HomeCONTEXTOANTROPOLOGÍALa gran migración del chocolate

La gran migración del chocolate

Publicado el

por Karen Coates

El otoño pasado, estaba bebiendo chocolate mexicano en un pequeño y elegante café de Singapur. Era una sucursal local de una cadena con sede en Nueva York, que comenzó en Israel hace veinte años por un hombre que creció enamorado de Charlie y la fábrica de chocolate, la maravillosa historia del novelista británico Roald Dahl. Mi bebida caliente y espumosa se inspiró en las antiguas formas de beber chocolate que se originaron en la Mesoamérica precolombina, mezclada con chile, canela, nuez moscada y pimienta negra. Era más dulce y suave que la versión que tomé en Nuevo México, y no tenía la granulosidad de la bebida que tomé en un pequeño pueblo maya en el sur de Belice. Pero, en general, me gustó mucho mi chocolate allí en el pasillo de un bullicioso centro comercial a 16.000 kilómetros y a siglos de distancia de los orígenes del cacao.

Max Brenner, fundador de la cafetería, tiene como objetivo crear una nueva cultura, una “inmersión sensorial de chocolate que te anime a abrir tu mente sobre cómo te conectas con el chocolate”. Hoy en día, los cafés de chocolate (él los llama barras) llevan su nombre en Australia, Rusia, Japón y más allá.

Si alguna vez un solo ingrediente personificó la naturaleza humana, debe ser el chocolate. ¿Pueden pensar en otro sabor que codiciamos tan universalmente? ¿O uno que haya viajado tan lejos y seducido a tantas culturas? Se conoce como el alimento de los dioses y simboliza una variedad de emociones humanas, desde la alegría y el amor hasta la pasión y la paz.

Más en New York Diario:  Raza y cultura en el Museo Americano de Historia Natural

El verano anterior al pasado, estaba sentada en un pequeño teatro oscuro, un sábado por la mañana temprano, para una conferencia en Silver City, Nuevo México. No tengo la costumbre de asistir a conferencias matutinas los fines de semana, pero esta vez, por chocolate, lo hice. En el escenario estaba Patricia Crown, profesora de antropología de la Universidad de Nuevo México, discutiendo su investigación sobre el consumo de bebidas con cafeína entre los primeros habitantes del suroeste (que también bebían acebo con cafeína).

En 1896, los primeros arqueólogos que excavaron en Chaco Canyon, las ruinas del pueblo en el noroeste de Nuevo México, descubrieron 111 frascos cilíndricos en una habitación particular de Pueblo Bonito. En ese momento no tenían idea de para qué servían los frascos, y alrededor de un siglo después, Crown también se preguntó al respecto. Así que se asoció con Jeffrey Hurst, un químico del Centro Técnico de Hershey, quien analizó piezas de esos frascos para determinar los materiales orgánicos que contenían. Lo que encontró: teobromina, el componente activo del cacao.

Chocolate.

Provenía de Mesoamérica, donde el cacao se consumió durante mucho tiempo como una bebida de importancia espiritual y medicinal. En ese entonces, se mezclaba con maíz, miel, chile, achiote o vainilla, y se hacía espuma batiendo, sacudiendo o soplando. “La espuma se consideraba la parte más deliciosa de la bebida”, dijo Crown.

De alguna manera, esta bebida especial recorrió 2900 kilómetros o más hasta la región de Four Corners en el suroeste de los Estados Unidos. Crown no está completamente seguro de cómo sucedió eso: ¿los antiguos comerciantes mayas caminaron hacia el norte? ¿Viajaron los chacoanos al sur? Pero el cacao hizo el viaje junto con las guacamayas rojas. Se bebía en todo el suroeste ya en el año 750 d.C.

Más en New York Diario:  El árbol navideño es más viejo que la Navidad

Y ahora, muchos siglos después, lo encontré al otro lado del Océano Pacífico, servido en una taza blanca brillante y etiquetado como “picante mexicano”.

Mirando una corriente de consumo capitalista que pasaba frente a mí, en ese cacofónico centro comercial, me pregunté qué pensarían los antiguos mayas.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Tara Valencia

Últimos artículos

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...

Cómo abrir una boca de incendios para refrescarte en Nueva York

por Imogen McNamara   A medida que el índice de calor se eleva a tres...

Acerca del insomnio y el mundo moderno

por Matthew Gwynfryn Thomas Probablemente pasarás unos veintiséis años de tu vida durmiendo. Pasarás otros...

Donald Trump nunca encajó en Nueva York

por Lincoln Mitchell En los últimos meses de su presidencia, Donald Trump atacó a Nueva...

El espectáculo de las protestas universitarias

por Danielle K. Brown Los movimientos de protesta pueden verse muy diferentes dependiendo de dónde...

Internet de los animales

por Hillary Rosner En la primavera de 2022, mientras realizaba una investigación para un libro,...

Las otras islas de Nueva York

por Russell Jacobs El otro día, fui hasta Pelham Bay Park para ver una masa...

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

Sigue leyendo

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...