HomeCULTURASLITERATURASalir a caminar los problemas

Salir a caminar los problemas

Publicado el

por M.R. O’Connor

Las primeras huellas fosilizadas de un ser humano se encontraron en una laguna de agua salada en Sudáfrica. Pertenecían a una mujer de hace unos 117.000 años, prueba de que caminar es algo que nos vincula con nuestro profundo pasado evolutivo, que es una actividad tan antigua como nuestra especie y que también es exclusiva de nosotros. Como Shane O’Mara señala en Elogio del caminar (Anagrama, 2020), su relato encantador y más destacado de la centralidad de caminar en la vida e historia humana, es posible que no sepamos cómo era su vida, pero seguramente el cielo sobre ella y la tierra bajo sus pies se sentían muy parecidos a como se sienten hoy.

“Los humanos, correctamente, mostramos una fascinación con nuestros orígenes”, escribe O’Mara. Puede que no haya una mejor manera de complacer esta fascinación que salir a caminar.

Incluso la caminata más rápida y mundana puede estar llena de importancia científica, evolutiva e incluso espiritual en la opinión de O’Mara. Para comenzar, no debemos subestimar lo radical que es que podamos poner un pie delante del otro. Caminar sobre dos patas sigue siendo una adaptación especial de nuestra especie; liberó nuestras manos para participar en otras actividades, como transportar alimentos o armas, lo que alimentó aún más nuestra evolución excepcional (señala que a pesar de todos nuestros avances tecnológicos, caminar es algo que incluso los robots sofisticados aún luchan por hacer con gracia).

Todos los organismos que se mueven necesitan un cerebro. Pero los humanos no son solo cerebros dentro de los cráneos, según O’Mara: somos mentes en movimiento. “Caminar en posición vertical hace que nuestras mentes móviles y nuestros cerebros móviles hayan marchado a los horizontes lejanos de nuestro planeta”.

O’Mara, profesor de investigación cerebral experimental en el Trinity College en Dublín, escribe en prosa sencilla, presentando metódicamente investigaciones y estudios en apoyo de su tesis de que caminar no solo ha sido crucial para la evolución humana, sino que es esencial para nuestra salud. Los estudios muestran que la caminata regular moviliza los cambios en la estructura de nuestro cerebro que pueden aumentar el volumen en las áreas asociadas con el aprendizaje y la memoria. Dedica un capítulo a la ciencia detrás de la navegación humana y describe cómo los recuerdos selectivos de nuestros vagabundeos son componentes centrales de nuestras experiencias y capacidad para hacer “mapas del mundo que hemos experimentado”.

Más en New York Diario:  Edgar Allan Poe en las tierras altas de Nueva York

O’Mara argumenta que caminar influye en muchos aspectos de la cognición: cómo pensamos, razonamos, recordamos, leemos y escribimos. En particular, existe una relación vital entre el movimiento del cuerpo y el flujo de pensamiento. “Desde la antigüedad se ha reconocido que una buena caminata es una excelente manera de pensar en los problemas”, escribe.

Las razones neuronales de esta relación solo se revelan a través de investigaciones que demuestran que tenemos dos modos principales de pensamiento: modo activo y deambular por la mente. Caminar puede estimular esto último, permitiendo que nuestras mentes deriven e “integren nuestro pasado, presente y futuro, interroguen nuestras vidas sociales y creen una narrativa personal a gran escala”.

Caminar parece capaz de sacarnos de las viejas reflexiones y abrir la posibilidad de un nuevo potencial y patrones de pensamiento. Libera nuestros pensamientos, como lo expresa O’Mara. La capacidad de dejar que nuestros pensamientos fluyan mientras pasean a través de un paisaje ha sido apreciada por poetas como Wordsworth. Pero es solo ahora que la comprensión científica de la cognición en la naturaleza, lo que significa fuera del laboratorio, se está poniendo al día.

Uno de los placeres de lectura de Elogio del caminar es que puede hacerte comenzar a contar los importantes viajes de los pies de tu pasado. Me encontré recordando con conmoción renovada una caminata de aproximadamente noventa kilómetros desde Port-Au-Prince a Jacmel en Haití que ahora solo reconozco como un momento fundamental en mi vida personal y profesional, o los paseos regulares que he tomado desde que era niña en los acantilados de Howth, en Irlanda, con varias generaciones de mi familia. “Caminar es holístico”, escribe O’Mara. “Cada aspecto de esto ayuda a cada aspecto del ser de uno”.

Más en New York Diario:  El cambio climático aumenta las hospitalizaciones por consumo de alcohol
Foto: Clay Banks

El único demérito del libro es el tono de profesor de O’Mara. Pero con mucha más frecuencia, logra tejer historia, filosofía y poesía en la literatura científica. Cita, entre otros, T.S. Eliot (“Vamos entonces, tú y yo, cuando la noche se extiende contra el cielo”); al filósofo Jean-Jacques Rousseau (“Solo puedo meditar cuando camino. Cuando me detengo, dejo de pensar; mi mente solo funciona con mis piernas”); y Mark Twain (“El verdadero encanto del peatón no se encuentra en la caminata, ni en el paisaje, sino en la conversación”).

O’Mara también enfatiza la profunda función social de caminar. Recuerda las marchas de Gandhi y el movimiento de derechos civiles estadounidenses, y en Irlanda del Norte durante los conflictos. “Marchar puede dar vida a una resolución del problema de acción colectiva: cómo sabemos que todos pensamos y sentimos lo mismo sobre un problema crucial”, escribe O’Mara. “Bueno, saliendo, caminando al unísono y demostrándolo en las calles”.

Es la opinión de O’Mara que los médicos deben recetar caminar como un tratamiento para mejorar la salud porque, como él lo expresa, el movimiento es medicina. Su receta: no te molestes en ir al gimnasio, solo toma caminatas muy largas, preferiblemente en la naturaleza.

Él rastrea la cantidad de pasos que toma todos los días con un teléfono inteligente debido a lo difícil que es autoinformar objetivamente cuánto camina uno. Curiosamente, esta poderosa herramienta ha brindado a los investigadores un tesoro de información sobre datos individuales e incluso a nivel de país. Las ideas pueden ser sorprendentemente políticas. En Arabia Saudita, las personas caminan un promedio de 3103 pasos al día, casi la mitad de la cantidad que las personas en Japón. En todos los ámbitos, los hombres caminan más que las mujeres desde los años de la mediación hasta los años 70, insinuando las fuerzas culturales que circunscriben nuestros movimientos dependiendo de nuestro género, edad y país de origen.

Más en New York Diario:  ¿Sin calefacción en tu apartamento de Nueva York? Esto es lo que puedes hacer

Al final, el mensaje más fuerte de O’Mara es que todos deberíamos caminar mucho más: es claramente bueno para el cuerpo y el espíritu, y “te pagará de más maneras de las que sabes”.

Fuente: Undark/ Traducción: Camille Searle

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...