HomeCONTEXTOANTROPOLOGÍAEl derecho a las armas

El derecho a las armas

Publicado el

por Morwari Zafar

El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos masivos. Los actos de justicia por mano propia y los crímenes de odio por motivos raciales están aumentando. Desde octubre de 2023, los informes de ataques antijudíos y antimusulmanes aumentaron en las principales ciudades de Estados Unidos, en parte provocados por la guerra entre Israel y Hamas. Las protestas armadas y otros actos de violencia política también están aumentando, como lo resume la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos en 2021.

Esta polarización extrema apunta a una posibilidad muy real: las próximas elecciones presidenciales de noviembre tal vez ya no sean un campo de batalla proverbial por los votos. En Estados Unidos ya estamos en la primera línea de una lucha prolongada (y a veces violenta) sobre el pasado, el presente y el futuro de “Estados Unidos”. Incitando al creciente conflicto civil están las campañas electorales que capitalizan la retórica basada en el miedo para obtener votos, particularmente sobre temas controvertidos como regulaciones más estrictas de seguridad de armas.

Algunos líderes estadounidenses pueden pensar que el extremismo político generalizado no puede ocurrir aquí, pero nada protege inherentemente a los estadounidenses de tales fuerzas. Como afgano-estadounidense, a menudo me encuentro con la percepción de que la radicalización y la inestabilidad política en Afganistán son intrínsecas a la “cultura” afgana o del Medio Oriente. De hecho, el presidente Joe Biden expresó explícitamente esa suposición en su defensa de la caótica retirada estadounidense de Afganistán y el colapso del país ante los talibanes en 2021. Describió a Afganistán como “un país que nunca en toda su historia ha sido un país unido y está formado, y no lo digo de manera despectiva, por diferentes tribus que nunca, jamás, se han llevado bien entre sí”.

Pero la razón por la que las organizaciones extremistas reclutan con éxito entre los desencantados no es por una herencia cultural compartida e inmutable entre sus miembros. Es porque aprovechan una necesidad humana universal de seguridad, pertenencia, propósito y orden. La politóloga Barbara Walter rastrea el fenómeno de la creciente violencia antigubernamental en regiones de todo el mundo en su libro Cómo comienzan las guerras civiles y cómo detenerlas. Entre las señales de advertencia que describe está el desarrollo de una insurgencia lenta y latente, similar a la que estamos presenciando en Estados Unidos.

Foto: Bryan Dozier

Como antropóloga interesada en la guerra y su impacto en las sociedades humanas, en 2021 me propuse realizar un año de investigación etnográfica sobre el activismo armado y las milicias del condado en Virginia. En 2017, la violencia supremacista blanca estalló en una manifestación de “Unir a la derecha” en Charlottesville. Luego, cuando los demócratas obtuvieron el control de la legislatura del estado de Virginia en 2019, el activismo por los derechos de las armas se disparó en todo el estado. La Liga de Defensa de los Ciudadanos de Virginia (VCDL), un comité de acción política centrado en proteger el derecho a portar armas, aumentó su número de miembros de 8000 a 24.000.

Más en New York Diario:  Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

Lo que descubrí al hablar con miembros de la milicia fue una preocupación casi patológica por el miedo y la supervivencia, acentuada por la política electoral que convierte el voto en un acto de autoconservación más que de elección política. El apoyo inquebrantable de muchos miembros a la Segunda Enmienda no fue impulsado por un apoyo ideológico a las armas, sino principalmente por un deseo de pertenencia y propósito compartido en un mundo que percibían como profundamente amenazado.

Ese hallazgo es fundamental para comprender el panorama político actual en Estados Unidos y señala por qué aquellos de nosotros en Estados Unidos deberíamos estar profundamente preocupados por la dirección que tomamos como país.

Venta de supervivencia

Las armas no son lo único que se exhibe en The Nation’s Gun Show. Cuando asistí a la feria en el norte de Virginia en 2022, me sorprendió la ubicuidad de los suministros de supervivencia. Visité mesas dedicadas a la subsistencia agrícola orgánica y la filtración de agua de alta capacidad, equipo militar para acampar en la naturaleza, cuchillos de caza y hachas tomahawk. Sasquatch Tactical, un popular proveedor de supervivencia, se encontraba entre una media luna de asistentes interesados. Un cartel con una imagen espeluznante de una cabeza cubierta con una máscara de gas de la época de la Segunda Guerra Mundial mostraba un mensaje siniestro en la pantalla trasera, que terminaba con la frase: “¿Qué has hecho hoy para estar preparado?”.

Foto: Morwari Zafar.

Muchos estadounidenses están prácticamente aterrorizados hasta el punto de consumir. Las interacciones que experimenté en la exposición de armas resonaron fuertemente con el argumento del antropólogo Joseph Masco en su libro The Theatre of Operations. Masco escribe sobre cómo la naturaleza adversaria de la Guerra Fría condicionó a los estadounidenses a una sensación generalizada de riesgo y destrucción inminentes. La mentalidad resultante ha permitido que el poder político estadounidense y el complejo militar-industrial florezcan uno al lado del otro. La paranoia y la desconfianza cultivadas entre las comunidades locales más pequeñas pueden ser movilizadas tan fácilmente por las campañas electorales como por elementos antigubernamentales, extranjeros o nacionales.

Más en New York Diario:  Y así es como Spencer escribió su historia  

En realidad, los temores del “otro” Estados Unidos, en ambos lados, sofocan la conversación y oscurecen los puntos en común. Mis entrevistas con VCDL y otros miembros de la milicia revelaron una imagen mucho más matizada del activismo por los derechos de las armas de lo que esperaba. Si bien la mayoría de los miembros de la milicia que entrevisté apoyaron o votaron por candidatos conservadores, sus puntos de vista sobre el control de armas reflejaban ideales más moderados de lo que sugeriría la retórica política republicana. La mayoría apoyó las ideas propuestas para el control de armas centradas en controles exhaustivos de antecedentes y salud mental, así como requisitos de capacitación significativamente ampliados para los propietarios de armas.

Pero había una diferencia clave con los votantes más moderados o liberales: muchos miembros de la milicia que entrevisté expresaron una intensa aprensión ante la extralimitación del gobierno tiránico. Sintieron que sus derechos constitucionales estaban en peligro inmediato.

¿Por qué era tan importante para ellos este derecho constitucional, tal como está codificado en la Segunda Enmienda? Para responder a esa pregunta, tuve que profundizar en las razones más profundas por las que la gente se unía a las milicias locales.

Milicias unidas y organizadas

La mayoría de los miembros de la milicia que conocí en Virginia se identificaban como hombres de ascendencia europea occidental, septentrional y oriental. Su impulso para fundar o unirse a una milicia a menudo fue provocado por un revés o una tragedia personal. El impacto de tales eventos, que van desde el desempleo hasta la angustia o la muerte, a menudo dejaba a los posibles miembros sintiéndose solos, alienados y/o en busca de un propósito. Muchos de ellos encontraron ese sentido de propósito en el activismo de la Segunda Enmienda.

La mayoría de los miembros de la milicia con los que hablé se sintieron impulsados a la acción por las narrativas de los políticos, particularmente en torno a las campañas electorales, que instaban a la vigilancia contra la incautación política de armas y, metafóricamente, de los derechos constitucionales.

Esto no debería sorprender: la Asociación Nacional del Rifle gasta alrededor de 3 millones de dólares al año en cabildeo directo por los derechos de la defensa política a favor de las armas. El efecto de goteo de estos mensajes atrae poderosamente a las personas que se perciben a sí mismas y a sus comunidades como si hubieran perdido estatus y estuvieran en declive.

Pero si bien había asumido que encontraría un movimiento consolidado, sólido y radical a favor de las armas en Virginia, los grupos con los que me encontré estaban en constante cambio. Cobran impulso durante los períodos electorales, cuando los candidatos avivan los temores de una apropiación progresiva de armas. Durante esos períodos de mayor ansiedad general, las milicias de Virginia convocan reuniones para atraer nuevos reclutas. Ofrecen entrenamiento en forma de entrenamientos estilo “campo de entrenamiento” militar y sesiones para compartir habilidades, como orientación y tiro. Pero la mayoría de las veces, las milicias actúan como grupos informales de participación comunitaria. Los miembros que conocí se ofrecieron como voluntarios para operaciones de socorro locales, gestión de desastres o esfuerzos de búsqueda y rescate, a menudo en conjunto con los departamentos de alguaciles, policías y bomberos locales.

Más en New York Diario:  Los humanos somos especialmente capaces de perdernos

A menudo me preguntaba por qué muchos de sus miembros no se habían unido al ejército estadounidense. Uno de mis entrevistados, un virginiano de veintitantos años que había fundado su propio grupo, explicó: “No me uní al ejército porque no me gusta que nadie me diga qué hacer”.

Contó su camino hacia la milicia después de una batalla contra las drogas y la depresión. “Me aferré al movimiento santuario de la Segunda Enmienda para salir de ese estado depresivo”, dijo. “Me enamoré de luchar por los derechos”.

Funcionando sin normas

En Extraños en su propia tierra, la socióloga Arlie Russell Hochschild comparte un relato de las comunidades de Luisiana que sufren física y socialmente a causa de las políticas conservadoras y de los políticos por quienes votan. Hochschild señala que las comunidades a menudo votan en contra de sus propios intereses porque los políticos defienden el tipo de liberalismo que perciben como una norma estadounidense, independientemente de cuán destructivo pueda ser en sus vidas inmediatas. Los electores continúan apoyando a estos políticos porque su política o políticas generales hablan del sentido de identidad cultural de la gente, particularmente en momentos en que esa identidad y ese lugar en la sociedad parecen estar desapareciendo.

Al igual que el trabajo de Hochschild, mis hallazgos resonaron con un fenómeno que el sociólogo Émile Durkheim describe como anomia, una condición social sin normas. En ausencia de lo que es familiar, como la organización social o los valores compartidos, la solidaridad en una sociedad se deshace, lo que genera agitación y malestar. La pandemia de Covid-19, el resurgimiento de los movimientos de supremacía blanca y de derechos civiles y un fuerte declive económico en Estados Unidos han profundizado las fisuras de la cohesión social.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

La mejor manzana de Nueva York

por Walker Harrison La casa en la que crecí estaba tan cerca de mi escuela...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...