HomeCULTURASMÚSICACuando Ella Fitzgerald le cantaba a la cocaína de Nueva York  

Cuando Ella Fitzgerald le cantaba a la cocaína de Nueva York  

Publicado el

por Adam Gustafson

En el centenario del nacimiento de Ella Fitzgerald, la Primera Dama de la Canción, que fue el martes 25 de abril de 2017, instituciones como la Biblioteca del Congreso o el Museo Grammy honraron sus increíbles contribuciones al canon del jazz. Resultó interesante detenerse a mirar si algún tributo mencionaba “Wacky Dust”, la canción de Fitzgerald sobre la cocaína.

En la década de 1930, justo cuando Fitzgerald estaba comenzando, el jazz estaba bajo fuego por sus supuestos vínculos con la cultura de las drogas. Reefer Madness, la película antidrogas de 1936, presentaba escenas de fiesta de jóvenes escuchando jazz y ragtime mientras fumaban marihuana. Un año después, Harry Anslinger, el comisionado de la Oficina Federal de Narcóticos, publicó Marijuana: Assassin of Youth, que vinculaba el uso de drogas y la cultura de fiesta sin escrúpulos, con las big bands de jazz como banda sonora.

En este clima, una cantante en ascenso llamada Ella Fitzgerald buscó tomar el camino opuesto y cultivó una reputación como la “chica de al lado”. Fitzgerald caminó por la delgada línea entre ser entendida como una artista de jazz y una animadora. Dos grabaciones del comienzo de su carrera señalan esta tensión. “A-Tisket, a-Tasket” y “Wacky Dust” se lanzaron en 1938. Una melodía se convertiría en un éxito característico. El otro sería en gran parte olvidado, una nota al margen de una carrera que, de otro modo, estaría impecablemente limpia.

¿Una canción de cuna disfrazada?

En 1938, Fitzgerald se había establecido como la vocalista principal de la orquesta de Chick Webb en el Savoy Ballroom de Harlem. Bajo la tutela de Webb, Fitzgerald comenzó a grabar para Decca Records y, en mayo de 1938, la compañía lanzó el primer gran éxito de Fitzgerald, “A-Tisket, a-Tasket”.

Más en New York Diario:  Tony Bennett lo tiene todo

Era una canción que encapsula perfectamente la imagen de chica de al lado de Fitzgerald. Comienza con Webb dirigiendo la orquesta a través de una serie de cambios de acordes simples. Cuando entra Fitzgerald, los oyentes disfrutan de una canción infantil reelaborada que les pide poco más que sentarse y disfrutar. No hay valor moral, no hay indicios de la vida interior de la cantante y no se menciona el consumo de drogas.

De hecho, “A-Tisket, a-Tasket” es apenas jazz. Al igual que con Benny Goodman y tantos otros directores de orquesta a fines de la década de 1930, Webb y Fitzgerald parecen más interesados en crear una melodía pop que se ajuste al formato de 78 RPM que en permanecer fieles al género. Sin embargo, se hizo tan popular que ella y Webb grabaron una pista de seguimiento, “I Found My Yellow Basket”, ese mismo año.

Pero luego, solo unos meses después de “A-Tisket, a-Tasket”, Webb y Fitzgerald grabaron “Wacky Dust”, una canción sobre el encanto y los peligros del consumo de cocaína.

La canción de la cocaína de Ella

Cómo Fitzgerald pasó de una canción infantil a una canción sobre la cocaína dice más sobre la cultura del jazz que sobre los gustos de Fitzgerald. Y mientras que las canciones sobre drogas eran comunes en el jazz, “Wacky Dust” puso a Fitzgerald en la incómoda posición de grabar una canción que iba en contra de la imagen que estaba tratando de cultivar.

El lanzamiento de “Wacky Dust” coincidió con un cambio masivo en la opinión cultural estadounidense sobre el uso de drogas como la cocaína y la marihuana: un problema social relativamente poco controvertido, el consumo de drogas en la década de 1930, se vio cada vez más como un mal social que estaba especialmente (e incorrectamente) relacionado con los afroamericanos y los músicos de jazz. Incluso los artistas simpatizantes no pudieron evitar aceptar el estereotipo. La adaptación operística de George Gershwin de la novela Porgy de DuBose Heyward, por ejemplo, fue revolucionaria por su elenco diverso, pero la historia, escrita y adaptada por dos hombres de ascendencia europea, reforzó la percepción popular del uso frecuente de drogas entre los afroamericanos.

Más en New York Diario:  La marihuana se puso loca en Nueva York

Los artistas de jazz a principios de la década de 1930 no hicieron mucho para ayudar a este punto de vista. Justo cuando las grandes bandas de jazz comenzaban a dominar la escena musical, dos de los nombres más importantes de la época lanzaron canciones con referencias directas al consumo de drogas.

En 1933, “Reefer Man” de Cab Calloway se utilizó en la película International House. Un año después, Benny Goodman lanzó “Texas Tea Party”, una referencia tanto a la marihuana como al trombonista de la grabación, Jack Teagarden. Estos no fueron trabajos sutiles, y la mayoría de los artistas de jazz de la época produjeron lo que desde entonces se conoce como “canciones de arrecife”. Incluso Louis Armstrong (quien, al igual que Fitzgerald, cultivó una imagen bastante benigna) fue arrestado por fumar marihuana y grabó varias tonadas que aluden al consumo de drogas.

Entonces, cuando se lanzó “Wacky Dust”, la idea de que una de las mejores bandas de la ciudad de Nueva York grabara una melodía de jazz sobre las drogas no fue tan sorprendente. Fitzgerald y Webb habían experimentado con un tema similar un par de años antes, con el lanzamiento de “When I Get Low I Get High”.

Como “A-Tisket, a-Tasket”, Wacky Dust abre con la orquesta de Webb. Fitzgerald no entra hasta casi un tercio de la canción. El primer verso alinea la cocaína con el jazz y describe lo fácil que es para los músicos acceder a la droga. El segundo verso y la sección del puente describen sus maravillas, pero el verso final da un giro, con Fitzgerald advirtiendo que no se puede confiar en la droga y que podría matarte.

Más en New York Diario:  Pedagogía del hip-hop

Mientras que “A-Tisket, a-Tasket” se convirtió en una de las piezas emblemáticas de Fitzgerald, “Wacky Dust” se desvaneció en una relativa oscuridad, fuera incluso de los álbumes especiales que incluyen canciones sobre la cultura de las drogas. Y esto tiene sentido. Fitzgerald fue extremadamente cuidadosa con su imagen y “Wacky Dust” no encajaba. De hecho, después de “Wacky Dust”, Fitzgerald se alejó por completo de las canciones que aluden a las drogas.

En la década de 1950 se había embarcado en una carrera discográfica que mostraba una maestría musical sin igual y una gran alegría por cantar. No obstante, uno tiene que preguntarse cómo habría sido su carrera si “Wacky Dust” hubiera sido el éxito de 1938, en lugar de “A-Tisket, a-Tasket”.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Los textiles de Andy Warhol

por Mark Parker Las telas estampadas creadas por Andy Warhol durante las décadas de 1950...

La ruta del cambio climático

por Courtney Cecale En la década de 1980 el glaciar Pastoruri, en Perú, era uno...

Sigue leyendo

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...