InicioCONTEXTOSOCIOLOGÍALa historia de los New York Rens

La historia de los New York Rens

Publicado el

por Jared Bahir Browsh

Por primera vez en veinte años, la NBA comenzó su temporada sin franquicias de propiedad negra.

De hecho, sólo hubo un equipo de propiedad mayoritaria de negros en la historia de la liga.

A finales de 2002, la NBA otorgó un equipo de expansión, los Charlotte Bobcats, al cofundador de Black Entertainment Television, Bob Johnson. Cuatro años después, la ex estrella de la NBA Michael Jordan compró una participación minoritaria en la franquicia y, en 2010, compró la participación de Johnson. Sin embargo, Jordan vendió su participación mayoritaria en la franquicia en julio de 2023.

Esta falta de diversidad en la propiedad de equipos de baloncesto es especialmente decepcionante si se considera la rica historia de la propiedad negra en los deportes, que comenzó cuando las principales ligas de Estados Unidos todavía estaban segregadas.

Hace un siglo, una de las principales franquicias profesionales anteriores a la NBA comenzó a jugar en Harlem gracias a los esfuerzos de un empresario negro llamado Bob Douglas.

Un desafío al dominio de los deportes blancos

Mis alumnos a menudo se sorprenden de que la historia de los deportes de equipos profesionales en los Estados Unidos vaya mucho más allá de la NBA, la NHL, la NFL y la MLB. Pero el enfoque de los medios en las cuatro grandes ligas puede hacer que los fanáticos pasen por alto los increíbles logros y el liderazgo de muchos pioneros del deporte, incluidos aquellos de grupos marginados cuya participación en las ligas principales fue limitada o prohibida.

Los primeros cincuenta años del baloncesto profesional fueron una amalgama de ligas regionales y equipos arrasadores. Al igual que ocurrió con el béisbol y el fútbol americano, los equipos de baloncesto de esta época estaban segregados. Pero los equipos blancos y negros se enfrentaban entre sí en exhibiciones mientras recorrían el país.

En el aspecto empresarial, muchos empresarios blancos se estaban beneficiando –si no explotando– de este grupo de talentos negros, organizando torneos y competiciones y tomando una parte desproporcionada de las ganancias. Pero los empresarios negros vieron una oportunidad de apoyar a las comunidades negras a través del deporte evitando que el talento (y el dinero) llenaran exclusivamente los bolsillos de los propietarios blancos.

Más en New York Diario:  Los nuevos ricos de Nueva York no quieren que sus hijos sean unos holgazanes idiotas

Douglas ayudó a fundar el Spartan Field Club en 1908 para apoyar su interés y el de otros neoyorquinos negros en practicar deportes. Estos clubes proporcionaron instalaciones y organizaron equipos de aficionados en varios deportes, siendo el cricket y el baloncesto algunos de los más populares.

Douglas se había enamorado del baloncesto después de jugar por primera vez en 1905, sólo unos años después de haber emigrado a Nueva York desde St. Kitts. A pesar de sufrir discriminación como hombre negro e inmigrante, fundó y jugó para un equipo de baloncesto amateur para adultos dentro del club llamado Spartan Braves. Pasó a dirigir el club en 1918.

Douglas estaba buscando un hogar permanente para su equipo y se ofreció a cambiar el nombre de los Spartan Braves a Harlem Renaissance a cambio del uso del Renaissance Ballroom & Casino, propiedad de negros, en la Séptima Avenida entre las calles 137 y 138. El equipo jugó su primer partido como Renaissance el 3 de noviembre de 1923, y Douglas firmó a sus jugadores con contratos de temporada completa.

Dos años más tarde, los “Rens”, como se les llamó, fueron declarados Campeones Mundiales de Baloncesto de Color. El equipo se estableció como una potencia nacional y compitió en algunos de los primeros partidos de baloncesto profesional entre equipos blancos y negros. En 1925, los Rens vencieron a los Original Celtics, un equipo blanco del West Side de Manhattan que muchos consideraban el mejor equipo del país.

Al año siguiente, se fundó otro equipo exclusivamente negro que reclamó a Harlem como su hogar. Sin embargo, a diferencia de los Rens, los Harlem Globetrotters no tenían conexión con el barrio de la ciudad de Nueva York. Tenían su sede en Illinois y un propietario blanco, Abe Saperstein, que buscaba sacar provecho de la conexión entre los afroamericanos y el lugar que servía como epicentro de la cultura negra.

Un tramo de dominio

Durante la temporada 1932-33, los Rens ganaron 120 de los 128 partidos que disputaron, 88 de ellos seguidos. Seis de las derrotas llegaron a manos de los Original Celtics, aunque los Rens terminaron ganando la serie de la temporada, venciendo a sus rivales exclusivamente blancos ocho veces.

Más en New York Diario:  Si todos los políticos mienten, ¿por qué las mentiras de George Santos nos molestan tanto?

La influencia del baloncesto en la cultura negra siguió creciendo durante el período de entreguerras. Durante los conciertos de Duke Ellington, estrellas del baloncesto como Fats Jenkins entretenían a la multitud entre presentaciones, facilitando la profunda conexión cultural entre el baloncesto y la música negra que continúa hoy.

A finales de la década de 1930, los Rens y los Globetrotters no sólo buscaban demostrar su valía como los mejores equipos negros, sino también establecerse como los mejores equipos de baloncesto del país.

En 1936, los New York Rens jugaron una serie de dos juegos contra los formidables Oshkosh All-Stars, que jugaban en Wisconsin. La popularidad de los juegos llevó a Douglas y al fundador de Oshkosh, Lon Darling, a acordar una serie más larga, con los Rens ganando tres de los cinco juegos.

Douglas acordó extender la competencia otros dos juegos para crear una “serie mundial”. Oshkosh terminó ganándolos a ambos para llevarse la serie. Las victorias llevaron a Darling y los All-Stars a unirse a lo que se convertiría en la Liga Nacional de Baloncesto, predecesora de la NBA. La NBL contrató a su primer jugador negro en 1942, cinco años antes de que Jackie Robinson hiciera su debut en la MLB.

A medida que la NBL creció en popularidad, se creó el Torneo Mundial de Baloncesto Profesional. En los diez años que se jugó el torneo, los equipos de la NBL ganaron todos los campeonatos menos tres, y los equipos exclusivamente negros se adjudicaron los otros tres. Pero sólo uno de esos equipos, los Rens, tenía un propietario negro.

Guerra, competencia e integración

Los Rens lucharon por mantener su dominio después de que los recién creados Washington Bears, otro equipo exclusivamente negro, robaran furtivamente a varios jugadores de Ren en 1941. Los Bears fueron fundados por el legendario locutor negro Hal Jackson y respaldados por el propietario del teatro Abe Lichtman, quien atrajo a los jugadores con salarios más altos y un horario más liviano.

Después de la guerra, varias franquicias de la NBL tuvieron problemas, incluidos los Detroit Vagabond Kings, que abandonaron la liga en diciembre de 1948. Dado que la liga necesitaba un reemplazo, los Rens se mudaron a Dayton, Ohio, y terminaron la temporada con la NBL, convirtiéndose en el primer equipo propiedad de negros en una liga principalmente blanca.

Más en New York Diario:  Cristóbal Colón opacó la herencia italiana

La NBL cerró después de la temporada y varios equipos se unieron a la recién formada NBA, dejando atrás a los Rens. La NBA estuvo segregada durante su primera temporada después de que se completó la fusión. Pero en 1950, varios jugadores negros, incluido el exjugador del Rens, Nat “Sweetwater” Clifton, se integraron a la liga.

A medida que los deportes profesionales crecieron y continuaron integrándose a lo largo del siglo XX, los equipos exclusivamente negros perdieron gran parte de sus mejores talentos en favor de equipos de propiedad blanca. A pesar de las cuotas que limitaban el número de jugadores negros en equipos de propiedad blanca, la pérdida de los mejores talentos provocó el fin de equipos como los Rens.

La comunidad única y las experiencias de los fanáticos fomentadas por estas franquicias exclusivamente negras se perdieron para siempre.

El legado de los Rens

En 1963, el equipo Rens de 1932-33 fue consagrado en el Salón de la Fama del Baloncesto. Varios jugadores individuales, junto con Douglas, ingresarían al Salón en años posteriores.

Hoy en día no hay propietarios mayoritarios de raza negra en ninguna de las cuatro principales ligas profesionales de América del Norte. Hay un puñado de estadounidenses negros que son propietarios minoritarios de equipos (las ex estrellas de la NBA Dwyane Wade y Grant Hill tienen participaciones minoritarias en los Utah Jazz y Atlanta Hawks, respectivamente), pero no está claro cuánta influencia ejercen.

Es una situación especialmente desalentadora para la NBA. En una liga en la que más del 70% son negros, la escasez de propietarios y ejecutivos negros puede provocar una desconexión entre los jugadores y las personas que dirigen la liga.

En los últimos años, los jugadores se han enfrentado con los propietarios por códigos de vestimenta, disciplina y protestas políticas.

A medida que los ingresos de la liga continúan aumentando y la NBA sirve como ejemplo de prácticas de contratación inclusivas, la falta de propiedad negra es más difícil de ignorar cien años después de que los Rens pisaran la cancha por primera vez.

Fuente: The Conversation/ Traduccion: Francis Provenzano

Últimos artículos

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

por Zoya Teirstein A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba...

Hacia una medicina más igualitaria

por Manuel Corpas La warfarina es un potente anticoagulante y uno de los principales medicamentos...

¿Qué es una ciudad santuario y qué significa para Nueva York?

por Gwynne Hogan y Rachel Holliday Smith La pelea de enero entre agentes de la...

Urbanismo de inteligencia artificial

por Federico Cugurullo Estás caminando de regreso a casa. De repente, el terreno parece abrirse...

Un filisteo musical

por P. Kerim Friedman ¿Es la música una mercancía? Los álbumes fueron diseñados para serlo....

Animales salvajes en Nueva York: ¿qué debes hacer?

por Katie Honan Hay más de 8 millones de seres humanos en esta ciudad, pero...

Historia de la Ñ

por Esther Nieto Moreno de Diezmas La letra eñe es emblema del español, lengua materna...

Casas pequeñas: de revolución minimalista a estética de Instagram

por Eve Andrews En 1997, Jay Shafer construyó su primera casa pequeña: una capilla rural...

¿Por qué escribimos México pero decimos Méjico?

por Rocío Cruz Ortiz Tanto en el caso de la palabra México como en el...

Por qué odiamos a Emma Stone

por Eve Andrews En las primeras escenas que pasamos con Whitney Siegel, el personaje de...

El pánico moral por la desinformación

por Joanna Thompson En 2020, mientras la pandemia de Covid-19 arrasaba todo el mundo, la...

Algunos estudios sobre la felicidad

por Amber Dance Todos queremos ser felices. Durante décadas, los psicólogos han intentado averiguar cómo...

Haciendo terapia con robots

por Eve Herold Los científicos están trabajando arduamente para crear robots, ya sean corpóreos o...

¿Quién debe limpiar las aceras cubiertas de nieve en Nueva York?

por Rachel Holliday Smith Nevó en la ciudad de Nueva York y estás tratando de...

No son las zapatillas, son los atletas

por Hannah Borenstein EL 24 de septiembre de 2023, la corredora etíope Tigst Assefa ganó...

Sigue leyendo

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

por Zoya Teirstein A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba...

Hacia una medicina más igualitaria

por Manuel Corpas La warfarina es un potente anticoagulante y uno de los principales medicamentos...

¿Qué es una ciudad santuario y qué significa para Nueva York?

por Gwynne Hogan y Rachel Holliday Smith La pelea de enero entre agentes de la...