HomeCONTEXTOSOCIOLOGÍAAfrikana, Harlem

Afrikana, Harlem

Publicado el

por Eliana Perozo

Desde que llegó a Estados Unidos desde Guinea, hace cuatro meses, Sadio Diallo, de 18 años, divide su tiempo entre la escuela y el voluntariado en un centro comunitario en Harlem llamado Afrikana.

El centro abrió hace un año para ayudar a solicitantes de asilo y está dirigido casi en su totalidad por voluntarios que también son solicitantes.

Muchos de ellos son estudiantes, como Diallo, que está estudiando para obtener un diploma GED. Pasa sus días en el centro, traduciendo para inmigrantes africanos recién llegados que hablan árabe, wolof y pulaar, guiando a cada solicitante de asilo a través de cada página de su solicitud SNAP para beneficios alimentarios y ayudándolos durante el proceso.

Diallo no se ofrece como voluntario en el centro debido al reciente llamado del alcalde Eric Adams a los neoyorquinos para que den un paso adelante y contribuyan cuando se trata de apoyar la crisis migratoria. Lo hace porque se siente obligado a hacerlo.

“Vengo aquí porque los solicitantes de asilo necesitan mi ayuda”, dijo Diallo. Pero al igual que la ciudad, que se esfuerza por apoyar a los solicitantes de asilo, Afrikana también se enfrenta a necesidades abrumadoras.

“Mantuvimos nuestras puertas abiertas mediante la oración, pero necesitamos más ayuda”, dijo Adama Bah, fundadora del centro.

Ahora espera lograr que otros estudiantes de secundaria y universitarios con mentalidad cívica de la zona consideren ofrecerse como voluntarios.

Eyes Was Here

Casi 100.000 nuevos solicitantes de asilo llegaron desde la primavera de 2022, y se estima que desde entonces unos 18.000 estudiantes recién llegados se matricularon en las escuelas públicas de la ciudad, según funcionarios. Adams dijo que espera un aumento en el número de familias con niños que llegarán antes de que comiencen las clases el próximo mes.

Algunos días, hasta trescientos solicitantes de asilo cruzan las puertas de Afrikana, dijo Bah. Se convirtió en un centro de la comunidad, donde los solicitantes de asilo se ayudan entre sí. Los conecta con otras personas de la zona cuando no saben las respuestas.

Más en New York Diario:  Cuando Ella Fitzgerald le cantaba a la cocaína de Nueva York  

Cuando las familias de habla hispana, por ejemplo, no entienden cómo navegar por los Centros de Bienvenida Familiar del Departamento de Educación, donde deben ir para inscribir a sus hijos en la escuela, Bah los envía a Rosa Díaz, una líder de padres de East Harlem. Cuando Díaz se encuentra con familias que luchan con la vivienda o la inseguridad alimentaria, las envía a Afrikana.

“Todo esto ha sido increíblemente difícil para las familias solicitantes de asilo, y Afrikana está aliviando esos desafíos”, dijo Díaz. “Cuando una familia va a Afrikana, sé que no la rechazarán”.

Apoyo de servicios sociales y mucho más

El centro opera desde un pequeño espacio deteriorado cerca de la esquina de 145th Street y Malcolm X Boulevard, ubicado entre dos escaparates más grandes. No hay señalización ni descripción del propósito del edificio. En el interior, los inmigrantes se sientan en una sala de espera improvisada, repartida entre un grupo de sillas donadas que no combinan entre sí.

Afrikana está abierto cinco días a la semana desde las diez de la mañana hasta las cuatro de la tarde, según folletos pegados por el vecindario. Sin embargo, los inmigrantes hacen fila afuera del centro a partir de las seis de la mañana. Bah dijo que ella y su personal tienen suerte si se van antes de las siete. No tienen un sistema de citas, a diferencia de la mayoría de las agencias gubernamentales y sin fines de lucro, y esto significa que nunca pueden anticipar cuántos inmigrantes se presentarán.

En Afrikana, los inmigrantes pueden esperar recibir atención médica, información sobre refugios y ayuda para acceder a los servicios sociales de toda la ciudad. También hay una oración diaria dirigida por el Imam Omar Niass, quien visita con frecuencia Afrikana como voluntario y es conocido por albergar a cientos de inmigrantes en los últimos dos años en su mezquita. Los viernes se instala una despensa de alimentos para inmigrantes y otros residentes de Harlem. Sin embargo, la mayoría de los inmigrantes vienen para completar sus solicitudes de beneficios SNAP.

Más en New York Diario:  La conexión entre incendios forestales y crisis de vivienda
Eliana Perozo

Antes de que pueda comenzar la solicitud, los inmigrantes deben tener una dirección de correo electrónico y crear una cuenta de la Administración de Recursos Humanos, o HRA. Luego, es un proceso de tres pasos: completar la parte escrita de casi veinte páginas, programar una cita para una entrevista telefónica y luego ir a un Centro de Acceso a Beneficios para presentar la documentación requerida. El proceso se completa en semanas.

Hasta hace poco, el enfoque principal de Bah fueron los inmigrantes venezolanos que llegan a la ciudad de Nueva York a través de la Autoridad Portuaria, pero con más solicitantes de asilo de países africanos ingresando a la ciudad de Nueva York, la demografía de las personas que necesitan ayuda pasó de ser latinos a ser inmigrantes negros. En sus dieciocho años de experiencia en este tipo de trabajo, Bah dijo que vio a inmigrantes negros ser tratados de manera diferente.

“Son constantemente rechazados de los servicios sociales y de los refugios. Un refugio no tuvo ducha ni aire acondicionado para estos inmigrantes durante más de una semana”, dijo Bah. Debido a esto, Bah pasa una gran cantidad de tiempo yendo y viniendo con agencias gubernamentales que abogan por los mismos inmigrantes africanos, a veces durante días, en lugar de ayudar a nuevos inmigrantes todos los días.

Diallo se refiere a Bah como “hermana” y dice que ella es la razón por la que él está en la escuela. Ella también es una fuerza impulsora detrás de su trabajo voluntario.

“Ella hizo mucho por mí y aquí en Afrikana está haciendo mucho por los demás”, dijo Diallo, quien sueña con ir a la universidad después de obtener su diploma GED.

Más en New York Diario:  Tan cerca y tan desiguales

Bah saltó a la fama por primera vez en 2005, cuando fue la protagonista de un desgarrador documental que contaba la historia de su arresto por parte del FBI, quien la acusó falsamente de ser una potencial terrorista suicida y una “amenaza inminente para Estados Unidos”. Bah continuó escribiendo sobre cómo la deportación forzada de su padre a Guinea afectó su sustento. Ahora el objetivo de Bah es mantener a Afrikana en funcionamiento.

Bah comprende la presión de permanecer en la escuela mientras se intenta solicitar asilo, pero también sabe lo importante que es para los inmigrantes continuar con su educación. Después de la entrega de documentos, la semana pasada en la oficina de la HRA, Bah llevó a catorce inmigrantes con ella, al Centro de Oportunidades Educativas de Manhattan, en la calle 125, en Harlem. Este centro ofrece programas gratuitos para que las personas aprendan inglés, obtengan su diploma GED y se preparen para la universidad.

Bah los acompañó personalmente al centro porque le preocupaba cómo se trata a los inmigrantes allí. Incluso después de que caminó con ellos, muchos le dijeron más tarde que se fueron sin inscribirse en clases de educación y que se alejaron sin apoyo ni instrucciones sobre qué hacer.

El Centro de Oportunidades Educativas no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Bah recibe a cualquiera que esté interesado en ser voluntario, pero dice que sus voluntarios más consistentes, a quienes ella llama su personal, están formados por solicitantes de asilo que también navegan por el sistema de refugios de la ciudad de Nueva York.

“Están desesperados por mantenerse ocupados y ayudar a la gente. Les digo que si quieren ayudar a otros, deben ayudarse a sí mismos”, dijo Bah.

Fuente: Chalkbeat/ Traducción: Tara Valencia

Últimos artículos

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Sigue leyendo

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...