HomeCONTEXTOANTROPOLOGÍAEs hora de dejar la dieta paleo en el pasado

Es hora de dejar la dieta paleo en el pasado

Publicado el

por Mark Collard y Amalea Ruffett

La dieta paleo nos insta a imitar las elecciones de alimentos de nuestros ancestros prehistóricos. En la práctica, esto significa evitar los productos lácteos, los cereales, las legumbres y el azúcar procesada, y consumir en su lugar verduras, frutas, frutos secos, carne de animales criados en pastos y pescados y mariscos capturados en la naturaleza.

Los defensores de la dieta paleo afirman que, al comer de esta manera, perderemos peso y reduciremos el riesgo de enfermedades crónicas.

Las raíces de la dieta paleo se remontan a la década de 1950, pero debe su popularidad actual a un libro de Loren Cordain llamado The Paleo Diet: Lose Weight and Get Healthy by Eating the Food You Were Designed to Eat, cuya primera edición fue lanzada en 2001.

En los veintidós años transcurridos desde la publicación del libro de Cordain, la dieta paleolítica fue adoptada por varios millones de personas y se desarrolló una industria multimillonaria en relación con ella, que incluye alimentos de precio elevado y un esquema de certificación.

Las propiedades saludables de la dieta paleo

Si bien la dieta paleo tiene muchos adeptos, la investigación clínica aún tiene que corroborar sus supuestos beneficios para la salud.

Para empezar, no parece superar a las dietas convencionales recomendadas como medio para perder peso a medio o largo plazo. El único estudio de varios años publicado que evaluó el impacto de la dieta paleo en la pérdida de peso encontró que seguirla no era más efectivo que seguir las recomendaciones nutricionales oficiales de los países nórdicos después de los dos años.

Es una historia similar con las afirmaciones que se hicieron sobre el impacto de la dieta paleo en las enfermedades crónicas. Por ejemplo, una revisión reciente encontró que los estudios que examinan el impacto de la dieta paleolítica en la diabetes tipo 2 no son concluyentes.

Más en New York Diario:  Raza y cultura en el Museo Americano de Historia Natural

De manera similar, los autores de un estudio de 2020 informaron que seguir la dieta paleo dio como resultado una mayor abundancia relativa de bacterias intestinales que producen una sustancia química asociada con la enfermedad cardiovascular, lo que contradice la afirmación de que reducirá la probabilidad de experimentar enfermedades crónicas.

¿Por qué los beneficios para la salud de la dieta paleolítica no están respaldados por investigaciones clínicas? Como antropólogos evolutivos, creemos que el problema es que la dieta paleolítica se basa en una premisa defectuosa y en datos erróneos, y en lo que sigue intentaremos mostrar por qué nuestra investigación nos llevó a esta conclusión.

Una premisa defectuosa

La idea que subyace a la dieta paleo es que el aumento continuo de la obesidad y las enfermedades asociadas en muchos países es resultado de una falta de coincidencia entre los alimentos que comemos y los alimentos que nuestra especie evolucionó para consumir.

Este desajuste, según el argumento, es consecuencia de que pasó muy poco tiempo desde que apareció la agricultura, hace 12.000 años, para que la evolución haya adaptado a nuestra especie para hacer frente a una dieta alta en carbohidratos y baja en proteínas o para procesar alimentos domesticados.

Este argumento parece razonable porque existe la percepción de que la evolución es un proceso muy lento. Sin embargo, de hecho, no está respaldado por investigaciones sobre genes relacionados con la dieta.

Carolina Arriada para NYDiario

El trabajo sobre la persistencia de la lactasa —la capacidad continua de producir la enzima lactasa en la edad adulta— ilustra esto. La lactasa nos permite digerir la lactosa del azúcar de la leche, por lo que la persistencia de la lactasa es útil para una dieta que involucre productos lácteos. La persistencia de la lactasa se encuentra en unas pocas regiones, una de las cuales es Europa. La investigación del ADN antiguo indica que la persistencia de la lactasa tiene menos de 5000 años en Europa.

Más en New York Diario:  Por suerte las hormigas se comen la basura de nuestras calles

De manera similar, un análisis de datos genéticos de poblaciones africanas publicado el año pasado encontró evidencia de adaptación reciente en una familia de genes relacionados con el metabolismo del alcohol. En este caso, la selección natural operó en los últimos 2000 años.

Esta evidencia muestra que los estudios genéticos no respaldan la justificación del desajuste para adoptar la dieta paleo. Dichos estudios demuestran que la evolución puede producir adaptaciones relacionadas con la dieta en mucho menos tiempo que el transcurrido desde que apareció la agricultura.

Datos defectuosos

También hay un problema con las recomendaciones de la dieta paleo con respecto a las contribuciones de los tres macronutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas) a la dieta de una persona.

De acuerdo con la versión actual de la dieta paleo, deberíamos aspirar a una dieta que consista en un 19-35% de proteínas, un 22-40% de carbohidratos y un 28-58% de grasas, por energía. Esto hace que la dieta paleo sea más baja en carbohidratos y más rica en proteínas que las dietas convencionales recomendadas, como las que promueven Health Canada y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Los rangos de macronutrientes recomendados por la dieta paleo se basan en un estudio de 2000 que estimó los porcentajes de macronutrientes para más de doscientos grupos de cazadores-recolectores. Sin embargo, recientemente hemos encontrado que hay un problema con este estudio.

El problema radica en los valores de macronutrientes que los investigadores utilizaron para los alimentos vegetales. Si bien emplearon varios conjuntos de valores de macronutrientes para alimentos de origen animal, solo usaron un conjunto de valores de macronutrientes para alimentos vegetales. Obtuvieron los datos de la planta a partir de un análisis de los alimentos tradicionalmente consumidos por los indígenas australianos.

Más en New York Diario:  Historia de la Ñ

En nuestro estudio, evaluamos los efectos de esta decisión con dos conjuntos de datos de macronutrientes de plantas, los cuales consistían en valores de plantas consumidas por cazadores-recolectores de varios continentes.

El uso de datos de plantas de varios continentes produjo estimaciones de macronutrientes significativamente diferentes. Estos a su vez produjeron rangos de macronutrientes que son más amplios que los recomendados por la dieta paleo. Los rangos que calculamos son 14-35 por ciento de proteína, 21-55 por ciento de carbohidratos y 12-58 por ciento de grasa, por energía.

Estos rangos se superponen con los recomendados por Health Canada (10-35 por ciento de proteínas, 45 a 65 por ciento de carbohidratos y 20 a 35 por ciento de grasas) y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (10 a 30 por ciento de proteínas, 45 a 65 por ciento de carbohidratos y 25-35 por ciento de grasa).

El hecho de que los rangos de macronutrientes de las dietas de cazadores-recolectores se superpongan con los rangos de macronutrientes aprobados por el gobierno arroja dudas sobre la idea de que la dieta paleolítica es más saludable que las dietas convencionales recomendadas.

Es hora de dejar la dieta paleo en el pasado

Dado que la justificación para adoptar la dieta paleo no está respaldada por la investigación científica disponible, y sus recomendaciones de macronutrientes no son científicamente sólidas, sugerimos que no sorprende que los supuestos beneficios para la salud de la dieta no hayan sido respaldados por estudios clínicos.

La dieta paleo fue un experimento que valió la pena, pero en este punto parece probable que las personas que la sigan estén desperdiciando dinero. Las dietas convencionales recomendadas por el gobierno ofrecen resultados comparables a un costo menor. Desde nuestro punto de vista, es hora de dejar la dieta paleo en el pasado.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Maggie Tarlo

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...