HomeCONTEXTOSALUDDesamparo en Nueva York

Desamparo en Nueva York

Publicado el

por Jake Pearson

En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han sido confiadas a los Servicios de Tutela de Nueva York (NYGS, por las siglas de New York Guardianship Services), una de aproximadamente una docena de compañías de las que dependen los tribunales para cuidar a “quienes no tienen amigos”, aquellos que no tienen familiares ni amigos que los ayuden.

Se supone que la ley de tutela del estado impide que estos tutores abusen, descuiden y defrauden a quienes están bajo su cuidado. Pero, como informó ProPublica, la medida no logra salvaguardar a quienes más necesitan protección.

El reportaje contó la historia de Judith Zbiegniewicz, que sufre de depresión y ansiedad y pasó una década bajo el cuidado del NYGS. La empresa la instaló en un ruinoso apartamento de Queens donde vivía entre ratas y chinches, a veces sin calefacción ni electricidad. Se quejaba periódicamente a la empresa, pero decía que ésta hacía poco para solucionar los problemas. En cambio, NYGS dijo repetidamente a los examinadores designados por el tribunal que su vivienda era adecuada, una afirmación que estas autoridades nunca cuestionaron.

ProPublica identificó ahora más de una docena de casos como el de Zbiegniewicz en los que NYGS (y los funcionarios judiciales encargados de supervisar los casos) no cumplieron con las necesidades de quienes estaban confiados a su cuidado.

Las historias ofrecen un retrato crudo del sobrecargado sistema de tutela de Nueva York, que según los expertos se esfuerza por atender a más de 28.600 personas en todo el estado, el 60% de las cuales vive en la ciudad de Nueva York. En los cinco condados, sólo hay 157 examinadores para monitorear cómo los tutores cuidan de las tutelas. Y poco más de una docena de jueces revisan su trabajo. Rangos tan reducidos pueden hacer que la supervisión pierda casi sentido, y las evaluaciones anuales a menudo tardan años en completarse.

Los ejecutivos de NYGS, Sam y David Blau, declinaron de ser entrevistados para este artículo y no respondieron preguntas escritas sobre los casos identificados por ProPublica o las prácticas comerciales más amplias de la compañía. Sam Blau, director financiero de la empresa, dijo en un comunicado que, como fiduciario, se le prohibía responder preguntas “sobre cualquier cliente específico”. Sin embargo, señaló, “somos responsables ante el Tribunal y nuestras cuentas e informes anuales son revisados minuciosamente por examinadores designados por el Tribunal y cualquier problema será abordado”.

En su declaración, Blau calificó los informes de ProPublica como “equivocados, sin un contexto completo y adecuado, llenos de omisiones e información poco precisa”. Pero cuando se le pidió que especificara sus preocupaciones, no respondió.

Más en New York Diario:  La conquista publicitaria

Estas historias de los barrios del NYGS representan la variedad de daños que pueden sufrir los neoyorquinos cuyas necesidades son grandes pero sus cuentas bancarias son pequeñas.

Foto: Jorge López.

Renea Richardson quedó bajo la tutela del NYGS en marzo de 2018, dos años después de sufrir dos derrames cerebrales y someterse a una cirugía para aliviar la hinchazón en su cerebro. La crisis de salud dejó a la ex trabajadora de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey con daño cerebral y problemas para caminar.

Pero el tiempo que pasó en centros de rehabilitación no la ayudó a recuperarse, y su ahijada, Erin Samples, dijo que NYGS no respondía a sus muchas llamadas. Entonces, en el otoño de 2021, Samples llevó sus inquietudes directamente al juez que supervisa la tutela. Estaba particularmente preocupada por las condiciones en el asilo de ancianos de Brooklyn donde el NYGS había internado a Richardson.

Richardson “no recibía cambios de pañales con regularidad, no estaba vestida adecuadamente cuando la visité y no recibía servicios de fisioterapia”, escribió Samples. “En pocas palabras, muchas personas, incluido el tutor de la Sra. Richardson, dejaron de lado la cuestión de su atención”.

El juez despidió a NYGS cuatro meses después, reemplazándolo con Integral Guardianship Services, una firma de tutores sin fines de lucro donde Blau también había trabajado. Richardson y su familia, sin embargo, no sabían que el grupo tenía sus propios problemas. Durante el mandato de Blau, el fiscal general del estado había investigado a Integral y finalmente la acusó en 2015 de prestar indebidamente a sus ejecutivos cientos de miles de dólares mientras los tutelados permanecían innecesariamente en hogares de ancianos. Blau no fue nombrado en la investigación y los ejecutivos de Integral pagaron los préstamos y prometieron reformas generalizadas.

Pero Samples dijo que el grupo fue tan insensible como NYGS cuando ella se quejó de la atención de Richardson, según los correos electrónicos que proporcionó a ProPublica.

Samples ahora planea convertirse ella misma en la tutora de Richardson.

“Nunca pensé que sería así”, dijo Richardson en una entrevista el verano pasado desde su cama de hospital en el asilo de ancianos Bedford Stuyvesant. Cuando se le preguntó qué hace todo el día, dijo: “Me acuesto en esta cama, engordo y veo televisión”.

Integral cerró la primavera pasada y los tribunales reasignaron sus tutelas a otros tutores. En un comunicado, John Ousley, ex director ejecutivo de Integral, reconoció los retrasos en el caso de Richardson y dijo que más de la mitad de los casos de la firma fueron pro bono y que, debido a recursos limitados y necesidades abrumadoras, su personal tuvo que “priorizar las solicitudes más urgentes en un momento dado”. Si bien reconoció las frustraciones de Richardson y Samples, dijo que esperaba que entendieran que “estábamos haciendo lo mejor que podíamos en circunstancias muy difíciles”.

Más en New York Diario:  Hacia una medicina más igualitaria
Foto: Cristina Gottardi.

Otro pupilo del NYGS, Sigifredo Morante, parece haberse escapado por completo.

El excontador y su esposa, cuyos recuerdos se estaban desvaneciendo, fueron nombrados tutores en la primavera de 2017. La pareja vivía en un asilo de ancianos en Queens, aunque querían regresar a su Colombia natal, donde tenían familia y propiedades. Al final resultó que le habían dado un poder a un sobrino, Francisco Arango, y él había solicitado al tribunal que los enviara de regreso a su país de origen ese otoño. Un juez de Queens permitió que los ciudadanos con doble nacionalidad regresaran bajo el cuidado de Arango.

En una audiencia de octubre de 2017, el juez ordenó a NYGS renunciar por completo a la tutela después de que la pareja se mudó y reembolsar a Arango los honorarios asociados con la mudanza, que se completó antes de finales de ese año. Eso nunca ocurrió.

Por razones que no están claras, NYGS permaneció como tutor de Morante, al menos en papeles, y recibió 450 dólares en compensación de su cheque del Seguro Social cada mes. En los informes anuales, la tutela reveló que Morante se había mudado a Colombia pero no dio ninguna explicación sobre sus honorarios. Las revisiones de esos informes, según muestran los registros judiciales, se retrasaron en parte debido a la propia morosidad del NYGS al responder al examinador. Los cierres de los juzgados durante la era de la pandemia prolongaron aún más su examen. Cuando el examinador tuvo suficiente información para señalar la aparente ausencia de la tutela, Morante llevaba más de dos años muerto.

Arango no tenía idea de que la compañía había seguido recibiendo una compensación incluso después de que Morante muriera en marzo de 2021, poco antes de cumplir 83 años. Desde entonces, contrató a un abogado en Colombia, pero no está claro si Arango podrá recuperar los miles de dólares que el NYGS tomó mientras Morante vivía (y moría) en el extranjero.

Después de que el abogado de Arango notificara a NYGS sobre la muerte de Morante el verano pasado, David Blau, director de operaciones de NYGS, le dijo que la compañía podría “concluir este asunto, creo, de manera bastante simple” una vez que Arango proporcionara un certificado de defunción, según muestra un correo electrónico. Arango lo hizo, pero Blau no respondió a las consultas posteriores de su abogado, según los correos electrónicos que el abogado de Arango proporcionó a ProPublica.

Más en New York Diario:  Apartheid alimentario

Arango dijo que las autoridades deberían investigar cómo NYGS pudo mantener la tutela y recibir una parte de los beneficios gubernamentales de Morante, incluso cuando Arango gastó miles de sus propios dólares cuidándolo. “En mi opinión, hicieron lo que pudieron para quitarles dinero” a las personas mayores vulnerables, dijo sobre NYGS.

Foto: Nicholas Santoianni.

Incluso en los casos en los que la empresa conocía las terribles condiciones, actuó con lentitud, dijeron exempleados.

Ese fue el caso de William Bell, que tenía unos 80 años y estaba bajo el cuidado de su hijastra cuando la ciudad buscó una tutela para él en 2017, para ayudar a detener un desalojo de su apartamento. Viudo y tremendamente independiente, se negó durante años a mudarse a un asilo de ancianos, incluso cuando su salud se deterioraba y sus necesidades excedían lo que su hijastra podía satisfacer.

En febrero de 2019, un juez de Brooklyn aceptó la moción del NYGS para trasladar permanentemente a Bell a un centro de rehabilitación, donde finalmente le diagnosticaron demencia.

En junio pasado, Bell, que entonces tenía 90 años, fue trasladado de urgencia al Hospital Metodista NewYork-Presbyterian Brooklyn, donde los registros del hospital muestran que presentaba “respiración agónica”: jadeos o gemidos que emite una persona al borde de la muerte. Los médicos dijeron a la tutela que no podían salvarlo y recomendaron poner fin al soporte vital, según una persona familiarizada con el caso de Bell que habló bajo condición de anonimato para discutir sus registros médicos.

Pero al NYGS le tomó casi un mes solicitar una evaluación ética formal del hospital para facilitar ese proceso, dijo esa persona. El informe, completado justo después del feriado del 4 de julio, argumentaba sin ambigüedades que se debería retirar la atención médica a Bell ya que había perdido su “estado mental” y no se le podía desconectar del ventilador. “El pronóstico es extremadamente grave y no hay esperanzas de recuperación”, decía.

Bell murió al día siguiente, el 7 de julio, antes de que se pudiera tomar alguna medida.

Fuente: ProPublica/ Traducción: Tara Valencia

Últimos artículos

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Los textiles de Andy Warhol

por Mark Parker Las telas estampadas creadas por Andy Warhol durante las décadas de 1950...

La ruta del cambio climático

por Courtney Cecale En la década de 1980 el glaciar Pastoruri, en Perú, era uno...

García Márquez, la memoria y la demencia

por Joanne Silberner En marzo, los hijos de Gabriel García Márquez, el escritor colombiano ganador...

Sigue leyendo

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...