HomeCULTURASMÚSICACuando Bruce Springsteen dijo que no

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

Publicado el

por Diane Winston

Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y los Rolling Stones. Si Donald Trump intentara utilizar su música, Taylor Swift probablemente también lo haría.

Muchos músicos dijeron “no” cuando los políticos intentan utilizar su música para hacer campaña. Pero Bruce Springsteen puede ser el detractor más famoso de todos.

En septiembre de 1984, “Born in the U.S.A.” de Springsteen estaba en lo más alto de las listas, y Ronald Reagan, candidato a la reelección contra Walter Mondale, dijo a una audiencia de Nueva Jersey que él y el cantautor compartían el mismo sueño americano. Springsteen no estuvo de acuerdo.

Tres días después, actuando en Pittsburgh, Springsteen habló sobre su versión de ese sueño: “Al principio, la idea era que todos viviéramos aquí como una familia, donde los fuertes pueden ayudar a los débiles y los ricos pueden ayudar a los pobres. Ya sabes, el sueño americano”, dijo entre canciones. “No creo que todo el mundo vaya a ganar mil millones de dólares, sino que todo el mundo tenga la oportunidad de vivir una vida con cierta decencia y dignidad”.

El 4 de junio de 2024 se cumple el 40 aniversario de Born in the U.S.A., el álbum más vendido de Springsteen. En mi libro reciente, Righting the American Dream: How the Media Mainstreamed Reagan’s Evangelical Vision, describo el intento del presidente de utilizar las letras de Springsteen para apoyar esa visión, que incluía recortar la asistencia social, impulsar el ejército y poner fin al aborto, todas posiciones queridas por la derecha religiosa.

Springsteen tenía una visión diferente, y el intento de Reagan de cooptarla impulsó al cantante a ser más explícitamente político en sus palabras y acciones.

Cegado por la luz

La confusión sobre “Born in the U.S.A.” es fácil de entender. Basta con mirar la portada del álbum.

Más en New York Diario:  En los pasajes sonoros

Tomado desde atrás, Springsteen se enfrenta a una enorme bandera estadounidense. Las franjas rojas y blancas de la bandera, junto con la camiseta blanca de Springsteen, los jeans azules y la gorra de béisbol roja, todo telegrafía: “Estados Unidos”.

Entonces, ¿por qué una foto del rockero con jeans azules cuya pose grita juventud, sexo y arrogancia? La foto es una prueba de Rorschach, un mensaje contradictorio e intencionado.

Foto: Tim Mossholder.

Springsteen calificó la canción homónima del álbum como “una de mis mejores y más incomprendidas piezas musicales”. Está impulsada por baterías contundentes y la inquietante moderación de un sintetizador. El tono brusco de Springsteen puede hacer que sea difícil escuchar la letra, que expresa la angustia de un veterano de Vietnam que se arrepiente de haberse enlistado y se enfrenta al desempleo en su país.

Sin embargo, el coro de la canción, que Springsteen canta con orgullo y en voz alta, con el puño en alto, repite: “Nací en Estados Unidos, nací en Estados Unidos”

Springsteen estaba haciendo dos cosas: criticar la guerra y el posterior trato dado a los veteranos y afirmar su derecho de nacimiento estadounidense. La canción era, en sus palabras, “una exigencia de una voz patriótica ‘crítica’ junto con el orgullo de nacimiento”.

Toque humano

Pero su mensaje eludió a muchos oyentes, incluido el columnista conservador George Will, a cuya esposa le habían regalado dos entradas para un concierto.

Posteriormente, Will dijo a sus lectores del Washington Post que Springsteen “no es un quejoso, y la recitación de fábricas cerradas y otros problemas siempre parece estar marcada por una afirmación grandiosa y alegre: ‘¡Nacido en los Estados Unidos!’”

Will, un favorito del círculo íntimo de Reagan, fue la fuente probable de la opinión errónea del presidente de que él y Springsteen compartían el mismo sueño americano.

Springsteen escribió sobre la gente común: conductores de autobuses, trabajadores de fábricas, camareras y policías. Reagan necesitaba sus votos, pero no todos eran su pueblo. Sus políticas fiscales beneficiaron a los estadounidenses ricos y a las corporaciones, pero hizo poco por las familias trabajadoras y los pobres.

Más en New York Diario:  El espectáculo de las protestas universitarias

Springsteen lo dijo en una entrevista para Rolling Stone a finales de 1984: “Y ves los anuncios de reelección de Reagan en la televisión, ya sabes: ‘Es de mañana en Estados Unidos’. Y dices, bueno, no es de mañana en Pittsburgh. No es de mañana sobre la calle 125 en Nueva York. Es medianoche.”

En esa misma entrevista, Springsteen admitió que votó por última vez en 1972, cuando su candidato, George McGovern, perdió ante el republicano Richard Nixon. Su preferencia, dijo, era la “política humana”: acciones concretas con un efecto directo en las comunidades locales.

Lo puso en práctica en el concierto de Pittsburgh tras el reconocimiento de Reagan. Al hacer una donación de 10.000 dólares a un banco de alimentos para trabajadores siderúrgicos desempleados, instó a su audiencia a apoyar también la causa. Sus presentaciones para los bancos de alimentos locales han sido un elemento básico de los conciertos desde entonces.

La tierra prometida

Reagan articuló su sueño americano en discursos y entrevistas. Creía que Dios había bendecido a Estados Unidos con la libertad: una libertad plasmada en mercados libres, gobiernos limitados y la libertad de vivir de acuerdo con tus creencias religiosas.

Springsteen ha hecho de su sueño americano el tema de su música: una nación que da la bienvenida a los inmigrantes, condena el racismo y se opone a la desigualdad económica. Su pueblo se mantiene unido incluso –especialmente– en medio de la tragedia.

Antes de que Reagan lo citara como musa republicana, Springsteen se contentaba con dejar que su música transmitiera su política. Después, fue más sincero y a menudo recurrió a su frase favorita: “Nadie gana, a menos que todos ganen”.

Más en New York Diario:  De las protestas climáticas a las boletas electorales

En 2004, saltó a la política electoral, apoyando la candidatura presidencial de John Kerry. En un gran mitin en el Medio Oeste, advirtió que los ideales defendidos en su música estaban en riesgo: “‘United We Stand’ y ‘una nación indivisible’ no son sólo eslóganes. Deben seguir siendo los principios rectores de nuestra vida pública”.

Cuatro años después, Springsteen hizo campaña a favor de Barack Obama y lo hizo de nuevo en 2012. Apoyó a Hillary Clinton en 2016 y en 2020 modificó el estilo de “My Hometown” para un anuncio de la campaña de Biden.

Sin rendición

En mayo de 2024, las cosas cerraron el círculo cuando Donald Trump, el supuesto candidato presidencial republicano, mencionó el nombre de Springsteen en un mitin en Nueva Jersey. Pero, esta vez, el candidato no estaba elogiando al trovador del Garden State.

Llamó a Springsteen “loco”, antes de afirmar que el Jefe y otros “cantantes liberales”, de todos modos, habían votado por él en 2020. Luego, Trump agregó falsamente que su público superaba en número al de Springsteen.

Foto: Roya Ann Miller.

Pero Springsteen dejó clara su opinión sobre el candidato en una entrevista de 2020, cuando Trump se postulaba para la reelección: “No sé si nuestra democracia podría soportar otros cuatro años bajo su tutela”.

La reciente colección de estándares de R&B de Springsteen se titula Only the Strong Survive y, en la portada, el rockero está vestido de negro, canoso pero atrevido, mirando directamente al espectador.

Con el título, ¿está insinuando que la visión evangélica de Reagan y el enfoque darwiniano de la economía habían aplastado el propio sueño americano de Springsteen? ¿O su postura segura transmite su creencia de que todavía hay “un tesoro que cualquier hombre trabajador que establezca su hogar en la tierra estadounidense puede tomar”?

The Conversation. Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cómo abrir una boca de incendios para refrescarte en Nueva York

por Imogen McNamara   A medida que el índice de calor se eleva a tres...

Acerca del insomnio y el mundo moderno

por Matthew Gwynfryn Thomas Probablemente pasarás unos veintiséis años de tu vida durmiendo. Pasarás otros...

Donald Trump nunca encajó en Nueva York

por Lincoln Mitchell En los últimos meses de su presidencia, Donald Trump atacó a Nueva...

El espectáculo de las protestas universitarias

por Danielle K. Brown Los movimientos de protesta pueden verse muy diferentes dependiendo de dónde...

Internet de los animales

por Hillary Rosner En la primavera de 2022, mientras realizaba una investigación para un libro,...

Las otras islas de Nueva York

por Russell Jacobs El otro día, fui hasta Pelham Bay Park para ver una masa...

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Sigue leyendo

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cómo abrir una boca de incendios para refrescarte en Nueva York

por Imogen McNamara   A medida que el índice de calor se eleva a tres...