InicioCULTURASGASTRONOMÍALa historia imperial del pudín navideño

La historia imperial del pudín navideño

Publicado el

por Troy Bickham

Como estadounidense que vivía en Gran Bretaña en la década de 1990, mi primer contacto con el pudín de Navidad fue una especie de shock. Esperaba higos o ciruelas, como en el villancico “We Wish You a Merry Christmas”, pero no los había. Tampoco se parecía al postre frío estilo natilla que los estadounidenses suelen llamar pudín.

En lugar de eso, me recibieron con una masa hervida de sebo (una grasa animal cruda y dura que a menudo se reemplaza con una alternativa vegetariana), así como harina y frutas secas que a menudo se remojan en alcohol y se prenden fuego.

No hay peligro de que ingrese entre mis diez comidas navideñas favoritas. Pero como historiador de Gran Bretaña y su imperio, puedo apreciar el pudín de Navidad por su rica historia global. Después de todo, es un legado del Imperio Británico con ingredientes de todo el mundo que alguna vez dominó y que se siguen disfrutando en los lugares que alguna vez gobernó.

El recorrido del pudín navideño

El pudín navideño es una mezcla relativamente reciente de dos platos más antiguos, al menos medievales. El primero era una papilla líquida conocida como “potaje de ciruelas” en la que podía aparecer cualquier mezcla de carnes, frutos secos y especias, comestibles que podían conservarse hasta la celebración invernal.

Hasta el siglo XVIII, “ciruela” era sinónimo de pasas, grosellas y otros frutos secos. El “pudín de higos”, inmortalizado en el villancico “We Wish You a Merry Christmas”, apareció en el registro escrito en el siglo XIV. Una mezcla de ingredientes dulces y salados, que no necesariamente contenía higos, se envasaba con harina y sebo y se cocinaba al vapor. El resultado fue una masa caliente más firme y redondeada.

Foto: Nik hsTC

Durante el siglo XVIII, los dos se cruzaron para convertirse en el pudín de ciruelas más familiar: un pudín al vapor repleto de los ingredientes del Imperio Británico de dominio y comercio en rápido crecimiento. La clave no fue una nueva forma de cocina sino la disponibilidad de ingredientes que alguna vez fueron de lujo, incluido el brandy francés, las pasas del Mediterráneo y los cítricos del Caribe.

Pocas cosas se habían vuelto más asequibles que el azúcar de caña que, gracias al trabajo de millones de africanos esclavizados, podía encontrarse en los hogares británicos más pobres y remotos a mediados de siglo. El azúcar barato, combinado con una mayor disponibilidad de otros ingredientes dulces como cítricos y frutas secas, hizo del pudín de ciruela una delicia de celebración icónicamente británica, aunque todavía no asociada exclusivamente con la Navidad.

Más en New York Diario:  Una obra de arte y un vaso de cerveza

Su popularidad fue tal que el satírico inglés James Gillray la convirtió en la pieza central de una de sus famosas caricaturas, que representa a Napoleón Bonaparte y al primer ministro británico tallando el mundo en forma de pudín.

Vínculos navideños

En línea con otras celebraciones navideñas modernas, los victorianos tomaron el pudín de ciruelas y lo redefinieron para la temporada navideña, convirtiéndolo en el «pudín de Navidad».

En su internacionalmente celebrado “Cuento de Navidad” de 1843, Charles Dickens veneró el plato como el centro ideal de cualquier fiesta navideña familiar: “La señora Cratchit entró –sonrojada, pero sonriendo con orgullo– con el pudín, como una bala de cañón moteada, tan dura y firme, ardiendo en la mitad de medio cuarto de brandy encendido, y adornado con acebo navideño pegado en la parte superior”.

Tres años más tarde, la chef de la reina Victoria publicó su receta favorita, haciendo del pudín navideño, como el árbol de Navidad, la aspiración de las familias de toda Gran Bretaña.

James Gillray, 1805

El pudín navideño debe gran parte de su atractivo duradero a su accesibilidad socioeconómica. La receta de Victoria, que se convirtió en un clásico, incluía cáscaras de cítricos confitadas, nuez moscada, canela, limones, clavo, brandy y una pequeña montaña de pasas y grosellas, todas delicias asequibles para la clase media. Aquellos con menos recursos podrían optar por cantidades menores o sustituciones, como cambiar el brandy por cerveza.

Eliza Acton, una de las principales autoras de libros de cocina de la época que ayudó a cambiar el nombre del pudín de ciruelas a pudín de Navidad, ofreció una receta particularmente frugal que se basaba en patatas y zanahorias.

Más en New York Diario:  ¿El azúcar es adictiva?

Los deseos de los colonos blancos de replicar la cultura británica significaron que pronto aparecieron versiones de pudín de Navidad en todo el imperio. Incluso los excavadores europeos en los yacimientos de oro de Australia lo incluyeron en sus celebraciones a mediados de siglo.

El alto contenido de alcohol daba a los pudines una vida útil de un año o más, lo que permitía enviarlos incluso a las fronteras del imperio durante el reinado de Victoria, incluidos los soldados británicos que servían en Afganistán. Las celebraciones navideñas de los soldados británicos que lucharon en Crimea en 1855 incluyeron el pudín de Navidad, un bienvenido respiro del frío invierno.

Pudín imperial

En la década de 1920, la Liga Patriótica de Mujeres Británicas lo promovió fuertemente, llamándolo “Empire Pudding” en una campaña de marketing global. Lo elogiaron como emblema del imperio que debería elaborarse con ingredientes de las colonias y posesiones británicas: frutos secos de Australia y Sudáfrica, canela de Ceilán, especias de la India y ron jamaicano en lugar de brandy francés.

La cobertura de prensa de las celebraciones del Día del Imperio en Londres en 1926 mostró a los representantes del imperio vertiendo los ingredientes en un tazón ceremonial y revolviéndolos colectivamente.

Al año siguiente, la Empire Marketing Board recibió el permiso del rey Jorge V para promover la receta real, que tenía todos los ingredientes apropiados de origen imperial.

Estas recetas promocionales y la producción masiva de pudines en tiendas de comestibles icónicas como Sainsbury’s, en la década de 1920, se combinaron para colocar pudines navideños en las mesas de una miríada de pueblos que residían en un imperio en el que el sol nunca se ponía.

Más en New York Diario:  La gran migración del chocolate

Después del imperio

La descolonización no disminuyó el atractivo del pudín de Navidad. Los pasajeros que transitan por los aeropuertos de Londres pueden encontrarlos en abundancia en esta época del año. Su forma y densidad desconcertaron a los escáneres de seguridad de los aeropuertos durante algún tiempo, lo que generó solicitudes para transportarlos como equipaje de mano.

Foto: Matt Seymour

En antiguas colonias de colonos blancos, como Canadá, la tradición perduró, aunque en Australia, donde la Navidad cae en verano, la bagatela y la pavlova son al menos igualmente comunes. En algunas partes de la India, donde a veces se le conoce como “pudim”, sigue siendo un favorito tradicional, “lleno de tradición”, según el principal diario nacional inglés, el Hindustan Times.

Reflejando paladares y tendencias modernos, Jamie Oliver, el célebre chef y autor británico, tiene opciones sin gluten y más modernas este año. Su receta “clásica”, sin embargo, no habría estado fuera de lugar en la mesa de la reina Victoria.

Como tantas adaptaciones del antiguo imperio, incluye algunos ingredientes estadounidenses: nueces y arándanos, así como la sustitución entre bourbon y brandy (un brebaje angloamericano), muy parecido a mi propia familia. Y aceptaré esta.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Camille Searle

Últimos artículos

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

por Zoya Teirstein A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba...

Hacia una medicina más igualitaria

por Manuel Corpas La warfarina es un potente anticoagulante y uno de los principales medicamentos...

¿Qué es una ciudad santuario y qué significa para Nueva York?

por Gwynne Hogan y Rachel Holliday Smith La pelea de enero entre agentes de la...

Urbanismo de inteligencia artificial

por Federico Cugurullo Estás caminando de regreso a casa. De repente, el terreno parece abrirse...

Un filisteo musical

por P. Kerim Friedman ¿Es la música una mercancía? Los álbumes fueron diseñados para serlo....

Animales salvajes en Nueva York: ¿qué debes hacer?

por Katie Honan Hay más de 8 millones de seres humanos en esta ciudad, pero...

Historia de la Ñ

por Esther Nieto Moreno de Diezmas La letra eñe es emblema del español, lengua materna...

Casas pequeñas: de revolución minimalista a estética de Instagram

por Eve Andrews En 1997, Jay Shafer construyó su primera casa pequeña: una capilla rural...

¿Por qué escribimos México pero decimos Méjico?

por Rocío Cruz Ortiz Tanto en el caso de la palabra México como en el...

Por qué odiamos a Emma Stone

por Eve Andrews En las primeras escenas que pasamos con Whitney Siegel, el personaje de...

El pánico moral por la desinformación

por Joanna Thompson En 2020, mientras la pandemia de Covid-19 arrasaba todo el mundo, la...

Algunos estudios sobre la felicidad

por Amber Dance Todos queremos ser felices. Durante décadas, los psicólogos han intentado averiguar cómo...

Haciendo terapia con robots

por Eve Herold Los científicos están trabajando arduamente para crear robots, ya sean corpóreos o...

¿Quién debe limpiar las aceras cubiertas de nieve en Nueva York?

por Rachel Holliday Smith Nevó en la ciudad de Nueva York y estás tratando de...

No son las zapatillas, son los atletas

por Hannah Borenstein EL 24 de septiembre de 2023, la corredora etíope Tigst Assefa ganó...

Sigue leyendo

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

por Zoya Teirstein A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba...

Hacia una medicina más igualitaria

por Manuel Corpas La warfarina es un potente anticoagulante y uno de los principales medicamentos...

¿Qué es una ciudad santuario y qué significa para Nueva York?

por Gwynne Hogan y Rachel Holliday Smith La pelea de enero entre agentes de la...