HomeCONTEXTOPOLÍTICAEl espectáculo de las protestas universitarias

El espectáculo de las protestas universitarias

Publicado el

por Danielle K. Brown

Los movimientos de protesta pueden verse muy diferentes dependiendo de dónde te encuentres, tanto en sentido literal como figurado.

Para los manifestantes, las manifestaciones suelen ser el resultado de una planificación meticulosa por parte de grupos y líderes de defensa encaminada a hacer llegar un mensaje a un mundo más amplio o a objetivos institucionales específicos. Sin embargo, para los observadores externos, las protestas pueden parecer desorganizadas y perturbadoras, y puede resultar difícil ver la profundidad del esfuerzo o sus objetivos.

Tomemos como ejemplo las protestas pro palestinas que han surgido en las universidades de todo Estados Unidos en las últimas semanas. Para los estudiantes que participan, en palabras de un manifestante, están “alzando las voces de los habitantes de Gaza, de los palestinos que se enfrentan al genocidio”. Pero para muchas personas fuera de las universidades, la atención se ha centrado en los enfrentamientos y los arrestos.

¿De dónde viene esta desconexión? La mayoría de las personas no participan en protestas en las calles ni experimentan ninguno de los trastornos que causan. Más bien confían en los medios de comunicación para dar una imagen completa de las protestas.

Durante más de una década, mi investigación ha explorado ampliamente las tendencias en cómo los medios dan forma a las narrativas en torno a diferentes tipos de manifestaciones. La información sobre los campamentos universitarios por parte de gran parte de los medios de comunicación se ajusta a un patrón general de cobertura de las protestas que se centra más en el drama de la perturbación que en las razones subyacentes detrás de ella, y que puede dejar al público desinformado sobre los matices de las protestas y los movimientos detrás de ellos.

Cubriendo el drama sobre las demandas

Las protestas –desde pequeñas sentadas silenciosas y marchas masivas hasta los actuales campamentos liderados por estudiantes– comparten componentes similares.

Requieren cierto grado de planificación, centrarse en una injusticia percibida y buscar reformas o soluciones. Las protestas también, por su propia naturaleza, involucran diversos grados de acciones disruptivas que existen en la confrontación con algo o alguien, y utilizan estrategias que atraen la atención de los medios de comunicación y otros.

Más en New York Diario:  Calor, castigo y crisis migratoria

Estos elementos centrales (agravios, demandas, perturbaciones, confrontación y espectáculo) están presentes en casi todas las protestas.

Pero para los medios, algunos elementos son más dignos de noticia que otros, y la confrontación y el espectáculo a menudo encabezan la lista. Como resultado, estos elementos tienden a tratarse con más frecuencia que otros.

Foto: Simone Fischer.

En investigaciones centradas en movimientos sociales como Black Lives Matter, la Marcha de las Mujeres de 2017 y otros, descubrí que una y otra vez, la cobertura tiende a buscar las partes de la protesta que son sensacionalistas y perturbadoras.

Y esto descuida la sustancia política de las protestas. Los agravios, demandas y agendas a menudo quedan en la sombra. Por ejemplo, un análisis de las protestas de 2020 tras el asesinato de George Floyd, realizado por mi colega Rachel Mourão y por mí, encontró que era más probable que los titulares de las noticias por cable y de Associated Press se centraran en la perturbación y el caos que en la violencia policial o las demandas de los manifestantes.

Este patrón se conoce como paradigma de protesta. Si bien hay muchos factores que pueden hacer que este paradigma fluctúe, como el momento de las historias y la ubicación de una organización de noticias, los movimientos que buscan alterar el status quo son los que tienen más probabilidades de recibir una cobertura inicial que enmarque a los manifestantes como criminales, irrelevantes y triviales o componentes ilegítimos del sistema político.

Cuando los medios se dan cuenta

Este patrón se puede ver en la cobertura inicial de las protestas contra la guerra en Gaza en las universidades estadounidenses. Estas protestas comenzaron en 2023 y solo escalaron hasta los campamentos universitarios que se ven hoy después de meses de campaña.

En los meses previos a los campamentos, muchos estudiantes que participaban en esfuerzos de defensa de la campaña israelí en Gaza exigieron, entre otras cosas, que sus universidades se deshicieran de empresas relacionadas con la ocupación israelí de los territorios palestinos.

Más en New York Diario:  La huelga que cambió Nueva York
Foto: ShotBySahnicc.

Los estudiantes de la Universidad de Brown participaron en una huelga de hambre en febrero. También en febrero, una coalición de estudiantes de varias universidades históricamente negras elaboró un llamado a la acción conjunta en todos los sistemas universitarios. Los estudiantes de mi universidad, Michigan State, obtuvieron apoyo a través de una petición en línea y luego presionaron en las reuniones del consejo directivo. Cuando la junta directiva emitió una declaración rechazando cualquier tipo de desinversión, los estudiantes continuaron marchando hacia las escaleras del edificio administrativo principal donde continuaron protestando, todo antes de planificar las protestas en el campamento.

Poco de esto llegó a los principales informes de noticias en comparación con finales de abril, cuando un aumento en la cobertura correspondió a estudiantes organizando campamentos en universidades y funcionarios universitarios comenzando a responder. Aquellas universidades que pidieron a la policía que hiciera cumplir la dispersión de los manifestantes amplificaron la intensidad de la confrontación y, a su vez, amplificaron la cobertura noticiosa.

Y en lugar de centrarse en los agravios de los manifestantes (es decir, las preocupaciones por las muertes, los heridos y la inminente hambruna que afecta a los palestinos), en los informes sobre los campamentos universitarios han sido los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía los que se han vuelto centrales en la cobertura de los medios de comunicación.

Como ocurre con todas las tendencias, siempre hay desviaciones y valores atípicos. No todos los artículos reportados se alinean con el paradigma de la protesta. En la investigación que examinó la cobertura noticiosa después del asesinato de George Floyd, encontramos que cuando los informes de los principales medios de comunicación se desvían del paradigma de la protesta, a menudo era en trabajos producidos por periodistas que se han comprometido profunda y frecuentemente con una comunidad.

En las actuales protestas universitarias, es el periodismo estudiantil el que ha surgido como un caso atípico a este respecto. Tomemos, por ejemplo, un artículo del Indiana Daily Student publicado durante el pico de los disturbios, que explica los cambios de última hora en la política administrativa, menos conocidos, que finalmente alteraron la lógica de planificación de las protestas y contribuyeron a los arrestos y prohibiciones temporales de profesores y estudiantes.

Más en New York Diario:  ¿Qué es una comunidad desfavorecida según el gobierno de Nueva York?

Quién es citado, quién no

Hay razones comerciales por las que algunas redacciones se centran en el espectáculo y la confrontación: el viejo dicho periodístico de “si sangra, vende” todavía prevalece en muchas decisiones en las redacciones. Durante las primeras semanas de las protestas universitarias, esta tendencia al sensacionalismo se mostró en el foco del caos, los enfrentamientos y los arrestos. Pero es una decisión que deslegitima los objetivos de protesta.

Esta deslegitimación se ve favorecida por las rutinas de búsqueda a las que los periodistas suelen recurrir para contar historias rápidamente y sin consecuencias legales. En situaciones de noticias de última hora, los periodistas tienden a gravitar hacia (y citar directamente) fuentes que tienen estatus, como funcionarios gubernamentales y universitarios. Esto se debe a que es posible que los periodistas ya tengan una relación establecida con dichos funcionarios, quienes a menudo cuentan con equipos dedicados a las relaciones con los medios. Y en el caso de las protestas universitarias, en particular, los periodistas han enfrentado dificultades para conectarse directamente con los participantes de las protestas.

Como resultado, las narrativas oficiales pueden dominar la cobertura noticiosa. Entonces, cuando funcionarios como el gobernador de Texas, Greg Abbott, equiparan a los manifestantes con criminales con intenciones antisemitas, eso normalmente queda cubierto, ciertamente más que cualquier refutación de los participantes en la protesta.

Y como es poco probable que los lectores y espectadores estén en el terreno para evaluar por sí mismos las caracterizaciones que hace Abbott de los manifestantes, la cobertura puede determinar cómo se entiende un movimiento de protesta y la política que lo rodea.

Los medios dan forma a la forma en que la mayoría de la gente los entiende. Pero como ha demostrado la cobertura de las protestas en las universidades, a menudo la atención se centra en el espectáculo más que en la sustancia.

The Conversation. Traducción: Tara Valencia.

Últimos artículos

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...

Cómo abrir una boca de incendios para refrescarte en Nueva York

por Imogen McNamara   A medida que el índice de calor se eleva a tres...

Acerca del insomnio y el mundo moderno

por Matthew Gwynfryn Thomas Probablemente pasarás unos veintiséis años de tu vida durmiendo. Pasarás otros...

Donald Trump nunca encajó en Nueva York

por Lincoln Mitchell En los últimos meses de su presidencia, Donald Trump atacó a Nueva...

Internet de los animales

por Hillary Rosner En la primavera de 2022, mientras realizaba una investigación para un libro,...

Las otras islas de Nueva York

por Russell Jacobs El otro día, fui hasta Pelham Bay Park para ver una masa...

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Sigue leyendo

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...