HomeCULTURASMÚSICAUn filisteo musical

Un filisteo musical

Publicado el

por P. Kerim Friedman

¿Es la música una mercancía? Los álbumes fueron diseñados para serlo. Hubo un período en el que la gente compraba álbumes, volvía a casa y los consumía como consumiría una novela: admirando la portada, leyendo las notas y escuchándolo todo una y otra vez durante algunas semanas. Si hoy escuchara música de esta manera, probablemente estaría dispuesto a pagar el costo de un café con leche matcha por un álbum en Bandcamp en lugar de escucharlo en Spotify.

Ciertamente, más que suficiente gente me regañó en las redes sociales por no comprar música, y me siento culpable por lo poco que se les paga a los artistas por los servicios de streaming. Pero esta es la cuestión: no consumo música de esta manera. Puede que sea un filisteo musical, pero sospecho que lo soy de la misma manera que una gran mayoría silenciosa, a la mayoría de los cuales les da vergüenza admitirlo. Rara vez escucho algo más de una vez. De hecho, a menudo estoy feliz de usar la lista de reproducción algorítmica para seleccionar mi música porque (con algunas excepciones) generalmente encuentro que la variedad que produce es más agradable que la monotonía de un álbum completo del mismo artista. O, mejor aún, a veces escucho listas de reproducción públicas creadas por amigos o personas que admiro, como Teju Cole.

Para ser honesto, la mayor parte del tiempo la música es mi sonido de fondo mientras trabajo. Realmente no estoy escuchando de una manera en que los músicos o los amantes de la música escuchan música. La única excepción para mí es el jazz de vanguardia de los años sesenta y setenta. Escucho álbumes completos de gente como Mingus, Parker, Coleman, etc. una y otra vez. Pero están todos muertos, así que no me siento mal por no haber comprado sus álbumes (y compré sus álbumes hace mucho tiempo, en la era de los CD. Coleman, al menos, todavía estaba vivo entonces).

Más en New York Diario:  Discriminación al aire libre

Entonces, si le compro un álbum a un amigo en Bandcamp es básicamente un regalo, una caridad o un acto de agradecimiento, pero no es porque esté comprando la música como una mercancía. Y normalmente sólo hago esto en muy raras ocasiones, porque es poco probable que escuche lo que he comprado más de una vez (sin ofender). Sé que esto no es bueno para los artistas y me siento mal por eso, pero no sé cuál es la solución. Estoy bastante seguro de que no se trata de regañar a personas como yo en las redes sociales.

Fuente: Keywords/ Traducción: Camille Searle

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...