HomeCULTURASGASTRONOMÍA¿A quién no le gusta el chocolate?

¿A quién no le gusta el chocolate?

Publicado el

por Judy Anne Swift

¿A quién no le gusta el chocolate? Si bien hay quienes afirman preferir los salados (según mi experiencia, estas extrañas personas sugieren las papas fritas como equivalente), el chocolate tiene un lugar especial en los corazones de muchas personas, y la Pascua les brinda la oportunidad perfecta para consumir grandes cantidades del mismo.

La historia de cómo una festividad cristiana que celebra la resurrección de Jesús se unió con una mezcla de cacao, grasa y azúcar es interesante y demuestra cómo la comida puede llegar a significar mucho más que su contenido nutricional e incluso su experiencia sensorial.

Hay muchas teorías y poca cantidad de evidencia concluyente, pero existe un consenso de que los huevos y los conejos son símbolos antiguos de nueva vida y se usaban en tiempos precristianos alrededor del equinoccio de primavera. Eventualmente se fusionaron con la práctica religiosa cristiana y ahora se toman muy en serio.

Los primeros huevos de Pascua de chocolate aparecieron en Europa en el siglo XIX. Eran costosos y hacerlos llevaba mucho trabajo. No fue hasta que las técnicas de fabricación avanzaron lo suficiente que estuvieron ampliamente disponibles. En 1893, Cadbury vendía diecinueve huevos de chocolate diferentes.

Pero el chocolate, por supuesto, tiene una historia mucho más profunda. Descrito en los antiguos textos mayas como “un regalo de los dioses”, el cacao se asoció durante mucho tiempo con propiedades medicinales. Es uno de los alimentos más anhelados, particularmente entre las mujeres, y se asocia con la promoción de sentimientos positivos.

Históricamente, también cumplió importantes funciones sociales. En la década de 1800, por ejemplo, el movimiento Temperance promovió las bebidas de cacao como una alternativa al alcohol. De hecho, muchas marcas conocidas (Cadbury, Rowntree, Frys) fueron fundadas por cuáqueros con un enfoque en la reforma social.

Aguafiestas

Sin embargo, a pesar de toda esta historia, el chocolate ahora es sinónimo de un estilo de vida poco saludable, comida chatarra y obesidad. Por ejemplo, la renovada Guía Eatwell de Public Health England (anteriormente Eatwell Plate) ya no permite que el chocolate sea parte de un “plato” de comida saludable. En cambio, está relegado al rincón de penitencia donde languidece junto a papas fritas (mala suerte, amantes de lo salado), bizcochos y salsa de tomate.

Más en New York Diario:  ¿El azúcar es adictiva?
Junior Reis

El chocolate, entonces, es desobediente pero agradable, por lo que los consumidores a veces se sienten culpables por disfrutarlo. Y aunque no existe un acuerdo científico de que el chocolate pueda definirse como adictivo, las personas pueden experimentar lo que se considera antojos incontrolables.

Sin embargo, considerando la importancia psicológica y social del chocolate, no es realista ni deseable satanizarlo y tratar de eliminarlo de la dieta (incluso la Guía Eatwell admite que el chocolate cae en la categoría “Comer con menos frecuencia y en pequeñas cantidades”). Pero, ¿cómo podemos construir una relación más positiva con este alimento?

Come chocolate conscientemente

Muy bajito, vamos a murmurar “consciencia”. La popularidad de un enfoque consciente alcanzó su punto máximo hace un tiempo, pero tiene principios básicos que son útiles.

La atención plena se puede definir como una atención abierta y sin prejuicios a las experiencias del momento presente, incluido el comportamiento, las sensaciones corporales, los pensamientos y los sentimientos. Cuando no se juzga, te respetas tanto a ti mismo como a la comida. Respetar la comida significa que necesitas tomarte un tiempo para apreciar su sabor. Esto te permite estar atento a los sentimientos de placer y saciedad. Simplemente disfrutar del chocolate por lo que es, ni más ni menos.

Un experimento reciente, respaldado por la Asociación Nacional de Confiteros, demostró que comer chocolate de manera consciente mejoró el estado de ánimo de los participantes. Evidencia difícilmente concluyente, pero tal vez un enfoque consciente puede ayudarnos a obtener la máxima cantidad de placer de la experiencia y alejarnos de una visión demasiado simplista de la comida como buena o mala.

Más en New York Diario:  Pandillas de Nueva York en el torbellino de la escritura

Como seres humanos, necesitamos una variedad de alimentos, y no solo como combustible para mantener el funcionamiento de nuestros cuerpos. Consumir por placer y celebración, por ejemplo, es normal y necesario. Lo que nos impulsa a hacer algunas preguntas de búsqueda a los funcionarios de salud pública y los científicos de la nutrición: al desarrollar una guía dietética, ¿en qué medida tienen en cuenta las necesidades psicológicas y sociales?

Esta Semana Santa, si eliges un huevo de chocolate, ya sea por su simbolismo religioso y cultural, o porque es muy lindo, comprométete a comértelo sin culpa.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...