HomeCONTEXTOANTROPOLOGÍAHalloween en el Día de los Muertos

Halloween en el Día de los Muertos

Publicado el

por Mathew Sandoval

Muchos latinos declaran regularmente: “El Día de los Muertos no es el Halloween mexicano”. La declaración también la repiten cada vez más los no latinos.

Trazar una línea clara entre los dos días festivos es una estrategia retórica para proteger la integridad del Día de los Muertos como patrimonio cultural mexicano y separarlo de la cultura popular estadounidense. Sin embargo, como mexicano-estadounidense que celebra el Día de los Muertos y como estudioso de la cultura y el espectáculo, creo que es hora de reconocer plenamente la mezcla cultural que está ocurriendo entre las dos festividades.

La influencia de Halloween está transformando el Día de los Muertos en una tradición cultural híbrida que simultáneamente honra a los muertos y celebra lo macabro.

Los orígenes de la distinción

El Día de los Muertos es una fiesta tradicional en honor a los difuntos que se celebra en México y otras partes de América Latina el 1 y 2 de noviembre. La festividad se celebra mediante observaciones rituales como la construcción de altares llenos de ofrendas a los muertos y la decoración de las tumbas familiares para comunicarse con los muertos. El Día de los Muertos también se conmemora a través de animadas fiestas en las que las comunidades se reúnen en plazas y centros comunitarios para celebrar bailando, tocando música, festejando, bebiendo y haciéndose pasar por la muerte.

Aunque el Día de los Muertos es una tradición de larga data en México, la festividad no se celebraba amplia ni públicamente entre los latinos en los Estados Unidos. Eso cambió en las décadas de 1970 y 1980, cuando artistas y activistas introdujeron el Día de los Muertos en sus comunidades como parte del movimiento chicano, el movimiento social y cultural para el empoderamiento mexicano-estadounidense.

Roger Ce

A medida que los latinos comenzaron a celebrar la festividad con orgullo y públicamente en los Estados Unidos, también comenzaron a distinguirla de Halloween. Esto se debe a que muchos no latinos interpretaron erróneamente las imágenes de calaveras y esqueletos del Día de los Muertos como brujería. Los latinos utilizaron la frase “El Día de los Muertos no es el Halloween mexicano” para proteger la festividad de tergiversaciones, educar al público en general sobre la tradición cultural y protegerse de la discriminación.

La declaración también fue utilizada en las décadas de 1970 y 1980 por la industria turística de México, cuando comenzó a promover vigorosamente el Día de Muertos a nivel internacional como una atracción cultural. A los turistas que llegaban a México se les informaba que el Día de los Muertos era una auténtica fiesta nacional que no tenía relación con Halloween.

Más en New York Diario:  Los dioses callejeros de Martin Scorsese

Las décadas de 1990 y 2000

En la década de 1990, “El Día de los Muertos no es el Halloween mexicano” se convirtió en una declaración política. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte, firmado en 1994, inundó a México con bienes de consumo, medios de comunicación y cultura popular estadounidenses. Algunos mexicanos vieron la importación de Halloween como un símbolo del “imperialismo cultural” estadounidense, el proceso mediante el cual Estados Unidos utiliza la cultura para mantener la dominación política y económica sobre México.

Pero a principios de la década de 2000, antropólogos mexicanos, estadounidenses y británicos informaron que Halloween ya se estaba fusionando con el Día de los Muertos de maneras fascinantes. Dulces, disfraces y adornos de Halloween aparecieron en tiendas y mercados callejeros, donde se exhibieron junto al material del Día de Muertos. Decoraciones de calabazas y telarañas adornaban las ofrendas, los altares tradicionales erigidos para los muertos. Las calles estaban cada vez más llenas de niños disfrazados de brujas, vampiros y monstruos que pedían dulces. Bares y discotecas del sur de México organizaron fiestas de disfraces de Halloween y Día de los Muertos para adultos.

Algunos mexicanos denunciaron Halloween como “una invasión”. Algunos se refirieron a Halloween como “contaminación cultural”.

Tales temores llevaron a las Naciones Unidas en 2003 a designar oficialmente el Día de los Muertos como una forma de “patrimonio cultural intangible”, una clasificación reservada para tradiciones culturales como rituales, tradiciones orales y artes escénicas que están en peligro por la globalización o la falta de apoyo. Esto dio a las Naciones Unidas autoridad para trabajar con el gobierno mexicano para “proteger y conservar” el Día de los Muertos, lo que presumiblemente salvaguardaría la festividad de influencias como Halloween. Pero fue demasiado tarde.

Más en New York Diario:  La conquista publicitaria

La influencia de Hollywood

Hoy, Halloween acecha al Día de los Muertos en México como nunca antes. Los niños piden dulces disfrazados durante una semana completa en la temporada del Día de los Muertos. Piden dulces en tiendas y restaurantes gritando “¡Queremos Halloween!”. El 2 de noviembre, en el cementerio más grande del país, Panteón de Dolores, encontrarás ofrendas de cementerio decoradas con telarañas, vampiros, brujas y calabazas.

La fusión de Halloween y Día de los Muertos se ve facilitada en gran medida por Hollywood. Un buen ejemplo es la celebración en el famoso Panteón de San Fernando, un cementerio donde están enterrados los restos de algunos de los presidentes y dignatarios más importantes de México. Como parte de las festividades, el cementerio alberga una proyección del clásico de terror La noche de los muertos vivientes. Cientos vestidos con atuendos del Día de los Muertos se reúnen en la tumba del presidente Benito Juárez, comiendo dulces mientras observan el terror de los zombies en una pequeña comunidad estadounidense.

Zorik D

El impacto de la influencia de las películas de terror de Halloween es más notable en la celebración del Día de los Muertos más grande del país. El Gran Desfile de Día de Muertos, que comenzó en 2016 como una simulación del representado en la película de James Bond, Spectre, atrae anualmente a más de un millón de asistentes.

Además del maquillaje de calaveras de azúcar y el atuendo de esqueleto, los participantes también se visten con disfraces de terror de Hollywood que normalmente se reservan para Halloween. Encontrarán personas vestidas como Jigsaw de las películas de Saw, Chucky de Child’s Play, Ghostface de la serie Scream y Pennywise de It de Stephen King.

Con diferencia, el disfraz más popular en 2022 fue el de Michael Myers de Halloween. Esto no es sorprendente. La última entrega de la franquicia, Halloween Ends, tuvo un gran éxito en México. Cuando la película se estrenó en México durante la temporada de Día de los Muertos y Halloween, fue una de las películas más taquilleras del país. De hecho, de los setenta países donde se estrenó la película, México ocupó el tercer lugar en venta de entradas.

Más en New York Diario:  El árbol navideño es más viejo que la Navidad

Disney en el Día de los Muertos

En particular, la influencia de Disney tanto en Halloween como en el Día de los Muertos es inmensa. Es desconcertante la cantidad de niños y adultos disfrazados de Darth Vader, Spiderman o Jasmine y Aladino en las celebraciones del Día de Muertos.

Y no solo están en eventos festivos como el Gran Desfile de Muertos. También están en las ceremonias rituales. Uno puede encontrar todo tipo de superhéroes de Avengers en el Panteón de Dolores reunidos junto a las tumbas y haciendo ofrendas a los muertos.

Loris Boulinguez

Luego está el dilema que plantea Coco de Disney-Pixar, la querida película animada sobre el Día de los Muertos. Al igual que todas las entidades de Disney, las empresas otorgan licencias y fabrican disfraces de Halloween basados ​​en personajes de la película.

Estos disfraces ahora son populares en México, donde la gente se disfraza de personajes de Coco. Pero cuando se hacen pasar por Miguel, Ernesto de la Cruz o Mamá Imelda con cara de calavera, es difícil decir si están usando un disfraz de Halloween o un disfraz del Día de los Muertos. Me atrevería a decir que son ambas cosas simultáneamente.

Y ahí radica la crisis de identidad que enfrenta actualmente el Día de los Muertos en México. La influencia de Hollywood hace que sea cada vez más difícil decir de manera creíble que “el Día de los Muertos no es un Halloween mexicano”.

¿Qué sigue para el Día de los Muertos?

La fusión entre las dos festividades se está produciendo en áreas rurales y urbanas, y en las zonas fronterizas y en las zonas más profundas de México. Está alterando las cualidades festivas populares del Día de los Muertos y sus costumbres ceremoniales.

Los conservadores culturales sin duda lamentarán esto como “contaminación” de una tradición sagrada. Pero olvidan que la transformación y la adaptación son las que aseguran la supervivencia de cualquier tradición. El Día de los Muertos podrá vivir eternamente, pero será gracias a la mordedura vampírica de Halloween.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Alina Klingsmen

Últimos artículos

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Los textiles de Andy Warhol

por Mark Parker Las telas estampadas creadas por Andy Warhol durante las décadas de 1950...

La ruta del cambio climático

por Courtney Cecale En la década de 1980 el glaciar Pastoruri, en Perú, era uno...

Sigue leyendo

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...