InicioENTORNOAMBIENTEPor suerte las hormigas se comen la basura de nuestras calles

Por suerte las hormigas se comen la basura de nuestras calles

Publicado el

por Mike Jeffries

Nueva York es una de las muchas ciudades cuyo encanto mítico afirma que las calles están pavimentadas de oro. Lamentablemente, es más probable que pises, o al menos vadees, los restos de hamburguesas, perritos calientes, dulces, galletas, papas fritas y otras fuentes de nutrientes innombrables. Sin embargo, entre todos esos detritos hay una gran cantidad de energía, un recurso que podría sustentar un ecosistema complejo.

Las redes alimentarias son un elemento básico de la investigación en ecología, pero generalmente se exploran en selvas tropicales y arrecifes de coral, estanques y sabanas. Sin embargo, un equipo de la Universidad Estatal de Carolina del Norte centró recientemente su atención en el terreno mucho más peligroso de Manhattan para averiguar si los insectos que viven en las calles y debajo de ellas eliminan una cantidad significativa de los desechos de comida, y si la diversidad de especies hace alguna diferencia. Sus resultados se publicaron en la revista Global Change Biology.

La relación precisa entre los recursos y la diversidad de flora y fauna en los ecosistemas ha sido objeto de intensas investigaciones desde la aparición de la palabra «biodiversidad» a fines de la década de 1980. Se desafió a los ecologistas a explicar el papel de las especies: ¿importa cuántas hay? ¿El número de especies afecta la forma en que funcionan los ecosistemas? ¿Qué hacen todas estas especies por nosotros?

Toda esta actividad impulsa los ecosistemas naturales que nos mantienen vivos. Los ecosistemas son más productivos, eficientes y resilientes cuantas más especies contienen, quizás porque diferentes especies desempeñan funciones complementarias o, aunque sin saberlo, benefician las actividades de otras.

Más en New York Diario:  Nueva York versus las ratas

Salir a la calle

El equipo de Carolina del Norte se dispuso a probar si la diversidad de la vida callejera de los invertebrados afectaba la eliminación de los alimentos que habían sufrido una «eliminación inadecuada» (una cortesía encantadora recorre todo el estudio) en los parques y las islas de tráfico alargadas de Manhattan.

Para auditar la biodiversidad del pavimento, el equipo recolectó insectos de entre la hojarasca, con incursiones adicionales en otras áreas en busca de hormigas. La tasa de eliminación de alimentos se midió tirando papas fritas, galletas y perros calientes y viendo cuánto quedaba al día siguiente.

Parte de la comida estaba protegida por una malla de alambre, otra no, para que criaturas más grandes como ratas y palomas también pudieran entrar y medir su impacto. Se detallan las marcas precisas de crujiente, galleta y perrito caliente, cada una cortada en trozos más apetitosos.

Esto es importante, ya que permite la replicación experimental con comida callejera en todo el mundo. Por ejemplo, en Gran Bretaña, el kebab nocturno podría ser una variación biogeográfica significativa. La tasa de eliminación de alimentos se comparó con la diversidad general de invertebrados y la mezcla precisa de especies. Lamentablemente, en ninguna parte los miembros del equipo describen cómo explicaron su actividad a los policías que pasaban por la calle.

Tragones de basura

La velocidad con la que se retiró la comida resultó sorprendente. En la primera ejecución del experimento con pequeños trozos de comida, el 59% desapareció en 24 horas. Una segunda ejecución con porciones más grandes resultó en una pérdida del 32% en un día. Galletas enteras y papas fritas: desaparecieron. Trozos de hot dog: desaparecieron.

Más en New York Diario:  Animales salvajes en Nueva York: ¿qué debes hacer?

La vida de insectos en las islas de tráfico consumía suministros dos o tres veces más rápido que los habitantes de los parques. La vida en el carril rápido, tal vez, o tal vez la vida en el parque estaba más acostumbrada a los helados y sándwiches. En cualquiera de las dos localidades, se preferían los perritos calientes a los refrigerios ligeros.

En total, los insectos de las medianas e islas de tráfico de dos largas calles de Manhattan, Broadway y West St, podrían eliminar el equivalente a 600.000 papas fritas por año. Esto podría convertirse en una medida estándar de los servicios ecosistémicos de comida chatarra de invertebrados.

La conclusión general es que nuestros vecinos invertebrados de la ciudad contribuyen notablemente a la eliminación de basura. Sin embargo, la limpieza de los alimentos no se vio afectada por la diversidad de especies. Más importante fue la presencia de una especie de hormiga, la hormiga del pavimento también llamada Tetramorium caespitum. Se eliminó de dos a tres veces más comida donde estaban presentes estas hormigas en particular.

Hay algo particularmente agradable en que sea la hormiga del pavimento. No solo el nombre; esta hormiga no es una neoyorquina nativa, sino una inmigrante de hace más de un siglo, probablemente procedente de Europa a la Gran Manzana.

La vida silvestre urbana a menudo se pasa por alto como una mezcla lamentable de hábitats sobrantes de segunda categoría y poco fiables. Sin embargo, la ciudad representa un hábitat completamente nuevo, que probablemente se extienda cada vez más; una zoópolis, con una ecología distinta y fascinante. Donde las calles están pavimentadas con la comida de anoche, estas hormigas sin duda han encontrado su nido.

Más en New York Diario:  Un desafío para la enmienda verde de Nueva York

Fuente: The Conversation/ Traducción: Francis Provenzano

Últimos artículos

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

por Zoya Teirstein A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba...

Hacia una medicina más igualitaria

por Manuel Corpas La warfarina es un potente anticoagulante y uno de los principales medicamentos...

¿Qué es una ciudad santuario y qué significa para Nueva York?

por Gwynne Hogan y Rachel Holliday Smith La pelea de enero entre agentes de la...

Urbanismo de inteligencia artificial

por Federico Cugurullo Estás caminando de regreso a casa. De repente, el terreno parece abrirse...

Un filisteo musical

por P. Kerim Friedman ¿Es la música una mercancía? Los álbumes fueron diseñados para serlo....

Animales salvajes en Nueva York: ¿qué debes hacer?

por Katie Honan Hay más de 8 millones de seres humanos en esta ciudad, pero...

Historia de la Ñ

por Esther Nieto Moreno de Diezmas La letra eñe es emblema del español, lengua materna...

Casas pequeñas: de revolución minimalista a estética de Instagram

por Eve Andrews En 1997, Jay Shafer construyó su primera casa pequeña: una capilla rural...

¿Por qué escribimos México pero decimos Méjico?

por Rocío Cruz Ortiz Tanto en el caso de la palabra México como en el...

Por qué odiamos a Emma Stone

por Eve Andrews En las primeras escenas que pasamos con Whitney Siegel, el personaje de...

El pánico moral por la desinformación

por Joanna Thompson En 2020, mientras la pandemia de Covid-19 arrasaba todo el mundo, la...

Algunos estudios sobre la felicidad

por Amber Dance Todos queremos ser felices. Durante décadas, los psicólogos han intentado averiguar cómo...

Haciendo terapia con robots

por Eve Herold Los científicos están trabajando arduamente para crear robots, ya sean corpóreos o...

¿Quién debe limpiar las aceras cubiertas de nieve en Nueva York?

por Rachel Holliday Smith Nevó en la ciudad de Nueva York y estás tratando de...

No son las zapatillas, son los atletas

por Hannah Borenstein EL 24 de septiembre de 2023, la corredora etíope Tigst Assefa ganó...

Sigue leyendo

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

por Zoya Teirstein A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba...

Hacia una medicina más igualitaria

por Manuel Corpas La warfarina es un potente anticoagulante y uno de los principales medicamentos...

¿Qué es una ciudad santuario y qué significa para Nueva York?

por Gwynne Hogan y Rachel Holliday Smith La pelea de enero entre agentes de la...