Rapada

Publicado el

por Adam Behr

Pocos artistas cruzaron los límites entre la aclamación, la controversia y el afecto del público con tanta eficacia como Sinéad O’Connor, quien falleció el 26 de julio a la edad de 56 años.

Su estatus como nombre familiar contrasta con un pico comercial comparativamente breve a principios de la década de 1990, gracias a su fascinante interpretación de “Nothing Compares 2 U” de Prince. Pero nunca estuvo en peligro de ser relegada a ser una maravilla de un solo éxito.

La vida y la carrera de O’Connor se caracterizaron por la irregularidad y la sensación de estar en desacuerdo con su entorno. Su infancia fue tensa. Después de que sus padres se separaron cuando ella era joven, O’Connor vivía principalmente con su madre, quien, según ella, la maltrataba y la involucraba en robos en tiendas y colectas benéficas fraudulentas.

El ausentismo y el crimen la llevaron un tiempo al Centro de Capacitación Grianán, administrado por la iglesia católica, un duro centro de rehabilitación asociado con las infames Hermanas de la Magdalena. Aunque traumático, el centro le proporcionó una entrada en la música cuando un maestro le pidió que cantara en una boda, lo que la llevó a encuentros con músicos que la alentaron a escribir letras y dedicarse a la guitarra.

La adversidad infundió un espíritu punk a su música, una actitud de oposición que se mantuvo a lo largo del resto de su carrera. Cuando su madre murió en un accidente automovilístico, cuando O’Connor tenía 18 años, la cantante ya seguía su propio camino. Abandonó la escuela y formó una banda llamada Ton Ton Macoute ―con una actitud típicamente punzante―, un nombre derivado de un mítico hombre del saco haitiano, y también de la temida policía secreta del dictador Papa Doc Duvalier.

Más en New York Diario:  El sándwich oficial de Taylor Swift

Una cantautora distintiva

Habiendo captado la atención de la ex jefa del sello de U2, Fachtna O’Ceallaigh, y tras haber colaborado con The Edge en una canción para la película Captive, su carrera en solitario comenzó con gran estilo con The Lion and the Cobra en 1987. Un disco de oro en el Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y los Países Bajos, con el sencillo “Mandinka” en el  Top 40, marcó su imagen y su voz distintiva, clara y pura, pero nunca recatada.

Su característico cabello rapado y su porte franco la distinguen de las cantautoras predominantes de la época. Evitando tanto las imágenes abiertamente sexualizadas como las extravagantes vibraciones hippie-chick, la estética de O’Connor era contundente y cruda, aunque la claridad de su voz le daba tracción comercial.

Esto alcanzó un punto culminante en su siguiente álbum, I Do Not Want What I Haven’t Got, de 1990, un número uno mundial multiplatino que incluía su grabación más conocida, “Nothing Compares 2 U”, que hizo completamente suya. Impulsada por un video descarnado en un primer plano inquebrantable, con lágrimas corriendo por su rostro, la convirtió en una estrella internacional. Pero la predilección de O’Connor por la exploración musical, la confrontación política y la honestidad emocional significó que su carrera en el mainstream se derrumbara rápidamente.

Getty

A pesar del éxito de sus primeras grabaciones, dio un giro contrario a la intuición en su siguiente álbum, Am I Not Your Girl?, de 1992, que presentaba versiones exuberantes de estándares de jazz. Si bien su voz estaba más que a la altura de la tarea de interpretar los clásicos con los que había crecido, la desviación de su trabajo anterior fue un retroceso crítico y comercial desde el éxito pionero de su álbum anterior. Más significativamente, usó su actividad promocional en Estados Unidos para mostrar su condición de cantante de protesta en lugar de estrella del pop.

Más en New York Diario:  Un filisteo musical

Dada la centralidad de su voz personal y musical en su carrera, quizás sea apropiado que dos de sus presentaciones en vivo más notables sean tanto a capella como de confrontación. Una aparición en el programa de televisión Saturday Night Live, en octubre de 1992, la vio abandonar las actuaciones previstas de los estándares del álbum y reemplazarlas con una versión de “War de Bob Marley. Quería rediseñarla como una protesta contra el abuso infantil en la iglesia católica y el encubrimiento que siguió. El cambio de canción fue acordado por los productores del programa.

Lo que no habían planeado era que O’Connor rompiera una foto del Papa en el final de la actuación. El furor posterior fue rápido e intenso. O’Connor fue vilipendiada en la prensa y la cadena NBC recibió más de cuatro mil quejas. Dos semanas después, en un homenaje repleto de estrellas a Bob Dylan, la multitud la abucheó e hizo que la banda se detuviera para gritar otra versión de “War”, antes de abandonar el escenario llorando, consolada por Kris Kristofferson.

Indómita e icónica

Incluso si su carrera nunca alcanzó el equilibrio, la artista O’Connor se mantuvo erguida y explorando. Tomando lecciones de canto de bel canto italiano, sus siguientes siete álbumes abarcaron varios géneros: reggae, hip-hop, rock, soul y folk, colocando su voz en el centro del material original e interpretaciones piezas de una gama ecléctica de artistas, desde Curtis Mayfield hasta Kurt Cobain.

Sus lanzamientos posteriores fueron más aclamados por la crítica que por la influencia comercial, y sus problemas de salud mental bien publicitados llevaron a pausas en su música. Siempre controvertida, continuó opinando sobre puntos de principio, como su crítica a Miley Cyrus por el video sexualizado de “Wrecking Ball” y la posterior disputa pública.

Más en New York Diario:  Anarquía en el Bowery
Kate Garner/Houghton Mifflin Harcourt

A pesar de estas brechas y las tragedias personales, como el suicidio de su hijo en 2022, la feroz adherencia de O’Connor a sus principios de autoexpresión la hizo ganar un considerable afecto público. Por supuesto, fue reivindicada por sus acusaciones de abuso en la iglesia católica. Pero su enfoque desigual de la vida pública (anuncios de retiro seguidos de retractaciones, un periodo como “sacerdotiza” seguido de su conversión al Islam: se hizo llamar Shuhada’ Sadaqat desde 2019) hizo poco para atenuar su atractivo a largo plazo.

En última instancia, a pesar de sus dificultades, o incluso debido a ellas, ejemplificó qué es ser un ícono. Su distinción visual, su determinación y su negativa a encontrarse con la corriente principal significan que su voz, reconocible al instante, atravesó los cambios y la incertidumbre de su vida personal y el debate público. Al final, nada se compara con ella.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...