InicioCONTEXTOSALUDAnsiedad de Año Nuevo: qué le hace el alcohol a tu cerebro

Ansiedad de Año Nuevo: qué le hace el alcohol a tu cerebro

Publicado el

por Amy Reichelt

¿Alguna vez se despertaron por la mañana (o por la tarde) en una nube de preocupación después de haber tomado unas copas la noche anterior? A medida que la temporada navideña llega a su fin, después de semanas de fiestas navideñas y celebraciones de Año Nuevo, es posible que muchos de ustedes estén experimentando ansiedad por la resaca, o «resacasiedad», después de estar un poco demasiado felices.

Como neurocientífica que investiga cómo la comida y la bebida afectan la función cerebral, permítanme explicar cómo el consumo de alcohol puede desencadenar ansiedad al día siguiente.

Del tequila a las endorfinas y la dopamina

Las bebidas alcohólicas (cerveza, vino o licores) alteran el delicado equilibrio de sustancias químicas en el cerebro, llamadas neurotransmisores. El alcohol ejerce un cóctel de efectos sobre la función cerebral que puede ser agradable en ese momento, pero mucho menos divertido al día siguiente.

Foto: Karolina Grabowska

Los efectos placenteros del alcohol se deben a la liberación de endorfinas, hormonas opioides naturales en el cerebro. Los buenos sentimientos también provienen del alcohol, que aumenta la liberación de dopamina al activar el sistema de recompensa del cerebro: la vía mesolímbica. La liberación de dopamina refuerza los comportamientos, lo que hace que sea más probable que hagamos de nuevo lo que causó el aumento de dopamina.

Entonces, rápidamente aprendemos que el chupito de tequila o la copa de vino nos hicieron sentir bien, haciéndonos querer más.

Pero el alcohol afecta más que solo los químicos gratificantes en el cerebro. El alcohol altera los niveles de neurotransmisores que controlan la actividad y el funcionamiento del cerebro. Las imágenes cerebrales muestran que el alcohol disminuye la actividad en la corteza prefrontal y el lóbulo temporal, centros clave para la toma de decisiones, el autocontrol y la memoria.

Sentimientos de ansiedad, malestar y estrés

El alcohol aumenta la actividad del principal inhibidor químico del cerebro, el GABA (ácido gamma-aminobutírico), al imitar sus efectos en las sinapsis, las conexiones entre las neuronas.

Más en New York Diario:  El vínculo entre cambio climático y brotes de enfermedades raras en 2023

GABA reduce la actividad de una neurona y el alcohol exagera este efecto. El aumento de GABA promueve sentimientos de relajación y calma, haciéndonos más sociables y menos estresados.

Después de varios tragos más, el alcohol bloquea el sistema de glutamato. El glutamato es el principal transmisor excitatorio en el cerebro y juega un papel importante en la formación de recuerdos y emociones.

El equilibrio entre GABA y glutamato es vital para el funcionamiento óptimo del cerebro. El alcohol cambia este equilibrio. El alcohol se denomina depresor del sistema nervioso central porque aumenta el GABA inhibitorio y disminuye el glutamato excitatorio.

Cuando el cerebro detecta altos niveles de GABA y bajos niveles de glutamato, se adapta rápidamente para contrarrestar este desequilibrio. Los cambios compensatorios dan como resultado niveles bajos de GABA y aumento de glutamato, que causan sentimientos de ansiedad, malestar y estrés, que perduran hasta el día siguiente.

Oh no, ¿realmente hice eso?

Después de varias bebidas alcohólicas, la transmisión de glutamato se ralentiza en el lóbulo temporal medio, la región del cerebro donde se forman los recuerdos. La amnesia inducida por el alcohol, o «apagones», son causados por un rápido aumento en los niveles de alcohol en la sangre, a menudo debido al consumo excesivo de alcohol. Un atracón se define como más de cuatro o cinco tragos en dos horas para mujeres y hombres, respectivamente.

En el cerebro sobrio, los recuerdos se forman después de que la información se transfiere de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo. Este proceso se llama consolidación de la memoria. Los recuerdos de los eventos se pueden recuperar y recordar.

Más en New York Diario:  Pánico y locura en viernes 13
Foto: Erik Mclean

El alcohol interfiere con la consolidación y recuperación de los recuerdos, lo que genera confusión e incertidumbre al día siguiente. Estos recuerdos borrosos de los eventos de la noche («Oh, no, ¡¿realmente hice eso?!») pueden causar una gran ansiedad.

El alcohol también altera dramáticamente la calidad del sueño, reduciéndolo en fase REM, cuando ocurren los sueños. El sueño REM es fundamental para codificar recuerdos a largo plazo. Por lo tanto, una mala noche de sueño después de beber alcohol puede hacer que los recuerdos se fragmenten.

Las personas tímidas sufren más

No todos experimentan ansiedad, pero algunos pueden experimentarla más que otros. Un estudio reciente encontró que la intensidad de una experiencia de ansiedad varía entre las personas según los rasgos de personalidad, mientras se controla el consumo de alcohol y los niveles de alcohol en la sangre.

Las personas con más rasgos de timidez encuestados experimentaron mayores niveles de ansiedad después del consumo de alcohol que las personas que tenían niveles de timidez más bajos.

¿Puedes evitar la ansiedad? La única forma garantizada de evitar la ansiedad por la resaca es no beber alcohol. Sin embargo, puedes reducir los efectos adversos del alcohol bebiendo menos. Al espaciar las bebidas con vasos de agua, puedes evitar el rápido aumento de alcohol en la sangre, que afecta la memoria, y mantenerte hidratado, para disminuir el dolor de cabeza al día siguiente.

Fuente: The Conversation: Traducción: Francis Provenzano

Últimos artículos

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

por Zoya Teirstein A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba...

Hacia una medicina más igualitaria

por Manuel Corpas La warfarina es un potente anticoagulante y uno de los principales medicamentos...

¿Qué es una ciudad santuario y qué significa para Nueva York?

por Gwynne Hogan y Rachel Holliday Smith La pelea de enero entre agentes de la...

Urbanismo de inteligencia artificial

por Federico Cugurullo Estás caminando de regreso a casa. De repente, el terreno parece abrirse...

Un filisteo musical

por P. Kerim Friedman ¿Es la música una mercancía? Los álbumes fueron diseñados para serlo....

Animales salvajes en Nueva York: ¿qué debes hacer?

por Katie Honan Hay más de 8 millones de seres humanos en esta ciudad, pero...

Historia de la Ñ

por Esther Nieto Moreno de Diezmas La letra eñe es emblema del español, lengua materna...

Casas pequeñas: de revolución minimalista a estética de Instagram

por Eve Andrews En 1997, Jay Shafer construyó su primera casa pequeña: una capilla rural...

¿Por qué escribimos México pero decimos Méjico?

por Rocío Cruz Ortiz Tanto en el caso de la palabra México como en el...

Por qué odiamos a Emma Stone

por Eve Andrews En las primeras escenas que pasamos con Whitney Siegel, el personaje de...

El pánico moral por la desinformación

por Joanna Thompson En 2020, mientras la pandemia de Covid-19 arrasaba todo el mundo, la...

Algunos estudios sobre la felicidad

por Amber Dance Todos queremos ser felices. Durante décadas, los psicólogos han intentado averiguar cómo...

Haciendo terapia con robots

por Eve Herold Los científicos están trabajando arduamente para crear robots, ya sean corpóreos o...

¿Quién debe limpiar las aceras cubiertas de nieve en Nueva York?

por Rachel Holliday Smith Nevó en la ciudad de Nueva York y estás tratando de...

No son las zapatillas, son los atletas

por Hannah Borenstein EL 24 de septiembre de 2023, la corredora etíope Tigst Assefa ganó...

Sigue leyendo

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

por Zoya Teirstein A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba...

Hacia una medicina más igualitaria

por Manuel Corpas La warfarina es un potente anticoagulante y uno de los principales medicamentos...

¿Qué es una ciudad santuario y qué significa para Nueva York?

por Gwynne Hogan y Rachel Holliday Smith La pelea de enero entre agentes de la...