HomeENTORNOAMBIENTEEl cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

Publicado el

por Zoya Teirstein

A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba a las instituciones políticas de todo el mundo como una plaga malévola, un epidemiólogo australiano llamado Anthony McMichael asumió una pregunta científica peculiar y morbosa: ¿Cuántas personas estaban muriendo a causa del cambio climático? El equipo de investigación de McMichael contó cuántas vidas se habían perdido a causa de enfermedades diarreicas, desnutrición, malaria, enfermedades cardiovasculares (un indicador de las enfermedades relacionadas con el calor) e inundaciones, en todo el mundo, en el año 2000. Luego, los investigadores utilizaron modelos informáticos para analizar el porcentaje de esas muertes que fueron atribuibles al cambio climático. Estimaron que el cambio climático fue responsable de la pérdida de 166.000 vidas ese año.

El mundo cambió mucho desde entonces. El negacionismo climático ya no es la política climática de facto del mundo, en gran parte porque los impactos del aumento de las temperaturas se volvieron imposibles de ignorar. El campo de la investigación climática ha crecido rápidamente, y la ciencia detrás de cómo el cambio climático afecta todo, desde especies ultra raras de ranas hasta la velocidad de las pelotas de béisbol y la intensidad de las olas de calor, sequías, inundaciones y huracanes, se volvió asombrosamente precisa. Pero la investigación que evalúa cuántas personas están muriendo actualmente a causa de la crisis climática ha permanecido notoriamente estancada. Si bien un pequeño puñado de estudios intentó cuantificar el efecto del cambio climático sobre la mortalidad en las próximas décadas, el estándar McMichael, una ambiciosa reliquia de principios de la década de 2000, sigue siendo la única estimación de este tipo.

A fines de enero de 2024, un investigador del clima y la salud publicó un comentario en la revista Nature Medicine que lleva el estándar McMichael a su conclusión lógica. Para finales de este año, Colin Carlson, biólogo del cambio global y profesor asistente en la Universidad de Georgetown, escribió en el comentario proporcionado exclusivamente a Grist, el cambio climático habrá matado a aproximadamente 4 millones de personas en todo el mundo desde el cambio de siglo. Eso es más que la población de Los Ángeles o Berlín, “más que cualquier otra emergencia de salud pública no relacionada con el Covid que haya declarado la Organización Mundial de la Salud”, dijo Carlson, quien también dirige un instituto centrado en predecir y prevenir pandemias.

Más en New York Diario:  La vivienda pública neoyorquina se está hundiendo (literalmente)
Foto: Misbahul Aulia

Y cuatro millones de vidas perdidas debido al cambio climático, una cifra asombrosamente alta, sigue siendo una subestimación. El estándar McMichael no incluye las muertes relacionadas con los aumentos provocados por el clima de muchas enfermedades no relacionadas con la malaria transmitidas por mosquitos, como el dengue y el virus del Nilo Occidental. No incorpora las muertes causadas por bacterias mortales, esporas de hongos, garrapatas y otras enfermedades o portadores de enfermedades que cambian en alcance y amplitud a medida que el planeta se calienta. No examina los impactos de los incendios forestales y el humo de los incendios forestales en la longevidad. No analiza las consecuencias para la salud mental del calor extremo y el clima extremo y el aumento relacionado de suicidios que se han documentado en los últimos años. “En el momento en que lo hacíamos, ya sabíamos que era conservador”, dijo Diarmid Campbell-Lendrum, coautor del estudio de McMichael de 2003 y ahora jefe de la unidad de salud y cambio climático de la Organización Mundial de la Salud.

La lista de posibles impactos que sería necesario evaluar para obtener una imagen completa del número de muertes causadas por el clima es larga y, hasta el momento, ningún investigador se ha esforzado en hacer una contabilidad completa. “El cambio climático está matando a mucha gente, nadie lo está contando y nadie está avanzando en la dirección de contarlo”, dijo Carlson. “Si fuera algo más que cambio climático, lo trataríamos en términos muy diferentes”.

Wael Al-Delaimy, epidemiólogo multidisciplinario de la Universidad de California en San Diego, coincidió en que 4 millones de muertes desde 2000 es “definitivamente una subestimación”. La falta significativa de datos sobre mortalidad en los países de ingresos bajos y medios es uno de los mayores obstáculos que impiden una actualización adecuada del estándar McMichael. “El principal desafío es que la mortalidad no está bien documentada ni medida en todo el mundo, y los países de ingresos bajos y medios son los que más sufren porque no están preparados, y no hay estudios epidemiológicos reales que intenten vincularla con el cambio climático”, dijo Al-Delaimy.

En primer lugar, la escasez de datos epidemiológicos limita los métodos que utilizan los investigadores para calcular la mortalidad relacionada con el clima.

Más en New York Diario:  Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

Los investigadores que quieren analizar cuántas muertes de un desastre en particular se deben al cambio climático suelen emplear un método llamado ciencia de la atribución. Para comprender el efecto que tiene el cambio climático sobre la mortalidad, los científicos utilizarán métodos estadísticos y modelos informáticos para determinar cómo el cambio climático ha influido en los impulsores de un evento discreto, como una ola de calor. Luego, cuantificarán la proporción de muertes relacionadas con el calor que pueden atribuirse a factores relacionados con el cambio climático, utilizando datos de mortalidad observados. Como señaló Al-Delaimy, los datos sobre mortalidad no siempre están disponibles. La ciencia de la atribución, en el contexto de la mortalidad relacionada con el clima, es una herramienta útil, especializada y, en opinión de expertos como Carlson, limitada por datos irregulares.

Foto: Kian Zhang

McMichael no se basó en la ciencia de la atribución para llegar a sus conclusiones, en parte porque la técnica aún estaba en su infancia cuando él realizaba su trabajo sobre mortalidad. En cambio, utilizó modelos climáticos existentes para aproximarse a cómo el cambio climático estaba afectando enfermedades específicas a escala global. Su equipo de investigación descubrió cómo las enfermedades diarreicas, la desnutrición y otros factores que eligieron incluir estaban influenciados por el calentamiento (por ejemplo, estimaron un aumento del 5 por ciento en los casos de diarrea por cada grado Celsius de cambio en la temperatura) y luego basaron sus cálculos sobre esos hallazgos. “Para ser honesto, nadie había sido tan arrogante como para hacer esa pregunta antes: ¿cuál es la carga total de enfermedades derivadas del cambio climático? Porque obviamente es una pregunta muy grande y difícil”, dijo Campbell-Lendrum.

Carlson cree que el camino a seguir se basa en este trabajo. El éxito depende de los modelos informáticos predictivos, afirmó: investigaciones que pueden simular la propagación de enfermedades y las condiciones climáticas y hacer predicciones sobre cómo estos patrones pueden cambiar en el futuro. Los modelos predictivos no requieren que los investigadores rastreen los datos de mortalidad contando a cada persona que murió en un evento climático extremo en particular. La respuesta a la pregunta de cuántas personas han muerto a causa del cambio climático, dijo Carlson, se puede responder desarrollando un protocolo basado en modelos predictivos sobre cómo los investigadores miden las muertes relacionadas con el cambio climático. Su objetivo es reunir este año a los principales expertos en clima y salud del mundo para construir exactamente ese sistema. Hacer que los investigadores “sigan la misma receta”, dijo, podría en última instancia producir una estimación actualizada y más precisa de la mortalidad climática.

Más en New York Diario:  Viejas represas y cambio climático

Desarrollar algo parecido a un protocolo universal de mortalidad climática no será sencillo, pero podría lograr lo que McMichael se propuso hacer en la década de 2000: brindar al público una comprensión aproximada del número total de muertes climáticas, no dentro de cincuenta años en el futuro, sino como está sucediendo ahora mismo. “Si no sabes cuán grande es el desafío, puedes justificar no invertir en él”, dijo Kristie L. Ebi, investigadora sobre clima y salud de la Universidad de Washington. Los datos sobre mortalidad impulsan las políticas, y se necesitan más políticas para proteger al público de lo que está por venir y de lo que ya está aquí.

En el verano de 2022 (un verano más fresco que el de 2023, que va camino de ser eclipsado por el verano de 2024), el calor extremo en Europa causó más de 60.000 muertes entre finales de mayo y principios de septiembre. Desde principios de 2023, nubes de mosquitos, provocadas por inundaciones inusuales y una temporada de monzones cada vez más intensa, han propagado el dengue en enormes zonas del mundo, infectando a casi 5 millones de personas y provocando más de 5000 muertes. Los fenómenos meteorológicos extremos del año pasado mataron a 492 personas en Estados Unidos, uno de los países mejor equipados para hacer frente a las consecuencias del clima extremo.

Una tendencia mortal está en marcha. Como lo expresó McMichael en una carta abierta publicada pocas semanas antes de su muerte en 2014: “Nuestra mala gestión del clima y el medio ambiente del mundo está debilitando los cimientos de la salud y la longevidad”. Y, sin embargo, una proporción muy pequeña de los 4 millones de muertes causadas hasta ahora por el cambio climático, escribió Carlson en su comentario, “habrá sido reconocida por las familias de las víctimas, o por los gobiernos nacionales, como consecuencia del cambio climático”. ¿Qué pasaría si la gente supiera el verdadero alcance del riesgo en cuestión? Carlson pretende descubrirlo.

Fuente: Grist/ Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...