HomeCONTEXTOPOLÍTICAEstamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

Publicado el

por Anna Lekas Miller

Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente hayas visto a periodistas referirse al genocidio en curso en Gaza a través de una serie de emojis de calaveras y sandías.

Lamentablemente, este es ahora un enfoque común en las redes sociales para periodistas y creadores de contenido que quieren hablar sobre el actual genocidio de Israel en Gaza. En primer lugar, necesitamos un gancho para detener el desplazamiento incesante, más allá de los influencers de Instagram descansando junto a piscinas infinitas y los aspirantes a Andrew Tate que venden planes para “hacerse rico rápidamente” que el algoritmo inevitablemente prioriza. A continuación, debemos eludir las pautas comunitarias de la plataforma, que señalan las discusiones sobre muerte o asesinato como “contenido violento y gráfico”. Dado que el genocidio es todo eso, los emojis de lápidas o calaveras se han convertido en un sustituto de la matanza masiva de más de 35.000 palestinos en Gaza por parte de Israel. La sandía es un guiño a los palestinos que alguna vez blandieron sandías (de color verde, negro y rojo) desafiando la prohibición impuesta por el gobierno israelí en 1967 de exhibir públicamente la bandera palestina en Gaza y Cisjordania después de la Guerra de los Seis Días.

Esta vez, quienes nos silencian son los señores de las redes sociales, y nuestra resistencia son los emojis.

Como periodista, esto me parece profundamente alarmante. No sólo debemos crear contenido para captar una audiencia con una capacidad de atención que dura sólo unos segundos, sino que también nos vemos obligados a normalizar una forma de censura que prioriza complacer a los dioses algorítmicos antes que entablar conversaciones honestas sobre temas importantes de justicia social, como la supremacía blanca y el colonialismo de asentamiento. En un mundo donde los creadores de contenidos están tomando las riendas de los periodistas y los despidos en los medios de comunicación se justifican por la preferencia del público por acceder a contenidos noticiosos en las redes sociales, me pregunto dónde deja esto el futuro del periodismo serio y contundente.

Más en New York Diario:  TikTok: en la cima del Monte Estúpido

Personalmente he experimentado los altibajos del uso de Instagram como herramienta para informar sobre la guerra en Gaza. Como periodista que se inició como corresponsal extranjera cubriendo las manifestaciones palestinas contra la ocupación israelí en Cisjordania, vi los ataques del 7 de octubre como una oportunidad para ayudar a mis seguidores a comprender el contexto más amplio de la ocupación israelí de Palestina. Creé videos sobre el bombardeo israelí de Gaza y cómo luchar contra el antisemitismo, ayudando a los espectadores a distinguir las diferencias críticas entre ser antisemita, antiisraelí y antisionista. Esperaba que esta variedad de videos pudiera entablar una conversación matizada y esclarecedora donde mi audiencia se sintiera segura para hacer preguntas y aprender. Lo más importante es que quería llegar a una audiencia que de otro modo no podría acceder a esta información.

Algunos de mis vídeos se volvieron “virales”, un feliz accidente en el que un vídeo alcanza el punto óptimo algorítmico de tal manera que lo lleva a miles de espectadores. Muchos espectadores interactuaron con los videos, hicieron preguntas reflexivas y me agradecieron la información. En el mejor de los casos, parecía exactamente lo que se supone que es el periodismo: una plaza pública donde podemos interactuar con nuestra audiencia y brindarles la información que necesitan para estar mejor informados.

Pero a medida que pasó el tiempo, comencé a notar que muchos de mis videos tenían el “compromiso” necesario para volverse virales, pero tenían muchos menos espectadores que los creadores que creaban contenido sobre temas menos “controvertidos”. Una persona influyente en el estilo de vida tendría un millón de visitas en un vídeo de ella misma preparando un batido, mientras que mi explicación sobre el creciente riesgo de hambruna en Gaza tendría una participación similar pero sólo 5000 visitas. Human Rights Watch publicó un informe que, en parte, encontró que Meta está censurando contenido relacionado con Palestina y señalando el uso del emoji de la bandera palestina como contenido terrorista. Fue entonces cuando me di cuenta de que mis videos probablemente estaban siendo enterrados porque me negaba a escribir “P@lestina” como si fuera una especie de mala palabra, o referirme a un genocidio con un emoji de calavera y tibias cruzadas.

Más en New York Diario:  Un desafío para la enmienda verde de Nueva York

Según el algoritmo, podría ser una terrorista.

Foto: Ian Hutchinson.

No soy la única. Muchos periodistas palestinos en Gaza informan que su contenido, parte del cual documenta el genocidio en tiempo real, está siendo enterrado o eliminado, a menudo tildado de “inapropiado” o “sensible” por describir la violencia. Periodistas y activistas fuera de Palestina que utilizan Instagram para recaudar dinero para ayudar a evacuar a amigos y familiares atrapados dentro de Gaza informan de manera similar que Meta amenaza con ocultar o eliminar su cuenta como castigo por violar las pautas de la comunidad.

Sin embargo, los periodistas palestinos continúan publicando contenido creativo e innovador a pesar de trabajar en las condiciones más duras que la mayoría de los periodistas occidentales nunca podrían imaginar. Periodistas como Bisan Owda, activista y creador de contenido de veinticinco años que se convirtió en reportero de guerra ganador del Premio Peabody, entrevistaron a habitantes de Gaza que perdieron a sus familias y hogares sobre cómo planeaban celebrar el Eid entre los escombros. Plestia Alaqad, de veintidós años, se sumó a la tendencia de “lo que hay en mi bolso” para mostrar a sus seguidores lo que empacó para huir de Gaza durante el genocidio.

Aún así, me pregunto sobre el futuro del periodismo cuando los propios periodistas están en deuda con algoritmos que prefieren videos de “prepárate conmigo” a reportajes de guerra. Los creadores de toda la plataforma nos atrapan con “ganchos visuales”, que abren videos poniéndose brillo de labios o agitando la cámara para obtener más vistas y aumentar el tiempo de visualización y, sin embargo, cuando los periodistas palestinos hacen esto para mostrarnos la realidad de una zona de guerra, su contenido es enterrado o eliminado silenciosamente. Aunque los vídeos de las redes sociales se utilizaron como prueba ante la Corte Internacional de Justicia de que Israel ha cometido actos que violan la Convención sobre el Genocidio, los periodistas palestinos en Gaza tienen cuentas de respaldo en caso de que se les prohíba publicar o se elimine todo su contenido.

Más en New York Diario:  El sándwich oficial de Taylor Swift

Por supuesto, el silenciamiento de las redes sociales es sólo una forma de censura. En los últimos siete meses, Israel ha matado al menos a 105 periodistas y trabajadores de los medios de comunicación, cifra que supera la cifra de muertos durante la guerra de Vietnam, que duró dos décadas. Esta cifra no incluye a los periodistas que están enterrados bajo los escombros o que han sido heridos, arrestados o amenazados de otra manera por Israel. Los principales medios de comunicación de Occidente también están censurando las voces palestinas: Los Angeles Times castigó a un grupo de periodistas que firmaron una carta condenando el asesinato de periodistas en Gaza por parte de Israel prohibiéndoles cubrir Gaza. El New York Times dio instrucciones a sus periodistas para que evitaran utilizar términos como “genocidio”, “limpieza étnica” y “campo de refugiados” al cubrir la guerra de Israel en Gaza. A principios de este mes, el gobierno israelí cerró las operaciones de Al Jazeera Media Network en Israel.

Plataformas como Instagram podrían servir como alternativa a los principales medios de comunicación y ayudar a los periodistas a arrojar luz sobre la verdad. Podrían enorgullecerse de los periodistas y creadores palestinos de todo el mundo que los utilizan como herramienta para romper con el ruido y exponer las atrocidades de Israel en Gaza.

En cambio, las redes sociales sólo ayudan a la gente a mirar para otro lado durante un genocidio.

Prism. Traducción: Tara Valencia.

Últimos artículos

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...

Cómo abrir una boca de incendios para refrescarte en Nueva York

por Imogen McNamara   A medida que el índice de calor se eleva a tres...

Acerca del insomnio y el mundo moderno

por Matthew Gwynfryn Thomas Probablemente pasarás unos veintiséis años de tu vida durmiendo. Pasarás otros...

Donald Trump nunca encajó en Nueva York

por Lincoln Mitchell En los últimos meses de su presidencia, Donald Trump atacó a Nueva...

El espectáculo de las protestas universitarias

por Danielle K. Brown Los movimientos de protesta pueden verse muy diferentes dependiendo de dónde...

Internet de los animales

por Hillary Rosner En la primavera de 2022, mientras realizaba una investigación para un libro,...

Las otras islas de Nueva York

por Russell Jacobs El otro día, fui hasta Pelham Bay Park para ver una masa...

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Sigue leyendo

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...