HomeCONTEXTOEDUCACIÓNLa huelga que cambió Nueva York

La huelga que cambió Nueva York

Publicado el

por Jerald Podair  

Una cuestión clave que subyace a las elecciones de Virginia de 2023 atrajo por primera vez la atención a nivel estatal (y nacional) en un debate de hace dos años.

Durante un debate para gobernador de Virginia en 2021, el candidato demócrata Terry McAuliffe cometió un error crítico que lo llevó a ser derrotado por el retador republicano Glenn Youngkin.

En lugar de reconocer las preocupaciones que tenían los padres sobre el plan de estudios escolar, McAuliffe las descartó: “No voy a permitir que los padres vengan a las escuelas, saquen libros y tomen sus propias decisiones”, dijo McAuliffe durante el debate. “No creo que los padres deban decirle a las escuelas lo que deben enseñar”.

Los comentarios de McAuliffe provocaron una reacción violenta entre los conservadores blancos que estaban indignados porque sus hijos eran obligados a leer libros que tocaban temas polémicos como el racismo y la sexualidad.

De hecho, uno de los anuncios televisivos iniciales de Youngkin mostraba a una madre blanca que casi llora por la angustia de su hijo después de leer sobre los horrores de la esclavitud en Beloved de Toni Morrison. La mujer dijo que el libro no debería haber sido una lectura obligatoria en la escuela secundaria.

Pero si bien Youngkin y otros políticos republicanos, que hacen campaña para cargos desde juntas escolares locales hasta legislaturas estatales en el ciclo 2023, vincularon su éxito político a los derechos de los padres y a la prohibición de libros considerados ofensivos, no son dueños de esos temas.

De hecho, aquello que los defensores de los derechos de los padres luchan por excluir es lo mismo que grupos de derechos de padres de la década de 1960 lucharon por incluir: un reflejo exacto del papel que desempeñaron los negros en la configuración de la historia y la cultura estadounidenses.

Más en New York Diario:  Activismo comunitario y los privilegios de la gentrificación

Lo sé porque pasé mucho tiempo estudiando uno de los movimientos fundamentales por los derechos de los padres en la educación pública estadounidense para mi libro The Strike That Changed New York.

En ese libro, detallé la lucha de 1968 por el control comunitario de las escuelas públicas en el barrio predominantemente negro y latino de Ocean Hill-Brownsville en el distrito de Brooklyn de la ciudad de Nueva York. Allí, como en Virginia, los padres que se sentían excluidos del sistema de educación pública exigieron que se les escuchara a la hora de determinar los planes de estudio escolares.

Pero en Ocean Hill-Brownsville, fueron los padres negros y latinos quienes exigieron su derecho a opinar en la educación de sus hijos.

Dentro de las aulas

Durante décadas, la historia de los negros había sido un tema desatendido en las escuelas de la ciudad de Nueva York.

En la década de 1960, sólo un puñado de libros de texto de la lista aprobada por la Junta de Educación analizaban la historia de los afroamericanos con gran detalle. Se atribuyó ampliamente a la falta de dicho material el decepcionante desempeño académico de los estudiantes negros y latinos.

En un esfuerzo por ayudar a esos estudiantes y mejorar los resultados de los exámenes, los funcionarios escolares de la ciudad de Nueva York lanzaron un experimento para dar a los padres, en su mayoría minoritarios, más voz en los asuntos escolares al nombrarlos miembros de las juntas directivas escolares. Como señalo en mi libro, las nuevas juntas de gobierno se propusieron inmediatamente trasladar la historia de los estadounidenses negros desde los márgenes de la experiencia estadounidense a su epicentro.

Más en New York Diario:  En los días de nieve no hay clases, ¿o sí?
School Colors Podcast

No todos apoyaron los cambios en lo que se enseñaba en las aulas. Cuando la junta recién formada compuesta por padres de Ocean Hill-Brownsville despidió a trece maestros y seis administradores por intentar bloquear los cambios, el sindicato United Federation of Teachers organizó varias huelgas para cerrar las escuelas en una disputa por el control del personal, las finanzas y los planes de estudio.

Las huelgas duraron 36 días escolares y afectaron a unos 47.000 docentes y casi un millón de estudiantes. La huelga terminó el 17 de noviembre cuando el estado tomó el control del distrito escolar de Ocean Hill-Brownsville.

La mayoría de los puestos que dejaron vacantes los miembros del sindicato en huelga fueron ocupados por un grupo de maestros “suplentes” no sindicalizados que simpatizaban con los padres de Ocean Hill-Brownsville.

En esta atmósfera cargada de racismo, los padres locales disfrutaron de una oportunidad sin precedentes para hacer valer sus derechos. En palabras de un representante de la junta escolar, buscaban “suplir las piezas faltantes de la cultura negra”, que sería “el manantial del que fluirán todas las áreas y contrarrestarán el enfoque total del plan de estudios actual en la cultura anglo-europea”. ”.

Durante la huelga, los padres de Ocean Hill-Brownsville trabajaron con los maestros que habían desafiado al sindicato y dotaron de personal a las escuelas para ayudar a implementar un ambicioso plan de estudios de historia negra. Incluyó lecciones sobre los líderes revolucionarios negros Denmark Vesey, Nat Turner y Malcolm X.

Sus recomendaciones acabarían influyendo en la dirección de los planes de estudio del sistema de escuelas públicas de la ciudad de Nueva York en su conjunto.

Una lucha constante

Este ejemplo de los derechos de los padres sirve como recordatorio para quienes suponen que los conservadores blancos son los únicos padres activos e involucrados que intentan hacer valer sus derechos.

Más en New York Diario:  De los monasterios medievales a las oficinas neoyorquinas

De hecho, en la propia Virginia, los padres negros todavía influyen en lo que se enseña en las escuelas públicas. En un ejemplo, la administración Youngkin propuso una serie de revisiones a los Estándares de Aprendizaje del estado en historia y ciencias sociales que no mencionaban el Día de Junio y el Día de Martin Luther King Jr.

Los políticos y padres negros criticaron esas revisiones como “blanqueo” y los cambios fueron posteriormente rechazados por la Junta de Educación estatal.

En un nuevo golpe a los conservadores, los padres activistas ayudaron a impulsar estándares nuevos, históricamente más inclusivos, que se aprobaron en abril de 2023.

Las normas establecen inequívocamente que “la institución de la esclavitud fue la causa de la Guerra Civil”. Además, reconocen “la mancha indeleble de la esclavitud, la segregación y el racismo en Estados Unidos y en todo el mundo” y enfatizan “el desarrollo de la cultura afroamericana en Estados Unidos”.

Lo más importante, al menos para quienes están de acuerdo en que los padres deben tener un papel activo en la educación de sus hijos, es que los estándares establecen que “los padres deben tener acceso a todos los materiales educativos utilizados en cualquier escuela pública de Virginia”.

Entonces, el movimiento por los derechos de los padres, en Virginia y otros lugares, no es competencia exclusiva de la derecha. Como lo ha demostrado la historia –y lo demuestran los debates actuales sobre los planes de estudio escolares– los “derechos de los padres” son para todos los padres.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Tara Valencia

Últimos artículos

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Los textiles de Andy Warhol

por Mark Parker Las telas estampadas creadas por Andy Warhol durante las décadas de 1950...

La ruta del cambio climático

por Courtney Cecale En la década de 1980 el glaciar Pastoruri, en Perú, era uno...

Sigue leyendo

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...