InicioCONTEXTOANTROPOLOGÍAEl árbol navideño es más viejo que la Navidad

El árbol navideño es más viejo que la Navidad

Publicado el

por Troy Bickham

¿Por qué, cada Navidad, tantas personas soportan el desorden de las agujas de pino secas, el riesgo de incendio y cadenas de luces imposiblemente enredadas?

Al atar un abeto al capó de mi auto y preocuparme por la fuerza del cordel, a veces me pregunto si debería comprar un árbol artificial y eliminar todas las molestias. Entonces mi historiador interior me regaña: tengo que recordarme a mí mismo que estoy participando en una de las tradiciones religiosas más antiguas del mundo. Renunciar al árbol sería renunciar a un ritual anterior a la Navidad.

Un símbolo de vida en tiempos de oscuridad

Casi todas las sociedades agrarias veneraron independientemente al Sol en su panteón de dioses en un momento u otro: estaba el Sol de los nórdicos, el de los aztecas Huitzilopochtli, el de los griegos Helios.

Foto: Sandra Seitamaa

Los solsticios, cuando el Sol está en sus puntos más altos y más bajos del cielo, fueron acontecimientos importantes. El solsticio de invierno, cuando el cielo está más oscuro, ha sido un día de celebración notable en las sociedades agrarias a lo largo de la historia de la humanidad. El persa Shab-e Yalda, el Dongzhi en China y el norteamericano Hopi Soyal marcan la ocasión de forma independiente.

¿La decoración favorita de los antiguos solsticios de invierno? Plantas de hoja perenne.

Ya sea como ramas de palma recolectadas en Egipto para la celebración de Ra o como coronas para la fiesta romana de Saturnalia, los árboles de hoja perenne han servido durante mucho tiempo como símbolos de la perseverancia de la vida durante la desolación del invierno y la promesa del regreso del Sol.

Y entonces apareció la Navidad

La Navidad llegó mucho más tarde. La fecha no se fijó en los calendarios litúrgicos hasta siglos después del nacimiento de Jesús, y la palabra inglesa Christmas (una abreviatura de «Christ’s Mass») no aparecería hasta más de mil años después del evento original.

Si bien el 25 de diciembre era aparentemente una festividad cristiana, muchos europeos simplemente heredaron las tradiciones de las celebraciones del solsticio de invierno, que eran notoriamente estridentes. Por ejemplo, los doce días de Navidad conmemorados en el villancico popular en realidad tuvieron su origen en las antiguas celebraciones germánicas de Yule.

Más en New York Diario:  La ciudad sin árboles

El uso continuo de árboles de hoja perenne, sobre todo el árbol de Navidad, es el vestigio más visible de aquellas antiguas celebraciones del solsticio. Aunque el conocido villancico de Ernst Anschütz de 1824 dedicado al árbol se traduce al inglés como “O Christmas Tree”, el título de la melodía original en alemán es simplemente “Tannenbaum”, que significa abeto. No hay ninguna referencia a la Navidad en el villancico, que Anschütz basó en una canción de amor popular de Silesia mucho más antigua. De acuerdo con las antiguas celebraciones del solsticio, la canción elogia la fiel resistencia del árbol durante el oscuro y frío invierno.

Patrullas anti-navideñas

Los protestantes alemanes del siglo XVI, deseosos de eliminar la iconografía y las reliquias de la Iglesia Católica Romana, dieron un gran impulso al árbol de Navidad cuando lo utilizaron para reemplazar los belenes. El reformador religioso Martín Lutero supuestamente adoptó la práctica y añadió velas.

Pero un siglo después, los puritanos ingleses desaprobaron esta festividad desordenada por carecer de legitimidad bíblica. Lo prohibieron en la década de 1650, y los soldados patrullaban las calles de Londres en busca de cualquiera que se atreviera a celebrar el día. Los colonos puritanos de Massachusetts hicieron lo mismo, multando a “cualquiera que se encontrara observando la Navidad o cosas similares, ya sea absteniendo de trabajar, festejando o de cualquier otra manera”.

Foto: Mor Shani

La inmigración alemana a las colonias americanas aseguró que la práctica de los árboles echara raíces en el Nuevo Mundo. Benjamin Franklin estimó que al menos un tercio de la población blanca de Pensilvania era alemana antes de la Revolución Americana.

Sin embargo, la tradición alemana del árbol de Navidad floreció en Estados Unidos en gran parte debido al linaje real alemán de Gran Bretaña.

Más en New York Diario:  Historia de la Ñ

El ejemplo de la reina

Desde 1701, a los reyes ingleses se les había prohibido convertirse en católicos o casarse con ellos. Alemania, que estaba formada por un mosaico de reinos, tenía príncipes y princesas protestantes elegibles de sobra. Muchos miembros de la realeza británica mantuvieron en privado la costumbre familiar de un árbol de Navidad, pero la reina Victoria, que tenía una madre alemana y una abuela alemana por parte de su padre, hizo pública la práctica y la puso de moda.

El estilo de gobierno de Victoria reflejó y moldeó la moralidad aparentemente severa y centrada en la familia que dominó la vida de la clase media durante la época. En la década de 1840, la Navidad se convirtió en el objetivo de reformadores como el novelista Charles Dickens, que buscó transformar las estridentes celebraciones de la festividad, en gran medida marginada, en un día familiar en el que la gente de la nación rápidamente industrializada podía relajarse, regocijarse y dar gracias.

Su novela de 1843, “Cuento de Navidad”, en la que el avaro Ebenezer Scrooge encontró la redención al abrazar las recetas de Dickens para la festividad, fue un éxito entre el público. Si bien la decoración siempre verde es evidente en las ilustraciones coloreadas a mano que Dickens encargó especialmente para el libro, no hay árboles de Navidad en esas imágenes.

Victoria añadió el abeto a las celebraciones familiares cinco años después. Aunque los árboles de Navidad habían sido parte de celebraciones reales privadas durante décadas, un número de 1848 del London Illustrated News mostraba a Victoria con su marido alemán y sus hijos decorando uno como familia en el Castillo de Windsor.

El impacto cultural fue casi instantáneo. Los árboles de Navidad empezaron a aparecer en los hogares de Inglaterra, sus colonias y el resto del mundo de habla inglesa. Dickens siguió con su cuento «Un árbol de Navidad» dos años después.

Del otro lado del Atlántico

Durante este período, las clases medias estadounidenses generalmente abrazaron todo lo victoriano, desde la arquitectura hasta las sociedades de reforma moral.

Más en New York Diario:  La huelga que cambió Nueva York

Sarah Hale, la autora más famosa por su poema infantil “Mary had a Little Lamb”, utilizó su posición como editora de la revista más vendida Godey’s Ladies Book para promover una agenda reformista que incluía la abolición de la esclavitud y la creación de días festivos que promovieran valores familiares piadosos. La adopción del Día de Acción de Gracias como fiesta nacional en 1863 fue quizás su logro más duradero.

Le sigue de cerca el árbol de Navidad.

Foto: Hyukjoon Sohn

Si bien los árboles adornaban esporádicamente las casas de los inmigrantes alemanes en Estados Unidos, se convirtió en una práctica generalizada de la clase media cuando, en 1850, Godey publicó un grabado de Victoria y su árbol de Navidad. Hale, partidario de Dickens y del movimiento para reinventar la Navidad, ayudó a popularizar el árbol de Navidad familiar al otro lado del charco.

Sólo en 1870 Estados Unidos reconoció la Navidad como feriado federal.

La práctica de erigir árboles de Navidad públicos surgió en Estados Unidos en el siglo XX. En 1923, apareció el primero en el jardín sur de la Casa Blanca. Durante la Gran Depresión, sitios famosos como el Rockefeller Center de Nueva York comenzaron a erigir árboles cada vez más grandes.

La globalización navideña

A medida que las culturas estadounidense y británica extendieron su influencia por todo el mundo, los árboles de Navidad comenzaron a aparecer en espacios comunitarios incluso en países que no son predominantemente cristianos. Los distritos comerciales de Dubai, Emiratos Árabes Unidos, Hong Kong y Tokio ahora erigen árboles con regularidad.

El árbol de Navidad moderno es un símbolo universal que tiene significados tanto religiosos como seculares. Adornados con luces, promueven la esperanza y, para la mitad del mundo, ofrecen brillo, literalmente, en la época más oscura del año.

En ese sentido, el árbol de Navidad moderno cierra el círculo.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Camille Searle

Últimos artículos

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

por Zoya Teirstein A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba...

Hacia una medicina más igualitaria

por Manuel Corpas La warfarina es un potente anticoagulante y uno de los principales medicamentos...

¿Qué es una ciudad santuario y qué significa para Nueva York?

por Gwynne Hogan y Rachel Holliday Smith La pelea de enero entre agentes de la...

Urbanismo de inteligencia artificial

por Federico Cugurullo Estás caminando de regreso a casa. De repente, el terreno parece abrirse...

Un filisteo musical

por P. Kerim Friedman ¿Es la música una mercancía? Los álbumes fueron diseñados para serlo....

Animales salvajes en Nueva York: ¿qué debes hacer?

por Katie Honan Hay más de 8 millones de seres humanos en esta ciudad, pero...

Historia de la Ñ

por Esther Nieto Moreno de Diezmas La letra eñe es emblema del español, lengua materna...

Casas pequeñas: de revolución minimalista a estética de Instagram

por Eve Andrews En 1997, Jay Shafer construyó su primera casa pequeña: una capilla rural...

¿Por qué escribimos México pero decimos Méjico?

por Rocío Cruz Ortiz Tanto en el caso de la palabra México como en el...

Por qué odiamos a Emma Stone

por Eve Andrews En las primeras escenas que pasamos con Whitney Siegel, el personaje de...

El pánico moral por la desinformación

por Joanna Thompson En 2020, mientras la pandemia de Covid-19 arrasaba todo el mundo, la...

Algunos estudios sobre la felicidad

por Amber Dance Todos queremos ser felices. Durante décadas, los psicólogos han intentado averiguar cómo...

Haciendo terapia con robots

por Eve Herold Los científicos están trabajando arduamente para crear robots, ya sean corpóreos o...

¿Quién debe limpiar las aceras cubiertas de nieve en Nueva York?

por Rachel Holliday Smith Nevó en la ciudad de Nueva York y estás tratando de...

No son las zapatillas, son los atletas

por Hannah Borenstein EL 24 de septiembre de 2023, la corredora etíope Tigst Assefa ganó...

Sigue leyendo

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

por Zoya Teirstein A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba...

Hacia una medicina más igualitaria

por Manuel Corpas La warfarina es un potente anticoagulante y uno de los principales medicamentos...

¿Qué es una ciudad santuario y qué significa para Nueva York?

por Gwynne Hogan y Rachel Holliday Smith La pelea de enero entre agentes de la...