HomeCONTEXTOEDUCACIÓNEn los días de nieve no hay clases, ¿o sí?

En los días de nieve no hay clases, ¿o sí?

Publicado el

por Nathan M. Sorber

Los días de nieve, un rito de iniciación nostálgico para generaciones de estudiantes en el norte de los Estados Unidos, pueden parecer destinados a ser un recuerdo de los días escolares pasados. Durante casi un siglo, las escuelas cancelaron o retrasaron las clases debido a nevadas intensas o peligrosas que crean condiciones de viaje difíciles. Los calendarios escolares incluían una cantidad de días de “recuperación”, cuando cualquier tiempo perdido podría reprogramarse.

Durante la pandemia de Covid-19, las escuelas hicieron la transición al aprendizaje remoto para seguir enseñando cuando no era seguro que las personas se reunieran. Dado que los estudiantes ya están aprendiendo en casa, casi el 40% de las escuelas optaron por renunciar a los tradicionales días de nieve y continuar con el aprendizaje remoto durante la pandemia. Esas elecciones y las mejoras en la educación online llevaron a varios comentaristas a predecir el final del día de nieve.

Sin embargo, los datos de políticas recopilados de los 35 estados con el promedio anual de nevadas más alto sugieren que, si bien más escuelas están utilizando días de aprendizaje remoto en lugar de cancelar las clases, el tradicional día de nieve está lejos de extinguirse.

Los días de nieve parecen quedarse, gracias a la nostalgia, las preocupaciones persistentes sobre la efectividad y la accesibilidad del aprendizaje online y el sentimiento de que las familias y los niños necesitan estos descansos sin guion, desconectados.

Una nueva opción está disponible

Cuando las escuelas cierran debido a las inclemencias del tiempo, afecta el aprendizaje de los estudiantes. Por ejemplo, la investigación en Colorado, Maryland y Virginia demostró que cada pulgada adicional de nieve conduce a una menor continuidad del aprendizaje, lo que a su vez hace que sea menos probable que los estudiantes de primaria aprueben las evaluaciones de matemáticas.

Más en New York Diario:  Trampas y placeres de la procrastinación

Incluso antes de la pandemia, catorce estados tenían políticas que permitían a las escuelas otras opciones además de cerrar por mal tiempo. A partir de 2011, Kentucky, New Hampshire, Kansas, Missouri y West Virginia permitieron a los estudiantes trabajar en paquetes preensamblados que habían sido preparados y enviados a casa en lugar de llamar a un día de nieve.

A medida que la tecnología mejoró, las escuelas reemplazaron los paquetes para llevar a casa con tareas e instrucción online.

En 2017, Minnesota autorizó cinco días de aprendizaje online al año. Illinois hizo lo mismo en 2019. En Pensilvania, el 85% de los distritos escolares públicos pueden aprovechar una política de 2019 que permite cinco días de instrucción remota.

Durante los años de la pandemia, más escuelas mejoraron en la enseñanza online y vieron oportunidades para reducir el cierre de escuelas durante las tormentas de invierno. Dado que casi todos los estados estuvieron autorizados por motivos de salud pública a brindar instrucción remota durante el Covid-19, las escuelas también comenzaron a hacerlo por las inclemencias del tiempo.

En 2022, la Junta de Regentes de Nueva York autorizó a las escuelas públicas del estado a enseñar de forma remota en lugar de cancelar las clases en los días de nieve. Días antes, anticipando la decisión, el canciller de las escuelas de la ciudad de Nueva York, David Banks, anunció: “Si llega un día de nieve, queremos asegurarnos de que nuestros niños continúen aprendiendo”. Y agregó: “¡Lo siento, niños! ¡No más días de nieve, pero será bueno para ustedes!”

Otros siete estados actualizaron sus leyes para permitir el aprendizaje remoto. Por ejemplo, Maryland ahora permite hasta ocho días al año de aprendizaje remoto, siempre que cinco de esos días incluyan sesiones en vivo con un maestro, y la nueva ley de Virginia permite diez días.

Más en New York Diario:  Otro record para Nueva York

Para el comienzo del año escolar 2022-2023, más de las tres cuartas partes de los estados nevados tenían políticas implementadas para reducir significativamente el cierre de escuelas, mantener a los estudiantes aprendiendo y evitar que los días de recuperación alarguen el año escolar hasta el verano. Eso es más que la mitad en el año escolar 2018-2019.

Por ahora: una mezcla invernal de días de nieve y aprendizaje remoto

Dentro de los estados que permiten el aprendizaje remoto por las inclemencias del tiempo, las escuelas siguieron tres patrones diferentes: transición completa en línea, conservación de los días de nieve tradicionales o una combinación de ambos.

Relativamente pocos sistemas escolares, generalmente en áreas metropolitanas como St. Paul o St. Louis, siguieron el ejemplo de la ciudad de Nueva York al anunciar planes para pasarse completamente a la modalidad online durante lo que de otro modo serían días de nieve. También hay muchos distritos escolares en lugares con mucha nieve, como Syracuse, el distrito más nevado de Nueva York, que no usarán días de aprendizaje remoto.

Sin embargo, el enfoque más común en todo el país será una combinación de aprendizaje remoto y días de nieve, según las condiciones locales. Por ejemplo, en Baltimore, el superintendente anunció que el aprendizaje remoto se usaría bajo la nueva política de Maryland solo “como último recurso” después de que se agotaran los cinco días de recuperación en el calendario. En West Virginia, las escuelas utilizarán una parte de los días de instrucción no tradicional asignados, pero reservarán un “día de nieve tradicional” para los estudiantes.

Más en New York Diario:  Todavía no le digas adiós a Riis Beach

El sentimiento nostálgico por preservar la tradición del día de nieve se resumió en una publicación viral del condado de Jefferson, Virginia Occidental, la superintendente Bondy Shay Gibson, quien declaró el primer día de nieve del año pasado que la escuela estaría “cerrada para los estudiantes, cerrada para clases virtuales, cerrada para el personal”. Dijo: “Durante generaciones, las familias recibieron con alegría el primer día de nieve del año. Es en momento de renovado asombro ante todas las cosas que depara cada estación. Un recordatorio de lo fugaz que puede ser una infancia. Una oportunidad para crear recuerdos con tu familia que conservarás de por vida”.

Para muchas familias, en este invierno queda la posibilidad de un día de nieve. Cuando la primera gran tormenta de la temporada de invierno de 2022 azotó el oeste de Nueva York con hasta un metro ochenta de nieve, los estudiantes de la región esperaron ansiosamente las decisiones escolares pendientes: las Escuelas Públicas de Buffalo optaron por cambiar al aprendizaje remoto, pero las vecinas Cataratas del Niágara cancelaron los cursos.

Es posible que llegue el día en que el aprendizaje remoto reemplace los días de nieve. Pero por ahora, los niños pueden continuar con los rituales para tirar cubitos de hielo por el inodoro, usar pijamas al revés y colocar cucharas debajo de la almohada, y esperar no solo un día de nieve, sino también un día sin aprendizaje remoto.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...