HomeCONTEXTOPOLÍTICADonald Trump nunca encajó en Nueva York

Donald Trump nunca encajó en Nueva York

Publicado el

por Lincoln Mitchell

En los últimos meses de su presidencia, Donald Trump atacó a Nueva York como una “ciudad fantasma” sin ley y recibió el mismo ataque. Más de dos tercios de los neoyorquinos de toda la ciudad votaron en contra del candidato de su ciudad natal en las elecciones de 2020. En Manhattan, donde Trump vivía antes de convertirse en presidente, todos los distritos electorales optaron por Joe Biden.

Cuando Trump fue elegido en 2016, fue su primera incursión seria en la política electoral. En el medio siglo anterior a su elección, Trump, que entonces tenía setenta años, había sido un promotor inmobiliario, un empresario en serie y una estrella de telerrealidad.

En aquel entonces, la historia personal y el estilo de Trump estaban profundamente entrelazados con Nueva York. Después de ganar las elecciones, planteó la idea de permanecer al menos a tiempo parcial en su casa de la Torre Trump en la Quinta Avenida de Manhattan en lugar de mudarse por completo a la Casa Blanca.

Desde que dejó el cargo, cambió su residencia legal a su casa de Mar-a-Lago en Florida y un jurado formado por sus pares de Nueva York lo condenó por treinta y cuatro delitos graves.

Como neoyorquino cuya madre y abuelos también nacieron aquí, he observado durante mucho tiempo la extraña relación de Donald Trump con nuestra ciudad natal compartida. Trump puede parecer un neoyorquino por excelencia, pero en algunos aspectos es la idea que un no neoyorquino tiene de un neoyorquino. Es descarado, dice lo que piensa y no es dado a la cortesía innecesaria, todos los estereotipos sobre esta ciudad.

Pero siempre fue difícil ubicar a Trump en la geografía cultural de Nueva York.

Una avispa de Queens

Nueva York es la ciudad más grande, diversa y cinematográfica de todas las ciudades estadounidenses. La gente de todo el mundo está familiarizada con los diferentes tipos de neoyorquinos: el inmigrante trabajador, el banquero de Wall Street, el brusco obrero de Brooklyn, el afroamericano harlemita a pocas generaciones de la esclavitud o, como yo, el judío del Upper West Side. Donald Trump no es nada de eso.

Más en New York Diario:  Taylor Swift y el fin de la huelga de guionistas

Los protestantes anglosajones blancos nacidos con dinero también son un tipo bien conocido de Nueva York, pero Donald Trump tampoco es el clásico WASP de Nueva York. Él es del barrio Jamaica Estates de Queens, un enclave rico en un distrito de clase trabajadora que alberga a neoyorquinos de todas las razas y naciones, no del elegante Upper East Side.

Queens. Foto: Josh Appel.

El bocazas descarado de Queens o Brooklyn también es un estereotipo de la cultura pop: piensen en John Travolta en Saturday Night Fever o en Fran Drescher en The Nanny. Pero estos personajes de los “barrios exteriores” suelen ser italoamericanos, judíos o afroamericanos, y casi siempre de clase trabajadora.

Trump también era un protestante secular en el sector inmobiliario, un negocio predominantemente judío en Nueva York.

Estos antecedentes hacen que Trump sea inusual en Nueva York. Desafía las categorías estándar.

Más tábano que jugador

Aunque es descendiente de una rica familia del sector inmobiliario, la antigua aristocracia de la ciudad nunca aceptó del todo a Trump. En una ciudad tribal, Donald Trump no tiene una tribu real.

Desde que comenzó a postularse para el cargo, se ha hablado mucho de los esfuerzos, a menudo fallidos, de Trump por obtener la aprobación de la élite de Manhattan. Eso no lo hizo único: muchos luchadores nunca logran ingresar a la alta sociedad de Nueva York.

Sin embargo, la vida de Donald Trump desde finales de la década de 1970 hasta la década de 1990 fue como una versión de dibujos animados de la Nueva York acaudalada: apartamentos llamativos en la Quinta Avenida, negocios, clubes nocturnos, coqueteo con modelos y charlas con los ricos, famosos y poderosos, todo hecho posible por la riqueza heredada.

Durante muchos de esos años, el mercado inmobiliario de la ciudad no hizo más que crecer. Los bienes raíces son un negocio muy serio en Nueva York (aproximadamente el 50% de los ingresos fiscales de la ciudad provienen del sector inmobiliario) y quienes estaban profundamente involucrados en ese negocio entendieron que Trump siempre fue más un tábano que un jugador.

Steve Kaufman, presidente de Kaufman Organization, que gestiona alrededor de veinte edificios de oficinas en Manhattan, lleva casi medio siglo en el negocio. Trump “hizo un par de buenos negocios en su carrera, pero no se le considera un inversor inmobiliario serio”, me dijo Kaufman en una entrevista de octubre de 2020 para este artículo.

Más en New York Diario:  Calor, castigo y crisis migratoria

“La gente del sector inmobiliario tiene miedo de hacer negocios con él porque él, su familia y su organización no son personas honestas”, añadió, refiriéndose, entre otras cosas, a la reputación de Trump de no pagar a sus contratistas.

Foto: Tiziano Brignoli

Los buenos negocios de Trump incluyeron la compra del número 40 de Wall Street y la compra y renovación del hotel Grand Hyatt en la calle 42. Pero las quiebras en serie revelan sus muchas empresas fallidas.

Todos los días, los neoyorquinos podían ver que Trump no era tan importante simplemente caminando por la ciudad y viendo sus edificios. A diferencia de otros grandes inversores inmobiliarios de Nueva York, como Rudin y Tisch –cuyos apellidos adornan hospitales, instituciones culturales, escuelas y la Escuela de Artes de la Universidad de Nueva York–, pocos edificios e instituciones culturales llevan el nombre de Trump.

Un genio creador de marcas

Como adulto joven en Manhattan durante las décadas de 1960 y 1970, Donald Trump no intentaba “triunfar”, hacerse rico o dejar una huella en las comunidades culturales o filantrópicas de Nueva York. Más bien, Trump vino de Queens a Manhattan para construir su nombre (lo que ahora llamaríamos “marca”) y divertirse. En eso tuvo bastante éxito.

Durante décadas, los tabloides cubrieron su riqueza, sus romances y su vida en el perpetuo circuito de fiesta de la ciudad. El periodista Michael D’Antonio describió a Trump durante estos años, observando el tiempo que pasaba en el elegante Le Club: “El objetivo de Le Club era hacerse notar como poderoso o hermoso y ser fotografiado junto a una celebridad y así convertirse en uno mismo”, escribió.

Mientras vivía la vida de la alta sociedad, Trump también estaba construyendo una imagen nacional como un hombre de negocios inteligente y negociador que navegaba por el difícil mundo de los bienes raíces y las finanzas de la ciudad de Nueva York. Esa historia, como sabían los neoyorquinos, era en su mayor parte una tergiversación, pero Trump era tan bueno en eso que la convirtió en un exitoso programa de televisión, The Apprentice, y luego lo llevó hasta la Casa Blanca.

Más en New York Diario:  Un desafío para la enmienda verde de Nueva York

Howard Rubenstein, un destacado hombre de relaciones públicas de Nueva York, señaló hace más de una década: “En toda mi vida, nunca he conocido a nadie que sea tan brillante como Donald en la construcción de una marca. Es un genio absoluto en eso”.

No es un presidente de Nueva York

Si bien Trump encaja en la imagen genérica de riqueza urbana de Nueva York, nunca formó parte de la otra Nueva York, aquella en la que vive la mayoría de sus aproximadamente nueve millones de habitantes.

Nueva York ha sido durante mucho tiempo una puerta de entrada a la libertad y la prosperidad para millones de inmigrantes, sus hijos y nietos. Sin embargo, el presidente Trump hizo campaña para limitar radicalmente la inmigración a Estados Unidos, lo que puede ayudar a explicar por qué Nueva York también votó en contra de Trump por un margen de 4 a 1 en 2016.

Como presidente, cumplió con sus amenazas de inmigración. Abandonó su ciudad natal cuando se convirtió en el centro de la pandemia de coronavirus en Estados Unidos, minimizando al mismo tiempo la gravedad del brote y contemplando una “cuarentena ejecutable” en el área metropolitana de Nueva York.

Algunos aspirantes a magnates de Nueva York crecen en un vecindario multilingüe diverso y caminan por las calles arenosas tratando de iniciar sus negocios. A muchos les encanta estar cerca de la vida intelectual y cultural de la ciudad, o son parte de su antigua aristocracia.

Ésas son historias de Nueva York, pero no son la historia de Donald Trump. Ni siquiera disfrutaba de la variedad de comida étnica de su ciudad, según informes sobre su dieta.

Donald Trump siempre fue un tipo de bistec bien cocido en una ciudad de bagels y salmón ahumado, o rebanada de pizza, o arroz con pollo o sopa de albóndigas.

Conversation. Traducción: Tara Valencia.

Últimos artículos

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...

Cómo abrir una boca de incendios para refrescarte en Nueva York

por Imogen McNamara   A medida que el índice de calor se eleva a tres...

Acerca del insomnio y el mundo moderno

por Matthew Gwynfryn Thomas Probablemente pasarás unos veintiséis años de tu vida durmiendo. Pasarás otros...

El espectáculo de las protestas universitarias

por Danielle K. Brown Los movimientos de protesta pueden verse muy diferentes dependiendo de dónde...

Internet de los animales

por Hillary Rosner En la primavera de 2022, mientras realizaba una investigación para un libro,...

Las otras islas de Nueva York

por Russell Jacobs El otro día, fui hasta Pelham Bay Park para ver una masa...

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Sigue leyendo

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...