HomeCONTEXTOIDEASVagabundos de este asombroso universo

Vagabundos de este asombroso universo

Publicado el

por Sarah Scoles

El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que una instalación de investigación típica, lleno como está de una gran cantidad de cristalería brillante. Es el tipo de conjunto de arcoíris que uno esperaría ver en el laboratorio de un científico biológico. Pero Kaltenegger no es una científica biológica ni cultiva organismos coloridos en estas casas diminutas y transparentes para estudios biológicos. Es astrónoma y está interesada en aprender cómo se ven a través de un telescopio masas de microbios ubicados en planetas distantes.

Kaltenegger ha poblado placas de Petri y otros recipientes con organismos como algas, de las cuales obtuvo muestras de sus colegas de ciencias biológicas en la Universidad de Cornell. Cada especie cambia el tono de su entorno de una manera particular, transformando los desiertos, el hielo o las fuentes termales de las que proviene o, en este caso, la combinación de colores del laboratorio de Kaltenegger. Las algas oceánicas, por ejemplo, pueden crear una floración carmesí, mientras que algunos habitantes de manantiales de azufre caliente producen un tono mostaza.

El laboratorio de Kaltenegger es parte del Instituto interdisciplinario Carl Sagan, que ella fundó para encontrar vida en el universo. Su nuevo libro Alien Earths: The New Science of Planet Hunting in the Cosmos detalla la investigación que tiene como objetivo encontrar tales formas de vida y comprender los planetas que pueden habitar, una búsqueda que, para ella, a veces comienza con esos coloridos organismos.

Una vez que un grupo determinado de organismos ha crecido lo suficiente, Kaltenegger y sus colegas lo cargan en una mochila y lo llevan al departamento de ingeniería civil de Cornell. Allí, los científicos pueden utilizar equipos de teledetección para ver las muestras como lo haría un telescopio: midiendo los diferentes patrones de color de la luz resultantes. De esa manera, según la idea, los científicos pueden reconocer organismos alienígenas potenciales (que, hipotéticamente, podrían parecerse a las algas y a las alteraciones de las algas en la Tierra) a distancia, basándose en sus huellas cromáticas.

La información sobre su color luego se conecta a los modelos informáticos que Kaltenegger crea de planetas, tanto reales como hipotéticos. “Unas cuantas teclas me permiten acercar el planeta a la estrella, manipular el color de su sol, aumentar su gravedad, crear dunas de arena, océanos o selvas en todo el mundo, y agregar o eliminar formas de vida”, escribe Kaltenegger. “Estoy creando mundos que podrían existir y huellas de luz para buscarlos con nuestros telescopios”.

Más en New York Diario:  Algunos estudios sobre la felicidad

En Alien Earths, Kaltenegger expone el estado y lo que está en juego en esta búsqueda, mientras explora la variedad de planetas en este sistema solar y más allá, todo con el objetivo de responder a la pregunta fundamental: ¿Estamos solos? “La pregunta debería tener una respuesta obvia: sí o no”, escribe. “Pero una vez que intentas encontrar vida en otro lugar, te das cuenta de que no es tan sencillo. Bienvenido al mundo de la ciencia”.

Kaltenegger comienza Alien Earths estableciendo las diferentes formas en que la gente ha pensado sobre la vida en el universo o, más bien, la falta de evidencia de ella hasta ahora. Pero la sustancia del libro está en investigar cómo y dónde podría aparecer la vida en el universo, y cómo los humanos podrían reconocerla. En esta búsqueda, salta de la evolución planetaria a los estudios de exoplanetas, de la evolución biológica a la tecnología de telescopios; el texto es tan interdisciplinario como su instituto.

Hay mucho terreno que cubrir y el flujo del libro no siempre está estrictamente organizado de manera temática. Pero lo que al libro le puede faltar en cuanto a coherencia estructural, lo compensa con detalles vívidos que llevan a los lectores a los mundos titulares y pueden conducirlos a ver su propio planeta desde lejos, como lo haría un extraterrestre a través de su propio telescopio.

Tomemos como ejemplo el planeta imaginario con el que comienza el libro: uno en el que todo un hemisferio está siempre oscuro y el otro siempre iluminado: “Esperas el atardecer y la oscuridad de la noche, pero nunca llegan”, escribe. “Para experimentar el anochecer, hay que viajar durante días al otro lado de este planeta lejano, un lugar de eterno crepúsculo”.

El texto brilla sobre todo cuando Kaltenegger escribe sobre su propia investigación, fascinante por su inventiva. En los planetas digitales que crea, informada por sus experimentos, actúa como una especie de dios, manipulándolos a su gusto y curiosidad. “Puedo cubrir los océanos con una floración de algas verdes o salpicar los continentes con alfombras microbianas amarillas”, dice. “Sin salir de mi oficina, puedo crear mundos nuevos”.

Más en New York Diario:  Sin buena planificación no hay buenos propósitos de Año Nuevo

Kaltenegger explica esta compleja ciencia de una manera sencilla, a veces lírica y a menudo humorística. Por ejemplo, cuando analiza si los humanos podrían comunicarse con vida extraterrestre y cómo, escribe que “la experiencia podría terminar siendo como la de un humano tratando de hablar con una medusa. Lo he intentado; los resultados no fueron nada prometedores”.

El libro también presenta el tipo de hechos cósmicos generales que sorprenden a cada nueva generación de lectores de ciencia popular, como cuando analiza cómo la velocidad de la luz afecta nuestra percepción de las estrellas: “Porque la luz necesita tiempo para viajar a través del cosmos, puedes encontrar un vínculo con tu propio pasado en el cielo”, escribe. “Hay una estrella en el cielo nocturno cuya luz fue enviada cuando naciste y recién llega ahora”.

A veces, el humor y lo alucinante vienen en un solo paquete, como en la descripción de Kaltenegger del sistema solar zumbando alrededor del centro de la galaxia. “Si alguna vez te sientes estancado”, escribe, “recuerda: cosmológicamente hablando, no lo estás. Estás acelerando a través del cosmos. Y tú eres parte de ello”.

En ese cosmos, los científicos han encontrado más de 5000 planetas distantes en los últimos treinta años, una ola de descubrimientos que Kaltenegger registra con descripciones tan ricas como sus creaciones imaginadas. Por ejemplo, el planeta CoRoT-7 b, descubierto en 2009, es tan caliente que derrite sus propias rocas. Estas rocas licuadas se evaporan y luego vuelven a caer al suelo maldito en forma de lluvia de lava.

Kaltenegger experimentó con un planeta de lava similar en su laboratorio para comprender nuevamente cómo un telescopio podría ver un lugar así: su equipo escogió veinte variedades diferentes de rocas que podrían encontrarse en los planetas y luego las mezcló en forma de polvo para obtener las composiciones para el tipo de planeta que querían crear. Cuando se colocan sobre una tira de metal calentada, se convierten en lava a pequeña escala, una especie de planeta de lava lineal. “Los mundos que creamos son tan pequeños que caben fácilmente en la palma de mi mano”, escribe Kaltenegger. Luego, ella y sus colegas intentan descubrir cómo se vería esa lava a gran escala con un telescopio, para poder comparar esa firma con las vistas que realmente ven.

Más en New York Diario:  En los pasajes sonoros

Sin embargo, los lectores pueden sorprenderse al descubrir que gran parte de Alien Earths se centra en esta Tierra y sus vecinos cercanos en el sistema solar. “Cuando buscamos vida en el cosmos, la Tierra es nuestra única llave para descubrir los secretos de lo que se necesita para comenzar”, explica Kaltenegger. Y por eso, los científicos de exoplanetas pasan gran parte de su tiempo mirando más cerca de casa: la vida que florece en sus propias placas de Petri, la evolución de continentes familiares, el registro de impactos de meteoritos o las formas en que la atmósfera se ha transformado con el tiempo.

Por el contrario, estudiar otros planetas podría revelar más sobre la Tierra y cómo llegó a sustentar la vida. Otros planetas también podrían servir como advertencia: “La exploración del espacio nos permite reunir conocimientos para salvarnos de los asteroides, de la contaminación y del uso de los recursos limitados de la Tierra”, escribe Kaltenegger.

Pero, en su opinión, la mejor manera para que los humanos se salven a largo plazo no es necesariamente defenderse de los problemas planetarios. Es para salir de aquí. Todos los planetas, extraterrestres o no, contaminados o no, algún día se volverán inhabitables: las estrellas que orbitan se apagarán “en un ardiente resplandor de gloria”, eliminando la vida, o poco a poco se irán oscureciendo y sus mundos se irán enfriando poco a poco. Aunque esto no le sucederá a la Tierra hasta dentro de miles de millones de años, si tú no prefieres ninguna de las dos cosas, Kaltenegger tiene una sugerencia: “Convirtámonos en vagabundos de este asombroso universo”, escribe. “No tiene por qué terminar en fuego o hielo”.

Undark. Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Los textiles de Andy Warhol

por Mark Parker Las telas estampadas creadas por Andy Warhol durante las décadas de 1950...

La ruta del cambio climático

por Courtney Cecale En la década de 1980 el glaciar Pastoruri, en Perú, era uno...

García Márquez, la memoria y la demencia

por Joanne Silberner En marzo, los hijos de Gabriel García Márquez, el escritor colombiano ganador...

Sigue leyendo

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...