HomeCONTEXTOSALUDFin al misterio de las sobredosis neoyorquinas

Fin al misterio de las sobredosis neoyorquinas

Publicado el

por Shepard Siegel

La heroína, como otros opiáceos, deprime la actividad en el centro del cerebro que controla la respiración. A veces este efecto es tan profundo que el consumidor de drogas se muere y se convierte en otra víctima de sobredosis. Algunas de estas víctimas mueren porque tomaron demasiada droga. Otros mueren tras la autoadministración de una dosis que parece demasiado pequeña para ser letal, pero ¿por qué? Este es el misterio de la sobredosis de heroína, y se conoce desde hace más de medio siglo.

En la ciudad de Nueva York, en la década de 1960, hubo una crisis de heroína y las muertes por sobredosis aumentaron cada año de la década. En 1969, hubo casi mil víctimas de sobredosis en la ciudad de Nueva York, casi tantas como en 2015. El entonces médico forense jefe de Nueva York, Milton Helpern, junto con su subdirector, Michael Baden, investigaron estas muertes. Descubrieron que muchos morían no por una verdadera sobredosis farmacológica; incluso, el día anterior, muchas víctimas se habían administrado una dosis comparable sin efectos nocivos. Helpern, Baden y sus colegas señalaron que, si bien es común que varios usuarios tomen medicamentos del mismo lote, rara vez más de un usuario sufre una reacción potencialmente mortal. Examinaron los paquetes de heroína y las jeringas usadas que se encontraron cerca de los adictos muertos, y el tejido que rodeaba los sitios de las inyecciones fatales, y descubrieron que las víctimas generalmente se autoadministraban una dosis de heroína normal, generalmente no fatal. Helpern concluyó, en 1972, que “no parece existir una correlación cuantitativa entre el efecto letal fulminante agudo y la cantidad de heroína consumida”.

Fue un periodista científico, Edward Brecher, quien usó por primera vez el término “sobredosis misteriosa” al evaluar los datos de Helpern para Consumer Reports. Brecher concluyó que “sobredosis” era un nombre inapropiado. “Estas muertes están, en todo caso, asociadas con una ‘dosis insuficiente’ en lugar de una sobredosis”, escribió.

Posteriormente, evaluaciones independientes de sobredosis de heroína en la ciudad de Nueva York, Washington, Detroit y varias ciudades de Alemania y Hungría confirmaron el fenómeno: los adictos a menudo mueren después de autoadministrarse una cantidad de heroína que no debería matarlos.

La mayoría de los artículos académicos sobre sobredosis de heroína no mencionan el misterio; simplemente se supone que la víctima murió porque se administró demasiado opiáceo. Incluso cuando se aborda el misterio, faltan explicaciones. Por ejemplo, algunos han sugerido que las muertes observadas después de la autoadministración de una dosis de heroína generalmente no letal son el resultado de una reacción de tipo alérgico a los aditivos, como la quinina, que a veces se usa para aumentar el volumen de su paquete callejero. Esta interpretación ha sido desacreditada.

Más en New York Diario:  El cirquero de Coney Island que salvó a miles de bebés

Otros notaron que el efecto de una pequeña dosis de heroína aumenta mucho si el adicto se administra otras drogas depresoras (como el alcohol) junto a la heroína. Aunque algunos casos de sobredosis pueden ser el resultado de dichas interacciones medicamentosas, muchos casos no lo son.

Algunos sugirieron que el adicto podría sufrir una sobredosis después de un período de abstinencia, ya sea por iniciativa propia o por el encarcelamiento. Por lo tanto, la tolerancia que se acumuló durante un período prolongado de consumo de drogas, y que se esperaría que protegiera al adicto del efecto letal, podría disiparse durante el período libre de drogas. Si el adicto vuelve a su rutina habitual anterior a la abstinencia, la dosis que antes toleraba bien ahora podría ser fatal.

Pero hay muchas demostraciones de que la tolerancia a los opiáceos normalmente no se disipa sustancialmente con el simple paso del tiempo. Una prueba proviene del cabello del adicto, que lleva un registro de consumo de drogas. Muchas drogas y metabolitos de drogas se difunden desde el torrente sanguíneo hacia el tallo del cabello en crecimiento; por lo tanto, los investigadores pueden reconstruir este registro farmacológico, incluidos los períodos de abstinencia, utilizando el “análisis segmentario del cabello”. En un estudio que analizó el cabello de 28 víctimas de sobredosis de heroína fallecidas recientemente en Estocolmo, no hubo evidencia de que hubieran estado abstinentes antes de la muerte.

Karen, una adicta a la heroína, tratando de salvar a un colega adicto con una sobredosis. Nueva York, octubre de 1964. Foto de Bill Eppridge.

Una solución sorprendente al misterio de la sobredosis ha sido provista por el testimonio de adictos que sufrieron una sobredosis y luego sobrevivieron para contarlo (se puede sobrevivir a una sobredosis si el antídoto, un antagonista de los opiáceos, como la naloxona, se administra de manera oportuna). ¿Qué dicen estos sobrevivientes que fue especial acerca de su experiencia? En estudios independientes, en Nueva Jersey y en España, la mayoría de los supervivientes de sobredosis dijeron que se habían administrado heroína en un entorno novedoso o inusual, un lugar donde no se habían administrado heroína anteriormente.

Un ejemplo típico es el sobreviviente de Nueva Jersey que usó heroína con otras personas en su sala de estar, después de una fiesta de bodas. Aunque había consumido heroína durante unos diez años, nunca antes había consumido heroína en esa habitación o en un grupo tan grande.

Más en New York Diario:  El éxito de los psicópatas

De manera similar, los pacientes con cáncer que reciben opiáceos prescritos médicamente para aliviar el dolor pueden sufrir una sobredosis cuando el fármaco se administra en circunstancias novedosas. Por ejemplo, un paciente, “NE”, con cáncer de páncreas avanzado, estaba recibiendo cuidados paliativos en el hogar y se aplicaba una inyección de morfina cuatro veces al día. Cualquiera de sus dos hijos inyectaba el opiáceo siguiendo los procedimientos especificados por el médico. Por lo general, ambos hijos observaron la preparación de la inyección para garantizar la precisión, un régimen que se había llevado a cabo durante cuatro semanas.

El estado de NE era tal que permanecía en su dormitorio, que estaba poco iluminado y contaba con aparatos de tipo hospitalario, y en ese ambiente siempre se había inyectado la morfina. Por alguna razón, el día de la sobredosis, NE se arrastró hasta la sala de estar bien iluminada. Cuando uno de sus hijos lo descubrió allí, NE parecía tener un dolor considerable. Debido a que era la hora programada, el hijo le inyectó la morfina mientras NE estaba en la sala de estar, donde nunca antes había recibido la droga. NE sufrió una sobredosis y murió. La única característica que distingue las circunstancias de esta última inyección letal de morfina de las anteriores, aproximadamente cien inyecciones no letales, parecería ser la novedad del entorno de la inyección.

Los estudios de casos sugieren un mayor riesgo en un entorno inusual, pero la prueba requiere un experimento. Este experimento éticamente no se puede hacer con personas pero se hizo con ratas y ratones. En tres experimentos independientes, realizados en diferentes momentos, en diferentes laboratorios, en diferentes países, usando diferentes drogas, a dos grupos de animales se les administró heroína, pentobarbital o alcohol en varias ocasiones. En una sesión final, un grupo recibió el fármaco en el mismo entorno que las administraciones anteriores; otro grupo lo recibió en un ambiente novedoso. El hallazgo consistente fue que la mortalidad fue significativamente mayor en los animales que recibieron la dosis final en un lugar alternativo. En un experimento con heroína, por ejemplo, la mortalidad fue el doble en ratas que recibieron su última dosis en circunstancias inusuales.

Los hallazgos se ven reforzados por cuarenta años de experimentos publicados con muchas drogas, incluida la cafeína, la nicotina y el alcohol, que muestran que los efectos aumentan cuando las drogas se toman en un entorno diferente. El consumidor de drogas, que se volvió tolerante a la droga, pierde esta tolerancia si se altera el entorno de administración de la droga.

Más en New York Diario:  Ahora Housing Works vende marihuana

Muchos de nosotros tenemos experiencia de primera mano de esto. Tal vez habitualmente tomes un cóctel antes de la cena al final de un día ajetreado. Te relajas en casa y te tomas un Martini. Disfrutas del ritual y no crees que la bebida te embriague especialmente. Normalmente no bebes en otros momentos de la jornada laboral. Sin embargo, un día estás almorzando con colegas y, de manera inusual, pides una bebida. Para su sorpresa, descubres que estás ebrio, a pesar de que tu bebida del almuerzo tenía aproximadamente el mismo contenido de alcohol que tu típico Martini antes de la cena en casa.

La tolerancia se ve afectada por el emparejamiento de drogas con otras señales debido al aprendizaje pavloviano. Así como el fisiólogo ruso Ivan Pavlov demostró en la década de 1890 que un perro aprende a responder a una señal arbitraria, por ejemplo, un timbre asociado con la comida, con respuestas como la salivación, los animales (incluidos los humanos) aprenden a responder a señales arbitrarias de un fármaco con respuestas preparatorias para las drogas. Éstas sirven para disminuir el efecto del fármaco y son un mecanismo importante de tolerancia. En resumen, los adictos a la heroína que normalmente pueden tolerar dosis extraordinariamente altas corren el riesgo de sufrir una sobredosis si se administran la droga en un entorno que no estaba previamente asociado con el efecto de la droga. Simplemente no son tolerantes al entorno donde ocurre la sobredosis.

Cada año, del 1 al 3 por ciento de los adictos a la heroína mueren por sobredosis. Hubo casi 13.000 muertes por sobredosis de heroína en los Estados Unidos en 2015. Hay varias razones por las que los adictos a la heroína sufren una sobredosis. Algunos pueden simplemente tomar demasiada droga, especialmente cuando la heroína está enriquecida con opioides aún más potentes. Otros pueden morir porque el efecto de una dosis normalmente subletal de opiáceos es potenciado por otras drogas depresivas administradas concomitantemente, como el alcohol. Estos factores de riesgo tradicionales han sido ampliamente publicitados. Menos reconocido es el riesgo al que se enfrentan los adictos si administran la droga en contextos que, en el pasado, no señalaron de forma fiable la droga. Cuando esto ocurre, las víctimas mueren porque no tienen una respuesta pavloviana y sus cuerpos no logran disminuir el insulto farmacológico de la droga. Si les contamos a los adictos sobre el riesgo de usar heroína en un entorno inusual, se salvarían vidas.

Fuente: Aeon/ Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Sigue leyendo

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...