HomeCONTEXTOEDUCACIÓNPedagogía del hip-hop

Pedagogía del hip-hop

Publicado el

por Toby Jenkins

Uno de mis recuerdos más conmovedores de la escuela primaria fue el día en que mi profesor de gimnasia canceló las actividades planificadas, puso música hip-hop y nos dejó bailar. Sonrío pensando en todos nosotros saltando, salvajes, locos, felices y libres.

Hoy, como docente de educación superior, sigo llevando a mi trabajo profesional la afición que tenía por el hip-hop cuando era niña. He pasado más de dos décadas desarrollando iniciativas culturales de hip-hop en campus universitarios. El hip-hop hizo que mis trabajos se sientan como fiestas en casa y convirtió a compañeros de trabajo y estudiantes en amigos. Pero su impacto en la educación es más que personal.

El año 2023 marca el 50 aniversario del nacimiento de la cultura hip-hop. Personas de todo el mundo se están tomando el tiempo para reflexionar y celebrar los logros del hip-hop.

Los educadores no solo recuerdan las formas obvias en que el hip-hop ha influido en el lenguaje y la moda o proporcionado la banda sonora de nuestras sesiones de estudio y eventos deportivos, sino que también estamos reconociendo cómo el hip-hop cambió la educación. A partir de mi investigación, que explora los beneficios educativos de la cultura hip-hop, lo que sigue son cuatro formas en que el hip-hop cambió la educación en Estados Unidos.

1. Hizo que el aula fuera más atractiva

A principios de la década de 2000, la educación basada en el hip-hop surgió principalmente en las aulas de inglés y artes del lenguaje. Algunos maestros comenzaron a incorporar el hip-hop en los planes de estudio usando música y rimas para enseñar las materias. El objetivo era que el aprendizaje fuera más estimulante y al mismo tiempo permitir que los estudiantes se sintieran culturalmente conectados con las lecciones.

Un ejemplo: la educadora Joquetta Johnson pidió a sus alumnos que realizaran un análisis comparativo de “Ain’t I a Woman” de Sojourner Truth y “Ladies First” de Queen Latifah.

Los estudiosos del hip-hop ahora se refieren a este estilo de enseñanza como pedagogía del hip-hop. La pedagogía hip-hop es la práctica de incorporar los elementos y valores de la cultura hip-hop en la experiencia educativa completa. Esto incluye no solo el ambiente del salón de clases, sino también las técnicas de enseñanza, las relaciones alumno-maestro y la materia de estudio.

Más en New York Diario:  En los pasajes sonoros

2. Nuevas escuelas y organizaciones comunitarias

El hip-hop no solo se integró en los planes de estudios escolares, sino que se estableció una escuela secundaria completa en St. Paul, Minnesota, para centrarse únicamente en la cultura hip-hop. High School for Recording Arts es una escuela autónoma pública que enseña danza, música, arte y emprendimiento a estudiantes que fueron expulsados ​​o excluidos de otras escuelas.

También se desarrollaron varias organizaciones comunitarias nuevas de hip-hop. Saving Our Lives, Hearing Our Truths (Salvando Nuestras Vidas, Escuchando Nuestras Verdades) es un espacio comunitario con sede en Illinois donde las niñas pueden rapear y escribir, hacer amigos, soñar, dibujar, pensar críticamente, bailar, crear, hablar en voz alta o simplemente estar calladas.

En la ciudad de Nueva York, Cyphers for Justice involucra a jóvenes de secundaria, jóvenes encarcelados y maestros en un programa de quince semanas en el que aprenden a usar prácticas creativas de hip-hop como la palabra hablada y la danza para investigar y abordar problemas sociales como la justicia racial y políticas de disciplina escolar.

3. Campos académicos ampliados y trabajos en la educación superior

En 1991, la Universidad de Howard se convirtió en la primera universidad en ofrecer un curso de hip-hop. Desde entonces, universidades de todo el país, incluidas Harvard, Duke y la Universidad de Nueva York, desarrollaron cursos relacionados con el hip-hop. En 2012, la Universidad de Arizona comenzó a ofrecer una especialización en estudios de hip-hop, la primera de su tipo en una universidad pública de cuatro años en los Estados Unidos.

La creación de cursos de posgrado de hip-hop influyó en las tesis que producen los estudiantes. Por ejemplo, el profesor de hip-hop A.D. Carson escribió, interpretó y produjo el álbum de rap de 34 canciones “Owning My Masters: The Rhetorics of Rhymes & Revolutions” en 2017 como su tesis doctoral en la Universidad de Clemson. La disertación innovadora recibió elogios internacionales y condujo al primer álbum de rap revisado por pares.

Más en New York Diario:  El mejor Spiderman es negro, latino y de Brooklyn
Brad Neathery

Los estudiosos del hip-hop están ampliando los límites de lo que califica como investigación rigurosa, cómo se lleva a cabo la investigación y qué formatos se deben usar para compartir esta investigación con el público. El Hiphop Archive & Research Institute de la Universidad de Harvard apoya la investigación y las becas de hip-hop. También hay conferencias de investigación de hip-hop organizadas en la Universidad Estatal de Ohio, la Universidad de Columbia, la Universidad de Rutgers y la Universidad de Buffalo, por nombrar algunas. Estas conferencias se basan en el legado creado por estudiantes de la Universidad de Howard, que planificaron la primera conferencia de hip-hop en una universidad, allá por 1991.

Estas nuevas oportunidades profesionales relacionadas con el hip-hop permiten que muchos académicos desarrollen carreras académicas sin la presión de descartar sus identidades como artistas o curadores culturales. A. D. Carson ahora es profesor asistente de hip-hop y el Sur Global en la Universidad de Virginia. En Harvard, Nasir Jones Hiphop Fellowship, que lleva el nombre del legendario rapero neoyorquino Nas, financia a excepcionales estudiosos y artistas del hip-hop.

4. Fomentó nuevas mentalidades

El hip-hop siempre abordó los problemas sociales del momento, desde la pobreza hasta la brutalidad policial. Ahora que la salud mental es una prioridad en la educación, algunos expertos están explorando cómo utilizar la cultura hip-hop para apoyar la salud mental de los estudiantes.

La Universidad de Cambridge desarrolló recientemente la Iniciativa Hip-Hop Psych, que tiene como objetivo utilizar letras y música de hip-hop para ayudar a los jóvenes que enfrentan depresión a desarrollar imágenes más positivas de sí mismos y de sus situaciones. Ian Levy, profesor asociado de asesoramiento escolar en Manhattan College, desarrolló un marco de asesoramiento basado en el hip-hop para escuelas y otros entornos educativos.

Más en New York Diario:  Trampas y placeres de la procrastinación

La cultura hip-hop también está expandiendo las creencias sobre los logros académicos, el éxito y la profesionalidad. El profesor de educación de la Universidad del Sur de California, Christopher Emdin, quiere que los educadores redescubran su yo “ratchet”. Si bien ser un ratchet, que originalmente significaba ser inculto, a menudo es rechazado en entornos académicos, Emdin explica que ser un “educador ratchet” no se trata de poses, sino de actuar auténticamente.

Pasé los últimos dos años investigando las formas en que la cultura hip-hop produce su propio conjunto de prácticas profesionales que fomentan el impulso, la creatividad, la autenticidad, el honor, la comunidad, la confianza y la atención dominante. Estas características se valoran en muchos entornos diferentes, pero la cultura hip-hop agrega un sabor e intensidad únicos. Mentalidad Hip-Hop, llamo yo a esto.

En continua evolución

Si bien el hip-hop dejó una huella indeleble en el campo de la educación, aún no ha terminado. El hip-hop continúa evolucionando y nos presenta posibilidades de cómo podría ser la educación culturalmente relevante en los próximos cincuenta años. Como dice la canción: “No puedo parar, no pararé”.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...