HomeCONTEXTOANTROPOLOGÍALos humanos somos especialmente capaces de perdernos

Los humanos somos especialmente capaces de perdernos

Publicado el

por M.R. O’Connor

Parecía una gran idea. Éramos dos periodistas estadounidenses de visita en Londres y teníamos que asistir a una cena. ¿Por qué viajar en metro cuando podíamos alquilar un par de bicicletas y ver la ciudad? Pero de alguna manera todo salió mal.

Pasamos en bicicleta por el puente de Westminster, el Big Ben y el Palacio de Buckingham y luego nos dirigimos hacia el sur, hacia Pimlico, donde nos esperaban para cenar. Mi amigo Tom decidió tomar una ruta panorámica, siguiendo la orilla norte del río Támesis. En una intersección crítica, las indicaciones paso a paso del GPS de su teléfono daban instrucciones que parecían contradictorias, pero las seguimos, nos perdimos por completo y llegamos dos horas tarde a nuestro destino, arrugados y humillados.

La ironía de nuestra tardanza no pasó desapercibida para nadie. Estaba en Londres para asistir a una conferencia celebrada por el Real Instituto de Navegación sobre la biología de la navegación animal. ¿Qué mecanismos permiten a las tortugas marinas, las ballenas y las aves migratorias encontrar su camino a través de miles de kilómetros con precisión infalible? Tom y yo habíamos ilustrado perfectamente la enorme división entre los humanos y el reino animal en lo que respecta a la orientación y la navegación.

Los humanos somos especialmente capaces de perdernos, por lo que con el tiempo hemos tenido que crear una variedad de estrategias para encontrar nuestro camino. Por un lado, nuestros cerebros desarrollaron hipocampos increíblemente desarrollados y grandes, el locus neural de la orientación y la memoria episódica, de lo que se podría predecir para otras especies estrechamente relacionadas, lo que nos permite emplear la memoria en la tarea de navegar. Además, durante mucho tiempo, hemos utilizado diversas prácticas culturales para navegar, desde señales ambientales como el sol y las estrellas hasta la narración oral como dispositivos mnemotécnicos para recordar información topográfica. En el mundo occidental, la más dominante de estas prácticas fue históricamente el mapa, alguna vez dibujado a mano y ahora representado por dispositivos GPS.

Más en New York Diario:  La transformación de la casa okupa más famosa de Nueva York

Entonces, ¿por qué nuestros mapas, digitales o de otro tipo, nos hacen perdernos con tanta frecuencia? Por un lado, normalmente se utilizan para explorar lugares desconocidos. Por el contrario, muchos navegantes indígenas practican sus habilidades en áreas extensas pero generalmente conocidas; incluso si el individuo no tiene experiencia directa de un lugar, probablemente habrá escuchado descripciones del mismo, algunas de las cuales se transmiten de generación en generación. Para los occidentales, la combinación de falta de conocimiento local y fe incuestionable en el poder de un mapa puede ser desastrosa, particularmente cuando renunciamos a nuestra propia percepción, instintos y habilidades para resolver problemas. Lejos de casa y de puntos de referencia familiares, Tom y yo seguimos las indicaciones de nuestro GPS, tomando una mala decisión tras otra, a pesar de que sabíamos que Pimlico estaba al sur.

Foto: Ben Garratt

La gente parece tener una capacidad asombrosa para creer que su GPS siempre tiene razón, incluso cuando esa creencia desafía la lógica. En 2016, por ejemplo, un turista estadounidense llegó a Islandia y puso la dirección de su hotel, que sabía que estaba a cuarenta minutos en Reykjavik, en el dispositivo GPS de su coche de alquiler. Luego condujo seis horas hasta un pequeño pueblo en el norte del país, sin saber que, sin darse cuenta, había añadido una “r” adicional al nombre de la carretera. En el camino, pasó señales que indicaban que Reykjavik estaba en la dirección opuesta, pero su fe en su GPS eclipsó lo que podía ver con sus propios ojos.

También podría ser que nuestra confianza inquebrantable en el GPS tenga raíces históricas que van más allá de la propia tecnología (que sólo lleva un par de décadas en el mercado masivo). En su libro Masons, Tricksters, and Cartographers, David Turnbull, un académico australiano, investiga cómo los mapas llegaron a estar tan arraigados en la conciencia moderna, hasta el punto de que no consideramos otras formas de acumular conocimiento.

Más en New York Diario:  La próxima pandemia

“Somos en gran medida inconscientes de la centralidad de los mapas en la vida occidental contemporánea precisamente porque son tan ubicuos, tan profundamente constitutivos de nuestro pensamiento y cultura”, escribe. “Estamos bombardeados con mapas en nuestros periódicos, en nuestros televisores, en nuestros libros y cuando nos desplazamos por el mundo moderno. El tropo cartográfico es omnipresente”.

Turnbull sitúa los orígenes de este fenómeno en la revolución cartográfica hacia 1600 en Europa. En ese momento, los mapas comenzaron a ser vistos como emblemáticos del conocimiento científico y, a cambio, las teorías científicas fueron concebidas como mapas. La culminación de este proceso, según Turnbull, se produjo en la Francia del siglo XVIII, cuando “el Estado, la ciencia y la cartografía se entrelazaron tan fuertemente que, de hecho, se coprodujeron entre sí”. El resultado de este proceso histórico es la convicción de que “los mapas son un reflejo mimético del espacio objetivo externo”.

Foto: Tamas Tuzes Katai

La verdad es más compleja. Los mapas están lejos de ser culturalmente universales y están lejos de ser objetivos. Diferentes culturas han producido diferentes formas de construir conocimiento, particularmente sobre el espacio. Por ejemplo, en el desierto de Kalahari, los Hai||om San son cazadores y rastreadores expertos, capaces de encontrar su camino a través de grandes distancias, pero no utilizan un mapa. El antropólogo Thomas Widlok descubrió que es el lenguaje (el uso que hacen los Hai||om San de la descripción espacial en la conversación) el que refuerza constantemente sus habilidades de orientación. Utilizan coordenadas geocéntricas para describir el espacio, y también se involucran en lo que Widlok llama chismes topográficos, compartiendo constantemente información sobre lugares, viajes y el paisaje que les permite fijar su ubicación.

Más en New York Diario:  Carne cruda

Los mapas representan un punto de vista y el lector de mapas aporta ideas subjetivas, conocimiento y experiencia al acto de interpretarlos. Y es entonces cuando los mapas a menudo parecen traicionarnos. Hace años, partí en coche desde la capital de Mozambique y me dirigí hacia el sur con la intención de cruzar la frontera con Sudáfrica. Me sentí completamente segura de mi ruta porque tenía un pequeño mapa en mi guantera. Pero al caer la noche, descubrí que el “camino” del mapa que estaba siguiendo se había convertido en un sendero arenoso que serpenteaba a través de una reserva de elefantes. Pronto este camino de arena era sólo uno de los cientos que se cruzaban como un laberinto a través de la pradera, y mi auto se atascó, incapaz de avanzar ni retroceder. Me resigné a dormir en el techo antes de que un LandCruiser que pasaba me rescatara en medio de la noche.

Si simplemente hubiera estado prestando atención al paisaje que me rodeaba, en lugar de concentrarme en la infalibilidad de mi mapa, probablemente habría notado cuán pobres se estaban volviendo gradualmente las carreteras, a pesar de que parecían autopistas en la hoja de papel. ¿Qué podría haber hecho diferente? Tal vez haber recordado que, como señala Turnbull, los mapas “no son la única forma de conocer el mundo ni de acumular conocimientos”. Podría haberme detenido para preguntarle direcciones a alguien local.

Fuente: Undark/ Traducción: Camille Searle

Últimos artículos

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...

Cómo abrir una boca de incendios para refrescarte en Nueva York

por Imogen McNamara   A medida que el índice de calor se eleva a tres...

Acerca del insomnio y el mundo moderno

por Matthew Gwynfryn Thomas Probablemente pasarás unos veintiséis años de tu vida durmiendo. Pasarás otros...

Donald Trump nunca encajó en Nueva York

por Lincoln Mitchell En los últimos meses de su presidencia, Donald Trump atacó a Nueva...

El espectáculo de las protestas universitarias

por Danielle K. Brown Los movimientos de protesta pueden verse muy diferentes dependiendo de dónde...

Internet de los animales

por Hillary Rosner En la primavera de 2022, mientras realizaba una investigación para un libro,...

Las otras islas de Nueva York

por Russell Jacobs El otro día, fui hasta Pelham Bay Park para ver una masa...

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

Sigue leyendo

Polillas esponjosas

por Zoya Teirstein Da unos pasos hacia un frondoso bosque en el valle de Hudson...

TikTok: en la cima del Monte Estúpido

por Ben Rein ¿Alguna vez viste algo en TikTok y pensaste: “Sí, yo podría hacer...

Cuando Bruce Springsteen dijo que no

por Diane Winston Elton John, Adele y R.E.M. lo hicieron. Lo mismo hicieron Rihanna y...