HomeCONTEXTOANTROPOLOGÍANo son las zapatillas, son los atletas

No son las zapatillas, son los atletas

Publicado el

por Hannah Borenstein

EL 24 de septiembre de 2023, la corredora etíope Tigst Assefa ganó el maratón de Berlín. Estableció un récord mundial femenino con un asombroso tiempo de 2 horas, 11 minutos y 53 segundos, rebajando el récord anterior de 2:14:04 en más de dos minutos. Unas semanas más tarde, Kelvin Kiptum de Kenia batió el récord mundial masculino en la distancia, ganando el maratón de Chicago en 2:00:35.

En ambos casos, los atletas estrenaron las versiones más nuevas de “súper zapatillas”. Assefa usó las Adidas Adizero Adios Pro Evo 1, que se venden por alrededor de 540 dólares y están diseñadas para usarse en una sola carrera. Kiptum lució las Nike Alphafly 3, que no estuvieron disponibles para los consumidores hasta enero de este año.

Las conversaciones sobre las zapatillas inundaron el mundo del running. Un periodista de The Guardian escribió: “Dicen que los zapatos hacen al hombre. Pero, ¿un par de zapatillas deportivas convirtieron a la etíope Tigst Assefa en una corredora que batió récords?”

A lo largo de la temporada de maratón de 2023, locutores y comentaristas se centraron en cómo el calzado de los atletas ayudó a marcar el comienzo de nuevos récords mundiales. Pero lo que a menudo se deja de lado es el extenso entrenamiento y las habilidades adquiridas con tanto esfuerzo por parte de los propios corredores de élite.

Assefa cruza la línea en Berlín, en septiembre de 2023, marca un nuevo record y muestra las zapatillas (Foto: Marvin Ibo Guengoer)

Como antropóloga que investiga las vidas de corredores de distancia etíopes, atestigüé el gran cambio que supuso la era del súper calzado para los atletas en África Oriental a partir de 2017. La mayoría de los corredores de Etiopía provienen de familias pobres del campo y tienen problemas para acceder zapatillas para correr duraderas al principio de sus actividades de carrera. En las entrevistas, los atletas que tenían (o estaban a punto de conseguir) contratos profesionales a menudo hablaban de zapatillas, detallando las ventajas de ciertas marcas y modelos. Muchos me dijeron que los modelos más nuevos no sólo mejoraron sus carreras, sino que también les permitieron recuperarse más rápidamente de los entrenamientos y reducir el riesgo de lesiones.

Pero en otros sentidos, la era de las súper zapatillas exacerbó las desigualdades existentes en el mundo del running. Los corredores, en su mayoría etíopes y kenianos, que hoy lideran la carrera de maratón, aportan valor comercial a empresas de ropa deportiva como Adidas y Nike al correr los tiempos más rápidos del mundo. Sus impresionantes actuaciones son las que hacen que las masas compitan por estas piezas de calzado extraordinariamente caras. Pero el intenso trabajo que ponen en el entrenamiento a menudo se borra, explicado a través de estereotipos racistas sobre las habilidades atléticas “naturales” de los corredores de África Oriental.

¿Qué llevó a esta situación? Para empezar a entenderlo, echemos la vista atrás a otra tendencia: el boom del running minimalista.

Ascenso y caída del running minimalista

En 2015, viajé de Estados Unidos a Etiopía para comenzar mi investigación sobre corredoras femeninas. Durante casi un año había estado lidiando con un ataque increíblemente persistente de fascitis plantar. Esta lesión sumamente frustrante a veces se presenta como un dolor sordo pero manejable a lo largo del arco del pie. En otros casos, como el mío, los primeros pasos de la mañana eran como si un cuchillo me perforara el hueso del talón.

Más en New York Diario:  Raza y cultura en el Museo Americano de Historia Natural

Desesperada por encontrar algo que pudiera ayudar, decidí salir a un campo de césped. Empecé a trotar en círculos, descalza.

Varios corredores salieron y me preguntaron qué estaba haciendo. Sabían que estaba lesionada porque no había asistido a los entrenamientos.

“¿¡Qué estás haciendo!?”, preguntaron, obviamente preocupados. “¿Sin zapatillas? ¿¡Por qué!? ¡Es peligroso!”

Me sentí tonta.

La mayoría de los corredores que conocí en esa época en Etiopía intentaban conseguir un calzado mejor y más acolchado. Sin embargo, el mercado del calzado en Estados Unidos indicó que los etíopes eran “naturalmente” buenos para correr porque a veces corrían descalzos.

Con los debates sobre las súper zapatillas arrasando en el mundo del running desde 2016, puede ser fácil olvidar que recientemente el running minimalista estuvo de moda. En 2009, se publicó el libro Born to Run del periodista Christopher McDougall y estuvo en la lista de libros más vendidos del New York Times durante cuatro años. El libro relata la aventura de McDougall de “encontrar” miembros de la tribu Tarahumara, que se autodenominan rarámuri, en las Barrancas del Cobre de México.

Cayendo en viejos tropos sobre el “buen salvaje”, McDougall describió a las comunidades tarahumaras como libres de crimen, guerra, robo, corrupción y obesidad. “No contrajeron diabetes, ni se deprimieron, ni siquiera envejecieron”, escribió, entre otros pasajes que describían a estos corredores como inmunes al dolor. Como parte de su práctica, los rarámuri corren largas distancias a velocidades impresionantes, generalmente sin calzado especializado para correr. Seleccionando los datos disponibles y apoyándose en los estereotipos, McDougall concluyó que la industria del calzado se estaba beneficiando de las lesiones de las personas. Sugirió que sería mejor para las personas simplemente deshacerse de las zapatillas por completo.

La moda del calzado minimalista también se basó en suposiciones existentes de que los corredores de África Oriental, que habían dominado globalmente las carreras de fondo desde la década de 1960, estaban de alguna manera biológicamente destinados al éxito. Algunos periodistas e investigadores se basaron en suposiciones racistas de que debido a que tantos corredores africanos crecieron en grandes altitudes, o comenzaron sus carreras corriendo descalzos, sus cuerpos se endurecieron y fueron capaces de soportar más dolor y trauma en comparación con los europeos. La mayoría de estas afirmaciones no eran objetivas, sino que se basaban en pseudociencia colonial que hacía afirmaciones falsas sobre la fuerza superior de los africanos, que, según estas teorías, estaba relacionada con una falta de intelecto avanzado.

Aprovechando estos estereotipos, Vibram nombró a uno de los modelos FiveFingers “Bikila”, en honor al maratonista etíope Abebe Bikila, quien se convirtió en el primer africano negro medallista de oro olímpico en Roma en 1960 después de correr el maratón sin zapatillas.

Más en New York Diario:  Un antídoto contra el miedo y la deshumanización

Pero apenas unos años después de que aumentaran las ventas, muchos de los que habían adoptado el running mininalista se quejaban de lesiones graves. Se presentó una demanda colectiva contra Vibram por afirmar, sin ninguna evidencia científica, que sus zapatillas barefoot “reducirían las lesiones en los pies y fortalecerían los músculos de los pies”. Si bien Vibram negó haber actuado mal, llegaron a un acuerdo para evitar continuar con los honorarios legales. Los miembros del grupo pudieron presentar reclamaciones por hasta dos pares de zapatillas y la empresa acordó descontinuar las afirmaciones falsas de que su calzado ayudaba a prevenir lesiones.

Pero a pesar de que la moda del calzado minimalista se calmó, estas ideas racistas subyacentes continúan en una nueva forma.

El nacimiento de las súper zapatillas

En 2016, Nike inició el proyecto Breaking. Su objetivo: preparar un calzado ideal para que un hombre rompa la barrera de correr un maratón en menos de dos horas (en ese momento, Dennis Kimetto de Kenia ostentaba el récord mundial de 2:02:57). Tres corredores africanos consumados (Eliud Kipchoge de Kenia, Zersenay Tadese de Eritrea y Lelisa Desisa de Etiopía) fueron seleccionados para el proyecto. Fueron elegidos por su notable “economía de carrera”, un concepto multifacético de la ciencia del deporte que mide, en términos generales, la eficiencia de la carrera.

En 2017, Nike acogió el primer intento en Italia. Los organizadores de la carrera rodearon a los tres corredores con treinta marcapasos para ayudar a bloquear el viento. Un Tesla se acercó para marcar el ritmo. La salida de la carrera se programó para condiciones climáticas ideales. Y como paso final para preparar a los corredores para el éxito, Nike les dio a cada uno un par de zapatillas de nuevo diseño: los Nike Vaporfly, que luego se dijo que aumentaban la economía de carrera hasta un 4 por ciento.

Foto: Martins Zemlickis

Estas zapatillas eran lo opuesto a las zapatillas minimalistas. Tenían una placa de fibra de carbono encajada entre una enorme pila de espuma ZoomX especializada e impulsaban a los corredores de formas futuristas y algo antinaturales. Algunos argumentaron que esto era injusto y lo llamaron “tecnodopaje” o “dopaje de calzado”.

La gente notó que más ganadores de maratones usaban zapatillas Nike. Las cuentas de redes sociales a menudo publicaban imágenes que mostraban a los finalistas del podio (en su mayoría corredores africanos) por sus zapatillas, en lugar de por ellos mismos.

Al igual que en las conversaciones sobre correr descalzo apenas unos años antes, los anunciantes y comentaristas deportivos dieron a entender que eran las zapatillas, y no los corredores, las que hacían el trabajo.

Mientras tanto, los esfuerzos de entrenamiento de los atletas, como despertarse a las 4:00 de la mañana tres veces por semana para correr 20 millas, fueron mayormente olvidados. También fueron ignoradas las organizaciones institucionales que apoyan a los atletas africanos, como los clubes deportivos patrocinados por el estado y los grupos directivos de varios niveles.

Más en New York Diario:  El daño causado por los automóviles

Tan pronto como las zapatillas de 250 dólares estuvieron disponibles para las masas, volaron de los estantes. Las tiendas en funcionamiento se quedaron sin existencias, a veces en menos de una semana. A menudo, los zapatos se revendían al doble o incluso al triple del precio de venta al público. Poco después, se pudo ver a cientos de personas usándolas en las líneas de salida de carreras de 5 kilómetros y en maratones.

Pero, ¿qué significaron estos cambios para los corredores de África Oriental, la mayoría de los cuales, sin patrocinio, nunca podrían permitirse ese lujo?

Zapatillas fetiches

En 2019, vi a Kipchoge romper la marca de las 2 horas en el maratón de la ciudad de Viena y transmití el momento en videos de teléfonos junto a un grupo de élite de corredores etíopes. Además de maravillarse por su increíble desempeño, muchos corredores con los que hablé ese día compartieron lo estresados que estaban por no poder acceder a los modelos más nuevos de los zapatillas.

Unas semanas más tarde, escuché a un entrenador hacer llamadas frenéticas a una agencia de gestión para ver si había llegado el tamaño de zapatilla correcto para un atleta prometedor. No había llegado. Desde la logística de envío hasta los contratos injustos, acceder a las zapatillas más nuevas era a menudo un desafío.

El entrenador se volvió hacia mí y me explicó: “Hannah, estas zapatillas están causando un gran problema. Los atletas piensan que sin estas zapatillas no pueden correr bien. No es bueno para ellos. No es bueno para su psicología”.

El entrenador tenía razón: las súper zapatillas han brindado oportunidades increíbles a los corredores que ya tienen éxito, quienes ganan exponencialmente más dinero que la mayoría de los etíopes. Un contrato normal de calzado para un corredor patrocinado podría implicar un pago anual en efectivo de 20.000 dólares estadounidenses al año, más zapatillas y mercancías. En comparación, el ingreso nacional bruto per cápita en el país es de poco más de 1000 dólares al año.

Pero lo que está en juego parece diferente para los corredores prometedores de África Oriental, que a menudo ganan alrededor de 50 dólares al mes de sus clubes. Saben que los corredores mucho más lentos de los países más ricos (incluso los aficionados que simplemente corren para estar en forma) a menudo pueden acceder a modelos de calzado más nuevos que ellos. Estas disparidades hacen que muchos corredores etíopes y kenianos se sientan mucho más desfavorecidos en el mundo del atletismo.

Hasta hace unos años, una mujer corriendo un maratón en menos de 2:12 habría sido impensable. Las súper zapatillas ciertamente ayudaron a Assefa a lograr ese récord. Pero son los atletas que usan las zapatillas los que hacen posible estos cambios de paradigma, mientras que al mismo tiempo generan grandes ganancias para las empresas de calzado.

Los atletas que usan las zapatillas merecen más atención.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Últimos artículos

Tratamiento facial para estatuas de piedra

por Melanie Marich En un día bochornoso y nublado de verano, un equipo de pasantes...

Fuera, Biden

por Emma Shortis Las grietas bajo los pies del presidente estadounidense Joe Biden continúan ampliándose. Si...

Una historia de la refrigeración de alimentos

por Angela Chen En la esquina de la mayoría de las cocinas hay una caja...

El puño de Donald Trump

por Roger J. Kreuz En los frenéticos momentos en que agentes del Servicio Secreto rodearon...

Nueva York según Paul Auster

por Ramón Espejo Romero Nueva York es la ciudad más icónica del siglo XX y...

Equidad lingüística en las escuelas

por Sunisa Nuonsy Me alegré cuando se supo, el mes pasado, que el Departamento de...

Un juicio a la contaminación acústica

por Joanne Silberner El pasado junio, un grupo de defensa del ruido, Quiet Communities, demandó...

Cómo determinar si una teoría conspirativa es falsa

por H. Colleen Sinclair Las teorías de conspiración están en todas partes y pueden involucrar...

Arquitectura hostil

por Robert Rosenberger Si no tienes refugio y te arrestan por dormir afuera, ¿te castigan...

Tu médico debe preguntarte por la calidad del aire que respiras

por Eve Andrews Una visita anual al médico a menudo implica cierto grado de mentira...

Primer debate presidencial 2024: Joe Biden derrotó a Joe Biden

por Mary Kate Cary Creo que Estados Unidos acaba de ver cómo se hacía historia. Al...

Primer debate presidencial 2024: mentirosos y confundidos

por Karrin Vasby Anderson Una de las primeras definiciones de buena oratoria que aprendí como...

El senador con la bola de nieve

por Dana J. Graef Mientras estaba en el pleno del Senado en Washington, D.C., en...

Serpientes en la ciudad

por Eve Andrews La gente pensaba que la serpiente vista en el parque era una...

La cultura cambia tan rápido que la evolución no puede alcanzarla

por Jose Yong Las investigaciones muestran que muchos de nuestros problemas contemporáneos, como la creciente...

Sigue leyendo

Tratamiento facial para estatuas de piedra

por Melanie Marich En un día bochornoso y nublado de verano, un equipo de pasantes...

Fuera, Biden

por Emma Shortis Las grietas bajo los pies del presidente estadounidense Joe Biden continúan ampliándose. Si...

Una historia de la refrigeración de alimentos

por Angela Chen En la esquina de la mayoría de las cocinas hay una caja...