señala que a celebridades populares como Mamie Eisenhower, Jayne Mansfield y Elvis Presley les encantaba incorporar el rosa en sus guardarropas, la decoración de sus dormitorios y, en el caso de Elvis, en sus autos.

Tampoco fue la primera vez, con el diseño de Featherstone, que los flamencos se abalanzaron sobre la cultura estadounidense. De hecho, los estadounidenses habían apreciado durante mucho tiempo a esta ave exótica, nativa del Caribe y de algunas partes de América del Sur, y esta historia de amor llegó a un punto crítico en 1957 con una explosión en la popularidad de la cultura caribeña.

El álbum Calypso de la estrella del pop caribeño-estadounidense Harry Belafonte, que contenía el exitoso sencillo “Banana Boat Song (Day-O)”, dominó las listas de éxitos de Billboard en 1956.

Jennifer Price escribió el ensayo más completo sobre el flamenco rosa de plástico en su libro Flight Maps. Ella detalla cómo los colonos europeos y estadounidenses del siglo XIX cazaron flamencos hasta su extinción en Florida.

Pero a medida que el estado atrajo a turistas adinerados en las décadas de 1910 y 1920, los dueños de los resorts importaron pájaros rosados para poblar sus terrenos. Incluso llamaron, al primer hotel de lujo de Miami Beach, “The Flamingo”. Pronto, Florida y estas aves de aspecto exótico se convirtieron en sinónimo de riqueza y ocio.

Más en New York Diario:  El diner solitario del edificio Flatiron

A medida que avanzaba el siglo, el desarrollo de las carreteras interestatales y el aumento de los ingresos disponibles hicieron de Florida un destino práctico para las familias de clase media y clase trabajadora. Los lugares de vacaciones accesibles gracias al sistema de carreteras interestatales aprovecharon el estilo de la moda caribeña. El flamenco ahora estaba asociado con una región que era a la vez exótica y asequible.

En la naturaleza

A pesar de la resonancia del flamenco rosa de plástico con tantas cosas de 1957, el adorno fue ridiculizado casi instantáneamente como kitsch, que era una designación particularmente condenatoria dado su hábitat: el césped estadounidense.

Como uno de los pocos espacios sociales exteriores en la arquitectura obsesionada con la privacidad de los suburbios, los jardines estaban (y siguen estando) sujetos a una presión social extrema. Fueron percibidos como un símbolo del sueño americano y una forma productiva de pasar el tiempo libre recién descubierto.

Sin embargo, “mantenerse al día con los vecinos” se trataba menos de gastar más que el vecino y más de conformarse y mantener las apariencias. El aspecto preferido de los jardines de la clase media estaba bien cuidado y sin adornos, con flores que lindaban con la casa.

Para las asociaciones de propietarios, el color brillante y el material sintético del flamenco rosa de plástico era una afrenta al anhelo de sofisticación de la clase media (aunque una pieza de plástico rosa no es menos “natural” que un césped mantenido por DDT y Miracle-Gro).

Una migración cultural

Por otro lado, como señala Jennifer Price, los consumidores de clase trabajadora tendían a expresarse de manera diferente, prefiriendo esquemas llamativos, divertidos y decorativos para sus hogares y jardines.

Más en New York Diario:  La transformación de la casa okupa más famosa de Nueva York

Los flamencos que brotan de los pequeños jardines en los barrios católicos parecían menos fuera de lugar entre las estatuas de hormigón de la Virgen María y las diminutas fuentes de San Francisco.

En la década de 1950, publicaciones como LIFE propagaron una definición estrictamente definida del estilo y gusto de la clase media. Por lo tanto, la exhibición del flamenco rosado de plástico en las décadas de 1950 y 1960 quizás no fue un mero kitsch poco sofisticado, sino más bien un rechazo abierto de la estética del césped de “la mediocridad media que lucha por la mediocridad alta”.

Si bien los críticos culturales como Gillo Dorfles han sostenido que las decoraciones del césped, como los gnomos de jardín y los animales esculpidos, eran una “imagen arquetípica evocada por la palabra ‘kitsch'”, una generación más joven vio el flamenco rosa de plástico como una rebelión contra las presiones de “mantener la normalidad” de los suburbios de posguerra.

Su apropiación campestre de los flamencos rosados de plástico cruzó los límites del buen y el mal gusto, lo que convirtió a Pink Flamingos en un título apropiado para la película transgresora de John Waters de 1972 sobre dos contendientes por el título de “la persona viva más sucia”.

Eventualmente, este poder transgresor también comenzó a decaer y el producto enfrentó una posible extinción a principios de la década de 2000 debido al aumento del costo del petróleo.

Afortunadamente, el rebaño sobrevivió (todavía puedes comprar un par por alrededor de 20 dólares en Amazon). Hoy en día, incluso se ven flamencos rosados de plástico adornando macetas en una brownstone en Park Avenue, en Manhattan, lo que ilustra cuán lejos ha migrado el ave entre las clases y los gustos estadounidenses.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Andrés Grunberg

Últimos artículos

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Los textiles de Andy Warhol

por Mark Parker Las telas estampadas creadas por Andy Warhol durante las décadas de 1950...

La ruta del cambio climático

por Courtney Cecale En la década de 1980 el glaciar Pastoruri, en Perú, era uno...

Sigue leyendo

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...