HomeCONTEXTOEDUCACIÓNEl viaje a la escuela de los estudiantes sin hogar

El viaje a la escuela de los estudiantes sin hogar

Publicado el

por Reema Amin

Ameerah, de nueve años, recuerda cuando su viaje a la escuela era una caminata de cinco minutos. Eso fue antes de que su familia dejara su casa en Queens para buscar un refugio en otra parte del boro.

Durante el año que vivieron en el refugio, Ameerah estuvo en la parada de autobús con su madre y su hermana a las 6:30 de la mañana, viajando al menos cuarenta y cinco minutos en dos autobuses y dos trenes. A menudo regresaban casi doce horas más tarde, dijo su madre, y las niñas a veces estaban demasiado cansadas para completar sus tareas por las noches.

“Me duelen las piernas a veces. Mi mochila es pesada”, dijo Ameerah durante uno de sus viajes en autobús, la primavera pasada, cuando estaba en tercer grado. Se atrasó en matemáticas, lo que le obligó a asistir a la escuela de verano.

El año pasado, casi 30.000 estudiantes de escuelas públicas de la ciudad de Nueva York vivieron en refugios. Para estos estudiantes, llegar a la escuela suele ser un problema, ya que muchos se encuentran lejos de sus escuelas actuales. Los refugios cercanos pueden carecer de espacio o, si la familia se encuentra en una situación de violencia doméstica, es posible que los coloquen deliberadamente lejos de casa. Las transferencias de refugio pueden ser difíciles de conseguir. Por lo tanto, las familias a menudo deben elegir entre desplazamientos como el de Ameerah o cambiar de escuela, lo que, según las investigaciones, puede provocar un ausentismo crónico y la necesidad de repetir un grado.

El ausentismo crónico, a menudo un indicador clave del rendimiento académico, es un problema creciente para estudiantes de toda la ciudad después de la pandemia. Pero para los estudiantes sin hogar, es una crisis: el 64% de los estudiantes que viven en refugios estuvieron ausentes crónicamente en el año escolar 2020-21, lo que significa que estuvieron ausentes durante al menos el 10% de los días escolares, según los datos más recientes obtenidos por Advocates For Children. Eso se compara con aproximadamente el 30% de los estudiantes de toda la ciudad.

Jeremías Ybañez

Los activistas temen que los problemas de asistencia puedan empeorar a medida que la falta de vivienda continúa aumentando a niveles históricos en la ciudad de Nueva York en medio de una inflación creciente, el fin de la moratoria de desalojos y la amenaza de una recesión. Además, una afluencia de estudiantes sudamericanos solicitantes de asilo ha ingresado al sistema de albergues. El mes pasado, más de 12.100 familias con niños se encontraban en refugios administrados por el Departamento de Servicios para Personas sin Hogar, en comparación con aproximadamente 8.500 en noviembre de 2021.

Dijeron que la familia de Ameerah tuvo poca ayuda para navegar el sistema de refugios y sus necesidades de transporte relacionadas con la escuela. Esto dejó a su madre, Huma, una inmigrante de Pakistán que a veces tenía problemas con el inglés, enfrentándose con la burocracia mientras intentaba trabajar suficientes horas para calificar para una vivienda subsidiada. Muchos activistas creen que las familias pueden beneficiarse de tener un coordinador dedicado en los refugios que las apoye y estuvieron presionando a la ciudad para que contratara a dicho personal durante el año pasado.

En junio, la ciudad se había comprometido a contratar a 100 de esos coordinadores, 75 de ellos financiados para los próximos dos años con alrededor de $17 millones de los $33 millones en dinero de ayuda federal destinado a estudiantes sin hogar, según Advocates For Children. (El departamento de educación se negó a compartir cuánto costaría la iniciativa).

Pero en los casi cinco meses transcurridos desde entonces, la ciudad ha contratado solo a 45 de estos coordinadores, y otros 33 están en proceso de contratación, según un portavoz del departamento de educación, quien se negó varias veces a explicar por qué hubo un retraso.

Docenas de organizaciones de defensa habían solicitado originalmente 150 de estos empleados, dado que la ciudad tiene más de 160 refugios familiares que atienden a niños. Pero ahora les preocupa que la ciudad aún no haya contratado a todo este personal y se preguntan qué pasará cuando los dólares de ayuda se agoten en dos años.

Más en New York Diario:  Los nuevos ricos de Nueva York no quieren que sus hijos sean unos holgazanes idiotas

También señalan que los problemas son más profundos de lo que ese rol puede abordar y se cruzan con una variedad de problemas sistémicos, grandes y pequeños, desde la pobreza intergeneracional hasta los problemas de transporte.

Históricamente, no se ha cooperado ni se han minimizado las interrupciones en la escolarización de los estudiantes entre las múltiples agencias conectadas con los niños sin hogar, incluido el departamento de educación y los servicios para personas sin hogar, dijo Jennifer Pringle, directora del Proyecto de Aprendizaje en Vivienda Temporal de Advocates for Children.

Este momento, en particular, es crítico para encontrar soluciones, dijo Pringle, cuya organización es una de las más de tres docenas que piden un grupo de trabajo interinstitucional centrado en cómo abordar una serie de problemas, incluida la reducción del ausentismo crónico entre los estudiantes sin hogar.

“Esta es una oportunidad para descubrir, bueno, a medida que llegan las familias, cómo podemos asegurarnos de que los niños estén conectados con la escuela, conectados con sus compañeros, con sus maestros”, dijo Pringle. “De modo que mientras la familia va a través de este proceso y finalmente encuentra una vivienda permanente, la educación de los niños no se descarrila”.

Del refugio a la escuela

Una ley federal de larga data intenta crear cierta estabilidad para estudiantes que se quedan sin hogar. Según la Ley McKinney-Vento de Asistencia a las Personas sin Hogar de 1987, ampliada posteriormente en 2001, los distritos escolares deben proporcionar transporte hacia y desde la “escuela de origen” de un niño, o la escuela a la que asistía antes de quedarse sin hogar.

Pero en la gran ciudad de Nueva York, los estudiantes que cruzan entre distritos pueden tener que desplazarse durante horas entre el refugio y la escuela. En respuesta a informes de noticias de 2017, el entonces alcalde Bill de Blasio se comprometió a garantizar que más familias fueran ubicadas en el mismo distrito que la escuela de su hijo menor.

Su administración comenzó a cumplir esa promesa. En 2018, aproximadamente la mitad de las familias fueron alojadas inicialmente en refugios ubicados en el mismo distrito que la escuela de su hijo menor. Para el año fiscal pasado, esa cifra creció 11 puntos porcentuales, a tres de cada cinco familias, incluida la de Huma.

Pero incluso un refugio en el mismo distrito puede significar un viaje difícil a la escuela.

Cuando hay problemas de asistencia a la escuela, la posición predeterminada de muchos proveedores de refugios es alentar a las familias a cambiar de escuela, dijo Pringle, en lugar de revisar las ubicaciones de los refugios e intentar acercar a las familias a sus escuelas.

“En una ciudad donde tenemos tantos refugios, las necesidades de los niños no se priorizan como parte de este proceso”, dijo.

Melanie Lim

Por su parte, un portavoz del Departamento de Servicios Sociales dijo que sus equipos, junto con el Departamento de Servicios para Personas sin Hogar, llegan a las familias en refugios “con viajes más largos a las escuelas, ofreciéndoles alojamiento en refugios cerca de la escuela de su hijo más pequeño en edad escolar”. El año fiscal pasado, el 75% de las familias estaban en refugios en el mismo distrito que la escuela de su hijo menor; sin embargo, los activistas señalaron que no está claro en qué medida esto refleja que los niños se transfieren a escuelas en lugar de refugios.

Cuando la familia de Ameerah se mudó a uno de los refugios familiares de la ciudad de Nueva York en abril de 2021, escaparon de lo que Huma describió como un hogar emocionalmente abusivo que había soportado durante muchos años. Adaptarse al refugio fue difícil. Incluso después de que las niñas lograron conciliar el sueño mientras compartían una cama en la pequeña habitación infestada de cucarachas, el control del refugio de las nueve de la noche a menudo las despertaba.

El asistente social de Huma le había preguntado dónde quería que asistieran los niños a la escuela cuando ingresaron por primera vez al refugio. Ella pensó que el cambio de escuela era perturbador, ya que las niñas regresaban a la escuela por primera vez desde el inicio de la pandemia mientras se adaptaban a un lugar nuevo y extraño.

Más en New York Diario:  En todo el cuerpo docente de Nueva York sólo hay un 4% de varones negros

“Mis hijas, especialmente la mayor, están muy sensibles ahora por todo esto”, dijo Huma, señalando que se habían mudado varias veces en el pasado. “Dijo: ‘Estoy muy cansada de mudarme, cada vez tengo que cambiar de escuela, pero esta vez no quiero cambiar de escuela. Me gusta mi escuela.'”

Y para su hija menor, llegar a la escuela todos los días era como un rayo de esperanza. Le gustaba ver a sus amigos y dijo que “allí el tiempo pasa un poco más rápido”.

La transferencia de escuelas puede tener importantes inconvenientes para estudiantes sin una vivienda estable. Un estudio de 2015 encontró que los estudiantes de la ciudad de Nueva York que se transfirieron de escuela tenían más probabilidades de estar crónicamente ausentes, perdiendo al menos el 10% de los días escolares. Los niños sin hogar crónicamente ausentes tenían tres veces más probabilidades de repetir el mismo grado, en comparación con sus compañeros sin hogar que faltaron menos de cinco días a la escuela, encontró ese informe.

Jeswin Thomas

Los estudiantes alojados en refugios desde jardín de infantes hasta sexto grado son elegibles para recibir transporte en autobús a sus escuelas, sin importar dónde se encuentren. Los estudiantes mayores, como la hija mayor de Huma, Ayaneh, que estaba a punto de comenzar el séptimo grado, reciben una MetroCard, aunque algunos estudiantes de séptimo y octavo grado pueden obtener transporte en autobús según el caso, por ejemplo, si tienen una discapacidad. Pero Huma, que sentía que Ayaneh aún no estaba lista para tomar el transporte público por su cuenta, dijo que esta información no le fue compartida hasta semanas después del inicio del año escolar. (El sistema de autobuses amarillos de la ciudad también es notoriamente problemático, y un informe reciente del Ayuntamiento encontró que los retrasos en el servicio fueron mayores este otoño que en los últimos cinco años).

Después de que Huma llamó a la escuela de las niñas para obtener más información sobre el transporte en autobús, el personal de la escuela la dirigió a una línea telefónica del departamento de educación general para problemas de transporte, dijo. Ella no llamó.

“Pensé: ‘Solo necesito la respuesta si no me proporcionan un autobús'”, dijo sobre el personal del refugio. “Siguieron prometiéndolo, pero nunca llegó”.

Huma no confiaba en que llamar al departamento de educación solucionaría sus problemas. Quizás por eso los funcionarios dijeron que no tenían registros de problemas de transporte o quejas relacionadas con sus hijas.

Navegar el sistema de refugios es un segundo trabajo

Hay 117 asistentes familiares trabajando en los refugios, quienes se supone deben informar a las familias sobre sus derechos de transporte escolar, proporcionar información sobre rutas y ayudar con la inscripción. Pero esos empleados no trabajan todo el año y a menudo no están equipados para resolver problemas más complicados, como por qué un niño puede estar crónicamente ausente, dijeron los activistas.

Los coordinadores comunitarios de refugios recientemente agregados tendrían responsabilidades más amplias y se espera que lleguen de manera proactiva a las familias que viven en refugios. Se supone que deben garantizar que los estudiantes lleguen a clase, ayudando a las familias a resolver los problemas de transporte e inscripción utilizando datos compilados por la ciudad. El departamento de educación también está utilizando fondos de estímulo para realizar un mejor seguimiento de la asistencia de los estudiantes sin hogar con la esperanza de trabajar con los refugios para abordar el ausentismo crónico.

“Debería haber servicios de apoyo para las familias tanto en el refugio como en la escuela que puedan ayudarlos con los problemas que puedan enfrentar, especialmente si hay problemas de asistencia”, dijo Jacquelyn Simone, directora de políticas de Coalition for the Homeless, una organización que aboga por los neoyorquinos sin hogar. “Si alguien tiene dificultades para llegar a la escuela, y es la proximidad del refugio a la escuela, entonces debería haber, en un mundo ideal, un equipo que identifique el problema”.

Más en New York Diario:  La huelga que cambió Nueva York

El servicio de autobús finalmente se instaló para Ameerah en octubre del año pasado, unas semanas después del inicio del año escolar, dijo Huma. Al final decidió no usarlo porque ya no tenía sentido. Aún tendría que acompañar a Ayaneh a la escuela y necesitaría estar con ambas niñas para regresar al refugio, ya que las menores no pueden entrar sin un padre o tutor. Esto resultaría un complicado acto de malabarismo, ya que Huma intentó aumentar sus horas de trabajo.

Hilary Swift 

Como todos los residentes del refugio, Huma era elegible para solicitar asistencia para el alquiler después de 90 días de su colocación, pero necesitaba trabajar al menos 30 horas a la semana. Después de meses de luchar por encontrar empleo, aceptó un trabajo como asistente de atención médica domiciliaria. Su lugar de trabajo cambiaba con frecuencia, lo que hacía más difícil coordinar el transporte de sus hijas a la escuela, dijo.

Mientras tanto, a Huma le habían dicho que necesitaba un horario de trabajo más estable para cumplir con los requisitos para recibir asistencia para el alquiler.

Catherine Trapani, directora ejecutiva de Homeless Services United, dijo que a menudo se encuentra con padres que luchan por cumplir con la cantidad de horas de trabajo requeridas y al mismo tiempo hacerse cargo de otras responsabilidades y seguir todas las reglas del refugio, como garantizar que los niños estén acompañados en el refugio.

“Es muy difícil conseguir un empleo con ese horario, además de tus obligaciones de llevar y traer a tus hijos a la escuela, especialmente si no tienes una red sólida de apoyo”, dijo Trapani.

En una señal de que los requisitos laborales se habían vuelto demasiado onerosos para calificar a los requisitos del subsidio de alquiler de la ciudad, los funcionarios de la ciudad recientemente redujeron a la mitad las horas de trabajo semanales requeridas de 30 horas a 14 horas.

La familia elige una nueva escuela

Después de muchas idas y vueltas para proporcionar recibos de sueldo y otros documentos laborales, a Huma se le aprobó el alquiler subsidiado en marzo de este año, siete meses después de que su asistente social le informara que comenzaría el proceso. Eso fue mucho más que la media de 26 días que tardaron las familias en recibir los vales después de completar las solicitudes el año pasado, según el Informe de gestión anual del alcalde.

Huma mudó a su familia a su propio departamento en mayo. Casi 5200 familias sin hogar encontraron vivienda permanente el año fiscal pasado, una caída del 30% respecto al año anterior, según datos de la ciudad.

Su nuevo viaje aún requería dos autobuses para que las niñas llegaran a la escuela, pero el tiempo de viaje se redujo en veinte minutos.

Pero la inestabilidad no ha desaparecido. Poco antes de que comenzaran las clases, Huma había pegado al refrigerador una factura de servicios públicos de 622 dólares, marcada con un “aviso final” en negrita. Huma ganaba unos 450 dólares a la semana y, por lo general, no le quedaba nada después de pagar el alquiler y otras facturas. Los cupones de alimentos ayudan a brindar un respiro, dijo. Pero dejó su trabajo en octubre después de tensiones con el cuidador de un paciente, y todavía estaba buscando trabajo en diciembre.

Han reconocido que el apartamento no es perfecto. Su horno se rompió en el otoño y el propietario no se había encargado de arreglarlo. La alfombra se enrollaba en los bordes de las paredes. Aun así, la familia parecía feliz.

“Al menos tienen su cama y pueden dormir bien”, dijo la mamá.

Ayaneh todavía asiste a la escuela secundaria del año pasado. Su madre dijo que está viendo a un terapeuta para lidiar con los problemas familiares que los llevaron a buscar refugio en primer término.

Al final, Huma decidió cambiar la escuela de Ameerah a una que estaba a la vuelta de la esquina de su nuevo apartamento.

Fuente: Chalkbeat/ Traducción: Tara Valencia

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...