HomeENTORNOTRANSPORTEEl experimento para la congestión vehicular de Nueva York

El experimento para la congestión vehicular de Nueva York

Publicado el

por John Rennie Short

La ciudad de Nueva York está a punto de lanzar el primer plan de tarificación por congestión para reducir el tráfico en una importante área metropolitana de Estados Unidos. Como muchos viajes en la Gran Manzana, éste ha estado plagado de retrasos. Sin embargo, una vez que el sistema se ponga en marcha, se espera que reduzca significativamente los atascos en Manhattan y genere miles de millones de dólares para mejorar el transporte público en toda la ciudad.

La idea básica es simple. Para ingresar a la Zona de Alivio de Congestión, que cubre Manhattan al sur de la Calle 60, los camiones grandes pagarán $36, los camiones pequeños $24, los vehículos de pasajeros $15 y las motocicletas $7,50. Los vehículos de viaje compartido y los taxis pagarán $2,50 y $1,25, respectivamente. Las horas pico son de 5 am a 9 pm de lunes a viernes y de 9 a 21 horas los fines de semana; los peajes nocturnos tienen un descuento del 75%.

La evidencia de ciudades de todo el mundo muestra que cobrar tarifas a los automovilistas por conducir hacia el centro de las ciudades durante los períodos de mayor actividad es una rareza en las políticas públicas urbanas: una medida que funciona y es rentable. La tarificación por congestión tuvo éxito en ciudades como Londres, Singapur y Estocolmo, donde facilitó el tráfico, aceleró los tiempos de viaje, redujo la contaminación y proporcionó fondos para transporte público e inversiones en infraestructura.

Como estudioso de la política urbana, espero con ansias que el plan de Nueva York entre en vigor. Es posible que haya sorpresas y ajustes a medida que los funcionarios vean cómo marcha en la práctica. Pero dados los altos costos que el tráfico impone a la salud pública y la productividad, me alienta ver que una ciudad importante de Estados Unidos finalmente pruebe este enfoque.

Empujando a los conductores

La tarificación de la congestión es una respuesta a las externalidades: costos o beneficios generados por una parte pero incurridos por otra. Las calles urbanas congestionadas y la contaminación del aire son externalidades creadas por los usuarios de automóviles urbanos, muchos de los cuales viven fuera de la ciudad.

Más en New York Diario:  Si tiene ruedas y matrícula de NY, desde 2035 será eléctrico

Este concepto existe desde hace algún tiempo. El economista británico Arthur Pigou lo discutió ya en 1920 como parte de su intento de remediar el funcionamiento subóptimo del sistema de mercado. En opinión de Pigou, gravar las actividades dañinas disuadiría a las personas de participar en ellas.

Foto: Angeliki Mikropoulou.

Otros pensadores retomaron esta idea. En 1963, el economista canadiense William Vickrey, futuro premio Nobel, argumentó que las carreteras eran recursos escasos que debían valorarse imponiendo costos a los usuarios.

Este enfoque está detrás de la economía conductual, la estrategia política de utilizar “empujones” que preservan las opciones pero alientan ciertas acciones. Los precios por congestión suponen que el aumento de los precios hará que las personas que se dirigen a Nueva York piensen más detenidamente sobre sus patrones de viaje y sobre alternativas a la conducción.

Priorizar el transporte público

Tarificar la congestión en una ciudad tan grande como Nueva York no es un paso pequeño. El plan de Nueva York fue presentado a la junta de la Autoridad de Tránsito Metropolitano (MTA) en noviembre de 2023 después de años de estudio y una evaluación detallada del impacto ambiental, exigida por la ley federal.

Los patrocinadores del proyecto, que incluyen varias agencias de la ciudad y el departamento de transporte estatal, declararon en la evaluación de impacto que, en un día laborable promedio, se estima que 1,86 millones de personas ingresan al bajo Manhattan en vehículos de motor. Las velocidades de viaje en el distrito comercial central de Manhattan, debajo de la calle 60, disminuyeron un 23% entre 2010 y 2019, de 9,1 a 7,1 mph. El tráfico generaba contaminación atmosférica y acústica, hacía perder el tiempo a los viajeros, aumentaba los costos comerciales e impedía que los vehículos de emergencia respondieran rápidamente a los accidentes.

Más en New York Diario:  El daño causado por los automóviles

Las agencias estimaron que el sistema de peaje propuesto reduciría el tráfico en la Zona de Alivio de la Congestión en un 17%, con una disminución asociada en la contaminación del aire. También generaría 15 mil millones de dólares para mejoras capitales al sistema de transporte público de la ciudad, incluyendo hacer que las estaciones sean accesibles para pasajeros con discapacidades y comprar nuevos autobuses eléctricos, trenes de cercanías y vagones de metro.

Más del 75% de todos los viajes al distrito comercial central se realizan en transporte público. El sistema estuvo plagado de fallas durante la última década. La Autoridad de Tránsito Metropolitano adoptó recientemente un programa de mejoras de capital de $52 mil millones para actualizar su red, algunas partes de la cual tienen más de cien años.

Foto: Wells Baum.

Durante varios meses de audiencias públicas, la MTA escuchó tanto un amplio apoyo a los precios de congestión como miles de solicitudes de créditos, descuentos y exenciones, la mayoría de las cuales fueron denegadas. El número limitado de exenciones incluye autobuses privados, autobuses escolares y vehículos de propiedad municipal, incluidos vehículos de emergencia.

Además, los conductores que viajen por Franklin D. Roosevelt Drive en el extremo este de Manhattan, la autopista West Side en su extremo occidental o el túnel Carey entre Brooklyn y Battery Park no deberán pagar si no ingresan a ninguna calle en el área de alivio de congestión. Los conductores del Bronx, Queens y Staten Island serán elegibles para reembolsos y descuentos en ciertos peajes de puentes.

Hubo quejas generalizadas de neoyorquinos en los boros exteriores del Bronx, Brooklyn y Queens, y de viajeros en automóvil que viven fuera de la ciudad. Nueva Jersey está demandando a la MTA, argumentando, entre otras cosas, que el plan es inconstitucional porque supone una carga para el comercio interestatal. Esta demanda podría retrasar el inicio de la tarificación por congestión. No obstante, la junta adoptó el plan con solo un voto en contra, de un representante del condado de Nassau en Long Island.

Más en New York Diario:  Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

Empezando el viaje

Muchas preguntas solo se responderán una vez que el sistema se ponga en marcha en junio de 2024, o más tarde si se retrasa por demandas. ¿Serán los precios de los peajes lo suficientemente altos como para incitar a las personas a cambiar a otro modo de transporte o combinar viajes, y al mismo tiempo generar suficientes ingresos para el ambicioso programa de mejoras de capital de la MTA? ¿Cómo se gastarán los ingresos por peajes? ¿Y cómo responderán los viajeros cuando descubran que los trenes y el metro inicialmente están más llenos, antes de que las mejoras de capital mejoren el sistema?

Algunas comunidades minoritarias y de bajos ingresos que ya experimentan mucho tráfico, como el Bronx, podrían ver una mayor congestión a medida que los conductores se desvían de la zona de peaje. Para ayudar a mitigar algunos de estos efectos, la autoridad de tránsito planea invertir millones de dólares para reducir la contaminación en estas áreas de justicia ambiental a través de medidas como instalar filtros de aire en las escuelas, plantar más árboles y electrificar camiones en el enorme Centro de Distribución de Alimentos de Hunts Point en el Bronx.

A nadie le gusta pagar por algo que antes era gratis. Pero la libertad para los usuarios de automóviles ha impuesto costos económicos y de salud a millones de neoyorquinos durante muchos años. Los cargos por congestión plantean problemas de equidad, pero sólo el 5% de las personas que se desplazan al distrito comercial central viajan en automóvil, y la mayoría de esos conductores tienen ingresos relativamente altos.

Es posible que la MTA necesite ajustar los peajes, los límites de la zona u otros aspectos del plan. Pero si el experimento de Nueva York tiene éxito, podría proporcionar un modelo y conocimientos valiosos para otras ciudades estadounidenses congestionadas por el tráfico.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Francis Provenzano

Últimos artículos

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Los textiles de Andy Warhol

por Mark Parker Las telas estampadas creadas por Andy Warhol durante las décadas de 1950...

La ruta del cambio climático

por Courtney Cecale En la década de 1980 el glaciar Pastoruri, en Perú, era uno...

Sigue leyendo

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...