HomeCONTEXTOANTROPOLOGÍALos verdaderos primeros residentes de Nueva York

Los verdaderos primeros residentes de Nueva York

Publicado el

por Colleen Connolly

Cuando los holandeses llegaron en el siglo XVII a lo que hoy es la ciudad de Nueva York, sus encuentros con los pueblos indígenas, conocidos como los Lenape, fueron, al principio, mayoritariamente amistosos, según los registros históricos. Compartieron la tierra e intercambiaron armas, cuentas y lana por pieles de castor. Según cuenta el mito, los holandeses incluso “compraron” la isla Manahatta a los Lenape en 1626. La transacción, impuesta por la eventual construcción de un muro alrededor de Nueva Ámsterdam, marcó el comienzo de la migración masiva forzada de los Lenape fuera de su tierra natal.

El muro, que comenzó a aparecer en los mapas en la década de 1660, fue construido para mantener alejados a los nativos americanos y a los británicos. Con el tiempo se convirtió en Wall Street y Manahatta se convirtió en Manhattan, donde parte de la ruta comercial de Lenape, conocida como Wickquasgeck, se convirtió en Brede weg, más tarde Broadway. Los Lenape ayudaron a dar forma a la geografía de la actual ciudad de Nueva York, pero otros vestigios de su legado prácticamente han desaparecido. En una de las ciudades más diversas de Estados Unidos, es revelador que haya pocos neoyorquinos nativos. Sin embargo, hoy en día algunos Lenape están trabajando para devolver su herencia a la ciudad.

“Amamos Nueva York. Tenemos una historia allí antes de que apareciera el hombre blanco, pero los Lenape están olvidados porque no han tenido presencia allí en décadas, siglos”, dice Curtis Zunigha, codirector del Centro Lenape con sede en Manhattan. La misión del centro es promover las artes y humanidades de los nativos americanos, la gestión ambiental y la identidad Lenape.

Zunigha, sin embargo, vive en Bartlesville, Oklahoma, donde también trabaja como director de recursos culturales de la tribu de indios Delaware. Como muchos Lenape, utiliza el término “Delaware”, el nombre reconocido a nivel federal para los Lenape, indistintamente con el nombre del propio grupo. Ninguno de los tres codirectores del Centro Lenape vive en la ciudad de Nueva York, pero decidieron establecer su organización allí debido a los vínculos con su ascendencia.

El área que ocupaban los Lenape antes de la llegada de los europeos la conocían como Lenapehoking y cubría aproximadamente el área entre la ciudad de Nueva York y Filadelfia, incluida toda Nueva Jersey, el este de Pensilvania y parte del estado de Delaware. Al igual que Zunigha, la mayoría de los Lenape de hoy no viven en la ciudad de Nueva York ni en sus alrededores. Solo hay dos tribus de Delaware reconocidas a nivel federal en los Estados Unidos, y ambas están en Oklahoma, donde terminaron grandes grupos de Lenape debido a la migración forzada.

Más en New York Diario:  Qué significa el búho Flaco para Nueva York

Según Zunigha, su pueblo acordó mudarse de Lenapehoking, renunciando a las tierras que les prometieron en los tratados, y primero emigró a Pensilvania. Desde allí, se establecieron en Ohio, luego en Indiana, luego en St. Louis y luego en otros lugares de Missouri antes de comprar una reserva en Kansas en 1830 utilizando fondos de tratados anteriores. Después de la Guerra Civil, el gobierno de Estados Unidos obligó a los Lenape de Kansas a vender sus tierras para que las compañías ferroviarias pudieran construir vías en ellas. Luego compraron una reserva a los Cherokee en Oklahoma, donde residen hoy, en Bartlesville y Anadarko. Sus parientes también residen en Ontario, Canadá: la Nación Delaware en Moraviantown y la Nación Munsee Delaware. Bandas más pequeñas de Lenape todavía viven en Nueva Inglaterra y el Atlántico medio, pero la mayoría se reconocen a sí mismas, siendo una excepción la Nación Ramapough Lenape, reconocida por el estado de Nueva Jersey pero no por el gobierno de los Estados Unidos.

Los Lenape que permanecieron en sus tierras natales todavía tienen descendientes en la zona, aunque no formen parte de una tribu oficial. Margaret Boldeagle de Staten Island es una de ellas; su abuelo era un Lenape que se casó con una mujer irlandesa.

“En esta zona sería muy difícil encontrar a alguien que te diga que es Lenape de pura sangre”, dice Boldeagle.

La familia de Boldeagle era típica de muchas familias nativas americanas que fueron presionadas a asimilarse para evitar la discriminación. Cuando era niña, dijo que su abuela no le permitía decirle a la gente que era en parte nativa americana. Cuando su abuelo le dio ropa tradicional Lenape, su abuela se la quitó.

“En aquel entonces, ser nativo estaba estigmatizado”, dice Boldeagle. “Entonces muchas familias no lo admitieron, dirían que eran de otra cultura”.

Como adulta, Boldeagle trabaja para combatir parte de ese estigma. Con la ayuda del senador del estado de Nueva York, Andrew Lanza, Boldeagle resucitó la lucha por un monumento nacional a los nativos americanos en Fort Wadsworth en Staten Island. El terreno fue otorgado para el monumento mediante una ley del Congreso en 1911, pero nunca se construyó. En ese momento, al magnate de los grandes almacenes Rodman Wanamaker se le ocurrió la idea de construir el Monumento Nacional a los Indígenas Americanos, que contaría con una estatua de cincuenta metros de un nativo americano, más alta que la Estatua de la Libertad, sentada en lo alto de un museo. El presidente William Howard Taft viajó a Staten Island en 1913 para iniciar la construcción del proyecto, pero el estallido de la Primera Guerra Mundial en Europa y la posterior participación de Estados Unidos significaron que el proyecto pronto sería abandonado.

Más en New York Diario:  La transformación de la casa okupa más famosa de Nueva York

Hoy en día, dos monumentos en la ciudad de Nueva York reconocen a los Lenape y ambos contienen imprecisiones históricas. Un monumento en Battery Park, en el bajo Manhattan, y una placa de bronce en Inwood Hill Park, ubicado en la parte alta de la ciudad, conmemoran la “venta de Manhattan”, perpetuando un mito que no morirá. Zunigha califica la historia como una “invención” absoluta.

Colleen Connolly

El monumento de Battery Park fue regalado por el gobierno holandés a la ciudad de Nueva York en 1926. Representa a un holandés y un nativo americano de pie juntos, pero la vestimenta del nativo americano es más típica de un nativo americano de las llanuras que de un Lenape, dice David Penney, director asociado de becas de museos en el Museo Nacional del Indio Americano del Smithsonian y curador de una exposición de 2020 sobre “neoyorquinos nativos”.

La placa en Inwood Hill Park dice: “Según la leyenda, en este sitio de la principal aldea india de Manhattan, Peter Minuit cambió en 1626 la isla de Manhattan por baratijas y cuentas que entonces valían unos 60 florines”. Según Penney, lo más probable es que el acuerdo se haya hecho en Fort Amsterdam, ubicado en el bajo Manhattan. Los Lenape, sin embargo, vivían en esa zona y los visitantes todavía pueden ver cuevas que supuestamente usaban como refugio.

Los Lenape probablemente vieron la “venta” de Manhattan como un acuerdo para compartir la tierra, pero no para venderla, dicen tanto Penney como Zunigha. Los holandeses, sin embargo, lo vieron como una venta adecuada y querían que los indígenas abandonaran lo que consideraban “su” tierra. Cartas y notas de la época documentan la frustración holandesa con los indígenas que no abandonaban la tierra, incluida una queja registrada en una reunión del consejo de Nueva Ámsterdam el 25 de mayo de 1660, de que “los salvajes no se iban de la tierra que habían comprado”, a lo que los indígenas respondieron que solo habían vendido el pasto del terreno, no el terreno en sí.

Más en New York Diario:  La tenebrosa risa de Santa Claus  

El monumento nunca construido en Staten Island habría sido el monumento más grande y visible a los nativos americanos en el área, pero los habría retratado como una “raza en desaparición”, como los veía Wanamaker. El registro del Congreso sobre la concesión de tierras incluso habla del monumento como dedicado a “la memoria de los indios norteamericanos”, como si ya hubieran desaparecido.

Pero si bien los monumentos conmemorativos pueden evocar la historia (o el mito) del pueblo Lenape, su cultura permanece viva en las comunidades tribales de hoy en día. En Bartlesville, donde vive Zunigha, la tribu de indios Delaware organiza campamentos de verano para que los niños aprendan prácticas espirituales, danzas y canciones de Lenape. También han conseguido subvenciones para ayudar a revitalizar la lengua lenape, en peligro de extinción, de la que sólo quedan unos pocos hablantes fluidos en Canadá y Estados Unidos.

Jim Rementer estudió el idioma Lenape durante más de cincuenta años. Originario de Pensilvania, donde conoció a los Lenape por primera vez, se mudó a Oklahoma en la década de 1960 y aprendió el idioma de los ancianos tribales en Bartlesville. Desde entonces, ha impartido clases y ha ayudado a crear el Diccionario parlante Lenape, que incluye lecciones online con audio. Hoy en día no hay hablantes nativos del idioma lenape en Oklahoma, pero Rementer dice que el interés en aprender el idioma persiste.

“Tiene muchos vínculos culturales con el pueblo Lenape”, dijo Rementer. “Al menos les da un conocimiento básico no sólo del idioma sino también de las creencias religiosas, etc. Y siempre es agradable poder orar en tu lengua materna”.

Zunigha se considera “apenas un hablante parcial” de la lengua lenape, pero sabe rezar. Admite que gran parte del conocimiento ancestral se ha perdido con el tiempo, ya que los Lenape fueron asesinados u obligados a asimilarse o migrar, pero insiste en que la cultura nunca se perdió, en parte debido a la supervivencia de la lengua.

“Siempre se muestra un camino porque todavía estamos aquí”, dijo Zunigha. “Tenemos personas, incluyéndome a mí, que pueden orar en nuestro idioma, realizar ceremonias y recordar a los antepasados. Cuando hacemos eso, somos bendecidos con el don del creador, con la continuidad de nuestra cultura durante una generación más. Simplemente tratamos de aprender y practicar”.

Fuente: Smithsonian/ Traducción: Camille Searle

Últimos artículos

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...

Cómo abrir una boca de incendios para refrescarte en Nueva York

por Imogen McNamara   A medida que el índice de calor se eleva a tres...

Acerca del insomnio y el mundo moderno

por Matthew Gwynfryn Thomas Probablemente pasarás unos veintiséis años de tu vida durmiendo. Pasarás otros...

Donald Trump nunca encajó en Nueva York

por Lincoln Mitchell En los últimos meses de su presidencia, Donald Trump atacó a Nueva...

El espectáculo de las protestas universitarias

por Danielle K. Brown Los movimientos de protesta pueden verse muy diferentes dependiendo de dónde...

Internet de los animales

por Hillary Rosner En la primavera de 2022, mientras realizaba una investigación para un libro,...

Las otras islas de Nueva York

por Russell Jacobs El otro día, fui hasta Pelham Bay Park para ver una masa...

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

Sigue leyendo

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...