HomeENTORNOAMBIENTEDe las protestas climáticas a las boletas electorales

De las protestas climáticas a las boletas electorales

Publicado el

por Siri Chilukuri

Sarahana Shrestha no quería postularse para un cargo. Trabajaba como organizadora a tiempo parcial para los grupos de defensa Socialistas Democráticos de América y la Coalición de Poder Público de Nueva York, tratando de movilizar al público sobre cuestiones climáticas y aprobar leyes de energía renovable a nivel estatal. Estaba contenta y cómoda en su trabajo, pero un revés importante durante la sesión legislativa de Nueva York del año pasado la obligó a reconsiderar sus planes.

Shrestha y sus compañeros defensores/activistas habían pasado un año organizando un paquete de proyectos de ley para otorgar a una agencia estatal la autoridad para proporcionar energía a los clientes, permitiéndole competir con las empresas de servicios públicos privados e incentivar la energía renovable. Pero los esfuerzos del grupo finalmente fracasaron después de que el proyecto de ley se estancara en la asamblea estatal.

Luego de la dolorosa derrota, Shrestha comenzó a buscar su próximo movimiento. Anteriormente había asumido un papel principal para ayudar a detener una planta de gas fracturada en la ciudad de Newburgh y era una voz constante que se oponía a una línea de transmisión que atravesaría el valle de Hudson. Se dio cuenta de que estaba bien posicionada dentro de la escena política en el valle de Hudson para postularse para un cargo.

Shrestha y los voluntarios de la campaña pasaron meses tocando puertas en todo el Distrito 103 de Nueva York, promocionando su mirada sobre clima, medio ambiente y valores progresistas. Y en junio, Shrestha, una estadounidense nepalí de primera generación, venció a Kevin Cahill, titular de trece mandatos, para ganar las primarias demócratas del distrito. En un estado verdaderamente azul como Nueva York, una victoria en las primarias generalmente significa una victoria en las elecciones generales.

“El cambio climático no se trata solo del medio ambiente”, dijo Shrestha a Grist. “Significa interrupción económica, interrupciones en la cadena de suministro, interrupciones en los alimentos y una migración que realmente no hemos planeado. Lo impregna todo”.

Shrestha se encuentra entre la última ola de organizadores climáticos y ambientales que se postulan para un cargo. En estas elecciones intermedias, buscan escaños en legislaturas estatales, alcaldías y concejos municipales. Los activistas fueron durante mucho tiempo parte del embudo de candidatos políticos, pero lo que hace que esta elección sea diferente es que, por primera vez, muchos defensores del clima superaron el mayor obstáculo: primarias abarrotadas. Ahora parecen estar preparados para ganar en varias elecciones clave, lo que afecta la acción climática desde el nivel estatal hasta el local.

Parte de esto se debe a una gran cantidad de campañas de organizaciones políticas nacionales para impulsar a candidatos climáticos en las boletas electorales de mitad de período, desde Lead Locally, que aumento sus esfuerzos para elegir candidatos comprometidos a luchar contra los combustibles fósiles, hasta los Socialistas Democráticos de América, que está proponiendo una “lista climática” completa de candidatos en varios distritos de todo el país.

Más en New York Diario:  La enfermedad de la nostalgia

“Nos enfocamos en las elecciones de voto negativo porque encontramos que, a menudo, son los concejales de la ciudad o los comisionados del condado los que tienen poder de decisión sobre tuberías o plantas de energía, u otros proyectos que amenazan a las comunidades con la contaminación”, dijo a Grist el fundador de Lead Locally, Whit Jones. Desde su creación en 2016, el grupo amplió significativamente su capacidad de apoyo a los candidatos. Este año, está trabajando en cincuenta elecciones locales, dos tercios más que en 2020.

Este aumento en las campañas de candidatos climáticos refleja la creciente aceptación y priorización del tema entre los estadounidenses en los últimos años. Alrededor del 60% de los estadounidenses ahora ven el cambio climático como una amenaza, un aumento del 44% en 2009. La última década también ha visto un crecimiento exponencial en el activismo climático, particularmente de activistas jóvenes, lo que cambió el panorama político.

“Realmente es notable cuánto aumentó el cambio climático en la agenda política”, dijo Jeff Colgan, politólogo de la Universidad de Brown y director del Laboratorio de Soluciones Climáticas. “Eso está impulsado por un montón de factores diferentes: en parte debido al movimiento juvenil que estuvo promoviendo el tema de manera realmente exitosa. Lamentablemente, una segunda razón es por cómo estamos viendo que el cambio climático afecta nuestro mundo de manera muy directa”.

En Corpus Christi, Texas, la escena política se ve diferente a la legislatura controlada por los demócratas de Nueva York. La ciudad vio una construcción masiva de enormes y extensas instalaciones de producción y exportación de gas natural en los últimos años.

Más en New York Diario:  El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

Armon Alex está muy familiarizado con el papel de las empresas de combustibles fósiles en la vida cotidiana de Corpus Christi; el joven de 22 años se estuvo organizando para detener la expansión de petróleo y gas en el área y proteger la bahía durante cinco años. Fue co-fundador de la Cumbre Climática Juvenil del Golfo de México, para desarrollar planes de conservación y acción climática para el Golfo, dirigidos por los jóvenes más afectados por el desarrollo en el área. Ayudó a construir un plan de acción climática para la Conferencia internacional Our Ocean, un evento que aseguró más de 400 compromisos para gastar 16 mil millones de dólares en conservación y preservación de los océanos. También es la persona más joven en formar parte del grupo de trabajo ambiental de la alcaldesa de Corpus Christi, Paulette Guajardo.

“En todas partes de la Bahía de Corpus Christi tenemos algún tipo de industria pesada relacionada con los combustibles fósiles”, dijo Alex, quien a principios de este año decidió postularse para el concejo municipal, en representación del Distrito 3. “Hay una capa de injusticia ambiental con la demografía en torno a estas industrias pesadas”.

Alex se postula como parte de una campaña de cuatro personas por un liderazgo progresista en el Concejo Municipal de Corpus Christi. Si bien el resultado de su elección es menos seguro que el de Shrestha, Alex obtuvo el respaldo clave de una gran cantidad de organizaciones locales y nacionales, incluida la Campaña de Texas para el Medio Ambiente, la Federación Estadounidense de Maestros de Corpus Christi y el Sierra Club.

El residente de toda la vida de Corpus Christi entiende que la seguridad laboral es un tema importante y se ha estado ejecutando en una plataforma de inclusión para todos, incluidas las personas que trabajan para las empresas de combustibles fósiles. “Me gusta hablar con los trabajadores de las refinerías”, le dijo Alex a Grist. “Creo de todo corazón que la única forma de ver una transición justa a las energías renovables es mantener a nuestros trabajadores al frente de esas conversaciones”.

Más en New York Diario:  Viejas represas y cambio climático

En Appalachia, Becky Crabtree sabe lo que es hacer campaña en un área profundamente arraigada en la industria de los combustibles fósiles. La maestra de escuela se postula para la Cámara de Delegados de Virginia Occidental, Distrito 40. Antes de convertirse en candidata, participó activamente en la lucha para detener el oleoducto Mountain Valley, un proyecto en expansión que habría transportado gas fracturado a unos 480 kilómetros a través de Virginia Occidental y Virginia. En 2018, fue arrestada por encadenarse a su viejo automóvil para evitar la construcción del oleoducto.

Crabtree se postula como demócrata en un estado republicano y contra un titular republicano que ocupa su escaño en otro distrito desde 2012 (la redistribución de distritos barajó ubicaciones y candidatos este año). A pesar de estas probabilidades, recaudó casi el doble, como candidata por primera vez, de lo que tiene su oponente, Roy Cooper.

“Parece que es mi hora de aguantar o callarme”, le dijo a Grist.

Crabtree señala que su tiempo en la lucha contra el oleoducto Mountain Valley fue fundamental para su decisión de postularse para el cargo. Observó cómo los políticos anteponían las ganancias a las personas, como cuando los legisladores en Virginia Occidental aprobaron un proyecto de ley que penalizaba las protestas a raíz del activismo contra el oleoducto Mountain Valley. También encontró exasperante el uso del dominio eminente por parte del estado para tomar tierras de las personas para el oleoducto. Ambas cosas sucedieron “para beneficiar a las corporaciones de combustibles fósiles”, dijo Crabtree. “Los especuladores de fuera del estado tuvieron dos siglos de pagar una miseria por los recursos de Virginia Occidental, desde pieles hasta madera, carbón y gas y tuberías fracturadas hoy en día, y eso no parece estar cambiando”.

Crabtree espera que su campaña pueda informar a los residentes de su distrito, que limita con Virginia, sobre el verdadero impacto de los combustibles fósiles y allanar un mejor camino a seguir. Después de pasar tanto tiempo luchando contra la infraestructura de combustibles fósiles, ahora quiere ayudar a encontrar soluciones a los problemas por los que estuvo protestando durante tanto tiempo.

“Quiero ser parte del cambio con el que sueño”, dijo.

Fuente: Grist/ Traducción: Francis Provenzano

Últimos artículos

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Los textiles de Andy Warhol

por Mark Parker Las telas estampadas creadas por Andy Warhol durante las décadas de 1950...

La ruta del cambio climático

por Courtney Cecale En la década de 1980 el glaciar Pastoruri, en Perú, era uno...

Sigue leyendo

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...