HomeCONTEXTOSALUDTrampas y placeres de la procrastinación

Trampas y placeres de la procrastinación

Publicado el

por Amy Reichelt  

Todo el mundo procrastina. Me distrajeron un poco algunos sitios web completamente irrelevantes, por ejemplo, mientras me preparaba para escribir este artículo.

La procrastinación, como ya habrás descubierto, es la práctica de realizar tareas menos urgentes con preferencia a las urgentes. O realizar tareas placenteras en lugar de otras menos placenteras y, por lo tanto, retrasar la realización de trabajos inminentes.

Sabemos que tenemos importantes plazos de trabajo, exámenes para los que estudiar y tareas aún más tediosas, como gestionar facturas y llevar al perro al veterinario para vacunarlo anualmente.

Pero cuando se acercan los plazos, las tareas mundanas de repente se vuelven más atractivas: ordenar el área de la oficina en lugar de escribir un informe, o limpiar el auto en lugar de prepararse para un examen.

La procrastinación crónica frena la productividad y afecta nuestro estado de ánimo generando preocupación y estrés. A medida que se acercan los plazos, provocan sentimientos de frustración y culpa por no trabajar en una tarea cuando debíamos hacerlo.

Entonces, ¿por qué elegimos perder el tiempo cuando necesitamos esforzarnos y hacer lo que sabemos que es importante?

El valor de las tareas mundanas

Para posponer las cosas, debemos apreciar el valor de nuestros comportamientos. Es decir, sabemos que estamos emprendiendo una tarea de corto plazo y menos importante, en lugar de hacer algo esencial.

La parte del cerebro que actúa como centro de control para decidir si realizar determinadas conductas es la corteza prefrontal.

Desempeña un papel importante a la hora de asignar valores positivos (o negativos) a los resultados y codificar las acciones que se realizaron. Este proceso significa que es más probable que hagas algo si previamente te generó un buen sentimiento.

Más en New York Diario:  Haciendo terapia con robots

Por tanto, esta área del cerebro es importante para emitir juicios basados en valores, así como para la toma de decisiones en general; adoptamos ciertos comportamientos porque hemos aprendido que nos hacen sentir bien.

Los neurotransmisores en el cerebro procesan recompensas y generan sensaciones placenteras. Los comportamientos gratificantes dan como resultado la liberación del neurotransmisor dopamina en el cerebro.

Y, a su vez, la dopamina refuerza esos comportamientos, haciéndonos sentir bien y aumentando las posibilidades de que los volvamos a realizar.

Poner las tareas en perspectiva

Las tareas en las que tendemos a ocuparnos cuando procrastinamos son aquellas con un valor pequeño, inmediato y de corto plazo, en lugar de las tareas importantes y más valoradas cuya recompensa se retrasa. Este es un ejemplo de descuento temporal; básicamente, sobreestimamos el valor de un resultado cuando se puede obtener de inmediato.

Foto: Luca Nicoletti

La motivación humana está muy influenciada por la inminencia de la recompensa. En otras palabras, descontamos el valor de las grandes recompensas cuanto más alejadas estén en el tiempo. A esto se le llama sesgo presente.

Y explica por qué es más probable que participemos en comportamientos de bajo valor (consultar Facebook, por ejemplo, o jugar juegos de computadora), porque obtener una buena puntuación en un examen la próxima semana está más lejos en el tiempo, por lo que es menos valorado de lo que debería ser.

A medida que pasa el tiempo, aumenta la proximidad temporal de su fecha límite. El valor de obtener un buen resultado en la evaluación o de realizar el trabajo antes de la fecha límite sigue siendo el mismo que antes, pero una mayor inmediatez significa que se vuelve más importante completar la tarea.

Más en New York Diario:  El pánico moral por la desinformación

Otra teoría de la procrastinación, más basada en la personalidad, es la idea de “búsqueda de excitación”. Esto sugiere que los procrastinadores pueden tener un cierto tipo de personalidad, en particular personas que buscan emociones fuertes. Dejar una fecha límite importante para el último minuto aumenta los niveles de estrés. Y llevar a cabo la tarea en el último minuto genera una “prisa” gratificante una vez completada. Esto refuerza la idea de que esas personas trabajan mejor bajo presión.

La procrastinación puede ser una faceta de la personalidad. O podría ser que la exposición a tantas actividades inmediatamente gratificantes dificulte la realización de ciertas tareas menos placenteras, pero importantes.

Superar la procrastinación

Existe una variedad de técnicas para ayudar a las personas a trabajar de manera efectiva y minimizar las distracciones y la procrastinación.

La técnica Pomodoro, por ejemplo, divide las sesiones de trabajo en espacios manejables de veinticinco minutos, permitiendo una pequeña recompensa al final, como cinco minutos de acceso a Facebook o un breve descanso para tomar café. Luego hay que volver a otros veinticinco minutos de trabajo; la técnica puede ayudar a la productividad durante todo el día.

Un enfoque similar consiste en autoimponerse plazos más cortos para un proyecto grande, dividiéndolo en tareas manejables con resultados inmediatos. Esto aumenta la proximidad de la fecha límite y disminuye las posibilidades de tener que realizar la tarea en el último momento. Esta técnica puede funcionar tan simplemente como hacer un cronograma o una lista de tareas más pequeñas y luego recompensarte una vez completada cada tarea.

Con tantas distracciones diarias, parece que vivimos en el paraíso de los procrastinadores. Aceptar que somos propensos a posponer las cosas nos permite gestionar nuestro comportamiento y ser más productivos.

Más en New York Diario:  Algunos estudios sobre la felicidad

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...

Cómo abrir una boca de incendios para refrescarte en Nueva York

por Imogen McNamara   A medida que el índice de calor se eleva a tres...

Acerca del insomnio y el mundo moderno

por Matthew Gwynfryn Thomas Probablemente pasarás unos veintiséis años de tu vida durmiendo. Pasarás otros...

Donald Trump nunca encajó en Nueva York

por Lincoln Mitchell En los últimos meses de su presidencia, Donald Trump atacó a Nueva...

El espectáculo de las protestas universitarias

por Danielle K. Brown Los movimientos de protesta pueden verse muy diferentes dependiendo de dónde...

Internet de los animales

por Hillary Rosner En la primavera de 2022, mientras realizaba una investigación para un libro,...

Las otras islas de Nueva York

por Russell Jacobs El otro día, fui hasta Pelham Bay Park para ver una masa...

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

Sigue leyendo

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...