HomeENTORNOAMBIENTELa conexión entre incendios forestales y crisis de vivienda

La conexión entre incendios forestales y crisis de vivienda

Publicado el

por Siri Chilukuri

Mientras el humo de los incendios forestales de Canadá plagaba partes de los Estados Unidos por segunda vez este verano, expandiéndose a sectores del medio oeste y la costa este, las ciudades no estaban preparadas. Si bien algunas emitieron alertas, el alcance fue limitado.

La gente caminaba a través del humo, a menudo con poca comprensión de los riesgos para la salud. Una vez que los riesgos estuvieron claros, algunas personas se pusieron mascarillas para prevenir el daño pulmonar. Pero cuando el humo, y la clara presencia de peligro, retrocedieron, las mascarillas quedaron atrás.

Eso es bastante fácil para las personas que tienen un lugar al que llamar hogar. Pero las personas sin hogar, ya sea que vivan en un refugio o en la acera, a menudo tienen que lidiar con reglas y regulaciones confusas para recibir el tipo de ayuda que necesitan.

Además, para las personas sin hogar, el aire peligroso no es solo una amenaza durante una crisis de calidad del aire; es un hecho cotidiano. Las personas que no tienen refugio son las que corren mayor riesgo, ya que viven debajo de pasos elevados de las autopistas o más cerca de áreas industriales, lo que significa que su exposición a la contaminación del aire es las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana y no solo por unos pocos días.

En Chicago, las personas sin hogar que vivían en un espacio verde adyacente a un paso elevado de una autopista se sorprendieron por el humo de los incendios forestales canadienses. Un residente está preocupado por cómo el evento que alguna vez fue novedoso podría ser el último de una aterradora “nueva normalidad”.

“Era normal en la costa oeste y ahora tenemos incendios forestales canadienses aquí, ahora el medio oeste se normalizará con humo de incendios forestales”, dijo Jared Wilson, de 23 años.

Wilson vive con asma y usa inhalador desde niño. Describe al aire de Chicago como constantemente contaminado, incluso antes de que llegara el humo de los incendios forestales. Un análisis reciente de The Guardian colocó a la ciudad en el tercer lugar general con la peor calidad del aire en los Estados Unidos, principalmente debido al tráfico de camiones y automóviles en los lados sur y oeste de la ciudad.

Más en New York Diario:  La precaria vida en los sótanos de Nueva York

Para Joe Muro, de 44 años, un recién llegado que también vive cerca del paso elevado de la autopista, los incendios forestales no son nada nuevo. No esperaba que el humo lo siguiera desde Colorado, donde vivió durante el destructivo Marshall Fire en el invierno de 2021.

Según Muro, los voluntarios se acercaron para ofrecer máscaras y agua a las personas que vivían en tiendas de campaña en la zona. Pero no recuerda que los buenos samaritanos estuvieran afiliados a una agencia o fueran socios de la ciudad.

Todo sobre la crisis de la calidad del aire se vio exacerbado por el cambio climático, desde los incendios mismos hasta el patrón climático que arrojó el humo directamente hacia la costa este, según Kristie Ebi, profesora de salud global en la Universidad de Washington.

Aunque el humo se despejó nuevamente, Estados Unidos podría ver otra repetición, siempre y cuando los incendios continúen ardiendo, y las personas sin hogar serán las más afectadas, según quienes trabajan el tema.

“Con cualquier desastre natural, enfatizamos que las personas sin hogar lo experimentan primero, lo experimentan peor y, en general, lo experimentan por más tiempo”, dijo Katie League, gerente de salud conductual en el National Healthcare for the Homeless Council. “Particularmente aquellos que viven afuera todo el tiempo, no tienen recursos confiables”.

Los pasos elevados de las carreteras o los lugares adyacentes a las áreas industriales pueden ser refugios seguros para las personas sin hogar, ya que pueden evitar el desplazamiento o el acoso de la policía u otros residentes.

Pero esos lugares exponen a las personas vulnerables a peligrosos contaminantes del aire y tienen pocas disposiciones para ayudarlos a abordar los problemas de salud que puedan surgir. Un estudio de 2022 de la Clínica Cleveland encontró que en Visalia, California, más del 60 por ciento de las personas sin hogar encuestadas a menudo pasaban tiempo junto a las carreteras, donde su exposición a partículas y otros contaminantes del aire era constante. Los investigadores notaron que los equipos existentes probablemente no podrían capturar el alcance total de la contaminación a la que están expuestas las personas cuando residen junto a una carretera.

Uno de los principales contaminantes que se encuentran tanto en el humo de los incendios forestales como en la contaminación de los automóviles se llama material particulado fino. PM 2.5, otro nombre para partículas finas, es más pequeño que la mayoría de los otros tipos de contaminación del aire, lo que significa que puede pasar por alto el sistema de defensa de tu cuerpo. Puede penetrar profundamente en los pulmones e incluso ingresar al torrente sanguíneo, causando todo tipo de problemas de salud a corto y largo plazo, como asma, EPOC y enfermedades cardíacas.

Más en New York Diario:  Cómo abrir una boca de incendios para refrescarte en Nueva York

“Existe evidencia emergente de que las partículas que provienen de los incendios forestales podrían ser más tóxicas que las partículas que provienen, por ejemplo, de los tubos de escape”, dijo Ebi.

Los contaminantes del aire del humo de los incendios forestales pueden ser más peligrosos que los contaminantes regulares, porque los incendios forestales pueden arder más allá de los bosques, hacia áreas residenciales y comerciales. Cuando esos incendios forestales arden, pueden eliminar casi cualquier cosa a su paso, incluidos plásticos, fibras sintéticas, componentes de acero y otros materiales. Esas sustancias eventualmente terminan en el humo junto con las partículas de madera de los bosques, creando una combinación particularmente tóxica.

A medida que la crisis climática se intensifica, las personas sin hogar podrían estar expuestas a condiciones aún más peligrosas con efectos a largo plazo. En un estudio de 2020 de la Universidad de Utah, los investigadores encontraron que casi el 90 por ciento de las personas sin hogar en el condado de Salt Lake buscaron atención médica por una afección asociada con la contaminación del aire.

Si las personas sin hogar tienen acceso a un refugio, a menudo dependen de una amplia gama de sistemas que pueden o no responder a sus necesidades. Los refugios pueden estar abiertos solo a ciertas horas o tener ciertos requisitos. Además, es posible que las familias deban separarse para poder ingresar a ciertos refugios, lo que pone a los padres en una situación difícil.

Otras ciudades ampliaron el horario de los refugios y entregaron mascarillas para tratar de ayudar a las personas a superar la crisis. En Filadelfia, la ciudad abrió un refugio en un área donde no había existido antes. En Baltimore, la ciudad amplió el tiempo que las personas pueden estar en los refugios, así como también coordinó el alcance a las personas sin hogar a través de un programa de la oficina del alcalde.

Más en New York Diario:  Tan cerca y tan desiguales

“Es una respuesta coordinada. Y así identificamos quién estaba en mayor riesgo, ya sea en función de su situación de vivienda, porque tienen viviendas inseguras, así como las personas que emplea la ciudad que deben trabajar al aire libre”, dijo Leticia Dzirasa, vicealcaldesa de equidad, salud y servicios humanos en Baltimore.

Pero parte del problema es la falta de recursos para iniciar una respuesta cuando ocurren eventos como estos, según Dzirasa.

Si bien la calidad del aire en los Estados Unidos ha mejorado notablemente desde la década de 1980, no todos se benefician. Las comunidades de color a menudo están desproporcionadamente expuestas a la mala calidad del aire debido a décadas de políticas racistas de zonificación, que pusieron en desventaja a los vecindarios inmigrantes y no blancos, obligándolos a menudo a vivir más cerca de la industria.

De manera similar, las personas sin hogar a menudo encuentran seguridad frente a los elementos en las áreas de mucho tráfico y ubicadas en el centro debajo de los pasos elevados de las autopistas, que también proporcionan un flujo constante de contaminantes del aire. Estos dos problemas a menudo afectan al mismo grupo de personas, ya que las personas negras y latinas tienen más probabilidades de experimentar la falta de vivienda que sus contrapartes blancas.

La planificación es clave, dijo Ebi, quien señaló que cualquier sistema de alerta temprana debe incluir a todos, incluidas las personas sin hogar.

Los peligros a más largo plazo, como la contaminación vehicular o industrial, también representan una amenaza constante para la salud de las personas. Aunque existen numerosas soluciones para limitar las exposiciones, incluida la apertura de centros de enfriamiento, la ampliación del acceso a los refugios y el pago de hoteles para alquilar espacio para las personas.

Solo hay una que es realmente efectiva para Sean Read, vicepresidente de programas regionales en Friendship Place, una organización sin fines de lucro de Washington, D.C., enfocada en brindar servicios a personas sin hogar: “La respuesta es que necesitamos más viviendas”, dijo Read.

Fuente: Grist/ Traducción: Tara Valencia

Últimos artículos

Tratamiento facial para estatuas de piedra

por Melanie Marich En un día bochornoso y nublado de verano, un equipo de pasantes...

Fuera, Biden

por Emma Shortis Las grietas bajo los pies del presidente estadounidense Joe Biden continúan ampliándose. Si...

Una historia de la refrigeración de alimentos

por Angela Chen En la esquina de la mayoría de las cocinas hay una caja...

El puño de Donald Trump

por Roger J. Kreuz En los frenéticos momentos en que agentes del Servicio Secreto rodearon...

Nueva York según Paul Auster

por Ramón Espejo Romero Nueva York es la ciudad más icónica del siglo XX y...

Equidad lingüística en las escuelas

por Sunisa Nuonsy Me alegré cuando se supo, el mes pasado, que el Departamento de...

Un juicio a la contaminación acústica

por Joanne Silberner El pasado junio, un grupo de defensa del ruido, Quiet Communities, demandó...

Cómo determinar si una teoría conspirativa es falsa

por H. Colleen Sinclair Las teorías de conspiración están en todas partes y pueden involucrar...

Arquitectura hostil

por Robert Rosenberger Si no tienes refugio y te arrestan por dormir afuera, ¿te castigan...

Tu médico debe preguntarte por la calidad del aire que respiras

por Eve Andrews Una visita anual al médico a menudo implica cierto grado de mentira...

Primer debate presidencial 2024: Joe Biden derrotó a Joe Biden

por Mary Kate Cary Creo que Estados Unidos acaba de ver cómo se hacía historia. Al...

Primer debate presidencial 2024: mentirosos y confundidos

por Karrin Vasby Anderson Una de las primeras definiciones de buena oratoria que aprendí como...

El senador con la bola de nieve

por Dana J. Graef Mientras estaba en el pleno del Senado en Washington, D.C., en...

Serpientes en la ciudad

por Eve Andrews La gente pensaba que la serpiente vista en el parque era una...

La cultura cambia tan rápido que la evolución no puede alcanzarla

por Jose Yong Las investigaciones muestran que muchos de nuestros problemas contemporáneos, como la creciente...

Sigue leyendo

Tratamiento facial para estatuas de piedra

por Melanie Marich En un día bochornoso y nublado de verano, un equipo de pasantes...

Fuera, Biden

por Emma Shortis Las grietas bajo los pies del presidente estadounidense Joe Biden continúan ampliándose. Si...

Una historia de la refrigeración de alimentos

por Angela Chen En la esquina de la mayoría de las cocinas hay una caja...