HomeCONTEXTOSOCIOLOGÍATan cerca y tan desiguales

Tan cerca y tan desiguales

Publicado el

por Eugenio Peluso y Francesco Andreoli

Las ciudades de Estados Unidos son lugares desiguales.

Los datos recientes del censo y las encuestas sobre la comunidad muestran que, en la mayoría de las metrópolis estadounidenses modernas, los recursos están distribuidos de manera desigual en toda la ciudad (piensen en el bajo Manhattan de la ciudad de Nueva York frente al sur del Bronx), y los residentes disfrutan de un acceso desigual a los trabajos, el transporte y el espacio público.

En 2014, el índice de desigualdad GINI de la ciudad de Nueva York fue de 0,48, lo que significa que la distribución del ingreso fue menor incluso en la ciudad de Nueva York que en el país en su conjunto (0,39). También fue superior a los países más desiguales de la OCDE, Chile (0,46) y México (0,45).

América Latina, que es el lugar más desigual del mundo, es también, con mucho, la región más urbanizada del globo. Más del 80% de su población vive en grandes ciudades.

Entre 1950 y 2005, las grandes ciudades de la región crecieron vertiginosamente. Tanto Ciudad de México como São Paulo saltaron de poco menos de tres millones de personas a, en ambos casos, casi 19 millones.

Los datos sobre la desigualdad urbana no están disponibles en gran medida, pero resulta claro que esta rápida urbanización estuvo lejos de ser equitativa. Según un informe de ONU Habitat de 2012, la gran mayoría de la población no pobre de América Latina vive en las principales áreas metropolitanas, mientras que los más pobres viven en áreas rurales.

¿Cómo se ve la desigualdad?

No importa dónde viva uno, medir la desigualdad es complicado, porque su incidencia y alcance cambia en diferentes partes de la ciudad.

Claro, hay barrios ricos y barrios pobres: los hogares de ingresos altos y bajos se clasifican en las ciudades según sus preferencias (por los bienes públicos locales y la composición del vecindario) y las necesidades (según el presupuesto, la ubicación del trabajo y los precios de la vivienda).

Pero no todos los vecindarios están compuestos en su totalidad por hogares con los mismos ingresos. La clasificación de ingresos en el espacio suele ser “imperfecta”, lo que significa que los hogares ricos y pobres pueden compartir vecindario, lazos sociales comunes y servicios locales.

Matthew LeJune

Como resultado, surge un tipo de desigualdad muy específico y local dentro de los barrios. Este fenómeno es considerable en las áreas metropolitanas de Estados Unidos, según muestran los datos de la Oficina del Censo. No solo los hogares desiguales viven muy juntos, sino que los vecindarios también representan pequeñas comunidades donde la desigualdad local, en promedio, parece seguir la desigualdad urbana general.

Más en New York Diario:  Ahora Housing Works vende marihuana

Por ejemplo, la ciudad de Nueva York, Chicago y Los Ángeles tienen una desigualdad de ingresos en los vecindarios al menos un 20% mayor que la de Washington, lo que coincide con la diferencia en los índices GINI de las ciudades. Descubrimos que la desigualdad dentro de los barrios individuales también aumentó vertiginosamente durante los últimos 35 años (incluso en barrios muy pequeños), lo que indica un aumento de la heterogeneidad de ingresos a nivel comunitario.

Este hallazgo inesperado probablemente esté relacionado con el regreso de las ciudades de América del Norte durante la última década, antes de la pandemia: la llamada gran inversión. En todo el continente americano, en la década de 2010, los trabajos y las empresas regresaron a las principales áreas metropolitanas, atrayendo a personas más capacitadas, que generalmente son jóvenes, reciben salarios más altos y prefieren establecerse donde están sus trabajos.

A medida que las parejas jóvenes de altos ingresos compran casas en barrios históricamente decaídos, dominados durante mucho tiempo por la clase trabajadora y arrendataria, a medida que los gentrifican, aumentan la heterogeneidad de ingresos en esos lugares. Esto está sucediendo en ciudades de todo el continente americano.

Mantenerse al día con los vecinos

Queríamos entender mejor este fenómeno. ¿Por qué está aumentando la desigualdad de ingresos locales? ¿Cómo podemos cuantificarla? ¿Cuáles son las tendencias de la desigualdad súper localizada? ¿Y qué significa todo esto para los habitantes de la ciudad?

Esas fueron las preguntas que impulsaron nuestro estudio, Tan cerca pero tan desigual: reconsiderando la desigualdad espacial en las ciudades de Estados Unidos, que se centró en las ciudades de Estados Unidos. Nuestros hallazgos preliminares se publicaron en un documento de trabajo de la Universidad Católica de Milán.

A diferencia de las evaluaciones tradicionales de la desigualdad, que aceptan las particiones administrativas de la ciudad como unidad de análisis y miden la desigualdad de ingresos en esos barrios, miramos la desigualdad entre vecinos, poniendo a las personas en el centro de nuestro análisis.

El experimento mental subyacente consiste en pedirles a las personas que comparen sus ingresos con los de los vecinos que viven dentro de un rango de distancia dado (desde unas pocas cuadras hasta áreas censales completas), cuantificando así la desigualdad de ingresos en el vecindario de esa persona en particular.

Más en New York Diario:  ¿Es Nueva York una ciudad segura?

Al hacerlo para cada persona en una ciudad, cualquier ciudad, uno debería poder medir dos aspectos de la desigualdad espacial: la desigualdad de ingresos promedio dentro de los vecindarios individuales (¿mi vecino es más rico que yo?) y la desigualdad entre los ingresos promedio de cada barrio (¿ese barrio es más rico que el mío?).

Encontramos que estos dos índices definen una tipología de ciudades que refleja lo que los planificadores urbanos han encontrado a nivel de ciudad. Algunos lugares son “ciudades uniformes”. Al igual que Washington, muestran una desigualdad de ingresos relativamente baja en todas partes.

Otras áreas metropolitanas, entre ellas Miami y San Francisco, muestran una alta desigualdad urbana, pero los hogares de altos y bajos ingresos están distribuidos de manera bastante uniforme a través de fuera de la ciudad. Son las llamadas “ciudades mixtas”.

Las áreas metropolitanas más grandes también tienen los vecindarios más desiguales. En Nueva York y Los Ángeles, la forma en que se distribuyen los hogares de ingresos altos y bajos a lo largo de la huella urbana refleja lo que los planificadores llaman el modelo de “ciudad inestable”.

El gran Gatsby en el barrio

Semejante desigualdad sustancial y creciente implica varias cosas contradictorias para las ciudades y sus residentes.

La menor desigualdad en los vecindarios se asocia, en promedio, con grandes ganancias de movilidad ascendente para los jóvenes que crecieron en familias pobres, un fenómeno informado en un trabajo reciente por Raj Chetty de la Universidad de Stanford.

Matthew LeJune

Los hijos de familias acomodadas también se benefician de vivir en una comunidad local homogénea, gracias al “contagio positivo” facilitado por la interacción social entre pares jóvenes adinerados.

Ambos hallazgos son evidencia de una “Curva del Gran Gatsby” en los vecindarios de Estados Unidos. Es decir, una mayor desigualdad de ingresos en una generación amplifica las consecuencias de tener padres ricos o pobres para el estatus económico de la siguiente generación.

Sin embargo, una mayor desigualdad de ingresos dentro de los vecindarios individuales en realidad puede ser algo bueno para los locales más pobres. Por ejemplo, experimentan aumentos en la esperanza de vida, quizás debido a modelos de salud positivos y mayores aspiraciones entre los residentes adultos pobres.

Más en New York Diario:  El daño causado por los automóviles

Abordar la desigualdad

Entonces, para los formuladores de políticas públicas, nuestros hallazgos crean una compensación intergeneracional. Un modelo de “ciudad mixta” parecería promover aumentos en la esperanza de vida de los adultos pobres que viven allí, mientras que el ideal de “ciudad uniforme” fomenta la movilidad económica de los jóvenes que crecen en la pobreza.

Las lecciones aprendidas de un debate político de este tipo en los Estados Unidos podrían tener importantes consecuencias internacionales.

Nadie ha aplicado aún nuestro análisis de desigualdad basado en barrios a las ciudades desiguales de América Latina. Pero podemos ver que en metrópolis como la Ciudad de México y São Paulo en Brasil, así como en ciudades más pequeñas, la expansión descontrolada y la falta de planificación urbana aumentó las distancias entre los hogares de ingresos altos, medios y bajos.

Este es el modelo de “ciudad polarizada”, y nuestro artículo encontró poca evidencia de ello en las ciudades de Estados Unidos (con la excepción de Detroit y Washington). Dichos lugares tienen una heterogeneidad sustancial en el ingreso entre los vecindarios y una heterogeneidad relativamente pequeña dentro de los vecindarios.

En las ciudades polarizadas de América Latina, los pobres están separados del resto de la población. Como resultado, tienen menor acceso y oportunidades de educación, empleo y servicios. Esta desigualdad se ha visto exacerbada por la gentrificación y por el creciente compromiso económico global de la región. Esto fortaleció las conexiones de las élites urbanas con el mundo al tiempo que relegó a los pobres de América Latina a la periferia.

En tales casos, aumentar la combinación de ingresos urbanos que se observa en la ciudad de Nueva York podría tener efectos beneficiosos para los residentes más necesitados de la ciudad. Esta es un área relevante para futuros estudios. Sería interesante, por ejemplo, trazar ciudades de América en el mismo modelo, examinando las tendencias regionales en longevidad y movilidad basadas en la desigualdad a nivel de barrio.

Tal análisis hiperlocal ofrecería tanto a los formuladores de políticas públicas como a las agencias internacionales el tipo de información que necesitan para mejorar las vidas de los habitantes de las ciudades de hoy, tanto ahora como en el futuro.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Últimos artículos

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Sigue leyendo

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...