HomeCULTURASTELEVISIÓNAquel programa sobre nada

Aquel programa sobre nada

Publicado el

por Nathan Abrams

Hace un cuarto de siglo, el 14 de mayo de 1998, se emitió el episodio final de Seinfeld, poniendo fin a una de las comedias de situación más importantes de todos los tiempos tras nueve temporadas y 180 episodios. De hecho, el autodenominado “programa sobre nada” fue tan importante que podemos hablar de una época anterior y posterior a Seinfeld.

Ambientada en Manhattan, Seinfeld se centraba en las minucias de la vida diaria de cuatro amigos: Jerry (Jerry Seinfeld), su mejor amigo, George Costanza (Jason Alexander), su ex novia Elaine Benes (Julia Louis-Dreyfus) y su vecino Cosmo Kramer (Michael Richards).

Tal configuración puede sonar familiar para los fanáticos de los programas de comedia estadounidenses de los 90. Pero Seinfeld abandonó la estructura tradicional de comedia de situación de una historia A y una historia B y, en cambio, le dio a cada personaje su propia historia, llena de bromas autoconscientes y metatextuales.

Mientras que los co-creadores Larry David y Jerry Seinfeld querían una estética cinematográfica de una sola cámara, la cadena NBC los obligó a adoptar una configuración de múltiples cámaras grabada frente a una audiencia en vivo para proporcionar la pista de risa.

Eventualmente, David y Seinfeld subvirtieron eso al filmar más escenas usando cámaras individuales y de forma externa para que no pudieran grabarse frente a una audiencia en el estudio. También emplearon un estilo de ritmo rápido, de corte rápido y guiado por la música que entonces era inusual para las comedias de situación.

Esto creó las oportunidades para expandir las posibilidades narrativas y cinematográficas que hemos visto desde entonces. Seinfeld fue un precursor de la televisión cinematográfica que vemos hoy.

Consideren las elaboradas escenas de una sola cámara de la comedia The Marvelous Mrs. Maisel en Amazon Prime, o el aspecto épico y cinematográfico de Better Call Saul de Netflix.

Más en New York Diario:  Rapada

Seinfeld abordó una serie de temas tabú en ese momento, que formaban parte de la vida cotidiana, incluido el antisemitismo, las relaciones entre personas del mismo género y la masturbación. Pero debido a que la censura y las costumbres sociales de la época no permitían que los personajes dijeran la palabra “masturbación”, en su lugar se referían a quién puede ser el “amo de su dominio”. Tales temas son comunes en estos días.

Los cuatro personajes son antihéroes. Ninguno de ellos es particularmente simpático ni pretendían serlo. Son moralmente ambiguos, maliciosos, egoístas, ensimismados y extremadamente mezquinos. Se niegan a mejorar, evolucionar o incluso manifestar el más mínimo deseo de cambio. No aprenden lecciones y el arco de toda la serie vuelve a visitar a aquellos a los que han agraviado.

Se pueden encontrar personajes similares en Arrested Development y It’s Always Sunny in Philadelphia. Además, consideren a Walter White de Breaking Bad y Tony Soprano.

Si los cuatro protagonistas de Seinfeld son malos, entonces George es el peor. Siguiendo el modelo del co-creador, Larry David, es el epítome del privilegio masculino. Dichos personajes pueblan el panorama televisivo actual, sobre todo en el programa posterior de David, Curb Your Enthusiasm, en el que actúa como una versión de sí mismo.

Elaine Benes se destaca como un personaje femenino fuerte para la época. En un episodio, ante la escasez de anticonceptivos, juzga si sus parejas sexuales son “dignas de esponja” o no. Julia Louis-Dreyfus la interpreta con una tremenda comedia física, así como una sincronización cómica. No se disculpó, y su sexualidad y su vida laboral están en primer plano. Claramente, esto estableció la plantilla para su serie posterior, Veep.

El programa generó miles de millones de dólares en ingresos, lo que le dio a NBC 150 millones de dólares al año en su punto máximo. En la novena y última temporada, Jerry Seinfeld ganaba un millón de dólares por episodio. Los ejecutivos de NBC intentaron que regresara para una décima temporada ofreciéndole 5 millones de dólares por episodio, pero Seinfeld lo rechazó.

Más en New York Diario:  Contra los nerds

Entre los fanáticos del programa se encontraba el legendario director Stanley Kubrick. “Estaba loco por Los Simpson y Seinfeld”, contó su amigo Michael Herr. Como experto en Kubrick, incluso sospecho que el diseño del escenario influyó en su última película, Eyes Wide Shut (1999).

Al ver Seinfeld nuevamente ahora, y he vuelto a ver cada episodio, parte de eso cae terriblemente hoy. Tomen los episodios con Babu Bhatt, un inmigrante paquistaní que dirige un restaurante al otro lado de la calle del apartamento de Jerry. Aparece en tres episodios del programa y es conocido por su eslogan, “¡Muy mal hombre!”, que usa para insultar a Jerry.

El problema es que Babu es interpretado por el actor Brian George, quien nació en Jerusalén de padres judíos iraquíes, y claramente usa maquillaje y afecta un acento del sur de Asia.

Al mismo tiempo, llama la atención la falta de diversidad en Seinfeld. Nueva York está representada solo por Manhattan, en lugar de cualquiera de los otros cuatro distritos que componen la metrópolis. Su imagen de la Gran Manzana es blanca y de clase media.

Como observó la periodista y guionista Lindy West, la serie contó con solo diecinueve personas negras, dieciocho de las cuales eran personajes únicos como “el mesero” y “el tipo que estaciona autos”. Solo había un personaje negro recurrente, el abogado de Kramer, Jackie Chiles, cuya imitación del abogado de OJ Simpson, Johnnie Cochran, lo hace parecer un verdadero picapleitos.

Entonces, aunque Seinfeld puede quedar como un producto anticuado de finales de la década de 1990, estaba a la vanguardia estética y estructuralmente y en términos de narrativa y caracterización. La televisión actual sería impensable sin Seinfeld.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Walter A. Thompson

Más en New York Diario:  La precaria historia del edificio Chrysler

Autor

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...