HomeENTORNOAMBIENTETodo se electrifica en el aire

Todo se electrifica en el aire

Publicado el

por Emily Pontecorvo

La “electrificación de la construcción”, que alguna vez fue un tema adoptado solo por los nerds de la energía y el clima, se está volviendo popular.

En 2019, Berkeley, California, aprobó la primera ordenanza del país que prohíbe la conexión de nuevos edificios al sistema de gas natural. Eso requirió que los constructores y desarrolladores de viviendas instalaran bombas de calor eléctricas, secadoras eléctricas y, quizás lo más controvertido, estufas eléctricas. El ayuntamiento lo consideró un paso necesario para reducir las emisiones de carbono, aproximadamente una décima parte de las cuales aquí en Estados Unidos proviene de la quema de combustibles fósiles dentro de hogares, oficinas y otros sitios.

Este enfoque, cuatro años después, prolifera. Si estás leyendo esto en Estados Unidos, es muy probable que vivas en algún lugar que siguió el ejemplo de Berkeley. Un informe publicado en febrero por la Building Decarbonization Coalition, una organización sin fines de lucro dedicada a eliminar los combustibles fósiles de los edificios, estima que uno de cada cinco estadounidenses reside ahora en un lugar que alienta o exige que los propietarios y desarrolladores eviten el gas.

“Hemos pasado oficialmente a la segunda fase del movimiento”, dijo Panama Bartholomy, directora ejecutiva de la organización, a Grist. “Si la primera fase se caracterizó por una falta de concienciación, de políticas, de programas y de una oferta limitada de productos, creo que hemos pasado oficialmente a la segunda fase”.

La conciencia pública sobre los beneficios de la electrificación se disparó en enero, después de que un estudio descubriera que uno de cada ocho casos de asma puede atribuirse a las estufas de gas y la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos dijera que investigaría sus riesgos para la salud. Han proliferado las historias sobre los beneficios de cambiar a estufas eléctricas modernas, llamadas estufas de inducción.

Más en New York Diario:  Discriminación al aire libre

Pero la evidencia sugiere que el gas ya estaba perdiendo popularidad en Estados Unidos, al menos en lo que respecta a mantener el calor. Las ventas de bombas de calor eléctricas crecieron un 15 por ciento el año pasado, y los envíos superaron a los de las calderas de gas por primera vez en al menos veinte años, según datos recopilados por el Instituto de Aire Acondicionado, Calefacción y Refrigeración. “Eso es enorme”, dijo Bartholomy. Es probable que la Ley de Reducción de la Inflación, que contiene miles de millones de dólares en créditos fiscales y reembolsos para ayudar a las personas a cambiar calentadores, secadoras y estufas de gas por electrodomésticos, acelere la tendencia.

Según el informe de la coalición, 98 municipios y cuatro estados (California, Washington, Maryland y Colorado) adoptaron políticas de electrificación. Algunos promulgaron una prohibición de las conexiones de gas en edificios nuevos similares a la de Berkeley. Otros establecieron requisitos de eficiencia energética, o basados ​​en las emisiones, que serían difíciles de cumplir sin incluir electrodomésticos. Otros más se centran en alcanzar objetivos con reembolsos y otros incentivos, como el objetivo de Maine de instalar 100.000 bombas de calor eléctricas para 2025.

Algunos funcionarios incluso están empezando a lidiar con los aproximadamente 70 millones de hogares existentes que queman combustibles fósiles. El año pasado, los reguladores de California adoptaron normas que prohíben efectivamente la venta de sistemas de calefacción de gas natural en todo el estado a partir de 2030, lo que obligará a los propietarios a optar por la electricidad cuando finalmente reemplacen sus calderas. Nueva York está considerando hacer lo mismo.

Más en New York Diario:  Vagabundos de este asombroso universo
Carolina Arriada para NYDiario

No todo el mundo está contento con el auge de la electrificación. La industria del gas natural, que enfrenta una amenaza existencial, se ganó la simpatía de los legisladores republicanos en al menos veinte estados que aprobaron leyes que impiden a los municipios restringir el uso del gas. La Asociación Estadounidense del Gas, el grupo comercial más grande de compañías de gas, sostiene que la industria puede reducir su huella de carbono si eventualmente ofrece alternativas como el gas natural renovable, que es metano derivado de desechos y estiércol en descomposición, e hidrógeno limpio.

Los defensores de la electrificación argumentan que la electricidad es una solución más barata y eficaz que puede reducir las emisiones en la actualidad. Aunque la mayor parte del país todavía genera energía quemando combustibles fósiles, en muchos casos cambiar de una caldera de gas a una bomba de calor eléctrica más eficiente reducirá las emisiones. Un análisis reciente realizado por el grupo de expertos en energía limpia RMI encontró que los edificios nuevos totalmente eléctricos son menos costosos de operar y generan menos emisiones que los edificios que usan gas en al menos nueve ciudades de Estados Unidos.

Ahora que la electrificación está en la fase dos, Bartholomy dijo que hay presión sobre el movimiento para hacerlo bien y, eventualmente, llegar a la etapa tres: una adopción mucho más amplia. El informe de la Coalición para la Descarbonización de la Construcción describe tres cosas necesarias para garantizar que la electrificación tenga éxito. Debido a que pasar a la electricidad puede generar altos costos iniciales, se deben destinar más fondos a los hogares de bajos ingresos para garantizar que la transición sea equitativa. Incluso los estados que apuestan por ello todavía tienen políticas y subsidios que favorecen al gas, y deberían adoptar reformas que se alineen con sus objetivos de emisiones. Por último, el grupo aboga por una eliminación gradual de los aparatos de gas a nivel nacional, similar a la que adoptó California, para darle a la industria un cronograma claro.

Más en New York Diario:  El cambio climático aumenta las hospitalizaciones por consumo de alcohol

“Esto le da claridad al mercado, desde los fabricantes hasta los distribuidores y los instaladores”, dijo Bartholomy, “para que luego puedan comenzar a hacer planes sobre cómo cambiar su negocio”.

Fuente: Grist/ Traducción: Walter A. Thompson

Últimos artículos

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Los textiles de Andy Warhol

por Mark Parker Las telas estampadas creadas por Andy Warhol durante las décadas de 1950...

La ruta del cambio climático

por Courtney Cecale En la década de 1980 el glaciar Pastoruri, en Perú, era uno...

Sigue leyendo

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...