HomeCONTEXTOSALUDAcerca del insomnio y el mundo moderno

Acerca del insomnio y el mundo moderno

Publicado el

por Matthew Gwynfryn Thomas

Probablemente pasarás unos veintiséis años de tu vida durmiendo. Pasarás otros siete años tratando de dormirte, y para muchos insomnes, eso no incluye todo el movimiento fatal, mirar el reloj y escuchar podcasts deliberadamente aburridos en las primeras horas de la noche. Las tasas de insomnio varían ampliamente según la cultura y la demografía, pero el consenso es que alrededor del treinta por ciento de los adultos en todo el mundo tienen dificultades para dormir.

Dormir mal es malo en muchos aspectos. Aquellos de nosotros que luchamos por dormir tenemos más probabilidades de tener una peor salud física y mental. Los problemas de sueño afectan desproporcionadamente a las personas que viven en viviendas inadecuadas en vecindarios de bajos ingresos, debido en parte a factores estresantes ambientales como la mala calidad del aire, el ruido y las temperaturas extremas. Y es probable que el insomnio aumente con noches cada vez más anormalmente cálidas en el horizonte.

Por lo tanto, no es de extrañar que tantas personas den vueltas y vueltas sobre cómo mejorar su sueño, dependiendo cada vez más de las ayudas tecnológicas.

La industria de la tecnología del sueño vale miles de millones de dólares (pero no tantos miles de millones como le cuesta a la economía estadounidense la falta de sueño). Puedes comprar una mezcla heterogénea de aparatos. Mantas ponderadas. Colchones calefactables. Máquinas de ruido blanco. Lámparas de luz solar falsa. Almohadas especiales. Tapones para los oídos. Tapones para la nariz. Relojes y anillos inteligentes. Y una gama de máscaras que podrían pertenecer a un museo etnográfico. Y eso es antes de pasar a los antidepresivos, las benzodiazepinas y otras drogas. Pero la evidencia sobre la efectividad de muchas formas de tecnología del sueño parece ser escasa o inexistente.

Sin embargo, algunas técnicas funcionan. Los tratamientos del mundo de la salud mental, en particular la terapia cognitivo-conductual (TCC), tienen respaldo científico. Ahora puedes acceder a la TCC en tu teléfono inteligente a través de aplicaciones como Sleepio (que la agencia de asesoría médica del Reino Unido recomendó recientemente como tratamiento para el insomnio).

Más en New York Diario:  Haciendo terapia con robots

La preocupación por el sueño ocupa gran parte de nuestras horas de vigilia y se traduce cada vez más en presión sobre nuestro bolsillo. Pero esto podría no ayudar tanto como seguir algunos enfoques muy antiguos sobre el sueño diseñados por el mayor ingeniero del mundo: la evolución.

Ilustración: Carolina Arriada para NYDiario.

En comparación con otros primates, los humanos tienen el sueño extraño. Tenemos la duración del sueño más corta entre nuestros parientes evolutivos. Algunos, como el maravilloso mono nocturno de tres rayas (que evoca deliciosas imágenes de un simio vagando en pijamas de seda), pasan más de dieciséis horas durmiendo cada día. Una variedad de monos simplemente se quedan dormidos aferrados a un árbol.

De hecho, la tecnología del sueño es bastante mínima en todo el reino animal. Mis gatos evitan activamente todos los somníferos lujosos que les he comprado. Prefieren escribir en mi teclado mientras intento escribir sobre antropología para ustedes, gente amable.

Entre los humanos, en muchos lugares del mundo, la tecnología del sueño es simplemente una estera tejida con hojas extendidas en el suelo. Y la forma en que la gente duerme sobre ellas varía mucho. La antropóloga Carol Worthman da ejemplos de cuán fluido, comunitario y aparentemente caótico puede ser el sueño en sociedades recolectoras como las aché en Paraguay, Efe en Zaire y ju/’hoansi en Botswana. Para estas comunidades, dice, la noche está llena de “rituales, sociabilidad e intercambio de información”.

Por otro lado, un estudio cuantitativo de los patrones de sueño entre los ju/’hoansi, los recolectores hadza en Tanzania y los cazadores-horticultores tsimane en Bolivia encontró que la duración del sueño no era marcadamente diferente al de las sociedades industrializadas y postindustriales. La gente tendía a dormir toda la noche, mientras que la duración del sueño variaba según la estación, con casi una hora extra de sueño durante el invierno. En particular, los participantes prácticamente no experimentaron insomnio.

En un estudio antropológico fundamental, Polly Wiessner descubrió que la luz del fuego extendía los días para el pueblo ju/’hoansi, que pasaba horas extra cantando, bailando, contando historias y entablando conversaciones íntimas salpicadas de llamas hasta que el fuego se apagaba. Algunos se despertaban para tener un “pequeño día” alrededor de las dos de la madrugada, para fumar, charlar y avivar el fuego para protegerse de los depredadores.

Más en New York Diario:  La conexión entre incendios forestales y crisis de vivienda

Una hermosa y parpadeante luz ámbar podría ser justo lo que mucha gente necesita. Mientras escribía Chasing the Sun, la periodista Linda Geddes pasó varias “semanas oscuras” sin luz nocturna artificial. Descubrió que la luz de las velas mejoraba sus niveles de energía y su estado de ánimo. Y los estudios han demostrado que absorber más luz natural ayuda a regular los ritmos circadianos y podría conducir a un mejor sueño.

Sin embargo, las ansiedades relacionadas con el sueño no son únicamente un fenómeno de las culturas occidentales industrializadas. En algunos lugares, dormir nunca es algo que debas hacer solo. Las personas que viven en Manggarai, en la isla indonesia de Flores, creen que uno es vulnerable a recibir visitas de espíritus mientras duerme. Amigos y familiares vendrán a dormir a tu lado si vives solo.

Además, cualquiera puede sufrir de insomnio cuando experimenta transiciones importantes en su vida o cuando se ve empujado a lo desconocido. Un estudio etnográfico reciente compartió cómo una joven Gaddi en la India del Himalaya, por ejemplo, no podía dormir en una cama después de haberse casado. En cambio, prefirió acurrucarse junto al hogar.

Quizás muchas personas valorarían el sueño de manera diferente si le diéramos más importancia a nuestros sueños.

Nuestros sueños pueden servir para muchos propósitos. Algunas de las explicaciones más mecanicistas exploradas a través de métodos científicos sugieren que los sueños ayudan a nuestro cerebro a afinar su función como débiles motores de predicción. Los sueños podrían hacer esto y mucho más.

Como te dirá cualquiera que recuerde una pesadilla, las personas perciben los seres, las tentaciones y los peligros de los sueños como reales, por nebulosos y cambiantes que sean. Y en el sueño interactúas con ellos como si fueran reales.

Más en New York Diario:  La estructura de Jordan Neely

¿Qué pasaría si los mundos y los paisajes oníricos fueran vistos como un tipo diferente de realidad, no como algo completamente irreal? Estos son lugares donde los ancestros muertos regresan para aconsejarte, donde los dioses ofrecen adivinación desde lugares divinos, donde los fantasmas se hacen visibles, donde surgen soluciones a los problemas de hoy o se revela la ubicación de la presa del mañana. Para el pueblo asabano de Papua Nueva Guinea, los sueños ofrecen evidencia de seres sobrenaturales y ayudan a los soñadores a lidiar con ideas religiosas; se consideran las “experiencias reales del alma”.

El pueblo Mehinaku en Brasil comparte e interpreta los sueños como un medio para comprenderse a sí mismo y a su mundo. Quizás la gente de muchas culturas occidentales industrializadas debería aprender de esto y pasar más tiempo juntos explorando en colaboración las experiencias obtenidas en nuestros mundos oníricos, de la misma manera que cada vez más personas en las naciones post-Ilustración están empezando a valorar otros estados de conciencia, como visiones, trances , meditaciones y viajes psicodélicos.

Aquellos de nosotros que vivimos en sociedades supuestamente “modernas” pero muy desiguales gastamos mucho tiempo y dinero en medicalizar y diseñar excesivamente el sueño. Hasta que las naciones se tomen en serio la tarea de abordar las desigualdades (junto con otros problemas como la contaminación lumínica y las noches cada vez más cálidas), demasiadas personas quedarán atrapadas en ambientes que no son propicios para dormir.

Pero los ejemplos de la antropología sugieren que la solución a los problemas de insomnio podría ser social, no tecnológica. Incluso la tecnología para dormir más eficaz, como Sleepio, es fundamentalmente social. Después de todo, la terapia cognitivo-conductual es una terapia de conversación.

Entonces, tal vez la clave para unas noches de descanso resida menos en los dispositivos que en actividades comunitarias como compartir sueños y ver las brasas agonizantes del día acompañados de historias y canciones.

Sapiens. Traducción: Camille Searle.

Últimos artículos

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...

Cómo abrir una boca de incendios para refrescarte en Nueva York

por Imogen McNamara   A medida que el índice de calor se eleva a tres...

Donald Trump nunca encajó en Nueva York

por Lincoln Mitchell En los últimos meses de su presidencia, Donald Trump atacó a Nueva...

El espectáculo de las protestas universitarias

por Danielle K. Brown Los movimientos de protesta pueden verse muy diferentes dependiendo de dónde...

Internet de los animales

por Hillary Rosner En la primavera de 2022, mientras realizaba una investigación para un libro,...

Las otras islas de Nueva York

por Russell Jacobs El otro día, fui hasta Pelham Bay Park para ver una masa...

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Sigue leyendo

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...