HomeCONTEXTOANTROPOLOGÍACristóbal Colón opacó la herencia italiana

Cristóbal Colón opacó la herencia italiana

Publicado el

por Lawrence Torcello

Cada octubre, un desfile de escritores de opinión, políticos y estadounidenses de ascendencia italiana celebran a Cristóbal Colón como alguien que representa a los italoamericanos.

Pero asociar a inmigrantes italianos empobrecidos de los siglos XIX y XX con un explorador del siglo XV reniega de las identidades culturales de los italoamericanos. Hace que las diversas historias y dificultades de esos inmigrantes sean insignificantes en favor de un representante del imperialismo europeo que ya es familiar para los estadounidenses y más consistente con el ideal europeo homogeneizado de Estados Unidos.

Como filósofo político, creo que vale la pena examinar cómo las mitologías del pasado pueden distorsionar la realidad y borrar las culturas indígenas e inmigrantes.

Dada la historia italiana, los descendientes de inmigrantes italianos tienen motivos para solidarizarse con los grupos indígenas que reclaman historias que antes fueron borradas.

Un linchamiento masivo

Un linchamiento masivo sigue siendo la razón política declarada para asociar por primera vez a Colón con los italoamericanos. En 1891, once inmigrantes del sur de Italia fueron asesinados por una turba en Nueva Orleans.

Este no fue el primer ni el último linchamiento de inmigrantes italianos en Estados Unidos. Pero tiene la distinción de ser uno de los linchamientos masivos más grandes en la historia del país.

Los asesinatos fueron defendidos como venganza por el crimen de un jefe de policía a manos de agresores no identificados. Muchos de los periódicos del país, incluido The New York Times, aplaudieron el linchamiento.

Esta cobertura mediática contribuyó a las tensiones políticas entre Estados Unidos y el recién formado Reino de Italia. Al año siguiente, el presidente Benjamin Harrison anunció una celebración nacional única del 400 aniversario del viaje de Colón.

Más en New York Diario:  ¿A quién no le gusta el chocolate?

La proclamación de Harrison no mencionó a Italia ni a los inmigrantes italianos. En cambio, se alentó a los ciudadanos estadounidenses a celebrar el aniversario del “descubrimiento de América, que impresionará a nuestra juventud con los deberes patrióticos de la ciudadanía estadounidense”.

Racismo científico

Ese mensaje llegó a una audiencia preparada, moldeada por las nociones de “racismo científico” de finales del siglo XIX y principios del XX, la creencia pseudocientífica de que existe evidencia empírica para apoyar el racismo o la superioridad racial.

Muchos europeos protestantes blancos consideraban que los italianos del sur, junto con otros europeos del sur, los norteafricanos y los habitantes del Medio Oriente, eran una raza mediterránea inferior. Como tales, los inmigrantes mediterráneos en Estados Unidos fueron ampliamente mirados con desprecio.

En medio de las teorías racistas que caracterizaron el período, la proclamación del presidente Harrison señaló distinciones entre figuras europeas gloriosas, como Colón, y sicilianos indigentes, cuya aparición no fue bienvenida y cuyos linchamientos fueron recibidos con aprobación en la prensa.

En una carta de 1924 al New York Times defendiendo las restricciones a la inmigración contra los italianos y otros europeos del sur, el eugenista Henry Fairfield Osborn tuvo cuidado de excluir al llamado descubridor de América de las razas contaminadas: “En sus retratos y bustos, ya sean auténticos o no, Colón era claramente nórdico”.

Colón murió mucho antes de la unificación de Italia en el siglo XIX, pero llegó a ser su representante mitificado. Con la unificación, los gobernantes de Italia intentaron forjar una nueva identidad nacional entre pueblos dispares, con diferentes experiencias de colonialismo brutal.

En el siglo XIX, un gran número de italianos del sur abandonaban Italia para escapar de la pobreza provocada por la subyugación política y económica.

Más en New York Diario:  Carne cruda

Esa subyugación se debe en parte a los patrocinadores de Colón, la reina Isabel y el rey Fernando II, que poseyeron Sicilia durante la vida de Colón, mientras que el primo de Fernando, Fernando I, controlaba el sur del continente. Finalmente, Fernando II controló ambos “Reinos de Sicilia”.

Estos llamados Reyes Católicos de lo que hoy es España llevaron la Inquisición a Sicilia. En el contexto de la antigua diversidad cultural de Sicilia, la Inquisición española impuso una monocultura católica, mientras que la alfabetización y otros indicadores de bienestar social se desplomaban.

Como escriben los historiadores Louis Mendola y Jacqueline Alio sobre esta época: “En comparación con lo que había sido bajo los bizantinos, los fatmidas y los normandos, Sicilia estaba ahora en declive. El analfabetismo se volvió endémico y definió el nivel educativo de la gran mayoría de los sicilianos (y de hecho de los italianos en general) hasta el siglo XIX”.

Como posesión española, el sur de Italia fue estrangulado culturalmente por la Inquisición y al mismo tiempo explotado para obtener recursos naturales e impuestos. La corrupción, la pobreza y la miseria que llevaron a oleadas de italianos del sur a buscar escape entre 1880 y 1924 tienen sus raíces en este período.

Reclamando la historia

Como tal, una mayoría significativa de italoamericanos descienden de inmigrantes del sur de Italia. Los ciclos feudales de pobreza de los que buscaban escapar fueron mantenidos e impuestos por las mismas potencias monárquicas e imperialistas a las que Colón sirvió y ayudó a enriquecer.

Identificar a los italoamericanos con Colón en América significó una identificación más general de los italianos con Colón, en lugar de con las oleadas de italianos del sur desfavorecidos que abandonaron Italia. Debido a esto, la identificación sirvió como propaganda tanto para Estados Unidos como para la recién formada Italia.

Más en New York Diario:  ¿Por qué escribimos México pero decimos Méjico?

Al rechazar su propia asociación con Colón, los descendientes contemporáneos de inmigrantes italianos tienen la oportunidad de reconocer las auténticas identidades culturales de sus antepasados.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Francis Provenzano

Últimos artículos

Tratamiento facial para estatuas de piedra

por Melanie Marich En un día bochornoso y nublado de verano, un equipo de pasantes...

Fuera, Biden

por Emma Shortis Las grietas bajo los pies del presidente estadounidense Joe Biden continúan ampliándose. Si...

Una historia de la refrigeración de alimentos

por Angela Chen En la esquina de la mayoría de las cocinas hay una caja...

El puño de Donald Trump

por Roger J. Kreuz En los frenéticos momentos en que agentes del Servicio Secreto rodearon...

Nueva York según Paul Auster

por Ramón Espejo Romero Nueva York es la ciudad más icónica del siglo XX y...

Equidad lingüística en las escuelas

por Sunisa Nuonsy Me alegré cuando se supo, el mes pasado, que el Departamento de...

Un juicio a la contaminación acústica

por Joanne Silberner El pasado junio, un grupo de defensa del ruido, Quiet Communities, demandó...

Cómo determinar si una teoría conspirativa es falsa

por H. Colleen Sinclair Las teorías de conspiración están en todas partes y pueden involucrar...

Arquitectura hostil

por Robert Rosenberger Si no tienes refugio y te arrestan por dormir afuera, ¿te castigan...

Tu médico debe preguntarte por la calidad del aire que respiras

por Eve Andrews Una visita anual al médico a menudo implica cierto grado de mentira...

Primer debate presidencial 2024: Joe Biden derrotó a Joe Biden

por Mary Kate Cary Creo que Estados Unidos acaba de ver cómo se hacía historia. Al...

Primer debate presidencial 2024: mentirosos y confundidos

por Karrin Vasby Anderson Una de las primeras definiciones de buena oratoria que aprendí como...

El senador con la bola de nieve

por Dana J. Graef Mientras estaba en el pleno del Senado en Washington, D.C., en...

Serpientes en la ciudad

por Eve Andrews La gente pensaba que la serpiente vista en el parque era una...

La cultura cambia tan rápido que la evolución no puede alcanzarla

por Jose Yong Las investigaciones muestran que muchos de nuestros problemas contemporáneos, como la creciente...

Sigue leyendo

Tratamiento facial para estatuas de piedra

por Melanie Marich En un día bochornoso y nublado de verano, un equipo de pasantes...

Fuera, Biden

por Emma Shortis Las grietas bajo los pies del presidente estadounidense Joe Biden continúan ampliándose. Si...

Una historia de la refrigeración de alimentos

por Angela Chen En la esquina de la mayoría de las cocinas hay una caja...