HomeENTORNOAMBIENTECuando suben las aguas subterráneas

Cuando suben las aguas subterráneas

Publicado el

por Shellie Habel

Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos se imaginan costas inundadas en Florida o Bangladesh y casas frente a la playa en los Bancos Externos de Carolina del Norte que sucumben a la erosión. Pero algunas de las amenazas más importantes para nuestras comunidades están pasando desapercibidas, bajo tierra.

El océano está en contacto directo con las aguas subterráneas costeras. Si alguna vez construiste un castillo de arena en la playa, cavaste un foso que se llena de agua desde abajo, habrás experimentado esto de primera mano. A medida que sube el nivel del mar, aumentan también los niveles de las aguas subterráneas costeras.

Las ciudades cuentan con una red crucial de infraestructuras subterráneas, como tuberías de agua, sistemas de alcantarillado, desagües de aguas pluviales, líneas eléctricas y de fibra óptica y estructuras de soporte para carreteras y edificios. La subida de las aguas subterráneas costeras en nuestras zonas urbanas puede inundar esta red subterránea. A menudo, esa agua es salada y corrosiva.

En muchos lugares ya se están produciendo fallos en las infraestructuras causados por la elevación de las aguas subterráneas, que requieren atención y una gestión oportuna. En las zonas afectadas se inundan los sótanos, se producen daños estructurales en los cimientos, se corroen las barras de refuerzo, aumentan las rupturas de tuberías y se saturan las plantas de tratamiento de aguas residuales. También las calles sufren un exceso de baches y huecos al saturarse las capas de soporte del subsuelo. Lo más preocupante es que los contaminantes enterrados salen a la superficie, al interactuar la subida de las aguas con la infraestructura de alcantarillado, antiguos vertidos industriales y otros.

Más en New York Diario:  La ruta del cambio climático

Soy modeladora de inundaciones por subida del nivel del mar en Honolulu, donde se encuentra uno de los mareómetros más antiguos de Estados Unidos, junto con una red de pozos de control dedicados a observar la subida y el aumento de la concentración de sal en las aguas subterráneas costeras. El mareógrafo ha registrado un aumento de más de veinte centímetros del nivel del mar desde antes de la Primera Guerra Mundial. Las aguas subterráneas han ido subiendo de nivel.

En 2017, por ejemplo, los fenómenos relacionados con el patrón climático conocido como El Niño elevaron temporalmente el nivel del mar hasta treinta centímetros por encima de las predicciones de la tabla de mareas en todas las islas hawaianas. Las aguas subterráneas de Honolulu también subieron casi treinta centímetros. Aunque esto no sorprendió a los hidrólogos, sí lo hizo a los lugareños, ya que el agua se filtró hasta la superficie a más de un kilómetro de la costa. A escala mundial, se prevé que el nivel del mar aumente alrededor de un metro de aquí a 2100.

Foto: Wes Warren.

Honolulu es pionera en la investigación de la influencia de la subida del nivel del mar en las aguas subterráneas; investigadores locales publicaron uno de los primeros estudios sobre el tema, en 2012. Hoy, nuestra Junta de Abastecimiento de Agua utiliza simulaciones de aguas subterráneas para ayudar a mantener y mejorar las infraestructuras. Y el Departamento de Salud del Estado de Hawái hace un seguimiento de la contaminación.

Una investigación publicada en 2020 sugiere que casi el 90% de los pozos negros activos de Honolulu ya están en peligro durante las mareas más altas. Al departamento de salud también le preocupa la filtración ascendente de plomo e hidrocarburos, así como la posibilidad de explosiones subterráneas inducidas por metano. Aunque esto último pueda sonar alarmista, es una preocupación legítima. Cuando la contaminación por petróleo procedente de vertidos anteriores se sumerge en aguas subterráneas ascendentes, las bacterias anaerobias la descomponen, dando lugar a la producción de metano. El departamento de sanidad realiza un seguimiento activo de las explosiones subterráneas inexplicables en Honolulu que se cree que están relacionadas con este fenómeno.

Más en New York Diario:  Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

Honolulu es especialmente susceptible a la subida de las aguas subterráneas porque algunas partes de la ciudad se construyeron sobre un humedal: durante los proyectos de recuperación de tierras a principios y mediados del siglo XX, la zona se rellenó con una fina capa de tierra para su desarrollo. Las infraestructuras subterráneas de Honolulu se encuentran dentro de esta fina y porosa capa. Pero Honolulu no es única; muchas grandes ciudades costeras también se expandieron sobre terrenos ganados al mar, como Nueva York, San Francisco, Boston, Los Ángeles, Tokio, Osaka, Bombay, Hong Kong, Singapur, Ámsterdam y muchas otras.

En un estudio sobre este tema, mis colegas y yo identificamos 1546 zonas urbanas costeras de todo el mundo que probablemente tienen aguas subterráneas “críticamente poco profundas”, a 1,5 metros o menos de la superficie, una profundidad conocida por causar daños a las infraestructuras enterradas. Aproximadamente 1420 millones de personas viven en estas zonas.

Honolulu adopta un enfoque proactivo para identificar los problemas relacionados con las aguas subterráneas, especialmente en zonas como Waikiki, que cuenta con recursos financieros e incentivos económicos para gestionar los daños. Tres grupos de investigación están elaborando planes de adaptación para Waikiki, todos considerando las inundaciones de aguas subterráneas. Pretenden elevar las infraestructuras y detectar los problemas a tiempo, sabiendo que bombear las aguas subterráneas hacia abajo (una primera respuesta habitual) solo puede causar más intrusión de agua salada y hundimiento.

A pesar de esta labor, una encuesta reciente entre los responsables de Hawái mostró que, aunque la mayoría está preocupada por el aumento del nivel del mar y de las aguas subterráneas, solo el 9% lo considera su máxima prioridad. En Estados Unidos, los sectores que supervisan las infraestructuras de tránsito y gestión de aguas residuales carecen de los recursos necesarios para el mantenimiento básico, por no hablar de abordar los retos del futuro. Muchas ciudades costeras de baja altitud de todo el mundo tienen aún menos recursos y, a su vez, se enfrentan a un deterioro crónico y creciente de las infraestructuras críticas.

Más en New York Diario:  Animales salvajes en Nueva York: ¿qué debes hacer?

La inundación de las aguas subterráneas puede causar daños abrumadores y agravar las desigualdades sociales. Tenemos que abordar de forma proactiva la actual e inminente avalancha de problemas.

Knowable. Traducción: Debbie Ponchner.

Últimos artículos

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Los textiles de Andy Warhol

por Mark Parker Las telas estampadas creadas por Andy Warhol durante las décadas de 1950...

La ruta del cambio climático

por Courtney Cecale En la década de 1980 el glaciar Pastoruri, en Perú, era uno...

García Márquez, la memoria y la demencia

por Joanne Silberner En marzo, los hijos de Gabriel García Márquez, el escritor colombiano ganador...

Sigue leyendo

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...