InicioENTORNOAMBIENTEPor qué odiamos a Emma Stone

Por qué odiamos a Emma Stone

Publicado el

por Eve Andrews

En las primeras escenas que pasamos con Whitney Siegel, el personaje de Emma Stone en The Curse, les asegura a todos los que la rodean que es una buena persona. Nos dice que está brindando empleos a una comunidad en dificultades, subsidiando personalmente los crecientes alquileres de sus vecinos, defendiendo el trabajo de los artistas locales, todo al servicio de una “filosofía integral del hogar” que rodea sus casas neutras en carbono, diseñadas y desarrolladas por ella misma.

La insistencia es a la vez siniestra e inquietantemente familiar. Una crítica común a la ambientalista es que está fuera de contacto; exige demasiado; no comprende la vida cotidiana ni las exigencias de la gente común. Es una idealista, demasiado preocupada por inquietudes abstractas y/o distantes (¡la atmósfera! ¡el océano profundo! ¡el futuro!) y al mismo tiempo demasiado preocupada por cosas intrascendentes y poco emocionantes: bombillas LED, separación adecuada de materiales reciclables, inodoros de bajo flujo.

Quizás esta descripción te inquiete, si eres ambientalista. Es un reflejo poco halagador, sin duda, pero esa incomodidad es la moneda corriente de The Curse, la nueva serie de Showtime de los directores Benny Safdie y Nathan Fielder. La trama rodea a Whitney y su esposo Asher Siegel (este último interpretado, con un efecto horrible, por Fielder), quienes están tratando de convertir sus propiedades passivhaus tipo Doug Aitken en un reality show de HGTV protagonizado por sí mismos.

Aunque el programa rápidamente se volvió de culto, también se describió usando frases como: «La cosa más difícil de ver que he visto en mi vida», «físicamente acurrucado por el dolor» y «pesadilla de ansiedad semanal».

El aislamiento energéticamente eficiente y las tuberías circulares pueden no parecer una pesadilla, pero el programa es claramente inquietante porque expone a sus personajes en su peor versión. Y es Whitney, una dedicada embajadora del estilo de vida neutral en carbono, quien gradualmente se revela como el personaje más retorcido, egoísta y malicioso de una lista competitiva.

¿Por qué alguien que comprometió su carrera (nada menos que toda su imagen pública) a construir viviendas respetuosas con el clima es un monstruo tan creíble?

Conversé con Jennifer Bernstein, editora en jefe de la revista Case Studies in the Environment, que vio el programa, para intentar analizar qué hace exactamente que la protagonista ambientalista de Whitney sea un personaje tan inquietante. Observó que es “la falta de autoconciencia unida a la idea de que su noción de la buena vida tiene cierta autoridad moral y debería ser la idea de la buena vida de todos”.

Más en New York Diario:  Y ahora nos invaden los bichos

De hecho, quienes se oponen al ecologismo y sus supuestos ideales tienden a hacer referencia a un deseo de control: quieren quitarles las cocinas de gas, las hamburguesas y los camiones. Algunos de los momentos más inquietantes de Whitney, que exponen a una persona a partes iguales desesperada y dominante, ocurren cuando intenta explicar el evangelio de su misión de vida ecológica. Cuando el comprador de una de sus casas pasivas desconecta la costosa estufa de inducción y la reemplaza por una de gas, rompiendo el ecosistema «pasivo» autónomo de la casa, Whitney insiste a Asher en que deben ser «más exigentes» sobre a quién les están vendiendo sus casas; que algunas personas “no merecen ser parte de lo que estamos construyendo”. Le dice a una pareja que hace una oferta por otra casa, cuando tienen la intención de instalar una unidad de aire acondicionado que también anularía la certificación pasiva de la casa, que están desperdiciando la oportunidad de ser «miembros de un club muy exclusivo», una “parte de la historia”.

Es imposible argumentar que una casa ecológica de 800.000 dólares no es un indicador de cierto grado de elitismo. No todos los elementos de un estilo de vida ecológico son caros, pero los de un tipo de estilo de vida ecológico ciertamente lo son. Whitney y Asher intentan repetidamente asegurar a los residentes de la comunidad de clase trabajadora de Nuevo México donde construyen sus casas que sus desarrollos no son una fuerza para la gentrificación, una afirmación tan obviamente falsa que lo que no queda claro es si se están mintiendo a sí mismos o a sus vecinos.

Las casas pasivas son una especie de ejemplo arquetípico de una solución climática que tiene mucho sentido, pero que también requiere mucho dinero. La reducción en el uso de energía que puede proporcionar una casa pasiva, en comparación con una casa con corrientes de aire promedio, llega al 90 por ciento. La energía residencial es responsable de alrededor del 20 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero en Estados Unidos, por lo que no es una oferta insignificante. Pero como señala Project Drawdown en su análisis del aislamiento como solución climática, las emisiones incorporadas en la construcción de casas pasivas que pueden soportar climas cálidos (como el suroeste, por ejemplo) hacen que los ahorros potenciales de energía sean menos atractivos.

Más en New York Diario:  ¿La carne artificial es sustentable?

Des Fitzgerald, experto en urbanismo verde del Laboratorio de Humanidades Radicales de la Universidad de Cork, dice que un contingente importante del movimiento ambientalista tiene un punto ciego en cuanto al estatus y los gastos asociados con la vida ecológica. El desarrollo ecológico en una comunidad a menudo inflará el valor de las propiedades, expulsando a los residentes de bajos ingresos. Pero Fitzgerald también explica cómo una especie de supremacía asumida de un modo de vida ambientalmente consciente también puede alejar a la gente.

“Gran parte del discurso público sobre el uso de materiales ecológicos en la vivienda y en la planificación en general realmente se basa en ser empíricamente riguroso y estar bien fundamentado en la investigación”, dijo Fitzgerald. “La realidad es que muchos de los apegos que la gente tiene hacia esto como forma de vida no son realmente científicos, rigurosos o empíricos. Tiene esta cualidad simbólica y casi religiosa, y creo que tiene que ver con esas asociaciones más profundas que tenemos con las cosas y el estatus ecológicos”.

En otras palabras, un estilo de vida ecológico se define tanto por acciones que han demostrado reducir las emisiones como por talismanes y piedras de toque de la sostenibilidad y, muy a menudo, esos talismanes se convierten en símbolos de estatus más que en soluciones climáticas legítimas. Claire McNear para The Ringer registra brillantemente, por ejemplo, los accesorios ecológicos de “cierta especie de ansiedad de clase adinerada” de Whitney y Asher: los Tesla, los Birkenstocks destacados del New York Times.

¿Hay algo más feo que un aspirante a líder de una secta sin carisma? Aproximadamente a mitad de la serie, Whitney retitula su programa “Reina Verde”, felizmente haciendo a un lado a Asher y convirtiéndose ella misma en la estrella. Pero cualquier pasión por los valores “verdes” parece limitada a sus aspiraciones de fama y reconocimiento. Bernstein, por ejemplo, señala que Whitney nunca habla sobre el cambio climático, la naturaleza o cualquier cosa remotamente relacionada con el medio ambiente lejos de las cámaras.

El décimo y último episodio presenta un esfuerzo por publicitar el programa de la pareja entre una audiencia general, donde hacen una aparición extraña en el programa de Rachael Ray. Asher y Whitney aparecen en una gran pantalla detrás de un presentador que los interroga brevemente, aburridos y medio comprometidos, sobre las muchas formas en que un hogar pasivo no resulta atractivo para el estadounidense promedio: no se puede tener aire acondicionado, ni un sótano para el televisor de tu marido, y sí, tampoco estufas de gas.

Más en New York Diario:  El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

La sonrisa de Whitney se vuelve cada vez más tensa. ¿Está luchando para no estallar, para reprender a Ray y su audiencia estadounidense media por priorizar sus preferencias superficiales por encima de salvar a la civilización del devastador cambio climático, un destino del que ella, la Reina Verde, está ofreciendo salvación? ¿O está de luto por otra oportunidad fallida de conseguir espectadores para el programa?

La maldición personal de Whitney es que encarna simultáneamente dos arquetipos miserables de defensores del estilo de vida ecológico. El primero es el del influencer verde, que predica sobre el cambio climático mientras gana dinero convenciéndote de comprar cosas (aunque sean las correctas) y beneficiándose de la cultura consumista que es el enemigo mortal del progreso ambiental. El segundo es el ecotirano antes mencionado, que quiere racionar el agua, la electricidad y la carne. Nos repugna por lo primero, porque es una hipócrita, y por lo segundo, porque es una mandona y controladora.

No hay duda de que Whitney es desagradable, pero no es sólo por sus cualidades personales. Hay una parte de nosotros que quiere que los ambientalistas sean fraudulentos y fascistas, porque queremos que estén equivocados. Queremos que sus afirmaciones sobre el valor de las viviendas de bajo impacto, las dietas basadas en plantas y la electrificación de todo para salvar el clima sean ridículas. Porque si tienen razón, entonces tendremos que transformar muchas cosas sobre nuestros hogares, nuestras dietas, nuestra economía y nuestras formas de vida en general para prevenir un colapso ecológico apocalíptico.

Pero ¿qué pasa si los fraudulentos y los fascistas están, en algún nivel, operando según un sistema de creencias que es fundamentalmente correcto? Eso define más o menos la moraleja que se entrelaza en los momentos más surrealistas de The Curse: que las personas realmente pueden tener buenas intenciones y querer hacer el bien en el mundo, y aun así ser horribles y egoístas; ese ego y el deseo de poder y estatus aún pueden impulsar la misión más ostensiblemente ética. Y cuando algo justo es impulsado por algo podrido, ¿podrá alguna vez hacer el bien? ¿O simplemente está maldito?

Fuente: Grist/ Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

por Zoya Teirstein A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba...

Hacia una medicina más igualitaria

por Manuel Corpas La warfarina es un potente anticoagulante y uno de los principales medicamentos...

¿Qué es una ciudad santuario y qué significa para Nueva York?

por Gwynne Hogan y Rachel Holliday Smith La pelea de enero entre agentes de la...

Urbanismo de inteligencia artificial

por Federico Cugurullo Estás caminando de regreso a casa. De repente, el terreno parece abrirse...

Un filisteo musical

por P. Kerim Friedman ¿Es la música una mercancía? Los álbumes fueron diseñados para serlo....

Animales salvajes en Nueva York: ¿qué debes hacer?

por Katie Honan Hay más de 8 millones de seres humanos en esta ciudad, pero...

Historia de la Ñ

por Esther Nieto Moreno de Diezmas La letra eñe es emblema del español, lengua materna...

Casas pequeñas: de revolución minimalista a estética de Instagram

por Eve Andrews En 1997, Jay Shafer construyó su primera casa pequeña: una capilla rural...

¿Por qué escribimos México pero decimos Méjico?

por Rocío Cruz Ortiz Tanto en el caso de la palabra México como en el...

El pánico moral por la desinformación

por Joanna Thompson En 2020, mientras la pandemia de Covid-19 arrasaba todo el mundo, la...

Algunos estudios sobre la felicidad

por Amber Dance Todos queremos ser felices. Durante décadas, los psicólogos han intentado averiguar cómo...

Haciendo terapia con robots

por Eve Herold Los científicos están trabajando arduamente para crear robots, ya sean corpóreos o...

¿Quién debe limpiar las aceras cubiertas de nieve en Nueva York?

por Rachel Holliday Smith Nevó en la ciudad de Nueva York y estás tratando de...

No son las zapatillas, son los atletas

por Hannah Borenstein EL 24 de septiembre de 2023, la corredora etíope Tigst Assefa ganó...

En defensa de los museos

por Stephen E. Nash Últimamente los museos fueron objeto de críticas devastadoras. Una importante investigación de...

Sigue leyendo

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

por Zoya Teirstein A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba...

Hacia una medicina más igualitaria

por Manuel Corpas La warfarina es un potente anticoagulante y uno de los principales medicamentos...

¿Qué es una ciudad santuario y qué significa para Nueva York?

por Gwynne Hogan y Rachel Holliday Smith La pelea de enero entre agentes de la...