HomeCULTURASARTELa invención de La Catrina

La invención de La Catrina

Publicado el

por Mathew Sandoval

El 13 de abril de 1944, miles de personas se enfrentaron a la policía en las escaleras del Instituto de Arte de Chicago. El tumulto no tuvo relación con la participación de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, los disturbios laborales o la controvertida decisión del presidente Franklin D. Roosevelt de tomar el control de las industrias locales de Chicago.

Más bien, una enorme e impaciente multitud de artistas desbordó la capacidad del museo, provocando el caos. Así de desesperadamente la gente quería ver la apertura en Estados Unidos de una exposición titulada “Posada: Grabador para el pueblo mexicano”.

La exposición presentaba las estampas de José Guadalupe Posada, un grabador mexicano que había muerto en 1913. Se exhibían sus calaveras, las ilustraciones satíricas de calaveras y esqueletos que hizo para el Día de los Muertos, que imprimió en periódicos baratos de una sola hoja conocidos como andanadas.

Una calavera específica atrajo más atención que las demás.

Conocida como La Catrina, era un esqueleto llamativo con una amplia sonrisa con dientes y un sombrero de plumas de gran tamaño. Una gran copia de ella colgaba de la pared del museo. El público la vio aparecer en los materiales promocionales del museo. Incluso fue la portada del catálogo de la exposición. En México era prácticamente desconocida, pero la exposición en Estados Unidos convirtió a La Catrina en una sensación internacional.

Hoy La Catrina es la creación más reconocible de Posada. Es el ícono del Día de Muertos, la fiesta anual de México en honor a los difuntos que se lleva a cabo anualmente el 1 y 2 de noviembre. Su rostro se reproduce sin cesar durante la festividad. Su idolatría la ha convertido en el tótem nacional no oficial de México, quizás sólo superado por la Virgen de Guadalupe.

Si bien algunas personas podrían suponer que siempre fue así, La Catrina es en realidad un ícono transcultural cuyo prestigio y popularidad son partes iguales de invención y accidente.

Una vida de oscuridad

Cuando Posada la grabó por primera vez en 1912, ni siquiera se llamaba La Catrina. En la impresión original es Calavera Garbancera, un título utilizado para referirse a las campesinas indígenas que vendían garbanzos en los mercados callejeros.

Más en New York Diario:  La voz de los silenciados: Jamie Reid (1947-2023)

Posada la ilustró con un atuendo ostentoso para satirizar la forma en que las garbanceras intentaban pasar como de clase alta empolvándose la cara y vistiendo trajes franceses a la moda. Así que incluso desde el principio, La Catrina fue transcultural: una mujer indígena rural que adoptó costumbres europeas para sobrevivir en la sociedad urbana y mestiza de México.

Al igual que las otras ilustraciones de Posada, la andanada de 1912 se vendió por un centavo principalmente a hombres pobres y de clase trabajadora en toda la Ciudad de México y áreas cercanas. Pero no había nada particularmente significativo en Calavera Garbancera. Al igual que su creador, permaneció en el anonimato durante muchos años.

1913

Posada murió arruinado y desconocido, pero sus ilustraciones tuvieron vida futura. Su editor las reutilizó para otras andanadas hasta bien entrada la década de 1920. Calavera Garbancera fue reciclada como otros personajes, ninguno particularmente digno de mención. Mientras tanto, nadie sabía realmente quién hacía las andanadas de calaveras que se veían en la capital cada Día de los Muertos.

Eso cambió a mediados de la década de 1920, cuando la obra de Posada llamó la atención del artista francés Jean Charlot, una figura destacada del Renacimiento mexicano, ese estallido creativo de murales y obras de arte nacionalistas que se produjo después de la Revolución Mexicana.

Charlot estaba enamorado de las ilustraciones de calaveras que veía en la Ciudad de México, pero no sabía quién las había creado. Finalmente localizó al editor de Posada y comenzó a investigar sobre el grabador. Charlot publicó artículos sobre Posada y presentó las calaveras del artista a otros artistas e intelectuales del Renacimiento mexicano. Entre los más importantes se encontraban el pintor Diego Rivera y la crítica Frances Toor.

De La Garbancera a La Catrina

Rivera, por supuesto, es posiblemente el artista más grande de la historia de México. Sus murales épicos siguen siendo famosos internacionalmente.

Frances Toor, por otra parte, fue una modesta intelectual judía que hizo su carrera escribiendo sobre la cultura mexicana. En 1925 comenzó a publicar Mexican Folkways, una popular revista bilingüe distribuida en México y Estados Unidos. Con Diego Rivera como editor de arte, comenzó a utilizar la revista para promover a Posada. En las ediciones anuales de octubre y noviembre, Toor y Rivera publicaron grandes reimpresiones de las calaveras de Posada.

Más en New York Diario:  Top5: Las cinco mejores películas de Martin Scorsese situadas en Nueva York

Sin embargo, la Calavera Garbancera nunca estuvo entre ellas. No era lo suficientemente importante como para lucirse.

En 1930, Toor y Rivera publicaron el primer libro de grabados de Posada, que se vendió en todo México y Estados Unidos. En él finalmente hizo acto de presencia La Garbancera. Pero tenía un nuevo nombre: Calavera Catrina. Por razones desconocidas, Toor y Rivera eligieron el honorífico, que se refería a ella como una mujer dandy. Desde entonces la calavera fue para siempre La Catrina.

Carolina Arriada para NYDiario

Su fama, sin embargo, no llegó verdaderamente hasta el tumultuoso debut de Posada en el Instituto de Arte de Chicago en 1944. La exposición fue una colaboración entre el museo y el gobierno mexicano. Fue financiado y facilitado por una agencia especial de propaganda de la Casa Blanca que utilizó la diplomacia cultural para fortalecer la solidaridad con América Latina durante la Segunda Guerra Mundial.

Este impulso permitió que la exposición de Posada pudiera recorrerse y darle a La Catrina una exposición más amplia. Fue vista y promocionada en Nueva York, Filadelfia, Ciudad de México y otros lugares de México.

Quizás lo más importante fue el catálogo de la exposición, que presentaba a La Catrina en la portada. Se vendió en cada lugar de la gira. También se distribuyeron copias de cortesía a destacados autores y artistas estadounidenses y mexicanos. Comenzaron a escribir sobre La Catrina y a remodelarla en sus obras de arte, popularizándola en ambos lados de la frontera.

La Catrina se globaliza

En 1947, Diego Rivera inmortalizó aún más a La Catrina cuando la convirtió en el punto focal de uno de sus murales más famosos, “Sueño de una tarde de domingo en el Parque Alameda”.

El mural retrata la historia de México desde la conquista española hasta la Revolución Mexicana. La Catrina se encuentra literalmente en el centro de esta historia, donde Rivera la pintó de la mano de Posada, por un lado, y una versión de él mismo cuando era niño, por el otro.

Más en New York Diario:  Arqueología del eclipse

La fama de Rivera, y la nueva seriedad de La Catrina, inspiraron a artistas mexicanos y mexicoamericanos a incorporarla también a sus obras.

Artistas populares de México comenzaron a transformarla en juguetes de cerámica, figuritas de papel maché y otras artesanías vendidas durante el Día de los Muertos. Los mexicoamericanos utilizaron La Catrina en sus murales, pinturas y carteles políticos como parte del Movimiento Chicano, que impulsó los derechos civiles de los mexicoamericanos en las décadas de 1960 y 1970.

La imagen de La Catrina ahora se utiliza para vender cualquier cosa, desde cerveza hasta muñecas Barbie. Puedes pedir disfraces de La Catrina en las tiendas Walmart y Halloween Spirit.

De hecho, los desfiles y concursos de disfraces de La Catrina son una tradición relativamente nueva del Día de los Muertos en México y Estados Unidos. Los participantes varían de raza, etnia y nacionalidad. Algunas personas, como “Catrina Christina” en Los Ángeles, se disfrazan cada año como una forma de honrar a los difuntos en el Día de los Muertos. Otros se visten como La Catrina para aumentar su número de seguidores en las redes sociales o se hacen pasar por ella para ganar dinero.

Salvador Altamirano

Posada probablemente nunca esperó que su calavera femenina se hiciera tan famosa. Simplemente quería usar el humor tradicional del Día de los Muertos para burlarse de las garbanceras vestidas de manera extravagante que veía merodeando por la plaza central de la Ciudad de México.

Hoy, durante el Día de los Muertos, esa misma plaza central se llena con cientos de imitadores de La Catrina que, por unos pocos dólares, posan para fotografías con turistas demasiado dispuestos a pagar por una experiencia cultural “tradicional” con un estilo “auténtico Ícono del Día de Muertos”.

Posada, mientras tanto, probablemente esté riéndose en algún lugar de la tierra de los muertos.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Sigue leyendo

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...