HomeCONTEXTOPOLÍTICAEl sándwich oficial de Taylor Swift

El sándwich oficial de Taylor Swift

Publicado el

por Matt Harris

Como cualquier milenial fanático de la música pop y activo en las redes sociales, estuve siguiendo el Eras Tour de Taylor Swift: las canciones sorpresa, la lucha por conseguir boletos, su breve romance con ese muchacho de The 1975 con un historial de comentarios racistas.

Pero, como politólogo, me intrigaba otra cosa: la reacción a la gira de los funcionarios del gobierno. Nueva Jersey renombró el famoso sándwich de jamón, huevo y queso Taylor del estado en su honor; ahora es el sándwich estatal oficial “Jamón, huevo y queso Taylor Swift”.

La alcaldesa de Pittsburgh cambió brevemente el nombre de la ciudad a “Swiftsburgh” cuando su gira llegó a la ciudad. Y en donde yo vivo, Swift Street, en el norte de Kansas City, fue rebautizada temporalmente como “Swift Street (versión Taylor)”.

Los gobiernos locales o estatales elogiaron a Taylor Swift de alguna manera en prácticamente todas las paradas de su gira. Si bien estos honores brindan excelentes oportunidades fotográficas para swifties, vale la pena examinar la política de estos movimientos. ¿Los políticos tienen algo que ganar al atraer a los fanáticos de Swift?

Las celebridades pueden ayudar a los políticos

A diferencia de muchas celebridades, Swift no se involucra mucho en política. Una herramienta particular de los políticos que buscan aumentar sus números es obtener el respaldo de celebridades. Pero el uso de respaldos por parte de Swift ha sido limitado, excepto por su respaldo a dos demócratas en su estado natal adoptivo de Tennessee: Phil Bredesen en su carrera por el Senado y el representante estadounidense Jim Cooper en su campaña de reelección de 2018. Swift también respaldó a Joe Biden en 2020.

Más en New York Diario:  Un desafío para la enmienda verde de Nueva York

El pico de Bredesen en el interés de búsqueda de Google desde 2010 hasta el presente coincidió con el respaldo de Swift en octubre de 2018. Cooper vio más tráfico de búsqueda de Google con el respaldo de Swift que en cualquier otro momento desde su voto a favor de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud a Bajo Precio en marzo de 2010.

Si bien el impacto específico de los patrocinios de Swift es difícil de evaluar, una encuesta de Emerson College entre los habitantes de Tennessee en 2018 encontró que el 11,7 % de los encuestados dijo que el patrocinio de Swift los haría más propensos a apoyar a Bredesen, un número que probablemente no marcará la diferencia en una carrera que Bredesen perdió por casi 11 puntos a pesar del apoyo de Swift. Cooper ganó fácilmente la reelección en su distrito con sede en Nashville, fuertemente demócrata.

Aunque los patrocinios de Swift probablemente no influyeron en estas elecciones en particular, los patrocinios de celebridades pueden ser importantes en elecciones reñidas, particularmente cuando la celebridad que hace el patrocinio es vista favorablemente, un escenario probable en el caso de Swift.

Adular = atención

Una ligera mayoría de los estadounidenses se consideran, al menos, fanáticos de la música de Swift (eso me incluye a mí), y una encuesta de Echelon Insights de junio de 2023 mostró que el 50% de los votantes probables ven a Swift al menos algo favorable. Esta es una calificación de favorabilidad más alta que la de Joe Biden, Donald Trump y los dos principales partidos políticos.

Más en New York Diario:  Casas pequeñas: de revolución minimalista a estética de Instagram

Sin embargo, no estamos hablando de respaldos aquí, estamos hablando de políticos que se alinean con Swift sin reciprocidad. ¿Un beneficio claro para los funcionarios públicos que adulan a Swift? Atención, no muy diferente a lo visto para Bredesen y Cooper en 2018.

El tuit del gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, declarando el “sándwich de jamón, huevo y queso de Taylor Swift” obtuvo 5700 me gusta; su siguiente tuit, no relacionado, tuvo menos de cien.

Un análisis superficial de los datos de las redes sociales parece apoyar la idea de que el uso del nombre de Swift en acciones gubernamentales de honor produce un resultado similar al de los respaldos de Swift: impulsa el compromiso. La publicación de Murphy en Instagram elogiando a Swift obtuvo la mayor cantidad de me-gusta en cualquier publicación suya en 2023, con la excepción de una publicación de principios de junio sobre la crisis de la calidad del aire del estado.

De acuerdo, los políticos necesitan publicidad y pueden usar el nombre de Taylor Swift para obtenerla. Pero, ¿qué pasa con los swifties como bloque de votantes?

La idea de que los swifties podrían ser un grupo demográfico clave en futuras elecciones no es descabellada dada su ubicación y edad. La mayoría de los fanáticos de Swift viven en los suburbios, el territorio de cambios de la política estadounidense. Además, la mayoría son Generación Z o milenials. Estos grupos abarcan una proporción cada vez mayor del electorado con cada año que pasa, hasta el 31% en 2020. La favorabilidad de Swift entre las personas de 18 a 29 años es del 72% y, según una estimación de una encuesta, el 21% en esa cohorte de edad dice que votaría por Swift sobre Trump y Biden.

Más en New York Diario:  Qué (no) hicieron los funcionarios cuando Nueva York se llenó de humo

¿La oficina postal de Taylor Swift?

Los líderes mundiales de numerosos países recurrieron a las redes sociales para pedirle a Swift que lleve su gira a sus países. Hay un ángulo económico en esto, por supuesto, ya que una parada de la gira de Swift puede generar grandes sumas de dinero en el gasto de los consumidores. Sin embargo, en los Estados Unidos, los honores otorgados a Swift se produjeron desde que se confirmaron las fechas de su gira.

Existe la duda de si estos trucos adyacentes a Swift se reducen a una campaña apenas disfrazada de acción oficial del gobierno. Quizás esto se demuestre mejor en Canadá, donde un miembro del parlamento presentó una queja parlamentaria sobre la falta de fechas de la gira canadiense de la cantante.

Tal comportamiento es quizás análogo, en mayor escala, al cambio de nombre de las oficinas postales en el Congreso de los Estados Unidos. Aunque generalmente son inocuos y localmente significativos, estos movimientos aún requieren recursos y personal de gobierno para que presten atención a estos temas en lugar de a cuestiones políticas sustantivas.

Taylor Swift es una figura enormemente popular, particularmente entre los grupos demográficos que serán cada vez más importantes en las futuras elecciones estadounidenses. En contiendas reñidas, voces como la de Swift podrían resultar críticas, no necesariamente porque influye en cómo votan los fanáticos, sino porque su voz brinda atención y credibilidad a los candidatos.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Tara Valencia

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...